martes 27 de junio del 2017
Filiberto Vargas

Filiberto Vargas

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Este planteamiento me lo hizo un abogado: Si, como dice la propia PGR, las autoridades de Guatemala han brindado su apoyo en este operativo para la captura del exgobernador de Veracruz Javier Duarte, ¿por qué las autoridades mexicanas no pidieron, en lugar de su extradición, su expulsión del país? *** Hay diferencias muy importantes en ambos casos. En primer lugar hay que advertir que la deportación procedía, pues Javier Duarte ingresó a tierras guatemaltecas con documentación falsa. El procedimiento implicaba la captura de Javier Duarte y su acompañante (su esposa) para ser enviados a su país, donde ya los estarían esperando los agentes de la PGR para capturar al exmandatario veracruzano. *** Este trámite es mucho más rápido que la solicitud de extradición, que puede tardar hasta 60 días. Y no sólo eso: El Articulo Decimoquinto del Tratado de Extradición entre México y Guatemala establece que “la persona reclamada que ha sido entregada de conformidad con este Tratado no podrá ser detenida, juzgada o sancionada en el territorio de la Parte Requirente por un delito distinto a aquel por el cual se concedió la extradición”. *** Con el correr de las horas este tema quedó aclarado. Las autoridades mexicanas solicitaron a sus pares de Guatemala la “detención provisional con fines de extradición” de Javier Duarte. Esto significa que quedó descartada la deportación del exgobernador de Veracruz (no así la de su esposa) y el proceso judicial en su contra se limitará a los delitos de Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, limitación que no existía por la vía de la deportación. *** En el nuevo sistema penal, ninguno de estos delitos amerita prisión, a menos que el juez de control considere que exista el riesgo de que el procesado se pueda fugar nuevamente, caso en el que se le aplicaría prisión preventiva (en los meses recientes hemos visto muchas decisiones similares en Veracruz) en tanto se desarrolla el juicio y se dicta sentencia. *** Lo que queda claro es que al ser extraditado evitará que se le procese por otros delitos de los que es señalado, como la desaparición de personas, fraude fiscal, peculado en contra del IPE, o esas dos órdenes de aprehensión emitidas por jueces locales, adicionales a la que ejecutó el gobierno federal. *** ¿Se trató, acaso, de un error de cálculo, o de una “sospechosa omisión”?

* * *

No estaba muerto, no estaba en Costa Rica, tampoco en Canadá. No lo tenía escondido el gobierno federal en el Campo Marte. No llegó a Nicaragua, no se hizo cirugía, ni adelgazó (de hecho, luce con algunos kilogramos de más respecto a su última aparición en público).
Javier Duarte de Ochoa fue detenido en el Municipio de Panajachel, Departamento de Sololá, en Guatemala. Su esposa Karime Macías, se encuentra también “bajo custodia”, según informó Stu Velasco, subdirector de la Policía Nacional Civil de Guatemala,
El exgobernador de Veracruz fue localizado en el hotel La Riviera de Atitlan, con vista a la bahía de Buenaventura, sitio en el que llevaba ya dos días, sin salir de su habitación. Se trata de un hospedaje “modesto” para sus posibilidades. Una habitación para dos personas tiene un costo de alrededor de dos mil pesos mexicanos por noche.
Hay versiones en el sentido de que la “pifia” del periodista Joaquín López Dóriga (quien subió en Twitter una fotografía de una pareja afirmando que se trataba de Javier Duarte y su esposa, quienes se ubicarían en Canadá) en realidad habría sido una jugada para “despistar” a las autoridades, pues justo en esos momentos viajaban a Guatemala familiares de la esposa del exgobernador.
Es de destacar la oportuna y atinada narración de la periodista Brenda Caballero, un día antes de la captura de Javier Duarte.
Se refirió al incidente en el que se vio involucrado José Armando Rodríguez Ayache, esposo de Mónica Ghihan Macías Tubilla y concuño de Javier Duarte de Ochoa, en el aeropuerto de Toluca. Lo acompañaban, dijo, tres mujeres y cinco niños. Mencionó a su esposa Mónica y a María Virginia Jazmín Tubilla, madre de ésta, así como a los niños Carolina, Emilio y Javier Duarte Macías (los hijos de Javier Duarte) además de Santiago y Paulina, hijos de Mónica y José Armando.
“No me crea usted, pero dicen que el destino de la familia es el vecino país de Guatemala”, refiere la columna de Brenda Caballero, quien más adelante se aventura a emitir un pronóstico:
“¿Estaremos cerca de una detención negociada después de las vacaciones de Semana Santa?”.
Con un ingenioso juego de palabras, el domingo, el gobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares pretendió adjudicarse el mérito de la captura de Javier Duarte, quizá su más efectiva promesa de campaña:
“Lo denuncie y está en prisión. Cumplí mi palabra”, dijo el mandatario estatal, y en los hechos, no hay una sola mentira en su dicho.
Lo que no aclara es que la denuncia que motivó la orden de aprehensión en contra de Javier Duarte no fue la suya, sino la que emitió la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, a partir de las denuncias presentadas, mucho antes que la de Yunes Linares, por la Auditoría Superior de la Federación.
“Me siento muy satisfecho, muy orgulloso de este gran logro. Todos los días escuchaba en las calles y en los medios el justificado reclamo de detener a Duarte, me lo exigían airadamente, hoy puedo decir con orgullo, Javier Duarte ya está en prisión, lo logramos, se hará justicia”.
Satisfecho, quizá, pues era una de tantas promesas de campaña que estaba sin cumplir.
¿Orgulloso? Es posible, si le motiva el orgullo a las instituciones federales, que fueron las que lo sacaron de ese apuro, y las mismas que –pretende él- habrán de sacarlo del aprieto en que está metido por otra de sus promesas incumplidas: Devolver la seguridad a los veracruzanos.
“Yo personalmente logré recuperar más de mil doscientos millones de pesos, lo repito: Yo personalmente logré recuperar más de mil doscientos millones de pesos en efectivo y bienes, que hoy son del pueblo de Veracruz y se invierten en mejorar la infraestructura hospitalaria”.
El día que Miguel Ángel Yunes Linares le baje dos rayitas a su egolatría, quizá serán más creíbles sus discursos.

* * *
Epílogo.
Inició en los tiempos de Miguel Alemán y continuó con Fidel Herrera. El trabajo que realizaba la Secretaría de Protección Civil le mereció reconocimientos a nivel nacional e internacional. Año con año, durante los períodos vacacionales, se montaban eficaces operativos que permitieron presumir “saldo blanco”. Hoy ya no es así. Los más recientes reportes hablan de al menos cinco personas ahogadas (dos visitantes de Puebla y tres veracruzanos) en lo que va del periodo vacacional. El 9 de abril, en Tuxpan, un joven de 15 años fue arrastrado por el mar. Cuatro días después, en el río Papaloapan, un joven de 16 años fue registrado como la segunda víctima y un tercer fallecimiento se reportó en Boca del Río. Al día siguiente se registró un ahogamiento en La Mancha, del municipio de Actopan y otro en La Antigua, en playa Chalchihuecan. Alguien no está haciendo bien su trabajo. *** Una muestra de que “los malandros” no respetan ni los días santos: Un comando armado secuestró a tres jóvenes el pasado fin de semana en un balneario cercano a Tierra Blanca. En el río Juliete, que se ubica cerca de la frontera entre Oaxaca y Veracruz, el comando irrumpió se llevó a punta de pistolas a una pareja, identificada como Ergit Domínguez Ruiz, de 33 años, e Itzel Hernández Díaz, de 25 años. Cuando se retiraban del sitio, los sujetos armados secuestraron a otro joven, de quien se desconoce su identidad. La pareja secuestrada pertenece a conocidas familias de Tierra Blanca. *** La captura de Javier Duarte llama más la atención, pero eso no quiere decir que la delincuencia haya ido a la baja. La “percepción” sigue siendo negativa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 12 Abril 2017 21:08

Punto de Vista * Las finanzas de Boca del Río

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Por más eufemismos con los que lo quieran adornar, lo cierto es que el programa yunista “Veracruz comienza contigo” tiene todas las características de una acción clientelar en vísperas de un proceso electoral que mueve a todos los veracruzanos. *** Ya Morena presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, pues dicho programa es operado por militantes del PAN y busca beneficiar a ese organismo político en las elecciones. *** Si a eso se le suma que son los propios legisladores panistas los encargados de promover la penetración a las zonas más vulnerables con este programa, se configura la intervención directa del aparato de gobierno en un proceso electoral. *** Ya lo dice López Obrador en su más reciente video: “Hay que decirles que sí, pero a la hora de la hora… ¡toma tu voto!”.

* * *

En noviembre de 2016 la casa calificadora Fitch Ratings emitió un comunicado para dar su opinión sobre el comportamiento financiero del ayuntamiento de Boca del Río. En ese documento los analistas le asignaron al municipio una calidad crediticia equivalente a BBB- con perspectiva “estable”.
Al momento de explicar las razones de esta medida, la calificadora planteó que entre las fortalezas de las arcas municipales se destacaba “el endeudamiento bancario nulo de largo plazo”, además de “no contar con planes de endeudamiento de largo plazo en el próximo año”.
También le reconocían a la administración que encabeza Miguel Ángel Yunes Márquez (hijo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares) una congruente generación de Ahorro Interno y la ausencia de contingencias por seguridad social así como por servicios de agua y drenaje.
Advertía Fitch Ratings, sin embargo, que el ayuntamiento de Boca del Río mostraba “una posición débil de liquidez, caracterizada por un pasivo circulante y una estructura de gasto operacional elevados que, en promedio de los últimos 3 años, ha consumido 87.9% de los ingresos fiscales ordinarios”.
Sorprende del análisis de la casa calificadora, que para ese entonces, hace seis meses, no estuvieran enterados de le pretensión del alcalde de contratar un crédito bancario por cien millones de pesos, para lo cual ya envió la correspondiente solicitud de autorización al Congreso local.
Tal vez era importante que la calificadora no lo supiera, pues eso hubiera impactado la calificación crediticia.
Si algo había caracterizado a Miguel Ángel Yunes Márquez en sus dos períodos como alcalde, era la prudencia con la que manejaba los fondos públicos.
En su primer período como alcalde el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán impulsó entre los presidentes municipales un proyecto para bursatilizar sus ingresos provenientes del impuesto a la tenencia vehicular. El gran operador de ese proyecto era el joven secretario de Finanzas, Javier Duarte.
Yunes Márquez se opuso a dicho procedimiento y su municipio no recibió un solo centavo de dicha bursatilización. Sin embargo, gracias a esa decisión, hasta la fecha el municipio no tiene que hacer ningún desembolso para cubrir ese compromiso.
Hoy es el último año de su gestión. En caso de contratar un crédito estará comprometiendo las finanzas de las próximas administraciones municipales. ¿Cuáles son las razones que obligan a Miguel Ángel Yunes Márquez a cambiar su postura respecto a la deuda pública?
Argumentos los tiene. A Boca del Río, como a todos los municipios de la entidad, el gobierno estatal le sigue debiendo una importante suma de fondos federales que “se perdieron” en la licuadora implementada por Javier Duarte. Lo que pretende el gobernador es “patear el bote” y negociar el próximo año con los nuevos alcaldes, de manera que ese compromiso no impacte las de por sí endebles finanzas del Estado.
Otra razón para decidirse a contratar este crédito, es que ahora cuenta con “derecho de picaporte” en Palacio de Gobierno y son momentos propicios para la inversión, más si se dan en el ámbito político.
Allá por 2009, cuando varios de los colaboradores más cercanos de Javier Duarte se lanzaron a la aventura municipal, recibieron del aspirante a la gubernatura una promesa: “Una vez que llegues a la alcaldía, vas a recibir un apoyo del Estado, como nunca lo ha recibido ese municipio”.
Los alcaldes tomaron posesión en enero del 2010, y en diciembre de ese año Javier Duarte asumió el cargo de gobernador. Cuando sus amigos, los alcaldes, le recordaron aquella promesa, el mandatario estatal los cuestionó: ¿Cómo andan las finanzas municipales? ¿Crees que puedas conseguir un crédito?
La respuesta fue: Las finanzas están sanas.
“Entonces gestiónalo, yo te ayudaré a pagarlo. Así tendrás acceso al recurso con más rapidez”.
De más está decir que esa promesa, como muchas otras, se perdió en el orgiástico derroche en el que se convirtió la administración duartista y la deuda en esos municipios sigue siendo pagada por sus habitantes.
¿Será, acaso, en esos términos, el acuerdo para endeudar a la administración municipal boqueña?

* * *

Epílogo.
Porque en el ejercicio público y en nuestra vida cotidiana, el respeto a la dignidad de la mujer es premisa irrefutable, sirva este espacio para reproducir un fragmento de lo escrito por la joven Karla Navarra Velasco: “Soy una mujer de trabajo, honesta y de valores. Respetuosa de la vida de las personas, pero que entiende que existe la vileza social de hacer escarnio de quien sólo se dedica a trabajar. No merece ningún comentario en específico la vil mentira de la que fui objeto y menos la cobardía de repetirla, seguiré esforzándome por ser una veracruzana que con su trabajo y honor contribuya a hacer la diferencia”. Quienes conocen el caso sabrán reconocer el valor de estas palabras. *** En atención a la natural inactividad pública en estas fechas, el siguiente Punto de Vista habrá de publicarse hasta la próxima semana. Gracias.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 12 Abril 2017 09:42

Punto de Vista * Yunes y sus contradicciones

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
La captura en Italia del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, quien tiene procesos abiertos en su contra tanto en México como en Estados Unidos, por delitos contra la salud y lavado de dinero, remite por fuerza a la búsqueda que se realiza también a nivel internacional del exgobernador de Veracruz Javier Duarte. *** En días recientes se destacó que, en su calidad de prófugo, Javier Duarte ya superó los 180 días que se mantuvo evadido el capo Joaquín “El Chapo” Guzmán tras su segunda fuga, sin embargo, las órdenes de aprehensión contra Yarrington fueron emitidas en 2012 (en diciembre de ese año se pidió apoyo a la Interpol para localizarlo), esto es, que tardaron cinco años en localizarlo y capturarlo. *** Desde que se inició la búsqueda de Tomás Yarrington, una de las primeras medidas tomadas por las autoridades fue bloquearle el acceso a su dinero, de manera que se viera acorralado. Un lustro después se pudo comprobar que el exmandatario tamaulipeco siguió llevando la vida de un “próspero empresario”. *** Esa misma medida se tomó con Javier Duarte y han surgido versiones del gobierno federal en el sentido de que “se le está acabando el dinero”, por lo que su captura estaría próxima. *** El caso Yarrington nos obliga a tomar con muchas reservas el optimismo de la Federación.

* * *

Quienes conocen a Miguel Ángel Yunes elogian, entre otras cosas, su privilegiada memoria. No olvida un nombre, no olvida un rostro… mucho menos un agravio.
El gobernador de Veracruz afirma que él no pacta con la ley. Tiene muy fresco en la memoria los días que lleva gobernando y la cantidad de días que acumularon, en ese mismo cargo, Fidel Herrera y Javier Duarte.
Se olvida, sin embargo (aunque tal vez no quiera recordarlo) que él mismo confesó que persiguió a los cómplices de Javier Duarte y los “convenció” que devolvieran lo que era de los veracruzanos.
Narró, incluso, que en un caso la única condición que puso el delincuente fue “que no involucraran a su esposa”. Y lo consiguieron. Devolvieron dinero y algunos bienes, señalaron a otros cómplices y garantizaron su libertad y el goce pleno del resto de sus fortunas.
No sé cómo le llamen a eso en la cultura de los Yunes-Márquez. En Veracruz y en México, eso es negociar con la ley.
Les reclama Yunes Linares a los reporteros (sí, el mismo que habla de “respeto a la libertad de expresión”) que sólo se dediquen a escudriñar en sus 130 días de gestión y se olviden de los más de 4 mil días en los que –asegura- Veracruz fue entregado a la delincuencia organizada.
Y de él reitera: “No hay quien pueda señalar que yo haga pactos con delincuentes”.
No hace falta.
“A confesión de parte, relevo de pruebas”, es un axioma jurídico que significa que quien confiesa algo libera a la contraparte de tener que probarlo.
Si hoy se analiza el (mal) desempeño de Miguel Ángel Yunes Linares como gobernador, es porque hoy es él quien tiene en sus manos el destino de los más de ocho millones de veracruzanos. En su momento, esta misma prensa cuestionó la actuación de Fidel Herrera y de Javier Duarte.
¿O hasta dónde llega su arrogancia como para asumir que él, y sólo él, enfrentó a sus antecesores?
Se asume como vocero del Grupo de Coordinación Veracruz (ese ente en el que confluyen los mandos estatales y federales encargados de combatir la delincuencia en Veracruz), pero termina admitiendo que mintió (o “se equivocó”) cuando aseguró que los marinos que fueron secuestrados –y que siguen sin aparecer- “no estaban trabajando”, versión que más tarde desmintió el comandante de la Primera Región Naval, Fernando Arturo Castañón Zamacona:
“Hubo seguramente una información que yo no recibí de manera adecuada, es mi responsabilidad haber dicho que no estaban trabajando y sí estaban trabajando”, admitió el mandatario estatal.
Es incapaz de admitir su responsabilidad en las grandes pifias de su administración.
Si se ha disparado la inseguridad es, en primer lugar, por “un problema de percepción”, pues él tiene números que indican que la delincuencia ha ido a la baja. Frente a la inocultable existencia de cadáveres, de víctimas de ejecuciones sumarias, la culpa tampoco es de él, sino de las autoridades federales (sí, las mismas que han atendido las peticiones de Yunes Linares de mayor presencia en Veracruz) porque se trata de “crímenes vinculados con la delincuencia organizada, esto es, del fuero federal”.
Cuando encierran en la cárcel a exservidores públicos detenidos en estos 130 días, a pesar de que los cargos que se les imputan no ameritan la prisión, entonces “los jueces han valorado de forma imparcial, el riesgo de que se sustraigan de la justicia”.
Pero si esos mismos jueces exhiben las torpezas de una apresurada carpeta de investigación, como el caso de la banda de asaltantes de viviendas, integrada por sujetos de origen peruano, entonces se trata de “criterios que nosotros (el gobierno estatal y la Fiscalía, es de suponer) no compartimos”.
Y no sólo es en el ámbito de la seguridad pública.
En materia financiera, Yunes Linares expresó que no se podía aprobar el presupuesto de egresos enviado al Congreso local por su antecesor, Flavino Ríos Alvarado, pues “éste no se ajusta a la realidad que enfrenta Veracruz”.
Y adivinen qué: Será ese presupuesto el que regirá el gasto de la administración estatal durante 2017. Aunque, cabe aclarar, el actual gobernador le “avisó” al Congreso local que “hará los ajustes que considere pertinentes”, con lo que pretende pasar por encima de la Constitución local.
Decía Martín Lutero, aquel teólogo alemán: “Una mentira es como una bola de nieve: cuanto más rueda, más grande se vuelve”.

* * *

Epílogo.
Y muy a nuestro pesar, para alimentar ese severo problema de “percepción”, hay que mencionar que la mañana del martes tres elementos de la Policía Municipal de Mecatlán y dos de la Policía Auxiliar (IPAX), que viajaban por la carretera estatal Espinal-Coyutla, con destino a Mecatlán, para llevar el dinero que correspondía a beneficiarios del programa Prospera, fueron emboscados por cuatro sujetos armados a bordo de un automóvil Volkswagen Bora, color negro. Los asaltantes dispararon contra los policías y tras sacarlos de la carretera los despojaron del dinero. Horas más tarde se confirmó que uno de los policías municipales, que resultó herido en el ataque, falleció cuando era atendido en el hospital regional de Entabladero. *** Flavino Ríos ya está en su hogar, donde deberá permanecer (salvo que sea requerido por el juzgado o haya una justificación médica) durante un año, mientras se desahoga el proceso en su contra. Quienes han estado cerca de él confirman que el estado de salud del exgobernador interino sí llegó a complicarse, por lo que sus traslados al hospital, y más tarde a su domicilio, al margen de las presuntas negociaciones, estaban justificados.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Martes, 04 Abril 2017 20:42

Punto de Vista * 90 días desperdiciados

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
No se justifica, pero es explicable que al gobernador de Veracruz le esté costando trabajo (aunque él asegura que de esto sabe, ¡y sabe mucho!) abatir la delincuencia y la violencia vinculada con el crimen organizado. *** La gran extensión del territorio veracruzano y sus características geográficas impiden que se puedan aplicar estrategias eficaces para acotar a las bandas delictivas. *** Lo que no se entiende es que después de 120 días de gestión, todavía no hayan podido poner orden en los reclusorios de la entidad. *** La visitadora general de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Elenka Tapia Mendoza dio a conocer que ese organismo emitió una recomendación al gobierno de Veracruz, por la existencia de “cogobierno” de las autoridades y los capos del narcotráfico, en las cárceles estatales. *** El eufemismo “cogobierno” no es otra cosa que el control de la delincuencia organizada de las cárceles de Veracruz. Eso significa la existencia de actos de corrupción en un gobierno que ha utilizado como bandera el combate a esas prácticas. *** ¿Por qué para resolver ese problema el gobierno estatal no ha pedido el auxilio de la Federación? ¿Acaso la experiencia de gobernador en materia penitenciaria no ha servido de nada?

* * *

¡Todo era mentira!
Fue un embuste lo que Miguel Ángel Yunes Linares les planteó a los legisladores en el mes de diciembre del 2016, para que le concedieran una prórroga y replantear el presupuesto de egresos del 2017, pues aseguraba que el aprobado -producto de una propuesta del exgobernador interino, hoy vinculado a proceso, Flavino Ríos Alvarado- no se apegaba a la realidad, ya que no consideraba los 22 mil millones de pesos que, aseguraba Yunes Linares, presentaban las finanzas estatales.
Además, dijo, necesitaba que dicho presupuesto se apegara al Plan Veracruzano de Desarrollo 2016-2018.
En aquella ocasión, el último día del 2016, en este mismo espacio se advirtió sobre lo conseguido por Miguel Ángel Yunes Linares: “El voto de confianza al que tenía derecho ya lo agotó. Compró con él la aprobación de un Fiscal General a modo y la posibilidad de hacer ajustes a su presupuesto en los próximos tres meses”.
El artículo quinto transitorio del presupuesto de egresos establece: “El Poder Ejecutivo del Estado, en un plazo que no excederá de noventa días contados a partir de la entrada en vigor del presente decreto, deberá presentar ante el H. Congreso del Estado una propuesta de ajustes a la Ley de Ingresos y al Presupuesto de Egresos para el ejercicio 2017”.
Esta semana se venció ese plazo de 90 días y lo único que envió Yunes Linares fue un oficio en el que se señala que “se ejercerá el presupuesto aprobado el pasado mes de diciembre por la Legislatura”, aunque se anticipa que “durante el año se harán los ajustes que sean necesarios, mismos que se notificarán puntualmente a esta Soberanía, en atención a las disposiciones legales que nuestro Estado contempla”.
¿Para qué sirvieron, entonces, estos tres meses?
¿Se ejercerá el presupuesto aprobado, o se harán ajustes?
Durante su reunión con los legisladores, el 28 de diciembre del 2016 (casualmente, el Día de los Inocentes) Miguel Ángel Yunes anunció cinco líneas de acción durante su mandato: Transparentar y manejar con honestidad los recursos públicos; ajustar “drásticamente” (así lo dijo) al gasto corriente del estado sin afectar programas sociales; reestructurar y refinanciar la deuda para distribuirla a largo plazo; revisar y validar los pasivos de corto plazo, e iniciar el proceso de recuperación de los bienes sustraídos.
Está claro que entrados ya en el quinto mes de su administración, Yunes Linares no ha cumplido, ni de cerca, ninguno de esos puntos.
El tema de la transparencia queda en evidencia con el quinto punto. Es la fecha en la que no se ha informado cuánto ha recuperado su administración de lo que presuntamente fue sustraído en forma ilegal por servidores públicos de la pasada administración.
El “drástico” recorte tampoco existe, pues el propio gobernador en su misiva al Congreso anuncia que habrá de ejercer el presupuesto aprobado en diciembre del 2016. Sobre los pasivos de corto plazo, valga decir que siguen sin ser pagados.
El Presidente de la Comisión de Hacienda del Estado, Sergio Rodríguez, fue más allá en busca de las respuestas que no encontró en el oficio enviado por el Jefe del Ejecutivo.
Se apegó a la plática que la semana pasada les dio la titular de Finanzas del Estado, Clementina Guerrero, en la que informó que habría ajustes al gasto del orden de mil 200 millones de pesos, lo que significa apenas el 5.45 por ciento del déficit que tanto ha anunciado Yunes Linares. (El diputado, erróneamente, comentó que equivalía al 3.85 % de los 22 mil millones de pesos).
Sergio Rodríguez anunció que desde la Comisión que él preside se haría una propuesta que elevara el ajuste presupuestal hasta los 2 mil 200 millones de pesos, esto es, el 10 por ciento del supuesto déficit.
Lo que los legisladores deben dejar muy claro es que no son, de ninguna manera, subordinados del Ejecutivo, que el gobernador no puede ignorar un ordenamiento legal, como es el Decreto emitido por la Legislatura y publicado en la Gaceta Oficial, en el que se le daba un plazo de 90 días para hacer los ajustes pertinentes al presupuesto del 2017, no para que los hiciera “en el transcurso del año”.
Si el gobernador, sobrado de tiempo como cree estar, decide tirar por la borda los 90 días de prórroga y retornar al punto de arranque (el presupuesto propuesto por Flavino Ríos) significa que no tiene la menor intención de reducir “drásticamente” el gasto corriente.
El déficit que, dice Yunes Linares, presentan las finanzas de Veracruz, representa más del 20 % del presupuesto total del Estado. El ajuste planteado por Clementina Guerrero apenas significa el uno por ciento de dicho presupuesto.
¿Dónde está el drástico recorte al gasto?
Yunes Linares menciona en su documento que en lo que va de su administración se han realizado “importantes acciones y esfuerzos recaudatorios y de control presupuestal”.
No es cierto. Cuando se refiere a “ajustes al gasto operativo de las dependencias”, o cuando habla de “reducir los arrendamientos y restringir la transportación aérea”, pretende darles “atole con el dedo” a los veracruzanos.
Ya en este mismo espacio se comentó que los supuestos ajustes al gasto no son otra cosa que una lista de buenos deseos, y que el propio gobernador le ha encontrado un especial gusto a trasladarse en las naves aéreas del estado, esas que –dijo- estaban inservibles.
Cabe recordar que el secretario de Infraestructura y Obras Públicas, Julen Rementería, fue sorprendido utilizando un helicóptero del gobierno estatal para sostener reuniones con grupos de panistas que se disputaban posiciones rumbo a la contienda municipal.
Y todavía tienen la cara dura de “exhortar a los Poderes, a los ayuntamientos y a los organismos autónomos, a realizar acciones de control y ajuste presupuestal”.

* * *

Epílogo.
Este miércoles a las 11 de la mañana, en la sala de juntas de la delegación del ISSSTE, en sesión privada de la Junta Directiva, rendirá protesta Elizabeth Morales García como nueva delegada. *** Una lección para nuestras “eficientes” corporaciones policiacas: Un operativo de “inteligencia” de la policía de Puebla permitió la captura de “El Buchanans”, líder de un cártel dedicado a la ordeña de ductos de gasolina, que operaba en límites de Veracruz y Puebla. Al momento de su captura a “El Buchanans” (que durante un tiempo fue comandante de la policía municipal de Maltrata, Veracruz) le confiscaron pistola escuadra, un rifle A.K -47, 15 mil 275 cartuchos útiles, 900 litros de gasolina, una camioneta de redilas y una camioneta modelo Ford de lujo, modelo 2017. “El Buchanans” forma parte del cártel de Los Zetas y se le atribuye responsabilidad de la violencia que se ha desatado en lo que se conoce como el Triángulo Rojo de Puebla. A él se atribuye el secuestro y la ejecución de tres policías ministeriales de Puebla, que aparecieron abandonados en la batea de una camioneta cargada con zacate en el municipio de Maltrata.

Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Quizá la razón de tantas críticas para el titular del área administrativa del DIF estatal, sea que a él le ha tocado ser el “portador de las peores noticias”. *** Es a él a quien le toca la difícil labor de informar a los trabajadores de esa dependencia que “sus servicios ya no son necesarios”. *** Semana a semana Javier Marín Atristain, licenciado en Administración, egresado del colegio Cristóbal Colón, tiene que transmitir tan nefastas noticias a no menos de diez empleados. Apenas la semana pasada ocho trabajadores del DIF fueron notificados de que estaban dados de baja, y este lunes ya iban otros tres. *** Los comentarios del personal van en el sentido de que muchos de estos despidos se han dado para generar espacios para más “emisarios de Puebla”, estado del que provienen la actual directora del DIF, María Laura García Beltrán y una buena parte de sus más cercanos colaboradores. *** Es cierto que son muchos los servidores públicos despedidos; también es cierto que muchos se han ido debido al pésimo carácter y el comportamiento agresivo y soez de la directora. Efectivamente, muchos de los nuevos funcionarios llegaron de Puebla, pero también han tratado de incorporar a veracruzanos. El problema es la falta de “empatía” con la nueva titular. *** ¿El desempeño de la nueva administración del DIF? De regular a malo, y ante cada ineficiencia, siempre ponen como escudo a los que se fueron, una cantaleta que ya nadie les cree.

* * *

Alma Aleida Sosa Jiménez, juez de control. ¿Le suena el nombre?

Sí, es la misma que vio el caso del exgobernador Flavino Ríos Alvarado. En esta ocasión le tocó estar al frente del proceso que se lleva en contra del exdirector de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) y suegro de Eduardo Vega Yunes (sobrino de Miguel Ángel Yunes Linares) Francisco Antonio Valencia García.

Este lunes hubo audiencia de control y la Fiscalía dio a conocer que abrió un proceso de Francisco Valencia por los delitos de tráfico de influencias, abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, peculado y coalición. La juez lo vinculó a proceso.

Lo que se supo es que la Fiscalía General del Estado tiene oficios en los que tanto Mauricio Audirac (en ese entonces secretario de Finanzas) como Carlos Aguirre (que fungía como subsecretario) le instruían al titular de CAEV que transfiera a cuentas de Sefiplan fondos que habían llegado de manera directa de la Federación a la Comisión del Agua.

Mostraron también oficios en los que Francisco Valencia ordena a Noé Rodrigo Hernández Hernández, quien era el subdirector administrativo de la CAEV, que realizara las transferencias solicitadas por Sefiplan.

No se debe pasar por alto que Noé Rodrigo Hernández es hoy el titular administrativo del Colegio de Bachilleres de Veracruz, cargo que asumió desde el inicio de la actual administración estatal, lo que lo ubica como protegido o informante de Yunes Linares.

El único alegato de la defensa de Francisco Valencia fue que éste sólo “cumplió órdenes”. Se prevé que en los próximos días se dé a conocer que un nuevo despacho jurídico se hará cargo de la defensa del extitular de CAEV, al parecer hasta el momento el que menos preparado estaba para hacer frente a un proceso penal.

Mientras tanto, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares salió a defender el tema del cateo a una residencia que –se supone- es el domicilio de Carlos Aguirre Morales. 

El gobernador, que cuando le interesa se convierte en vocero de la Fiscalía, y cuando no le conviene se acuerda de que aquél es un organismo autónomo, explicó que debido al nuevo sistema penal era necesario avisar a los representantes jurídicos del exservidor público que se procedería al cateo, que tenía como único fin “determinar si Carlos Aguirre estaba presente, no para realizar incautaciones”.

Como el tema del “debido proceso” es cada vez más delicado, Yunes Linares también salió a aclarar que la filmación del cateo estuvo a cargo de personal del Poder Judicial (“no me ayude, jefe”, le habrá dicho Edel Álvarez Peña).

Así pues, lo que quiso dejar en claro el gobernador es que no hay ningún acuerdo “en lo oscurito” con Carlos Aguirre.

Lo que no se ha dicho es que desde hace mucho tiempo el domicilio cateado ya no es el lugar donde reside el exsubsecretario de Finanzas. 

Desde que renunció a la administración estatal, dicen, se fue a vivir y trabajar en la ciudad de México, viendo –por cierto- temas personales de su amigo, el entonces gobernador Javier Duarte.

Cuando viajaba a Xalapa y tenía que pernoctar, se quedaba en otro domicilio, por cierto cercano al de Flavino Ríos Alvarado. Seguramente los informantes del gobernador habrán aportado con oportunidad esos datos.

Será interesante ver si en este proceso es llamado a cuentas el actual titular administrativo de Cobaev, servidor público que vio pasar a todos los titulares de la Comisión del Agua.

Con seguridad tendrá mucho qué aportar.

* * *

Epílogo.

Lo sucedido el pasado domingo en una de las zonas más exclusivas de Xalapa (los fraccionamientos Valle Rubí, La Marqueza y Monte Magno) debe llamar a la reflexión. Elementos de la policía estatal y de la Gendarmería persiguieron y se enfrentaron a tiros con una banda dedicada al robo de residencias. El saldo fue de cuatro detenidos, mientras que dos más lograron darse a la fuga. Lo que ha trascendido en las horas recientes es que se trata de personas de nacionalidad peruana. *** Por lo pronto, la regidora titular de la comisión de Participación Vecinal, Leticia Amira Delgado Hernández, denunció que Seguridad Pública ha disminuido los rondines en las colonias de Xalapa y los delitos van a la alza. Mencionó que los jefes de manzana le expresaron su temor frente al incremento de la delincuencia y su inconformidad por la lenta respuesta de la policía estatal y de la Gendarmería. *** Ahí nada más para consignar la “percepción” ciudadana respecto a la inseguridad, lo que la gente ve es que mientras las colonias siguen abandonadas por las autoridades, un espectacular contingente policiaco fue trasladado al centro de Xalapa para desalojar a campesinos que reclaman atención a sus demandas. *** Cuando la autoridad policiaca se desentiende de la población para resolver temas de carácter político, el resultado es la represión. *** Un mes, al menos, ocupará José Luis Enríquez Ámbell la curul que deja, por enfermedad, Gerardo Buganza Salmerón en el Congreso local. Seguro estoy que hará un trabajo muy destacado. Siempre se preparó para una tarea como esa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Domingo, 02 Abril 2017 20:42

Punto de Vista * Sigue la cosecha

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Bien dicen que “el que se ríe, se lleva” y “como trates, te tratarán”. *** Cada vez se porta más “pesado” el gobernador Yunes Linares cuando hace referencia al gremio periodístico. *** Hoy califica de “babosadas” las versiones publicadas en diversos medios sobre la supuesta donación (u “obsequio”) de una fracción del rancho “Las Mesas” (decomisado a Javier Duarte) a directivos de Televisa. *** He leído muchas críticas a la forma de gobernar de Miguel Ángel Yunes; se le ha criticado de prepotente, de embustero, de ineficiente, de ególatra, pero a nadie le he escuchado de califique sus acciones como “babosadas”, ¡vaya, ni siquiera en aquel numerito que montó cuando pretendió detener a la horda de saqueadores de una plaza comercial en Veracruz! *** Con decir que la información era falsa y sin sustento, hubiera sido suficiente. Tachar a los comunicadores de ignorantes o “babosos” abona el terreno para que se siga atentando en contra de ellos. *** No respeta la libertad de expresión quien ignora la crítica y descalifica denostando.

* * *

Cuentan que recibió una llamada en la que le advertían que iban por él. Eso le permitió huir antes de que aparecieran los elementos de la Fiscalía General del Estado.
La noche del pasado viernes, justo el mismo día que fue detenido en Perote el extitular de la comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV) Francisco Valencia, otro grupo acudió al domicilio de Carlos Aguirre Morales, quien fungiera como subsecretario de Finanzas en la administración de Javier Duarte, pero que también fue Tesorero en el gobierno de Fidel Herrera Beltrán.
La residencia de Carlos Aguirre se ubica en el fraccionamiento Las Ánimas y al no localizar al propietario, las autoridades de la Fiscalía realizaron un cateo, luego del cual decomisaron una camioneta y dinero en efectivo.
En agosto del 2016 Carlos Aguirre promovió el amparo 735/2016 en el Juzgado Segundo de Distrito en Xalapa, el cual le concedió la suspensión provisional contra mandamientos ministeriales o judiciales que lo priven de su libertad.
Sin embargo, ante la sucesión de hechos en los que han sido detenidos otros exfuncionarios, Aguirre Morales prefirió no arriesgarse y se dio a la fuga.
Las bondades de una estrategia como la que está aplicando el gobernador Miguel Ángel Yunes en contra de duartistas y fidelistas, es que cada golpe que aplica le sirve a la vez como distractor y como bandera propagandística rumbo a las elecciones municipales del próximo mes de junio.
La captura de Francisco Valencia y el operativo en contra de Carlos Aguirre, por ejemplo, redujeron el impacto que en otras circunstancias hubiera tenido la aparición de un grupo civil armado en Las Choapas, que decidió velar por sus propios intereses, ante la incapacidad de las llamadas “fuerzas del orden”.
Rogelio Franco, secretario de Gobierno, asegura que en Veracruz no existen grupos de autodefensa y que en el caso de los llamados “Tres Mil”, estos entregaron sus armas a las autoridades.
Lo cierto es que fue este grupo el que cerró la ciudad, el que recorrió los alrededores y el que, al final, consiguió la liberación, con vida, de la señora Nancy Jaime, esposa de un ganadero de la región, quien había sido secuestrada el lunes 27 de marzo.
Los operativos policiacos en contra de conocidos ex servidores públicos, pretenden distraer la atención de temas que cada día son más preocupantes, como el hecho de que entre diciembre del 2016 y febrero del presente año, se hayan registrado 45 secuestros en Veracruz, lo que coloca a esta entidad en el segundo lugar nacional en ese tipo de delitos, según el reporte del Secretariado Ejecutivo para el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SSNP).
¡Qué bueno que se esté actuando contra todos aquellos funcionarios que hicieron mal uso de su cargo y se enriquecieron con el dinero de los veracruzanos! Pero esas acciones no nos deben distraer de la exigencia al mandatario estatal para que cumpla con los compromisos realizados durante su campaña.
Entramos ya al quinto mes de su gobierno (un gobierno de escasos dos años) y no se vislumbra una solución para la creciente violencia.
En el extremo sur de la entidad, la pasada semana un grupo delictivo amputó parcialmente los dedos a seis inmigrantes de nacionalidad hondureña a quienes mantuvieron durante varios días secuestrados en Coatzacoalcos hasta que sus familias pagaron el rescate; posteriormente los abandonaron en la carretera Transístmica entre Medias Aguas y Achotal, de los municipios Sayula de Alemán y San Juan Evangelista.
La noche del sábado, en la carretera federal 145, tramo Sayula-Rodríguez Clara, fue hallado el cuerpo sin vida de una mujer, con varias heridas de bala, en el interior de una camioneta.
En San Rafael, en una parcela ubicada en la comunidad de Galvarino Barria, fue encontrado un cuerpo al que le fue separada la cabeza y las extremidades, que fueron encontradas a varios metros de distancia. La víctima fue identificada como Fernando López Cruz quien había sido reportado como desaparecido en la comunidad de Puntilla Aldama.
Todos estos hechos, más la incesante violencia en la zona de Córdoba, y los atentados contra comunicadores, son tareas pendientes del actual gobierno, al que se le reconoce que cuando un tema le interesa, actúa con sorprendente eficacia.
Otra de las funciones de estos operativos contra exfuncionarios es la de la propaganda. Ya alguien lo había advertido: “Conforme se acerquen las elecciones, habrá más capturas, más golpes contra la corrupción. Ese fue el tema que llevó a la gubernatura a Miguel Ángel Yunes y la estrategia es mantenerlo vigente”.
Al final, al menos en Xalapa, habrá que valorar qué pesa más, si la captura de los corruptos, a los despidos entre la burocracia.

* * *

Epílogo.
La Procuraduría General de la República (PGR) parece haber pegado un fuerte golpe a una organización de reciente cuño, los llamados “35 Z”, quienes anunciaron su llegada a Xalapa a finales del año pasado. En un operativo realizado la madrugada del sábado, las fuerzas federales allanaron una “casa de seguridad” de esta organización, en la colonia Framboyanes de Xalapa. En estos hechos fue abatido uno de los presuntos delincuentes y dos agentes de la PGR resultaron heridos. Además fueron rescatadas dos personas que habían sido secuestradas por este grupo y lograron la captura de dos de sus miembros. *** Los “35 Z” operan principalmente en la zona de Tuxpan y Poza Rica. Al parecer son dirigidos por alguien conocido como “El Negro Gallero” y por Erick Manuel Lee Becerra, alias “El Güero Lee”. *** Ojalá haya más golpes como este y de pronto la sociedad “perciba” que en realidad se está combatiendo a la delincuencia en Veracruz.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Un duro golpe mediático, sin duda alguna, el aplicado por Miguel Ángel Yunes Linares (o por su fiscal, para ser más correcto) con la captura de Mauricio Audirac. *** Como ha sucedido en los casos de Arturo Bermúdez y de Flavino Ríos, de nada ha valido que los delitos de los que se le acusan no sean considerados graves. De todas formas la juez de control Alma Aleida Sosa Jiménez (la misma que determinó la prisión preventiva para el exgobernador interino) dispuso que Mauricio Audirac se mantenga en prisión al menos por un año. *** Lo mismo que en el caso de Flavino Ríos, los abogados de Audirac habrán de buscar la protección de la justicia federal por irregularidades en el proceso. Una de ellas, que parece recurrente: La fotografía de Mauricio Audirac al momento de ser “fichado” fue filtrada a la prensa, como sucedió en su momento con el extitular de Seguridad Pública. *** En aquella ocasión Yunes Linares anunció que había dado instrucciones a Jaime Téllez Marié para que diera con el responsable de tal filtración y se le sancionara. Hasta la fecha nada se sabe de esa investigación, pero la “maña” no ha sido erradicada. *** A menos, claro está, que las filtraciones se den por órdenes de “muy arriba”.

* * *

Tal vez para muchos resulte una obviedad, pero se trata de un dato de especial relevancia: Miguel Ángel Yunes Linares es millonario.
Él, con su familia, es poseedor de una fortuna muy importante. Su origen ha dado pie para múltiples especulaciones. La versión oficial habla de que uno de sus hijos, Omar, se encarga de administrar y hacer crecer los negocios familiares, que van desde una respetable cadena de franquicias de comida asiática, hasta inversiones inmobiliarias.
Quizá esta bonanza económica, que no es reciente, explique la falta de habilidad (y de disposición) por parte del actual gobernador de Veracruz, para aplicar verdaderas medidas de austeridad al gasto público.
Él mejor que nadie sabe la crítica situación que viven las finanzas estatales. De hecho esa condición ha sido una de sus principales banderas desde antes, incluso, de tomar posesión.
Ha sido él quien ha calculado el déficit presupuestal del Estado por encima de los 22 mil millones de pesos.
En el mes de diciembre, cuando todavía gozaba de los beneficios de la duda, consiguió que los diputados locales le autorizaran una prórroga de tres meses para definir el presupuesto del presente año, con el argumento de que el aprobado por el Poder Legislativo, a partir de una iniciativa enviada por el gobernador interino Flavino Ríos, no se apegaba a la realidad, ni contemplaba los ajustes que sería necesario hacer para abatir el déficit.
Los tres meses ya se agotaron y no se ve aún cómo habrá de abatir ese déficit.
Si los ingresos del Estado rondan, por año, en los 100 mil millones de pesos, el presupuesto de egresos debe preverse con un techo no mayor a los 90 mil millones, de manera que al final su administración, Yunes Linares entregue una administración nivelada en sus ingresos y egresos.
Con la renegociación de la deuda bancaria, Yunes Linares podría recuperar unos mil millones de pesos, de los seis mil millones que en la propuesta original de presupuesto se consideraron como “servicio de la deuda”. El resto se tiene que obtener de la reducción del gasto corriente, esto es, que la administración estatal debe gastar 9 mil millones de pesos menos este año.
El pasado miércoles la titular de Finanzas y Planeación, Clementina Guerrero, acudió al Palacio Legislativo para plantearles algunas de las medidas que pretenden tomar para ajustar el gasto. Sumando todas ellas apenas se reducen los egresos en unos mil 200 millones de pesos.
¿Y lo demás?
A menos que en la propuesta que habrá de presentar el gobernador hagan un acto de magia, no podrá reducir el déficit, ya no digamos todo, ni siquiera a la mitad.
Y es que no hay una verdadera y profunda reingeniería administrativa. Las dependencias del estado no sólo no se han compactado, sino que algunas se han ampliado.
Sí, se ha recortado personal (de mala manera, acusando a los despedidos de ser “aviadores” o de pertenecer a la “pandilla de Duarte”) pero esos espacios han sido ocupados por los “amigos” de los nuevos titulares. El ahorro en esa materia ha sido insignificante.
¿Recuerda usted cuando, en sus primeros días como gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares viajó a la ciudad de México en un vuelo comercial?
Explicó en aquella ocasión que resultaba mucho más barato que utilizar las naves del estado, pues eso representaba pagar el combustible, la estancia en el aeropuerto del Estado de México y, eventualmente, el uso de un helicóptero en la capital del país.
¿Lo ha visto alguna otra vez abordando un vuelo comercial?
¿No?
Pues déjeme decirle que han sido muchos los viajes que ha realizado Yunes Linares a la capital del país desde que asumió el cargo, y ya le encontró el gusto a viajar en naves aéreas propias.
¿Dónde quedó, pues, el afán de economizar?
Volvamos al dato inicial: Miguel Ángel Yunes Linares es millonario… y por ningún motivo está dispuesto a darse una vida de pobre. Y si no lo hace él, ¿por qué habrían de hacerlo sus colaboradores?
¿Ahorro? ¡Qué va!
Eso es para el discurso, para seguirle echando la culpa de su ineficacia a Javier Duarte.

* * *
Epílogo.
Loable, en verdad, la intención del diputado suplente en funciones Tito Delfín Cano, de enderezarle la plana a su amigo y jefe político, el gobernador Yunes Linares. Según el legislador, para calificar el desempeño del actual gobierno en el combate a la delincuencia tenemos que esperar dos años (o sea, hasta que se vaya este gobernador). Alguien debería decirle que fue el propio Miguel Ángel Yunes el que se puso ese plazo de seis meses. Y no, no sería “irresponsable” que él en su calidad de legislador calificara la actuación del mandatario estatal. Lo verdaderamente irresponsable sería dejar al propio gobernador que se auto-califique. *** Dicen que no es de los que amenaza en vano. Lo cierto es que este jueves el Pleno del congreso federal aprobó la solicitud de licencia de Fidel Kuri Grajales, quien irá con la bandera del PRI y del PVEM en pos de la alcaldía de Boca del Río. Sí, la misma que hoy regentea Miguel Ángel Yunes Márquez. Quien sugiera que en esta candidatura está metida la mano de Fidel Herrera… podría estar en lo cierto. Ya son muchas las voces que menciona que desde la capital del país, el “Diablo de Nopaltepec” está metiendo la cola, lo que no debe tener muy contento al “primer panista de Veracruz”. *** Es inevitable. Se tiene que hacer referencia a la “percepción” de una creciente violencia en Veracruz. En Córdoba, por ejemplo, de nada sirvieron los 50 elementos adicionales que anunció el gobernador Yunes Linares. La mañana de este jueves un comando acribilló a dos personas (un hombre y una mujer) que viajaban en una camioneta en la colonia Nuevo Toxpan. Otra dama fue trasladada, con heridas graves, al Hospital General de Córdoba. Los fallecidos fueron identificados como Alejandro Mendoza Gallegos (conductor) y María Lizbeth Mendoza Huerta. La mujer herida es Leticia Huerta Hernández. Horas más tarde, varios sujetos armados balearon a un hombre en el interior de un local de comida rápida ubicado en la calle 11 entre avenidas 9 y 11, en el centro de Córdoba. La víctima fue trasladada de urgencia al Hospital General y su estado de salud es reportado como grave. Ojalá nuestras autoridades tomen medidas para evitar que nuestra “percepción” nos siga quitando el sueño.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 29 Marzo 2017 22:06

Punto de Vista * Otro periodista agredido

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
El desaseado proceso interno del PRD para elegir candidato a la alcaldía de Xalapa, en su alianza con el PAN, ha fortalecido las expectativas del abanderado de la alianza PRI-PVEM, Alejandro Montano Guzmán. *** Desde el centro de análisis estratégico de Alejandro Montano, se anticipaba que si la alianza PAN-PRD enviaba a David Velasco Chedraui como candidato, éste le restaría un importante número de votos al abanderado priista, pues su capital político lo construyó en sus dos cargos de elección popular (alcalde y diputado local), ambos conseguidos con el respaldo del partido tricolor. *** Ese problema no se presenta con la entusiasta comunicadora Ana Míriam Ferráez, quien respalda sus esperanzas de triunfo en el “buen rating” que tiene en su programa radiofónico, pero que muestra un bajo nivel de conocimiento entre la población. *** Ni David Velasco, ni Ana Míriam Ferráez, son perredistas. Si se inscribieron a ese partido fue porque en la distribución de municipios de la alianza PAN-PRD, Xalapa le tocó al Sol Azteca. En una muestra más del ignominioso entreguismo de los perredistas veracruzanos a la voluntad de Miguel Ángel Yunes Linares, ninguno de los eternos aspirantes a la alcaldía (léase Uriel Flores y Manuel Bernal, entre otros) se registró para buscar en esta ocasión la alcaldía. *** No hay, pues, identificación de la militancia de ese partido con la candidata. Tampoco la reconocen los panistas xalapeños. *** Esa circunstancia es la que tendría estar capitalizando en estos momentos Montano Guzmán para ocupar el vacío dejado por panistas y perredistas. Lo que requiere hoy es mejorar de forma sustancial la percepción entre los votantes, de que es un candidato fuerte, competidor, con posibilidades reales de triunfo. *** Alguien tendría que estar haciendo ese trabajo.

* * *

De pronto es tan obvio que hasta da ternura.
La intención era que el tema del amparo a Diego Cruz (aquel miembro de la banda de “juniors” de Boca del Río a los que la prensa bautizó como “Los Porkys”) despertara la indignación de la sociedad veracruzana y sirviera como cortina de humo para distraer la atención de la creciente ola de crímenes que se han suscitado en la entidad.
El tema, además, ayudaría a retrasar una eventual liberación del exgobernador interino Flavino Ríos Alvarado. Por mero sentido común, frente a la ligereza con la que se comportan las redes sociales, sería poco recomendable tramitar un amparo en estos momentos, cuando ese mismo mecanismo jurídico fue utilizado por alguien tan rechazado por la sociedad como el presunto pederasta Diego Cruz.
La relación entre ambos casos, por absurda que parezca, sería un tema que crecería como la espuma.
Sin embargo, todo el plan se vino abajo la madrugada del miércoles, cuando una mano asesina disparó contra el periodista Armando Arrieta Granados, jefe de redacción del periódico La Opinión de Poza Rica, quien fue rescatado aún con vida, aunque en condiciones graves, y trasladado al centro de alta especialidad del IMSS en el puerto de Veracruz.
Desde muy temprano los principales medios de todo el país y las redes sociales destacaron el nuevo atentado contra un periodista en Veracruz, el tercero atacado a tiros desde la llegada de Miguel Ángel Yunes Linares.
Aunque el gobernador diagnosticó de inmediato la gravedad del tema y acudió a coordinar personalmente (donde haya la oportunidad de una “buena foto” ahí estará él) el auxilio al periodista y su familia, entendió también que el tema lo iba a rebasar y necesitaba abrir una nueva “caja china”.
La conversación debe haber sido breve entre el gobernador y su fiscal.
- Necesitamos algo fuerte, para tapar este escándalo. ¿Qué tenemos?
- Ya tenemos localizado a Audirac, señor, en Puebla. Su expediente ya fue consignado. Si nos obsequian la orden de aprehensión, hoy mismo duerme en Pacho.
- Adelante, habla con Edel.
El delito de “coalición” por el que es procesado Mauricio Audirac Murillo (quien fuera Contralor General del Estado y Secretario de Finanzas y Planeación durante la administración de Javier Duarte) está contemplado en el Código Penal de Veracruz, en el Artículo 321, y se refiere a los casos en los que “servidores públicos se unan para tomar medidas contrarias a una ley, reglamento o disposición de carácter general, para impedir su ejecución o para hacer dimisión de sus puestos con el fin de impedir o suspender la función pública, en cualquiera de sus niveles de gobierno”.
Para ese delito el Código establece prisión de seis meses a seis años y multa hasta de doscientas veces el salario. No es considerado delito grave y el procesado debería ser presentado ante el juez de control, notificado de los señalamientos en su contra, y puesto en libertad.
Ya sabemos, sin embargo, cuál es la instrucción que recibieron los impartidores de justicia: Todos los que fungieron como funcionarios en las administraciones de Fidel Herrera y Javier Duarte que sean procesados, deberán ir a la cárcel, sin excusa.
Lo que no se puede pasar por alto es la tercera agresión a tiros contra periodistas, en tan solo cuatro meses de la actual administración estatal.
Durante la gestión de Javier Duarte (casi seis años) 17 periodistas fueron asesinados en territorio veracruzano. En el inicio de la actual administración ya fue ejecutado uno (Ricardo Monluí) y dos más resultaron heridos de bala, uno de ellos lucha por salvar su vida.
Es cierto que las comparaciones son odiosas, pero es interesante leer las siguientes expresiones:
“El gobierno que encabezo está comprometido con la libertad para expresar las ideas a través de los distintos medios, esa es la bondad y el gran compromiso que hacemos valer en el estado: que todas las voces de cada veracruzano puedan ser expresadas”. Junio del 2014, Javier Duarte de Ochoa.
“Respeto plenamente la libertad de expresión y el ejercicio profesional del periodismo. Me encuentro sumamente preocupado por los hechos recientes en contra de comunicadores”. Marzo de 2017, Miguel Ángel Yunes Linares.
No es lo mismo, pero es igual.

* * *

Epílogo.
¿Cuál crisis? Si el propio gobernador dispuso que se les condonaran los pagos a los empresarios veracruzanos por créditos fiscales del impuesto a la nómina de los años 2015 y 2016. En la Gaceta Oficial del Estado, en su número extraordinario 122, se da a conocer que se condonan al 100 por ciento la actualización, recargos y multas de personas físicas o morales inscritas en el Registro Estatal de Contribuyentes que tengan créditos fiscales o adeudos derivados del Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal, el llamado “impuesto a la nómina”. No hay dinero y el poco que se puede obtener, se regala. *** El Consejo de la Judicatura Federal anunció la suspensión de Anuar González Hemadi, Juez Tercero de Distrito en Veracruz, quien otorgó un amparo a Diego Cruz, el joven acusado de pederastia en agravio de Daphne Fernández. Además, se inició con un procedimiento de investigación administrativa, en relación con su actuación como juez. Se advirtió también que el amparo concedido por este juez aún puede ser sujeto de revisión por un Tribunal Colegiado de Circuito, y no implica la libertad del solicitante de amparo. *** Antes de que surgiera esa notificación, el propio juez Anuar González Hemadi había solicitado dejar el caso de Enrique Capitaine, otro de los acusados, pues argumentó que a partir de la resolución en el c aso de Diego Cruz “se han venido en contra de mi función diversos ataques por parte de los medios masivos de comunicación, sobre todo en redes sociales”. *** Debe ser un problema de “percepción”. El caso es que en Las Choapas, ganaderos y productores del campo formaron su propia fuerza de “autodefensa”, lo que obligó a que tanto el Ejército, como las fuerzas policiacas de Veracruz acudieran a fortalecer la búsqueda de una mujer que fue secuestrada desde el pasado fin de semana. Ya se colocaron filtros de seguridad y revisan de forma minuciosa a vehículos particulares, taxis y autobuses. Los tramos carreteros Las Choapas–Pararelo, Las Choapas–Cuichapa, Las Choapas–Cerro de Nanchital y la autopista Raudales–Ocozocoautla–Las Choapas, se encuentran vigilados por retenes policiacos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 29 Marzo 2017 13:59

Punto de Vista * A lavarnos las manos

Prefacio. No vaya a ser que, siguiendo el ejemplo de su jefe y mentor Miguel Ángel Yunes Linares, el nuevo Fiscal General, Jorge Winkler, les atribuya a las autoridades de la pasada administración la culpa de que le hayan negado el juicio de procedencia contra el alcalde de Fortín de las Flores, Armel Cid. *** Los diputados Fernando Kuri Kuri (Grupo Mixto) y Armando López Contreras (PRI), presidente y secretario de la Comisión Instructora del Congreso del Estado, determinaron que es improcedente el desafuero de Armel Cid de León, acusado de violencia intrafamiliar equiparable. *** Dos son las razones en las que fundamentaron su decisión: En primer término, tres días antes de la audiencia privada, el edil promovió un amparo, por lo que se tiene que esperar una resolución. El amparo se resuelve el 7 de abril. *** Además, en su momento la Fiscalía Regional de Córdoba, realizó la investigación sobre este caso y no halló culpable al alcalde. Meses más tarde, ya con el nuevo fiscal a cargo, la Fiscalía Regional de Orizaba retomó el caso y, sin investigar, basando sus conclusiones en la misma carpeta de Córdoba, determinó que sí procedía la consignación del edil. *** Otra “caja china” que se les echa a perder. * * * Acertijo: Distinga usted la diferencia entre las frases: “No me lavo las manos, pero no puedo dejar de señalar que el tema de seguridad pública se abandonó, se desaparecieron a policías municipales y se pusieron al frente a malos elementos”, pronunciada este martes por el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, o aquella atribuida a un presidente panista, Vicente Fox: “¿Y yo por qué?”. Haga usted de cuenta que acude a un taller mecánico para que corrija un desperfecto de su automóvil. El “maistro” se tarda más de lo prometido en entregar la unidad ya arreglada y al cuestionarle por su retraso le responde: “No me quiero lavar las manos, pero no puedo dejar de señalar que el carro ya llegó con esas fallas”. ¡Claro! ¡Por eso se le encargó el trabajo! ¡Porque estaba descompuesto! Esa es la misma circunstancia que quiere evadir Yunes Linares. ¿Que había mala policía cundo él llegó? ¿Que los mandos anteriores “abandonaron” sus responsabilidades? ¡Claro! Pero eso él lo sabía y esa fue su principal bandera al momento de pedir el voto de los veracruzanos. “Me comprometo a que seis meses después de que haya asumido el cargo de gobernador, los veracruzanos habrán recuperado la paz y la tranquilidad. Yo sé cómo hacerlo”, fue el discurso repetitivo de Yunes Linares durante su campaña. Resulta que estamos por entrar al quinto mes de su gestión y no sólo no se vislumbra en el corto plazo que se vayan a acabar la inseguridad y la violencia, sino que, incluso, su tendencia es a la alza. Al menos –claro está- que se trate de un simple problema de “percepción”. Hoy, al percatarse de las dimensiones del problema al que se está enfrentando, el gobernador de Veracruz prefiere voltear hacia otro lado, buscar otros enemigos más “accesibles”. Durante la inauguración del parque agroindustrial “San Roque”, Yunes Linares les prometió a los industriales de la región de Córdoba que gozarán de “seguridad jurídica” para que se animen a invertir en Veracruz y les ofreció que no permitirá que “grupos sociales” bloqueen carreteras, tomen casetas de peaje o amenacen con frenar el desarrollo de Veracruz. O anda perdido, o quiere despistar a los inversionistas. Esos no son los problemas que los grandes capitales perciben en Veracruz, por los que se llevan sus inversiones a otros puntos del país. Lo que ellos ven es una creciente inseguridad, la proliferación de bandas dedicadas a la extorsión, a los asaltos (atracos millonarios, no esos de “cien pesos y una Coca Cola”) y al secuestro. Lo que perciben es que el nuevo gobierno no ha cumplido en materia de seguridad y es por eso que se muestran reacios a poner en peligro su dinero. Los bloqueos de carreteras y la toma de casetas se solucionan fácilmente. Sólo basta con atender a esos “grupos sociales” que lo único que le piden a las autoridades es que los atiendan, que los reconozcan como mexicanos y les respeten sus derechos. Yunes Linares tiene toda la razón cuando señala la corrupción e ingobernabilidad que se vivieron durante los años recientes, pero ya no puede seguir utilizando ese discurso como justificación para su propia ineficiencia. Como diría el empresario Alejandro Martí: “Si no pueden, renuncien”. * * * Epílogo. Nació con mal fario la nueva directiva de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas. Este martes se presentó ante el Congreso local la notificación de que dos de sus comisionados (Mussio Cárdenas Arellano y Raúl Arróniz de la Huerta) presentaron sus renuncias al cargo que ostentaron apenas por unas cuantas semanas. Y no sólo eso: La legisladora local Maryjose Gamboa insiste en que desaparezca dicha Comisión, pues en su opinión “no tiene razón de ser”. Bien dicen que lo que mal empieza… mal acaba. *** A propósito de inseguridad, el gobernador debe estar “percibiendo” que ésta sigue sin control en la zona de Córdoba, pues anunció la llegada de ¡50 elementos más! (policías estatales, por supuesto). Y es que, justo cuando el gobernador encabezaba un acto en el palacio municipal de Córdoba, un grupo de sicarios, que no se solidarizan con el mandatario estatal, le echaron a perder la fiesta, pues ejecutaron de varios disparos a un carnicero en el peligrosísimo mercado Revolución. *** Eso sí: Yunes Linares les aclaró a los cordobeses que no tienen porqué perder el sueño, pues “las estadísticas oficiales señalan que paulatinamente los delitos del fuero común vienen disminuyendo aun cuando las ejecuciones están a la alza”. *** ¿Lo ven? Sólo se trata de esas malditas “percepciones”.

Lunes, 27 Marzo 2017 23:49

Punto de Vista * Cadena de traiciones

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Preocupado como está (y ocupado, quisiera suponer) en los dos temas que más dolores de cabeza la han producido –la inseguridad y la crisis financiera- Miguel Ángel Yunes Linares ha pasado por alto otros asuntos en los que tampoco avanza, por el simple hecho de que incorporó como colaboradores a personajes ineficientes, que han asumido sus nuevos cargos con las ínfulas de quien cree que se trata de un premio, no de una responsabilidad. *** Ese es el caso del titular de la Secretaría de Turismo y Cultura, Leopoldo Domínguez Armengual, abogado y notario público, que debe saber algo de la materia porque debe haber hecho turismo en diversas partes del mundo. *** Este es uno de los servidores públicos que, sin experiencia alguna en la responsabilidad que le fue asignada, defiende su posición con la única herramienta que les proporcionó su jefe, el gobernador: denostando a los que los antecedieron. *** El discurso en la Sectur es que no se hace nada porque no hay dinero, y no hay dinero porque todo se lo llevaron Javier Duarte y los pillos que lo acompañaron, en este caso, Harry Grappa. Es tal la inmovilidad de esa dependencia, que con gusto hubieran preferido que Veracruz declinar su participación en el tradicional Tianguis Turístico de Acapulco. *** A regañadientes, y obligado por los compromisos institucionales, Domínguez Armengual terminó por contratar un minúsculo espacio (de los menores que fueron adquiridos por las entidades federativas) para colocar el stand de Veracruz. Para ocupar dicho espacio, la Secretaría de Turismo dio preferencia al ámbito territorial que sus funcionarios dominan, y que –suponen- es el único que interesa a su jefe: el corredor Veracruz-Boca del Río. ¿Los demás? “Que vendan en los pasillos, pues ya no caben”, les habría respondido el titular de Sectur. *** Cuestionado severamente por empresarios turísticos de Xalapa, el secretario de Turismo decidió que su mejor defensa tendría que ser el ataque y los acusó de ser “cómplices” de las pillerías del pasado gobierno, con lo que demostró, una vez más, su desconocimiento del tema que ahora coordina. *** Los empresarios del ramo turístico fueron los más severos críticos de la administración de Javier Duarte, al grado de plantarse en el Congreso local para exigir el cumplimiento de compromisos de la pasada administración. *** Cuando suponían que todo eso había quedado superado, ahora se encuentran con la “novedad” de que son acusados de solapar los fraudes que habrían cometido los funcionarios salientes. *** Este martes dio inicio el Tianguis Turístico Acapulco 2017 y la participación de Veracruz será ridícula. Algunos prestadores de servicios tuvieron que recurrir a la generosidad de otras entidades federativas, donde sí les concedieron un espacio para vender sus productos veracruzanos, e invitar a que visiten Veracruz. *** Eso pasa cuando pones a vender carne de res a un pescador.

* * *
Al margen de la suciedad con la que trabajó Javier Duarte durante su gobierno, la caída del PRI en Veracruz se explica sólo a partir de un juego de traiciones a todos los niveles.
Hay quienes se sorprenden al descubrir, a estas alturas, que Érick Lagos es uno de los principales informantes de Miguel Ángel Yunes Linares, en esa cacería de duartistas y fidelistas.
No hay que perder de vista que el hoy coordinador de la bancada veracruzana en el congreso federal fue durante mucho tiempo el enlace entre Yunes y Duarte, a través de Enrique Pérez. Érick Lagos también fue utilizado para que ambos personajes se enviaran mensajes luego de aquella reunión a la que convocó la rectora de la UV, Sara Ladrón de Guevara, con destacados egresados de esa casa de estudios, en momentos en los que ya estaba haciendo crisis la insolvencia estatal.
Pero aunque pueda ser señalado como uno de los más destacados traidores, no es el único. Entre las filas priistas se menciona que quien informaba a Miguel Ángel Yunes Linares sobre la agenda, los encuentros y los acuerdos de su primo hermano, Héctor Yunes Landa, en plena campaña, era el entonces legislador local Juan Manuel Velázquez Yunes, quien le hacía llegar la información al alcalde “priista” de Perote, Paul Martínez Marié, quien al final fue incorporado al actual gabinete estatal.
Otro más que habría aplicado la máxima aquella: “de que lloren en mi casa, mejor que lloren en la tuya”, es el diputado local Juan Manuel del Castillo.
Cuentan que para garantizar su inmunidad (¿o impunidad?) se acercó a negociar con Miguel Ángel Yunes Linares. Un primer gesto de “buena voluntad” fue revelarle la información sobre la bodega en la que se habían guardado los enseres personales del matrimonio Duarte-Macías.
Dicho espacio, que durante mucho tiempo fue rentado por el DIF estatal (lo que explica la aparición de sillas de rueda, muletas y otros aparatos ortopédicos) y que se ocupó en la campaña electoral por la diputación local, es propiedad de Jesús Moreno, el principal operador de Juan Manuel del Castillo, y quien quedó encargado del despacho de la subsecretaría de finanzas cuando su “jefe” se fue a hacer campaña a Córdoba.
Quien apareció como propietario en realidad es un prestanombres de la hermana de Jesús Moreno, la que fuera oficial mayor de la SEV, Carol Jéssica Moreno Torres (esposa, por cierto, de Arturo López Obrador, el hermano priista del dirigente de Morena).
Otra operación en la que Yunes Linares ocupó los servicios de Juan Manuel del Castillo fue para conseguir que la bancada priista aprobara la renegociación de la deuda.
En su calidad de secretario de la comisión de Hacienda del Estado, Del Castillo operó con los diputados priistas para convencerlos de aprobar el dictamen. El diputado por Córdoba informó al coordinador de los panistas, Sergio Hernández, que el acuerdo ya estaba hecho y por ello convocaron a sesión extraordinaria para el martes 14 de marzo.
Sin embargo algo salió mal, algo que nadie se esperaba: Yunes Linares ordenó la captura del exgobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, lo que fue tomado como un “agravio” de los priistas a nivel federal.
Desde la capital del país llegó la orden terminante a los diputados priistas: “Votarán en contra de la renegociación”. Eso provocó que se diera el absurdo de que el secretario de la comisión, Juan Manuel del Castillo, haya firmado el dictamen, y después haya votado en contra de ese mismo documento.
Luego de que Yunes Linares hiciera su rabieta y amenazara a medio mundo, ya más calmado, viajó a la ciudad de México y se sentó a acordar en Bucarelli. Lo que le dijeron fue que los priistas le darían sus votos, siempre y cuando liberara a Flavino Ríos. Yunes Linares aceptó los términos y consiguió que tres días después de que le rechazaran la renegociación, ahora sí se la aprobaran.
El problema es que él no cumplió con su parte. En lugar de liberar al exgobernador lo que hizo fue ofrecerle “un mejor trato”, al trasladarlo a la comodidad del área privada de un hospital. Argumentó que su liberación sería un fuerte revés para su campaña anticorrupción y dejó en libertad al gobierno federal de promover un amparo, lo que estaría por darse en los próximos días.
Ahora podemos entender que en materia de lealtades, no hay político que no tenga precio.

* * *

Epílogo.
Y la telenovela de panistas y perredistas por la alcaldía de Xalapa siguió este fin de semana. Ahora resulta que la decisión de la comisión estatal perredista, que favorecía a David Velasco Chedraui, fue cancelada por decisión del Comité Ejecutivo Nacional del partido del Sol Azteca, que decidió otorgar dicho nombramiento a Ana Míriam Ferráez. *** El argumento que prevaleció para este nuevo cambio fue que se requería cumplir con “el principio de paridad horizontal” que se planteó en el convenio de coalición con el PAN. *** Como en este mismo espacio se anticipó, la decisión definitiva saldrá de los tribunales electorales y lo que hasta ahora se ha mostrado es un extraordinario manoseo por parte de los órganos de selección interna del PRD, en un proceso en el que compitieron por la candidatura dos empresarios que nunca han militado en ese partido. Una incongruencia más de esa alianza entre la derecha y lo que queda de la izquierda en el PRD.