martes 27 de junio del 2017
Filiberto Vargas

Filiberto Vargas

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Y mientras la impunidad en Veracruz sigue funcionando como la gran promotora de la delincuencia, la Fiscalía General del Estado mantiene ocupados a sus Ministerios Públicos en la búsqueda de soluciones para los pleitos de lavadero que, un día sí y otro también, escenifican nuestros políticos. *** Cuando no están “invitando” a la diputada Eva Cadena, le corren la cortesía a la legisladora federal Rocío Nahle, o al coordinador de Morena en el Congreso local, Amado Cruz. *** Pero como ese pleito no es suficiente, ahora se meten en el alegato grabado entre el coordinador de los diputados panistas, Sergio Hernández, y la legisladora de su mismo partido, Cinthya Lobato. No importa que se asigne el caso a un fiscal equivocado (el de delitos electorales, cuando se trataría, en todo caso, del especializado en delitos cometidos por servidores públicos). *** Se trata de actuaciones judiciales que no tienen futuro. Terminarán en el archivo, pero cumplen una función mediática que fue ordenada por el jefe del Fiscal, sí, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. *** Al pueblo pan y circo… y el pan ya se acabó.

* * *

Y para quienes esperaban con ansias se concluyera el proceso electoral, para limpiar el ambiente de tanta suciedad, es lamentable informarles que la porquería sigue flotando en el ambiente, que al gobernador ya le interesó mantenerla, para desviar la atención sobre la ineficacia social de su gobierno; que las otras fuerzas políticas ya le encontraron “el chiste” al asunto y descubrieron que los políticos en el gobierno también son vulnerables (y quizá más) a la calumnia, al insulto, a la injuria.
- ¿Que a los policías se les pasó la mano al retirar a los colonos de Costa Dorada? Sube el video del ranchote que se compró Duarte con el dinero de los veracruzanos.
- ¿Qué al coordinador de los diputados panistas lo tacharon de corrupto, borracho, mujeriego y drogadicto? Avienta el audio que preparamos sobre los señalamientos de Bermúdez contra Héctor Yunes. Sirve que matamos dos pájaros de un tiro. Desviamos la atención de los chismes del Congreso y le damos un coscorrón al primo.
- Oiga, pero resulta que mis muchachos corretearon a reporteros que estaban cubriendo el desalojo, y en Paso del Macho se reporta el fallido “levantón” de otro periodista.
- Ok ya informaré yo que se investigará a los policías que hayan abusado de su autoridad y que se le está brindando protección al malandro ese que se dice periodista en Paso del Macho. Mientras, ponme en contacto con Armando Arrieta, el periodista de La Opinión, ahora que ya lo dieron de alta. Me voy a tomar la foto con él para que vean todos que yo no tuve nada qué ver.
Estos, cabe aclarar, son diálogos ficticios, pero que sirven para ilustrar en qué consiste el ambiente color de rosa que se vive en Miyulilandia, un pedazo de paraíso que colinda con otros predios igual de mágicos: Fidelandia y Duartelandia.
Del grotesco audio (“grotesco” por lo burdo de su edición) en el que se supone que Arturo Bermúdez habla de los recursos aplicados por Javier Duarte a la campaña de Héctor Yunes, lo único que se debe resaltar es que está tan mal hecho, que pareciera que la intención es desechar cualquier sospecha que pudiera manchar a Héctor Yunes.
Por supuesto que Yunes Landa recibió recursos del gobierno de Javier Duarte para su campaña. Por supuesto que no los recibió personalmente (ya sabía de esa “maña” del hoy exgobernador de videograbar a todos con los que hacía tratos) y por supuesto que siempre se quejó de que Javier Duarte le dio menos de lo comprometido y que se lo dio a cuentagotas.
También es cierto que el gobierno de Duarte aportó para el programa “Zafiro”, impuesto por Manlio Fabio Beltrones y operado por Ricardo Gamundi Rosas.
Eso lo sabía Arturo Bermúdez, pero lo sabían además una docena de colaboradores de Duarte y al menos unos cinco de los personajes más cercanos a Héctor Yunes. Justo un par de ellos son mencionados en ese audio.
Un punto de ruptura en plena campaña, entre Duarte y Héctor fue cuando este último decidió desplazar a los operadores electorales que había comisionado el gobernador, encabezados por Gabriel Deantes.
Héctor Yunes temía una traición y por ello sustituyó a la gente de Duarte con miembros de su equipo. Algunos dirán que con la derrota quedó demostrado que el candidato se equivocó al deshacerse de los operadores del gobernador, pero otros aseguran que de no haberlo hecho, el descalabro hubiera sido descomunal.
Héctor Yunes acusa recibo del ataque y se victimiza. Según él, ese audio demuestra que le han “calado” a su primo hermano, el gobernador, las puntuales críticas que ha hecho a su gestión, y se permite asegurar que dicho audio “tiene las huellas digitales de Miguel Ángel Yunes Linares”.
Tendría que darle más crédito. El gobernador tiene “operadores” más eficientes, que disimulan mejor los cortes de edición, y que ubican con claridad quién es Fernando Vázquez Rigada, y quién es Juan Manuel Velázquez Yunes. De haber sido él, el video se habría difundido en algún medio de circulación nacional, y no a través de blogs regionales.
Con estas demostraciones, está claro que la guerra sucia habrá de continuar. Todos han encontrado la forma de beneficiarse de ella.

* * *

Epílogo.
Y las cortinas de humo cumplen su función. Por eso nadie se preocupa de que este lunes hayan aparecido cuatro personas ejecutadas en Xalapa. Muy temprano, en la zona de “Las Torres” cerca de la colonia El Sumidero, aparecieron los cuerpos de dos hombres y una mujer, tirados en el traspatio de una vivienda en construcción, maniatados, con los ojos vendados y todos con huellas de haber recibido el “tiro de gracia”. Más tarde, en la calle Mar Muerto, de la colonia Obrero Mundial, fue encontrado el cuerpo sin vida de un hombre, con huellas de golpes. *** En el sur, tan sólo el domingo murieron en forma violenta 8 personas. Cuatro de ellos fueron atacados en el interior de un lavado de autos. Uno más apareció ejecutado en la colonia Ejidal de Coatzacoalcos. Una mujer, propietaria del bar Wara Wara de Acayucan, fue asesinada de tres balazos. En Hueyapan, un mayoral fue victimado de dos tiros, y en la localidad La Concepción, un anciano fue asesinado a machetazos. *** ¿Sigue Jaime Téllez Marié al frente de Seguridad Pública?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lunes, 12 Junio 2017 13:04

Punto de Vista * La Ley del Garrote

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Fue allá por el 2003, cuando el nuevo propietario del club de futbol Chivas de Guadalajara decidió retirarle a la playera de ese equipo toda la publicidad. Desde que adquirió al club, Vergara se percató de que los anteriores propietarios, urgidos de liquidez, habían malbaratado los patrocinios del equipo y él decidió corregir ese fallo. Para cuando la camiseta de Chivas volvió a mostrar publicidad, los acuerdos eran mucho caros. *** Algo similar pasa en la política. En tiempos en los que la llamada “partidocracia” va a la baja, los votos que aportan los partidos más pequeños se van haciendo cada día más caros. *** Con los resultados obtenidos en el Estado de México y su ostensible crecimiento en Veracruz –por ejemplo- el PRD ha decidido dejar en el aire su postura definitiva rumbo al 2018. Su dirigente nacional, Alejandra Barrales, coquetea con el PAN, pero también lo hace con Morena. Está claro que busca la propuesta que más le beneficie. *** En Veracruz, las recientes elecciones municipales mostraron el inusitado crecimiento de un partido que solía ser marginal y que sobrevivía gracias a que se sumaba a fuerzas políticas más fuertes: Nueva Alianza. En esta ocasión decidieron competir solos y se convirtieron en la sensación, al sumar más de 200 mil sufragios, más del 6% de la votación efectiva, y estarán gobernando entre 17 y 18 municipios. *** “Ese es el camino”, dijo su dirigente nacional, Luis Castro, en referencia a lo que estará en juego el próximo año. Por lo pronto acordó con su único diputado en el Congreso local, Vicente Benítez, que se ostente como legislador del Panal, fuera del Grupo Mixto, de manera que se haga sentir la presencia de ese partido en el Poder Legislativo. *** Los votos conseguidos por Panal este año son muchos más de la diferencia que ha habido entre primero y segundo lugar en las elecciones más recientes para gobernador. Son, por lo tanto, votos muy codiciados por las grandes alianzas. Fue sano que el Panal le retirara la publicidad a su camiseta color turquesa, siempre y cuando lo haya hecho para cotizarse mejor.

* * *

Sería injusto señalar que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ha incumplido todas las promesas hechas durante su campaña y hasta su toma de posesión. Hay algunas que puntualmente han sido atendidas, por ejemplo, su decisión de no permitir que se realicen bloqueos, marchas o manifestaciones que alteren la paz pública y el derecho al libre tránsito de los veracruzanos.
En ese tema ha sido muy puntual el gobernador. Desde el 12 de diciembre, cuando ordenó que retiraran de los accesos de la Secretaría de Educación a la decena de manifestantes encabezados por Topacio Hernández, cada vez que ha sido necesario el gobernador ha dispuesto de la fuerza pública para imponer el orden.
Hay, sin embargo, dos caminos para desmontar un bloqueo, o una manifestación. Una de ellas, es atender a esos grupos, escuchar sus reclamos y darles solución. La otra, la que prefiere Yunes Linares, es la del garrote. Camiones de granaderos hacen acto de presencia en el sitio en conflicto y a punta de macanazos los retiran. Así de fácil, sin gastar saliva.
(¿A qué se dedican, entonces, el secretario y el subsecretario de gobierno, Rogelio Franco y Pedro Manterola?)
Ahí está el caso de los habitantes del fraccionamiento Costa Dorada, quienes cansados de pedir a todas las autoridades solución a la falta de agua potable, decidieron bloquear la carretera Xalapa-Veracruz.
No hubo diálogo, no hubo intento alguno por atender el reclamo de los manifestantes. Hubo represión. La sociedad debe tener bien claro que en Veracruz manda Miguel Ángel Yunes Linares, y todo aquel que cuestione su autoridad o que lo quiera retar, sufrirá las consecuencias.
Así era en los tiempos de Patricio Chirinos, cuando Yunes Linares era secretario de gobierno (para algunos era, en realidad, quien gobernaba la entidad) y así es ahora, cuando apenas le quedan 18 meses como gobernador.
El problema cuando se quiere resolver cada conflicto a garrotazos, es que se presentan demasiados “daños colaterales”.
Ese fue el caso en la carretera Xalapa-Veracruz. El personal antimotines no se caracteriza por la limpieza de sus acciones. Sus elementos llegan repartiendo golpes a todo el que les quede cerca.
¿Que tienen cámaras en sus manos y gritan que son reporteros? Ni modo, para qué se meten.
Eso les pasó a un camarógrafo de Mega Noticias y a un reportero de TV Azteca, quienes fueron amenazados por los policías para que dejaran de grabar el desalojo.
No, no duele que el gobernador haya pasado por alto el 7 de junio, cuando se conmemora la Libertad de Expresión. Lo que sí duele es que sigan las agresiones contra periodistas.
No sólo fueron las amenazas contra quienes cubrían el desalojo de los vecinos del fraccionamiento Costa Dorada. Es también el fallido “levantón” contra el periodista Andrés Crespo Molina, corresponsal de El Mundo de Córdoba en Paso del Macho.
La noche del sábado un comando armado lo interceptó cuando el comunicador viajaba en su motocicleta. Le apuntaron con sus armas y él se dio a la fuga. Hoy es protegido por elementos de la Marina Armada de México.
Está claro que esa tarea no se les puede encomendar a los policías estatales.
Nadie quiere tener al enemigo en casa.

* * *

Epílogo.
El periódico El Universal, en su sección “Kiosko”, el pasado fin de semana puso en evidencia una falla más de la administración estatal en Veracruz: “En Veracruz no tienen para cuándo expedir placas. Nos dicen que aunque durante toda su campaña electoral el panista Miguel Ángel Yunes Linares, hoy gobernador de Veracruz, ondeó como estandarte de batalla la mala administración y la corrupción de su antecesor, el ex priísta Javier Duarte de Ochoa, a medio año de iniciado su gobierno nada más no acaba por aterrizar todas las promesas, y muchas cosas de las que se quejó siguen tal cual estaban. Para muestra, nos señalan que aunque don Miguel aseguró que en seis meses habría un cambio radical en la manera de gobernar, desde el inicio de su gestión las oficinas de Hacienda del Estado nada más no tienen para cuándo expedir placas de circulación, por lo que miles de personas que han adquirido nuevas unidades automotrices llevan semanas circulando con permisos otorgados por Tránsito. Esta situación, nos alertan, los hace vulnerables no sólo a sufrir extorsiones y multas de agentes de tránsito, sino que los expone a la delincuencia, pues es más fácil desaparecer un vehículo. Ahora, nos indican, habrá que decirle a Yunes Linares que las fallas administrativas también fomentan la corrupción”. *** Y mientras la policía se divierte repartiendo macanazos a “peligrosos” ciudadanos que reclaman servicios, y el gobernador se pasea por su “trofeo”, aquel rancho de Javier Duarte en Valle de Bravo, los muertos se siguen multiplicando. La mañana del sábado en la localidad San Antonio Texas, de Cosamaloapan, fueron halladas varias bolsas que contenían restos humanos. A un costado del entronque de la congregación 4 Caminos fueron encontradas tres bolsas, de las cuales emanaba un fuerte olor nauseabundo y que, después se supo, contenían restos de cuerpos humanos. *** En Cosoleacaque, mientras tanto, la mañana del mismo sábado fue hallado amarrado de las manos, cubierto del rostro y con varios impactos de bala, el cuerpo sin vida de un joven de nombre Isaí J.B., de unos 18 años de edad, con domicilio en la colonia Hidalgo del Municipio de Minatitlán. *** Estamos en el séptimo mes, y la “mágica solución” a la inseguridad, prometida por Miguel Ángel Yunes, no llega. No basta que grite a los cuatro vientos que todo está mejor. Se trata de que los veracruzanos lo perciban.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Viernes, 09 Junio 2017 08:50

Punto de Vista * La derrota en el campo

Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Cuentan que cuando Eva Cadena mencionó, en su conferencia de prensa en la ciudad de México, que había detectado irregularidades en el manejo de los recursos a los que tenía acceso la bancada de Morena en el Congreso local, el que tragó gordo fue el coordinador de la bancada panista y aún Presidente de la Junta de Coordinación Política, Sergio Hernández. *** Él lo veía venir: si se abrían a la opinión pública los manejos financieros de la bancada de Morena ¿con qué argumento podría negarse a informar sobre los fondos que maneja su bancada? *** Su premonición fue acertada. Esta semana la “oveja negra” del redil albiazul, la xalapeña Cinthya Lobato, confrontó al coordinador de su bancada y le reclamó que no haya dinero en el Congreso para labores altruistas, como el programa de apoyo al autismo, pero sí haya para fiestas, mujeres y drogas. *** La discusión no fue en privado, fue a los gritos y no faltó quién registrara en su celular el alegato. Hoy todos tienen copia de la grabación, en la que el coordinador de los diputados panistas (el mismo que pretende arrebatarle a la bancada de Morena la posibilidad de asumir la presidencia de la Junta de Coordinación Política) queda exhibido por actos de derroche, de corrupción y de opacidad. *** O responde de manera que se despejen todas las dudas, o de plano se hace a un lado.

* * *

Un sector en el que flaqueó severamente la maquinaria electoral del PRI, en las pasadas elecciones municipales de Veracruz, fue en el campo. Gran parte de ese voto que durante mucho tiempo se consideró “cautivo” para el Revolucionario Institucional, migró hacia otras organizaciones políticas. Morena y la alianza PAN-PRD han sido los más beneficiados.

El dirigente estatal de la CNC, Juan Carlos Molina, ha demostrado ser un próspero productor, pero muy mal operador electoral.

La cuenca del Papaloapan era su responsabilidad y perdió en todos los frentes. Hoy Juan Carlos Molina presume tener a 25 de los próximos alcaldes en la bolsa, y que muchos de los que llegaron por otras fuerzas políticas, o incluso por la vía independiente, habrían de sumarse a su corral. Eso quiere decir que él prefirió robarse las vacas de otros ranchos, en lugar de cuidar y engordar a las propias.

Y Mientras se siguen disputando la legitimidad de las elecciones, desde la capital del país nos lanzan una negociación para la industria azucarera, una de las actividades productivas que más veracruzanos involucra (más de un millón, asegura el actual gobernador).

La industria azucarera representa el 14% de la producción agrícola en el país y el 0.5 % del Producto Interno Bruto.

En 2014, empresarios azucareros de Estados Unidos acusaron a los mexicanos de exportar azúcar producida con subsidios. Como parte de los procesos de apertura de mercados del Tratado de Libre Comercio (TLC), las ventas de azúcar se realizaban sin cuota y sin aranceles desde el 2008.

Debido a esa queja, la Secretaria de Comercio de Estados Unidos inició una investigación para establecer aranceles a las importaciones del azúcar. Como una medida preventiva, México firmó un acuerdo donde aceptó que del total de sus exportaciones de azúcar el máximo de azúcar refinado que podía enviar a Estados Unidos sería el 53%.

En mayo de este año, Estados Unidos pidió modificar la cuota pero México se negó a hacerlo. Con esta negativa, se reactivó la intención de los empresarios de EU de aplicar aranceles a las exportaciones de azúcar.

Finalmente las dos partes cedieron. México consiguió mantener el acceso al mercado estadounidense, sin aranceles, y una mejora en el precio mínimo que se pagará por la libra de azúcar mexicana.

A cambio cedió en rubros que a Estados Unidos le importaban: se redujo la proporción de azúcar refinada que México podrá introducir a Estados Unidos, de 52% a 30%; no se ponen límites ni aranceles a la introducción de fructuosa estadounidense a México y se establecen sanciones más estrictas para México, en caso de violación de los términos del acuerdo.

La negociación del tema del azúcar se vio afectada por la cercanía de la fecha para iniciar pláticas sobre eventuales modificaciones al TLC. Ni México, ni Estados Unidos quisieron llegar a una guerra comercial. Los negociadores de ambos países estaban conscientes de que la ronda del azúcar marcaría un precedente para la renegociación formal del Tratado de Libre Comercio.

El tema no se ha agotado. La Coalición Estadounidense del Azúcar plantea que el acuerdo debe dejar en 15%, como la proporción de azúcar refinada mexicana que pueda acceder sin aranceles al mercado de Estados Unidos. Esa organización insiste en que a México se le debe sancionar por subsidiar a los productores de azúcar. Sin embargo, no admiten que la industria azucarera de Estados Unidos recibe apoyos cercanos a los 2 mil millones de dólares al año.

Es momento de que las organizaciones de productores de caña y la industria azucarera unan fuerzas para hacer frente a las complicaciones que se avecinan.

* * *

Epílogo.

Los que lo conocen lo advirtieron: Miguel Ángel Yunes Linares no cumple compromisos. Puede prometer lo que quieras, pero una vez conseguido su objetivo, se olvida del resto. Ese parece ser el caso con el dirigente sindical de Tamsa, Pascual Lagunes Ochoa. Luego de la visita de los dueños de esa factoría se acordó que los trabajadores retornarían a sus labores, que las inversiones previstas para Veracruz se mantendrían, pero que a cambio el dirigente sindical sería liberado o, al menos, enviado a su casa en razón de su delicado estado de salud. Esta última parte del trato le tocaba a Yunes Linares y no ha cumplido. Si vuelve a estallar el conflicto laboral, no habrá promesa que los haga desistir. *** Ya pasaron las elecciones y Téllez Marié ya puede volver a su trabajo, que es velar por la seguridad de los veracruzanos. En Acayucan, apenas a unas horas del doble homicidio y el atentado contra el propietario de un bar, el conductor del taxi 1224, Iván Cinta Salvador, de 29 años de edad, murió durante en el IMSS – Coplamar, tras ser agredido a disparos en las inmediaciones de la terminal de segunda clase. La madrugada de este jueves en la calle privada Manuel Acuña del barrio Tamarindo, sujetos que viajaban en una camioneta interceptaron el taxi y balearon a su conductor. La víctima, con cuatro heridas de bala, se trasladó al hospital general de Oluta, sin embargo debido a su estado fue trasladado a Jáltipan, donde finalmente murió. *** También la mañana de este jueves, pero en el puerto de Veracruz, hombres armados en dos vehículos secuestraron a un joven que conducía una camioneta. Cerca de las nueve de la mañana, vecinos del Infonavit Lomas de Río Medio Uno alertaron sobre una persecución con disparos sobre las avenidas Río Magdalena y Río Papaloapan. Dos camionetas blancas con hombres armados iban a toda velocidad tras una camioneta Nissan Frontier. En la avenida Río Pánuco esquina con la calle Madero, el conductor que era perseguido se estrelló contra una farmacia, abandonó la unidad y fue a refugiarse a un negocio de comida rápida, hasta donde llegaron sus atacantes y se lo llevaron por la fuerza. *** ¿Y la policía? Debe seguir custodiando paquetes electorales.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 07 Junio 2017 22:27

Punto de Vista * Que no los den por muertos

Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Héctor Yunes hizo una amplia convocatoria para conmemorar este miércoles el día de la Libertad de Expresión. Coincidió con los comunicadores ahí reunidos que la fecha es para ser recordada, mas no para festejarla, pues en Veracruz el gremio pasa por una de sus peores crisis. *** Inmerso en su precampaña en busca de que le vuelvan a dar la candidatura al gobierno estatal, Yunes Landa hizo especial énfasis en el desdén con el que ha tratado la actual administración estatal (la de su primo Miguel Ángel Yunes Linares) a los medios de comunicación, muchos de los cuales han tenido que cerrar sus puertas, agobiados por la falta de publicidad oficial. *** “Quien prescinde de los medios de comunicación gobierna para sí mismo”, sentenció el senador priista, quien llevó su discurso de apoyo a los periodistas un paso más allá. *** Anunció la donación de un vehículo nuevo, para que una comisión de periodistas lo rife y se genere la base económica para la formación de un fideicomiso que sirva, en primera instancia, para apoyar a esos comunicadores que pasan por momentos difíciles y que de pronto no tienen posibilidades de solventar los servicios médicos elementales. *** Al frente de esa iniciativa puso al periodista José Valencia Sánchez, quien de inmediato se dio a la tarea de recabar opiniones y propuestas de sus colegas para decidir la mejor forma de fortalecer la iniciativa del senador. *** De primera impresión la aportación de Héctor Yunes luce como una aspirina para un enfermo de cáncer, pero se le reconoce que no se haya limitado a emitir huecas palabras de reconocimiento a los comunicadores, sino que acompañara su discurso con acciones concretas.

* * *

Algo debe haber hecho bien el actual dirigente estatal del PRI, Renato Alarcón, que los dos senadores de ese partido en la entidad, Pepe y Héctor Yunes, han salido a defenderlo, a reconocer su trabajo y a plantear que es importante que se mantenga en el cargo. 

Esto quiere decir que los dos priistas que abiertamente admiten que aspiran a ser candidatos a la gubernatura el próximo año, los dos políticos con mejores méritos para abanderar el tricolor en el 2018 para recuperar Veracruz, avalan el desempeño de Renato Alarcón al frente del PRI, luego de que los números del proceso municipal resultaron (por decirlo de la manera más sutil) “menos desastrosos” de lo que se esperaba.

La suma de los votos del PRI y del Partido Verde en esta elección municipal llegó a poco más de 709 mil. Si se agregan los sufragios que consiguió Nueva Alianza (partido que fue en coalición con PRI y PVEM en el 2016) andarán cerca de los 950 mil votos, que son más de los 929 mil que consiguió Héctor Yunes Landa el año pasado.

En opinión del propio Renato Alarcón, el “piso” de votación del priismo veracruzano se mantuvo. No admite que pretendan diferenciar los votos del PRI y los del Partido Verde, pues asegura que en muchos casos, por cumplir con las exigencias de género y mantener al mismo tiempo posibilidades reales de triunfo, algunos aspirantes priistas fueron postulados por el partido del Tucán.

Advierte, sin embargo, que aunque la alianza PAN-PRD mantuvo sus números del 2016, en el detalle de la votación se percibe que Acción Nacional bajó sus cifras y el PRD elevó las propias. Cambió la correlación entre esas dos fuerzas políticas. En esta ocasión el PRD acumuló cerca de 270 mil votos, contra los 120 mil conseguidos el año pasado, lo que le da un crecimiento de 150 mil sufragios, los mismos que perdió el PAN, que en esta ocasión apenas alcanzó 780 mil, una cifra muy cercana a la conseguida por la alianza PRI-PVEM.

Esta misma semana, en charla con periodistas, el senador José Yunes Zorrilla hablaba sobre el caso Perote (municipio que él gobernó y donde vivió gran parte de su infancia) y tras la victoria del candidato priista, el doctor Juan Francisco Herbert Prado admitió que en ese municipio se habían dado evidentes casos de traición política, que grupos y personajes que medraron del priismo cuando éste era invencible, buscaron otros derroteros, pues pensaron que ya no había posibilidades de trascender en la zona con la marca del partido tricolor.

Hoy, dijo el senador Pepe Yunes, el priismo de Perote está fortalecido y se ha liberado de viejos cacicazgos y de grupúsculos que más que apoyar resultaban una carga.

Algo así pudiera estar pasando con el PRI en toda la entidad. Espantadas por el grito de que se hundía el barco, muchas ratas decidieron abandonar la nave con anticipación y buscar nuevos asideros para seguir su escalada.

Ahora se dan cuenta que el PRI no estaba tan muerto y con su huida quedaron exhibidos. 

Varias lecciones recoge Renato Alarcón de este proceso, una de ellas, quizá de las más importantes, es que si pretenden competir el próximo año las alianzas que se acuerden deberán de ser totales: "Desde ahorita se los digo, me opongo rotundamente a que se vuelvan a realizar alianzas parciales, que sólo nos desgastan y que nada aportan a los objetivos electorales”, sentenció.

Bien lo dice el analista de El Universal, Salvador García Soto: “No faltará quien, dentro o fuera del PRI, opine que, con sus números actuales, su marca deteriorada y una pesada y tóxica losa llamada Peña Nieto, poco importa el nombre del candidato priísta; incluso dirán que ‘la caballada está flaca’ o de plano que ‘de todos no se hace uno’, pero la historia enseña que al PRI no se le puede ni se le debe dar por muerto; hacerlo es un error que han pagado la sociedad y sus adversarios. El dinosaurio sigue ahí… y todavía se mueve”.

* * *

Epílogo.

Ya algunos estaban nerviosos y hablaban de acuerdos “en lo oscurito”. Lo cierto es que la PGR se tomó su tiempo para elaborar y enviar la solicitud formal de extradición del exgobernador de Veracruz Javier Duarte, al gobierno de Guatemala. Por supuesto que no es casualidad que el trámite se haya concretado esta semana, después de que pasaron las elecciones. Ya alguien en el gobierno federal aprendió que para todos estos asuntos se requiere “timing”. *** A partir de ahora el Ministerio Público de Guatemala deberá informarle al juez sobre la petición mexicana. El juzgado decidirá si la extradición se autoriza y en caso de ser positivo la Secretaría de la Corte Suprema de Justicia de Guatemala le pedirá al Ministerio de Relaciones Exteriores que lo haga del conocimiento de México, a través de su Embajada en Guatemala. Duarte puede elegir allanarse a la extradición y aceptar su entrega a las autoridades mexicanas o negarse y exigir un juicio en aquel país, lo que retrasaría el proceso. *** No piense que con la extradición (que puede tardar todavía hasta un año) se acaba la novela. En México iniciará otro capítulo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Martes, 06 Junio 2017 22:42

Punto de Vista * El factor turquesa

Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Muchos lo tomamos a broma, lo asumimos como un chiste de mal gusto. Lo cierto es que desde el “war room” azul con leves destellos de amarillo, se está considerando seriamente que el actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, tenga una importante participación en la sucesión presidencial del próximo año. *** Habrá de anotarse, dicen, pero para declinar a favor de su gallo (hasta el momento se prevé que éste sea el dirigente nacional Ricardo Anaya) y coordinarle su campaña. *** Esa sería, al menos hasta hoy, la intención del gobernador veracruzano, aunque todos tienen claro que tendrán que coincidir demasiadas variables para que esa estrategia se confirme. *** Lo que hoy hace Yunes Linares es presumir en la capital del país el “repaso” que le dio a los candidatos de Morena: “El lagarto no va a crecer en Veracruz. Acá ya lo conocemos y con nosotros no va avanzar”, habría dicho. *** Esa estrategia le abre dos puertas muy atractivas. En primer lugar, se posiciona dentro del PAN como un “operador electoral muy efectivo” y en segundo lugar se vende ante el Presidente Enrique Peña Nieto como “el único que en Veracruz puede frenar a Andrés Manuel”. *** Son dos barajas muy útiles para todo lo que se avecina. 

* * *

En el Estado de México, salvo que las instancias judiciales digan lo contrario, el vencedor fue Alfredo del Mazo, quien compitió representando una alianza del PRI, el Partido Verde, Nueva Alianza y Encuentro Social. 

La victoria de Del Mazo se consiguió gracias a un extraordinario despliegue de recursos, programas y estrategias emanados del gobierno federal. Nadie lo duda, aunque difícilmente podrán documentarlo para conseguir que el resultado se revierta.

El Estado de México tiene el padrón electoral más grande del país. Los ciudadanos con credencial para votar en esa entidad son más de 11.3 millones, lo que representa el 13.4% del total nacional de votantes.

Para que tenga una idea más clara del tamaño de aquella elección, el padrón electoral de Veracruz es apenas superior a los 5.5 millones de electores.

En las elecciones municipales de Veracruz, el Partido Nueva Alianza decidió competir solo. La meta, desde el principio, fue conseguir los votos suficientes para conservar el registro estatal (3% de la votación efectiva, algo así como 100 mil sufragios). 

Aunque tenían buenos candidatos en varios municipios, el partido turquesa estaba concentrado en sumar la cifra a nivel estatal, más que en acreditar triunfos.

Al final de la jornada, la sorpresa fue que aparecían arriba en 18 municipios (el 15 de mayo, cuestionado sobre sus expectativas, el diputado local del Panal, Vicente Benítez, anticipó que ganarían entre 15 y 20 alcaldías y serían “la sorpresa” de estas elecciones). Sumó Nueva Alianza más de 213 mil votos y arriba del 6.5% de la votación efectiva.

“Ese es el camino”, habrían expresado, ampliamente satisfechos, desde la dirigencia nacional de ese partido.

¿Saben ustedes cuántos votos consiguió Nueva Alianza en el Estado de México, en la contienda por la gubernatura? 52 mil 321, ni la cuarta parte de los sufragios conseguidos en Veracruz, a pesar de que allá el padrón es el doble que el de esta entidad.

Allá fueron en alianza con el PRI, acá compitieron solos.

“Ese es el camino”, dijeron en el comité nacional.

Muchos querrán atribuirse el mérito de estos resultados en Nueva Alianza, pero en realidad se trata de la confluencia de diversos factores.

Está claro que el SNTE sigue teniendo gran influencia en ese órgano político. Sin embargo, en procesos anteriores los representantes de las Secciones 32 y 56 no habían trabajado con la armonía y el compromiso con que lo hicieron en esta ocasión.

Para este proceso electoral el Panal se abrió a la sociedad civil y la mayoría de los candidatos ganadores (y otra veintena que quedó en segundo lugar) surgieron de propuestas ciudadanas, lo que le dio al Panal legitimidad e identificación con los votantes.

Es de reconocerse el trabajo de su dirigente estatal, Mérida Mar Domínguez, y de la secretaria general Ruth Callejas Roldán. Pero también se sumaron a este esfuerzo otros miembros del comité, como Nelly Reyes, María del Carmen Riso, Vicente Benítez, Juan René Chiunti y Gonzalo Ibáñez. La delegada nacional, Jackie García, y el secretario técnico del comité estatal, Ramón Alberto Reyes.

Fue una estructura reducida, limitada, pero que trabajó intensamente los últimos meses para conseguir estos resultados.

Esta misma semana estará en Veracruz su dirigente nacional, Luis Castro, para reconocer el esfuerzo realizado e iniciar los trabajos rumbo al 2018.

“Ese es el camino”, aseguran.

* * *

Epílogo.

Ya pasaron las elecciones y ya el gobernador de Veracruz podría ponerse a gobernar. Por lo pronto podría empezar por cumplir los compromisos que tiene con algunos ayuntamientos veracruzanos. No se trata sólo de los recursos que dejó sin pagar Javier Duarte. Hay otras partidas, que ya le corresponden a él, y que no han aterrizado. Ahí está, por ejemplo, el Fondo Metropolitano. Con sutileza, el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga, se permitió recordar que ese es un tema que sigue pendiente. *** Y apenas concluyó la jornada electoral, y las aves de rapiña se lanzaron en pos de los despojos. Eso es algo que ha caracterizado a ciertos grupos del priismo veracruzano. En esta ocasión salieron a pedir la cabeza del dirigente estatal, Renato Alarcón, por las escasas victorias del tricolor en este proceso. Se les olvida que apenas el año pasado perdieron la gubernatura (con otro dirigente) y que hace unos meses los más optimistas le auguraban a ese partido no más de 20 municipios ganados. Lo dicho: Los peores enemigos del PRI son los priistas. *** En Coatzacoalcos, la mañana de este martes una mujer fue violada por tres sujetos en la colonia Popular Morelos, cerca de la unidad deportiva La Alameda. Minutos antes de las 7 de la mañana una dama caminaba sobre la calle José María Morelos rumbo a su domicilio cuando fue interceptada por tres hombres, quienes la arrastraron hasta un autobús abandonado en el cruce de las calles José María Morelos y Doroteo Arango, donde abusaron de ella. ¿Y la policía de los veracruzanos? Cazando “mapaches”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Martes, 06 Junio 2017 09:30

Punto de Vista * Arrancó el 2018

Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Ya en su momento ambos habían anticipado que buscarían la candidatura del PRI al gobierno estatal en el 2018. Desde la semana pasada, sin embargo, Héctor Yunes Landa decidió “apretar el acelerador” e inició una serie de reuniones con grupos políticos y periodistas, con el fin de explicar las razones de su nuevo intento, así como sus fortalezas. *** Cuestionado al respecto, Pepe Yunes reiteró lo que ya había declarado con anterioridad: que él va también por esa candidatura y que, en su opinión, sus aspiraciones tienen un cauce natural que habrá de confirmarse el próximo año. *** Una vez más Héctor y Pepe coinciden en la búsqueda del mismo objetivo. Compitieron en el 2010 por ser candidatos a la gubernatura, posición que al final recayó en Javier Duarte; en el 2012 fueron como fórmula rumbo al Senado, pero se disputaron la primera posición, que alcanzó el oriundo de Perote; el año pasado compitieron una vez más por ser candidatos al gobierno estatal y al final decidieron unir fuerzas para evitar que les impusieran a alguien más. El próximo año volverán a medir fuerzas. Lo importante de todo ello, es que la cordialidad, el respeto, el buen ánimo y la caballerosidad entre ambos políticos no se pierden. Ese es otro estilo de hacer política.

* * *

La elección municipal concluyó. Muchos resultados tendrán que ser confirmados, o rectificados, en los tribunales, pero en general ya se tiene un panorama muy claro de la forma en que habrán de acometer todas las fuerzas políticas de Veracruz su reto más importante: la sucesión del 2018.

A pesar de poseer y explotar toda la maquinaria del gobierno, la alianza PAN-PRD mantuvo el tope de votación alcanzado hace un año, con 50 mil votos arriba del millón. La “sui generis” alianza del PRI y el Partido Verde conservó un piso electoral de 709 mil sufragios, que le da un panorama mucho menos caótico de lo que se esperaba.

Acaso la mayor decepción la dio Morena, partido que consiguió 809 mil votos el año pasado y en esta ocasión apenas tuvo 556 mil, lo que representa un cuarto de millón de sufragios menos. 

Hay quienes explican este fenómeno por el hecho de que en esta ocasión el partido de Andrés Manuel López Obrador no contó con el apoyo del gobierno estatal (como si lo tuvo en los tiempos de Javier Duarte) aunque otros lo atribuyen a una campaña de Miguel Ángel Yunes Linares para inhibir particularmente los votos de Morena, con actos de intimidación.

Al final pudieron confluir ambos aspectos.

Algunos de los partidos pequeños decidieron probar fortuna compitiendo de forma individual, sin alianzas de por medio y sus resultados sorprendieron. En especial Nueva Alianza, que el año pasado se sumó al frente común que formaron el PRI y el Verde. En esta ocasión decidió competir con sus propios medios, con lo que alcanzó poco más de 209 mil votos y consiguió el triunfo en 18 municipios, uno más que Morena. Con estos resultados Panal superó con creces el porcentaje mínimo que exige el Código Electoral para mantener el registro, que es de 3%, en tanto que el partido color turquesa consiguió 6.5%.

Cifras muy similares alcanzó Movimiento Ciudadano, con 221 mil votos, pero con apenas 9 municipios ganados. Atrás de ellos, el Partido del Trabajo contabilizó 151 mil sufragios, que le dio un cómodo 4.7% para mantener su registro. 

El Partido Encuentro Social está en la tablita, al sumar 94 mil votos, que apenas le da el 2.9%, de manera que tendrá que buscar en los tribunales los votos que le hacen falta para conseguir el porcentaje mínimo para mantener su registro.

Lo que sigue ahora es ver hacia el 2018 y anticipar probables escenarios.

En virtud de que la elección del próximo año será tan diferente (se habrán de elegir al mismo tiempo diputados locales, gobernador, diputados federales, senadores y presidente de la república) la construcción de alianzas será un tema que habrán de cuidar con especial detalle las fuerzas políticas.

En Veracruz es de esperarse que PAN y PRD vuelvan a ir unidos, habida cuenta de los óptimos resultados obtenidos en los procesos recientes. Su techo hasta ahora es de un millón 50 mil sufragios, pero para el próximo año se prevé que tenga un efecto más significativo el llamado “voto de castigo”, a partir de la decepción que ha significado para los veracruzanos la gestión de Miguel Ángel Yunes Linares. 

A su favor podría jugar que se les sumara Encuentro Social, siempre y cuando conserve su registro, lo que le añadiría cerca de cien mil votos.

El PRI y el Partido Verde ya deben haber entendido que si van a ir en alianza tendrían que hacerlo de manera total, pues cualquier otra fórmula confunde al electorado y termina por perjudicarlos. Si como en el 2016, a este frente común se suma Nueva Alianza, su piso de votación andará arriba de los 900 mil votos, cifra similar a la alcanzada por Héctor Yunes en el 2016 (926 mil). 

Una unión de los partidos de izquierda (Morena, Movimiento Ciudadano y PT) también andaría arañando los 900 mil sufragios, con lo que una vez más la definición de la gubernatura se daría en una elección “de tercios”.

Hasta ahí alcanzaría una primera revisión, pero en los próximos meses habrán de darse muchas variables que lleven a modificar este primer panorama. Las alianzas pudieran no darse, la contienda por la Presidencia aportará ingredientes adicionales a estas fórmulas y las condiciones de Veracruz, en el ámbito político, en el económico y en temas tan delicados como seguridad y empleo, tendrán mayor peso.

Habrá que seguir muy de cerca todos esos factores para explicarnos más adelante cómo es que Veracruz decidió el rumbo que quería seguir.

* * *

Epílogo.

Lamentable, la pérdida de la periodista María Esther González Medina, en Cosoleacaque. Su cuerpo fue encontrado colgado de una de las ventanas de su domicilio en la calle Uruapan de la colonia Infonavit de aquel municipio. María Esther González tuvo una destacada carrera profesional en Minatitlán y su voz se hizo escuchar en todo el sur de la entidad. Descanse en paz. *** La violencia sigue sin freno. Este lunes, en Coatzacoalcos, en la colonia Benito Juárez Norte, los ocupantes de una camioneta Nissan azul doble cabina, recibieron una ráfaga de disparos, cuando transitaban por la calle Constituyentes entre Lindavista y Democracia. En el interior de la unidad fue encontrado un cuerpo sin vida, mientras que otro de los ocupantes habría sido "levantado" por los propios atacantes.  *** Mientras tanto, en Cosoleacaque, el cuerpo de un hombre de unos 57 años de edad fue localizado sin vida con varios impactos de bala en el cuerpo, en un predio baldío cerca del telebachillerato de la comunidad Kilómetro 25. Según testigos, cerca de las 6 de la tarde del lunes varios sujetos persiguieron a la víctima hasta darle alcance y dispararle. *** Ojalá ahora que ya pasaron las elecciones el gobernador se ponga a trabajar en los temas que prometió resolver en los primeros seis meses de su mandato. ¿Sería mucho pedir?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
La relación de irregularidades y de evidentes abusos de los instrumentos del poder es gigantesca. No hay municipio en el territorio veracruzano en el que no se hayan detectado operativos de compra de votos, de represión contra los grupos opositores y hasta de agresiones físicas. *** La instrucción fue contundente: Las fuerzas policiacas y los grupos de choque contratados para este domingo, deberían inhibir la participación de los partidos opositores y proteger a los promotores del voto de la alianza PAN-PRD. *** Ese es, en gran medida, el truco de estos operativos. Se trata de desarrollar una extensa red de operadores, que incluyan a los que compran votos, a los que acarrean votantes, a los que reprimen a la oposición y tener siempre listos grupos de choque para “reventar” casillas que pudieran resultarles negativas. *** La idea es que sean tantos los frentes y tantas las acciones violatorias de la ley, que no haya forma de que los resultados en las urnas sean negativos, y tampoco habrá partido u organización civil capaz de consignar y documentar todas esas irregularidades. *** La consecuencia de todo ello es que los tribunales, sin elementos de prueba, terminarán por ratificar los resultados anunciados el día de la elección. *** Este fue un fraude gigantesco y sólo fue “el ensayo”. Para el próximo año Miguel Ángel Yunes Linares espera tener mejor coordinada toda esta maquinaria electoral. *** ¿Les recuerda a alguien?

* * *

“Ahora van a ver cómo se opera una elección desde el gobierno. Hoy Veracruz va a confirmar el cambio”.
Miguel Ángel Yunes Linares juró en discursos grabados que esta entidad viviría “por primera vez” una elección en la que no intervendría el gobierno estatal. Sabía, sin embargo, que eso no era cierto, pues él mismo se encargó de dirigir la operación más intensa y sucia en la historia electoral de Veracruz. Lo repetía, en realidad, porque con ese mensaje remitía a la sociedad a los tiempos en los que era el PRI el que se robaba las elecciones.
Y al grito de: “¡Agarren al ladrón!” mientras se embolsaba la cartera, fue ahora la alianza en el poder, integrada por el PAN y el PRD, la que desplegó recursos sin medida para “motivar” a los ciudadanos a votar por la etiqueta azul y amarilla.
Una manipulación de tales dimensiones, un fraude de tal tamaño, sólo es comparable al que maquinó en el 2007 y en el 2010 Fidel Herrera Beltrán, el alter ego de quien hoy gobierna Veracruz.
Hace siete años, en vísperas de la elección a gobernador (el miércoles previo a la jornada electoral) tuve la oportunidad de charlar con el entonces mandatario estatal, Fidel Herrera Beltrán, quien estaba especialmente interesado en convencerme de que los ataques de Miguel Ángel Yunes Linares (candidato por primera vez a la gubernatura de Veracruz) no habían impactado de forma importante a “su” candidato, Javier Duarte.
La cita fue en Casa Veracruz y, como era su costumbre, el nativo de Nopaltepec llegó más de una hora tarde.
Mientras esperaba su llegada, en los jardines de la residencia oficial, observé con atención a las personas que hacían “antesala” para saludar el gobernador. Había, entre otros, líderes agrarios, representantes de agrupaciones religiosas y dirigentes de diferentes sectores.
En el tiempo de espera, fui testigo de cómo muchos de esos visitantes se retiraban incluso antes de que llegara el gobernador. Lo hacían después de pasar a algún salón de la residencia y salían cargando maletas deportivas, de esas que se cuelgan a la espalda. No había que ser adivino para inferir lo que portaban en ellas.
En un rincón algo alejado, en el patio de la casa principal, cobijado por la sombra, esperaba paciente un personaje que en ese tiempo jugaba un papel fundamental en la oposición veracruzana: Juan Carlos Mezhua Campos, secretario general del PRD.
Él sí espero a la llegada de Fidel Herrera, cruzó unas breves palabras con él y después acompañó a un ayudante del gobernador a uno de esos salones privados. Salió, como todos, cargando su respectiva maleta.
En las crónicas posteriores a la jornada electoral se dio un hecho muy singular: En Zongolica, la candidata ganadora, la perredista Lidia Mezhua Campos (casualmente, hermana del dirigente perredista) era acusada de comprar los votos a su favor. El caso fue curioso, pues hasta ese momento el PRD nunca había sido acusado de esas prácticas, por la simple razón de que nunca había tenido los recursos que una operación de esas requiere.
Hoy, siete años después, el candidato a la alcaldía de Zongolica fue –¡oh coincidencia!- Juan Carlos Mezhua, y los reportes que llegaban desde la sierra hasta la madrugada del lunes, aún no definían a un vencedor, pero había reiteradas observaciones en el sentido de que el abanderado de la alianza PAN-PRD (Juan Carlos Mezhua) puso en práctica un operativo muy similar al que aplicó para que Lidia Mezhua lograra la Presidencia Municipal.
Su hermana fue alcaldesa gracias al patrocinio de Fidel Herrera, y él podría ser alcalde gracias a la generosidad de Miguel Ángel Yunes Linares.
De esas cosas raras que tiene la política en Veracruz.

* * *

Epílogo.
Algo que no ha entendido Miguel Ángel Yunes Linares, es que fue elegido gobernador de Veracruz, no “dueño” de esta entidad. No aprende que por el sólo hecho de que él lo diga, no significa que se le va a creer. Eso sucede con el caso del desarrollo comercial y urbanístico que fue autorizado por la actual administración estatal en el área natural protegida de “Tembladeras”. Ya está confirmado que en enero del presente año, la Secretaría Estatal de Medio Ambiente le aprobó a la empresa Ansasa Inmobiliaria, promotora del Complejo Covadonga, una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que le había rechazado el gobierno de Javier Duarte en el mes de noviembre de 2016. Un embuste, la afirmación de Yunes Linares en el sentido de que “él no aprobó dicha obra”. *** En estos últimos días a la inseguridad que ya se hizo cotidiana en Veracruz, se agregó la violencia vinculada con el proceso electoral. Cuentan quienes de esto saben que el recrudecimiento de la delincuencia está íntimamente ligado con el interés de inhibir la participación ciudadana en las urnas. Un caso lamentable, que en otro momento hubiera tenido mayor repercusión, fue el hallazgo durante el fin de semana de 19 bolsas de plástico, con restos de al menos ocho cuerpos humanos. Las bolsas fueron encontradas la noche del viernes cerca de la carretera estatal que comunica a la comunidad de Matatenatito con La Balsa, en el centro del estado, justo una región donde se tiene ubicada la actividad de los huachicoleros. Sabremos más de este caso en los próximos días.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Por burdo, resultó evidente que la diputada local Eva Cadena fue enviada a hablar con los medios de comunicación en la capital del país, para lanzar dardos contra Andrés Manuel López Obrador, contra sus colaboradores y contra Morena. *** Le encargaron, además, que dejara bien claro que Ana María, la hermana del Fiscal General Jorge Winckler, nada había tenido que ver en la grabación de los videos, ni en la entrega de dinero que le hicieron a ella. *** No da más explicaciones; no dice si conocía a Ana María Winckler o la vio por primera vez cuando se hicieron públicas fotografías de ella, tras el señalamiento de la diputada federal Rocío Nahle. No explica si se trata de la misma persona que le entregó dinero “para Andrés Manuel” o si existen marcadas diferencias físicas que hace imposible tal suposición. La orden fue tajante y ella la cumplió: “Tú niega rotundamente que Ana María Winckler haya sido la que te dio el dinero, no te metas en más explicaciones”. Así lo hizo. *** Este domingo sabremos con certeza si toda esa intriga tuvo los resultados que esperaban sus promotores.

* * *

Cuando sólo se está en posibilidades de gobernar por dos años, seis meses, la cuarta parte de ese tramo, es un buen plazo para ver hacia atrás y revisar lo que se ha avanzado.
El gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, opina lo mismo, de manera que, a unas horas de que tenga lugar la jornada electoral para renovar los 212 ayuntamientos, (hay quienes, erróneamente, asumen que estas elecciones son la primera evaluación de la actual administración estatal) él se dice convencido de que “ha cumplido” y de que hay un “cambio radical” en materia democrática.
¡No sean así! ¡Quítenle la venda a su gobernador! ¡No le mantengan engañado!
Explíquenle que en la medición de la lucha contra la delincuencia “avanzar” no significa tener más asesinatos, más asaltos, más secuestros. Aunque le cueste trabajo entender, “avanzar” significa conseguir que esas cifras retrocedan. Eso, como lo demostró Morena esta semana, con cifras concretas, con datos duros, no ha sucedido.
Los seis primeros meses de gobierno de Yunes Linares han sido peores que el mismo lapso en los gobiernos de Fidel Herrera y de Javier Duarte.
Eso no es sólo “percepción”, ni se trata de la “mala fe de los periodistas que vendieron su voluntad al duartismo” (que es el mismo discurso de “la mafia en el poder”, de Andrés Manuel).
Pero si quiere hablar de “percepción”, también en esa materia está reprobado.
Cuando el dirigente del sector empresarial en Xalapa, la capital del estado, plantea que se hagan las reformas que sean pertinentes para que los veracruzanos puedan defenderse de los criminales, y tengan acceso a armas de fuego para proteger su patrimonio, estamos hablando de lo que “perciben” los xalapeños: que no pueden confiar en la autoridad del Estado, que no se está haciendo lo necesario para protegerlos.
Cuando la embajada española en México emite a los ciudadanos de aquel país una alerta de seguridad sobre Veracruz y les sugiere que eviten, en lo posible, viajar por el norte de esta entidad o por Tamaulipas, por “las situaciones de violencia que se vienen produciendo”, eso significa que en aquel país ibérico tienen la “percepción” de que las autoridades de Veracruz, en materia de seguridad, han sido rebasadas.
Alguien tiene que aclararle que es falso que haya bajado la “incidencia” delictiva, y que si acaso ha logrado alguna mejoría en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, deben recordarle que Veracruz, el estado, va mucho, muchísimo más allá de esas dos ciudades, donde (todos lo saben) él tiene centrada su atención, pues es donde vive su familia y desde donde está impulsando las carreras políticas de dos de sus hijos.
Tres eran los temas que más inquietaban a los veracruzanos el año pasado, cuando Yunes Linares hizo campaña para conseguir la gubernatura: Inseguridad, corrupción y economía.
En la primera, como ya vimos, Yunes Linares ha fallado (aunque, al parecer, sus colaboradores no se lo han dicho).
En la segunda, el combate a la corrupción, podemos decir que ha habido algunos logros pero, como es práctica común en este gobierno, se ha exagerado en la magnitud de los avances, persiste la opacidad en materia de los recursos recuperados (monto y destino) y se perciben preocupantes deficiencias en la integración de las carpetas de investigación, lo que permite anticipar que muchísimo antes de lo deseado habrán de quedar en libertad aquellos exfuncionarios que fueron detenidos, exhibidos y encerrados en el penal de Pacho Viejo.
En el tercer gran tema, el económico, las cosas no están mejor. Sirva acaso revisar lo declarado por el senador José Yunes Zorrilla (Presidente de la Comisión de Hacienda en la Cámara Alta y, por lo tanto, una voz calificada en la materia) en una entrevista concedida al portal “alcalorpolitico”.
Yunes Zorrilla diagnostica que en materia financiera, este gobierno está igual, o peor, que el anterior. Que el déficit persiste, que se sigue gastando más de lo que se recibe, y que las actuales autoridades no han hecho gran cosa para reducir el gasto público.
La única solución que encontró el gobierno de Javier Duarte para tapar los grandes huecos de ese sobre-ejercicio, fue tomar dinero federal, destinado a acciones y programas específicos, y meterlo a gasto corriente.
El gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares está a un paso (si no es que ya lo está haciendo pero no lo admite) de caer en la misma práctica.
El senador Yunes Zorrilla tiene una explicación sencilla para la actual situación. Miguel Ángel Yunes Linares no está queriendo asumir el costo político de aplicar las duras medidas económicas que requiere la administración estatal y se pregunta: “¿Se está gobernando para darle viabilidad al Estado, asumiendo las decisiones que se tengan que asumir por incómodas que sean, o se está simple y llanamente administrando el Estado con una noción que no tiene que ver con generar condiciones de estabilidad, sino que más bien pudieran estar vinculadas a temas de carácter electoral o político?”.
Yunes Linares dice que se avanzó en Democracia. Abrió demasiado pronto la boca, pues los brotes de violencia que se han presentado en diversos puntos de la entidad, las evidentes irregularidades en las que ha incurrido el órgano electoral, que lo pintan como un ente al servicio del Estado, y la insistencia en impulsar la campaña de su hijo en el puerto de Veracruz, confirman que también en esa materia Yunes Linares está reprobado.
Alguien le tiene que explicar que en el eventual caso de que la alianza PAN-PRD gane el mayor número de municipios, o que gane aquellos ayuntamientos con los que esté en posibilidades de gobernar al mayor número de veracruzanos, eso no significaría que la ciudadanía lo estaría calificando a él. Sería, simple y llanamente, el resultado de un laboratorio electoral, en el que se combinaron malas mañas y abuso del Poder.
- ¡Ey! ¡Ps, ps! ¡Gobernador! Ya arrancamos. Hace seis meses. Ya es momento de ponernos a trabajar.

* * *

Epílogo.
Es el problema de gobernar con el hígado y no con el cerebro. Puede tener razón el gobernador Yunes Linares y quizá sea cierto que el alcalde de Coxquihui, Reveriano Pérez Vega sea el líder de una banda de delincuentes que se dedica al robo de combustible. La historia de “Los Pelones” es vieja y está más ligada a la “operación negra” en los procesos electorales. Funcionan como el brazo armado de grupos caciquiles del Totonacapan, casi siempre vinculados al PRI. Pero si hay elementos para señalar al alcalde y a Los Pelones como “huachicoleros”, lo peor que podía hacer el gobernador es ponerlos en aviso. Alguien tendría que decirle a Miguel Ángel Yunes (alguien que no sea el fiscal, pues él suele cometer ese mismo error) que revelar información de una investigación en proceso es un delito. ¿O acaso no es más que otro episodio de esa guerra de lodo muy propia de los procesos electorales, esos en los que Yunes Linares “jura” que él no se ha metido?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 31 Mayo 2017 20:55

Punto de Vista * Veracruz bien vale un trago

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Un objetivo secundario (pero no menos importante) en la tragicomedia que ha orquestado Miguel Ángel Yunes Linares contra Andrés Manuel López Obrador, a través de la diputada local Eva Cadena: El desprestigio de la cada vez más famélica bancada de Morena en el Congreso local, para que suene a “una barbaridad” que le entreguen a ese grupo la Presidencia de la Junta de Coordinación Política en el mes de septiembre, como fue acordado al inicio de la actual Legislatura. *** En su conferencia de prensa en la capital del país, sin ser parte del tema, la diputada Eva Cadena se da su tiempo para hablar de lo que “a ella le consta”. Dice que en el Congreso de Veracruz, “los bonos que supuestamente no reciben los diputados de Morena, sí los reciben, pero son para financiar actividades partidistas, como las visitas de Andrés Manuel López Obrador. Estos recursos son irregulares en cuanto a su origen y, por lo mismo, se utilizan discrecionalmente, además de que no se reportan a la autoridad electoral”. *** Justo ese tema fue el que retomó Miguel Ángel Yunes Linares cuando fue abordado por la prensa del puerto de Veracruz. Con ese señalamiento no sólo se vuelve a golpear al “Peje” sino que además se involucra al coordinador de los diputados locales de Morena, Amado Cruz Malpica. *** Con esta artimaña y la descarada compra de legisladores “independientes” el PAN pretende llegar al término de su gestión al frente del Congreso con una bancada de 20 o más legisladores y con ello presionar para que en el Pleno se decida que sigan al frente de la Junta de Coordinación Política. *** Así se las gasta nuestro “gobernador del cambio”.

* * *

Amparado en el dicho popular que reza: “Los niños y los borrachos siempre dicen la verdad”, estuve muy tentado a creerle al expresidente Felipe Calderón su discurso de este miércoles en el cierre de campaña de Ana Míriam Ferráez, candidata a la alcaldía de Xalapa.
Pero cuando escuché que él (el Presidente de México) denunció un latrocinio superior a los tres mil millones de pesos, por parte de Javier Duarte (gobernador de Veracruz) desde el 2011, y que no pudo sancionarlo “porque la administración de Duarte alegó que era dinero del Gobierno y que lo podían usar en efectivo” y que por eso mismo se vio obligado a devolverle los 25 millones de pesos (más intereses) confiscados en el aeropuerto de Toluca, entonces me topé con una profunda interrogante: ¿Qué era más Felipe Calderón: borracho o inepto?
A partir de la persecución y hasta antes de la captura de Javier Duarte, muchas voces expresaron su sospecha de que el exmandatario de Veracruz estaba siendo protegido por el propio Presidente Enrique Peña Nieto, en virtud de que desde Veracruz habrían sido enviadas millonarias sumas para financiar la campaña presidencial del 2012. Según esa teoría, con esa fortuna invertida, Javier Duarte había comprado impunidad.
Muchos son los mitómanos que hablan de la “poderosísima” colección de videos y audios que habría coleccionado Javier Duarte para “blindarse” y evitar que los beneficiarios del saqueo de Veracruz durante su gestión fueran a traicionarlo.
Hoy Javier Duarte está detenido. Pasa sus días en una inmunda celda de un cuartel militar de Guatemala, en espera de que se defina su situación jurídica y sea trasladado a una cárcel de México, donde las condiciones no serán muy diferentes.
El gobierno de Enrique Peña Nieto fue el que promovió su captura, el que participó en su detención, el que está elaborando el expediente de su extradición. A este gobierno federal no le importó que Javier Duarte argumentara que lo que se robaba era “dinero del Gobierno”.
¿Se imaginan cuánto dinero de los veracruzanos se hubiera salvado si desde el 2011 Felipe Calderón hubiera actuado, con firmeza y contundencia, contra Javier Duarte?
Lo peor que puede hacer a estas alturas es venir a Xalapa y en pleno evento de la candidata a alcaldesa, apoyada por su partido, admitir que él sabía que Javier Duarte se estaba robando el dinero y que “no pudo hacer nada”. El que lo haya dicho así, con todas sus letras, me hace creer las versiones de que su discurso fue pronunciado bajo los influjos del alcohol.
Al final todo quedará en el anecdotario electoral de Veracruz. Felipe Calderón no tuvo nunca gran aprecio por esta entidad. En principio, porque cuando llegó a Los Pinos esta entidad la gobernaba un declarado enemigo político suyo, Fidel Herrera, y después porque el propio Fidel impuso a su delfín, Javier Duarte.
Que venga a presumir que él invirtió en la construcción de la autopista México-Tuxpan es otra más de sus “puntadas de borracho”. Dicha obra, que fue concluida ya en la administración de Enrique Peña Nieto, fue concesionada a particulares y es una de las obras más caras y tardadas en la historia del país, por encima incluso del túnel sumergido de Coatzacoalcos.
El encargo que le hicieron al último presidente panista fue que hablara de corrupción, tema que le dio muchos votos a quien hoy gobierna Veracruz y esperan que siga dando dividendos en las elecciones del próximo domingo.
Misión cumplida.

* * *

Epílogo.
Como suele suceder, la Sala Regional Xalapa Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó en su sesión de este miércoles todas las sentencias que habían sido impugnadas al Tribunal Electoral de Veracruz. *** Una contradicción más del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con los legisladores de Morena. Este miércoles el gobernador de Veracruz les aseguró a los reporteros que lo entrevistaron que la delincuencia del fuero común (la que debe evitar y combatir el gobierno estatal) va a la baja. Sin embargo, por la mañana, el Grupo Legislativo de Morena presentó cifras concretas. Comparó el número de delitos del fuero común denunciados en los primeros cinco meses del gobierno de Fidel Herrera, con el mismo lapso en la administración de Javier Duarte y lo que suma Yunes Linares. Este último supera en número a las dos anteriores administraciones. De diciembre de 2003 a abril 2004 se registraron 218 homicidios dolosos, 4 secuestros, 49 extorsiones, 113 robos de auto con violencia y 821 robos de auto sin violencia. De diciembre de 2010 a abril de 2011 se denunciaron 275 homicidios dolosos, 13 secuestros, 143 extorsiones, 657 robos de auto con violencia y mil 918 sin violencia. De diciembre de 2016 a abril de 2017 van 620 homicidios dolosos, 75 secuestros, 200 extorsiones, mil 45 robos de auto con violencia y 2 mil 261sin violencia. *** Esto no es cuestión de “percepción” y ni la Policía Militar, ni ninguna otra de las fuerzas federales vienen a Veracruz a combatir estos delitos. Esto es tarea de Miguel Ángel Yunes Linares y sus brillantes colaboradores, Jaime Téllez Marié y Jorge Winckler Ortiz.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
La gente del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares informó de forma extraoficial (pues son tiempos de “veda” electoral) que su jefe había acudido este martes a la capital del país para reunirse con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade con el fin de “analizar la situación financiera en la entidad y en la búsqueda de alternativas de solución”. *** Nada se sabe de resultados concretos, porque estos no son positivos. Cada vez que Yunes Linares se sienta con Meade, recibe la misma respuesta: “Si quieres ayuda, empieza por reducir tu gasto. No nos pidas un trato especial”. *** Y mientras busca soluciones a su problema de caja, Miguel Ángel Yunes mantiene su ofensiva contra el duartismo, rogando que todavía le quede algo de crédito y le sirva para las elecciones del próximo domingo. *** Por lo pronto, y en virtud de que no puede utilizar los conductos oficiales, este martes mandó a su contralor, Guillermo Moreno Chazzarini, a una reunión con los empresarios de la zona conurbada (sus aliados). Ahí aprovechó el empleado del gobernador para anunciar que ha presentado 82 denuncias por presunto desvío de recursos en contra de servidores públicos de la administración de Javier Duarte y que, de prosperar, representarían desvíos de recursos públicos del orden de los 15 mil millones de pesos. Aprovechó para recordar que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó ante la PGR otras denuncias que sugieren el desvío de 35 mil millones de pesos. *** A unos días de que se lleven a cabo las elecciones municipales, cuando la Ley dispone que los servidores públicos deben abstenerse de difundir sus acciones para evitar que sean utilizadas con fines proselitistas, el Contralor -servidor público que tiene como responsabilidad velar por que se cumplan los ordenamientos legales- decide abrir la boca. *** “¡Sus órdenes han sido cumplidas, señor Gobernador!”.

* * *

El Fiscal de Veracruz se complica la vida. Evadir a las mujeres que integran los grupos de familiares de desaparecidos podría ser más sencillo de lo que él piensa. Basta con que argumente “problemas de salud” y con un certificado de alguno de sus médicos legistas, podrá librarse de esa “monserga”.
Y para conseguir ese justificante médico, lo único que tiene que hacer Jorge Winckler es admitir lo que ya es más que evidente: Esas señoras le provocan “rasquiña”; cada que –obligado por las circunstancias- acude a una reunión con las integrantes de estos grupos, se pone mal, le sale una urticaria, le arrecia el dolor de cabeza y llega incluso a sentir nauseas.
No se siente cómodo. No alcanza a comprender cómo es que esas mujeres tienen la osadía de exigirle, en lugar de pedirle. No sabe quién les hizo creer que él se debe a ellas, lamenta que nadie les haya explicado que él tiene un solo jefe y sólo ante él se doblega.
Aunque no lo admite, porque es “políticamente incorrecto”, Jorge Winckler es de los que piensan que si los hijos, hermanos o maridos de esas señoras fueron “levantados” es porque andaban en malos pasos.
Por lo tanto, si no comparte el dolor de esas familias, ¿cómo esperan que responda?
Este martes el fiscal dio una muestra de todo ello. Se negó a dialogar con las mujeres pues se percató de que seguían presentes varios reporteros.
Les anunció a las integrantes de estos grupos que sus peticiones serían analizadas y en un plazo de 15 días se les daría respuesta.
Entre los planteamientos de estas organizaciones civiles está la destitución del fiscal encargado del tema de desaparecidos, Luis Eduardo Coronel Gamboa, a quien acusan de ineficiente y prepotente.
Denunciaron que hay un visible rezago en las labores del actual fiscal regional de Xalapa Julio Rodríguez Fernández, a quien además acusan de maltrato. Pidieron que las vuelva a atender María Isabel Hernández en la Fiscalía Regional de Xalapa.
Demandan que el Visitador General Marcos Torres Zamudio, no tenga trato alguno o acercamiento con los familiares de desaparecidos, pues es irrespetuoso, agresivo y deshonesto.
Pidieron reuniones cada mes y medio, con fecha fija sin derecho a modificaciones, y que el calendario sea confirmado desde el mes de julio hasta diciembre de este año. En estos encuentros deberán estar presentes los fiscales regionales e implicados.
Solicitaron, además, que la Fiscalía realice operativos de búsqueda de los desaparecidos, presumiendo que sigan con vida; que realice otras búsquedas de restos humanos, y que refuerce las labores para identificar los restos y cuerpos ya localizados.
Piden un plan de trabajo especial para la búsqueda en el panteón Palo Verde de Xalapa, así como para panteones con fosas clandestinas; la presentación de restos humanos inhumados en fosas comunes, con la finalidad de verificar si hay algún familiar en ellas.
¡Piden demasiado. No sea inhumanas!
Entre la guerra contra Andrés Manuel y la persecución de duartistas, al fiscal le queda poco tiempo.

* * *

Epílogo.
¿Recuerdan cuándo se hablaba de que Fidel Herrera era una “carta fuerte” del PRI hacia la Presidencia? Absurdo, ¿verdad? Así suena el nuevo chiste que invade las redes sociales: que los lidercitos del PAN y del PRD en Veracruz propondrán que Miguel Ángel Yunes Linares vaya por “la grande”. ¡Lo que llegan a hacer por ganarse las migajas del poder! *** Ayer fue la Sección 32 del SNTE, hoy los pensionados del ISSSTE. Se quejan de que la Oficialía Mayor de la SEV no resuelve el rezago que padecen más de 3 mil docentes que esperan pagos por conceptos como fondos de retiros, seguros de vida y bonos. Dicen que Abel Cuevas los recibe, platica con ellos, les promete resolver los temas, pero al final todo sigue igual. Los que están cerca de Cuevas Melo lo defienden, dicen que no es por mala fe, lo que pasa es que no sabe cómo. *** Bien reza el dicho: Los carniceros de hoy serán las reses de mañana. ¿Cuántas veces señaló Yunes Linares a Fidel Herrera y a Javier Duarte de estar coludidos con el crimen organizado? Incontables. Hoy es él el señalado de proteger “a la gente del Chapo”. Así son las cosas de la vida, como la rueda de la fortuna. A veces arriba, a veces abajo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.