martes 23 de enero del 2018
Filiberto Vargas

Filiberto Vargas


Filiberto Vargas Rodríguez

Movimiento Ciudadano, el partido del exgobernador de Veracruz Dante Delgado Rannauro, se manifestó desde un principio, en contra de la reforma promovida por Javier Duarte de Ochoa para instaurar un gobierno de transición, de sólo dos años, en el 2016.

El partido que antes se llamó “Convergencia por la Democracia” y después pasó a ser únicamente “Convergencia”, para terminar como “Movimiento Ciudadano”, presentó un recurso ante la Suprema Corte de Justicia, alegato que fue desestimado por los magistrados en el mes de junio del 2015.

Ante su ferviente oposición a dicha reforma, en un principio se mencionó que este organismo político no postularía candidato a la “mini-gubernatura”. Más adelante se supo que Dante Delgado había acordado con el senador Héctor Yunes Landa -uno de los aspirantes a la candidatura por el PRI- no participar en dicha contienda si éste último era designado por el tricolor.

Todo parecía caminar sin problemas, hasta que hace apenas una semana el exalcalde xalapeño, ex senador y exdiputado Armando Méndez de la Luz salió a los medios a informar que buscaría la candidatura de Movimiento Ciudadano a la gubernatura de dos años.

Acuciosos analistas advierten que esta decisión debió surgir de la oficina de Dante Delgado, quien ya no ve tan segura la postulación de su amigo Héctor Yunes por parte del PRI, y no se quiere quedar fuera de la jugada.

La irrupción de Méndez de la Luz en los medios se dio justo en momentos en los que se define si el Partido de la Revolución Democrática (PRD) acepta ir en alianza con el PAN, con el ex priista Miguel Ángel Yunes Linares como candidato.

En el PRD nacional existe un rechazo cada vez mayor a este acuerdo, pues consideran una afrenta la decisión de impulsar como candidato a alguien que posee como antecedente sus constantes agresiones contra el perredismo de Veracruz.

El partido del Sol Azteca enfrenta, sin embargo, un grave dilema: No encuentra entre sus filas a una figura con la presencia y el peso político en la entidad como para contender con verdaderas posibilidades de triunfo.

De ahí que alguien haya sugerido que la alianza del PRD en Veracruz no sea con el PAN, sino con las organizaciones políticas de izquierda, lo que tendría mayor coherencia política.

De optar por una alianza de las izquierdas en Veracruz (con el PRD, el PT, Movimiento Ciudadano y algunas organizaciones políticas locales, tal vez sin Morena, organización con la que el Sol Azteca no tiene diálogo) una alternativa viable sería impulsar a Armando Méndez de la Luz, como en otras ocasiones los perredistas apoyaron a Dante Delgado.

El propio dirigente nacional del PRD, Agustín Basave, admitió que el mandato que recibió del Congreso Nacional de su partido fue “procurar en primer lugar alianzas con las izquierdas, en ningún caso con el PRI, y en circunstancias excepcionales con otros partidos, léase PAN”.

Este martes el PRD habrá de definir qué camino toma en la elección de Veracruz. Puede favorecer al pragmatismo político e ir en busca de lo que algunos llaman “una suma aritmética” con el PAN, aguantándose sus resabios para impulsar el voto de su militancia a favor de Miguel Ángel Yunes Linares, o puede apostar por la congruencia y construir una alianza de partidos de izquierda que impulsen una figura más cercana a sus ideologías y a sus principios, como Armando Méndez de la Luz.

Hoy se sabrá cuáles son los valores que predominan en la nueva dirigencia perredista.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Domingo, 03 Enero 2016 20:00

Punto de Vista * Independientes o Morena


Filiberto Vargas Rodríguez

Pendientes de los probables acuerdos entre el PAN y el PRD para la elección de este año en Veracruz, o la definición del perfil del candidato priista para suceder a Javier Duarte, poca atención se ha puesto a otras opciones que habrán de aparecer en la boleta electoral.

Este fin de semana el analista Federico Arreola llama la atención sobre las posibilidades de triunfo que pudieran tener los candidatos independientes, u organismos políticos como Morena ya que, en opinión de Arreola, “Andrés Manuel y sus seguidores son capaces de cualquier hazaña”.

Las posibilidades de triunfo del panista Miguel Ángel Yunes Linares están basadas, en gran medida, en que se concrete la alianza con el PRD. Hay incluso quienes anticipan que de no concretarse ésta, el jefe de la dinastía Yunes Márquez pudiera no participar.

Contra lo que muchos pensaban, la alianza entre azules y amarillos no se ha dado en forma automática. En cada entidad donde la han buscado encontraron fuerte resistencia, y más en Veracruz, donde los militantes del Sol Azteca ven con muy malos ojos la posibilidad de respaldar en las urnas a un personaje que cuando estuvo en el PRI y tuvo poder en Veracruz, se caracterizó por el acoso a los grupos de izquierda, especialmente a los perredistas.

La columna Bajo Reserva, del periódico El Universal, advierte que el PRD, bajo ninguna circunstancia, va a transitar solo las 13 contiendas electorales de este año:

“Don Agustín (Basave) y su equipo han diseñado una estrategia para buscar alianzas electorales con el PAN, como primera opción, con el Partido Nueva Alianza y con organizaciones políticas con registro locales. Por ningún motivo la dirigencia amarilla quiere perder posiciones y presencia en los estados que van a renovar gobiernos y Congresos locales, y pretende dar la imagen de un partido que sabe dialogar y construir pactos electorales”, se comenta en dicha columna.

En el PRI, mientras tanto, la carrera se ha reducido a dos competidores, Héctor Yunes Landa y Alberto Silva Ramos, aunque ambos con posiciones muy encontradas que podrían generar desunión en el seno del tricolor.

Federico Arreola menciona que el líder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, “no ha logrado poner orden en el priismo veracruzano. Si no lo hace, será su tumba. Y no solo la de él, sino también la del proyecto político de su jefe, el presidente Enrique Peña Nieto”.

Ante tales circunstancias, la primera incursión de Morena en una elección por la gubernatura de Veracruz podría ser histórica. Ya es de destacar que en las elecciones federales del 2015 haya ganado esa nueva organización política dos de los 21 distritos electorales en los que se divide la entidad, justos los mismos triunfos que consiguió el PAN, y un distrito más que el PRD.

“¿Con qué candidato o candidata?”, se pregunta Arreola, y él mismo se responde: “Eso no importa. Morena en Veracruz, como en el resto de México, es simplemente AMLO”.

Los candidatos independientes, todos, tienen muy escaso capital político. Acaso les ayude su desvinculación de los partidos políticos, tan desgastados en los años recientes.

El factor a resaltar en este proceso podría ser el gran número de aspirantes que aparezcan registrados en la boleta electoral, lo que provocará una pulverización del voto de los veracruzanos, punto a favor de la propuesta priista.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Página 40 de 40