sábado 19 de agosto del 2017
Filiberto Vargas

Filiberto Vargas

Miércoles, 29 Marzo 2017 22:06

Punto de Vista * Otro periodista agredido

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
El desaseado proceso interno del PRD para elegir candidato a la alcaldía de Xalapa, en su alianza con el PAN, ha fortalecido las expectativas del abanderado de la alianza PRI-PVEM, Alejandro Montano Guzmán. *** Desde el centro de análisis estratégico de Alejandro Montano, se anticipaba que si la alianza PAN-PRD enviaba a David Velasco Chedraui como candidato, éste le restaría un importante número de votos al abanderado priista, pues su capital político lo construyó en sus dos cargos de elección popular (alcalde y diputado local), ambos conseguidos con el respaldo del partido tricolor. *** Ese problema no se presenta con la entusiasta comunicadora Ana Míriam Ferráez, quien respalda sus esperanzas de triunfo en el “buen rating” que tiene en su programa radiofónico, pero que muestra un bajo nivel de conocimiento entre la población. *** Ni David Velasco, ni Ana Míriam Ferráez, son perredistas. Si se inscribieron a ese partido fue porque en la distribución de municipios de la alianza PAN-PRD, Xalapa le tocó al Sol Azteca. En una muestra más del ignominioso entreguismo de los perredistas veracruzanos a la voluntad de Miguel Ángel Yunes Linares, ninguno de los eternos aspirantes a la alcaldía (léase Uriel Flores y Manuel Bernal, entre otros) se registró para buscar en esta ocasión la alcaldía. *** No hay, pues, identificación de la militancia de ese partido con la candidata. Tampoco la reconocen los panistas xalapeños. *** Esa circunstancia es la que tendría estar capitalizando en estos momentos Montano Guzmán para ocupar el vacío dejado por panistas y perredistas. Lo que requiere hoy es mejorar de forma sustancial la percepción entre los votantes, de que es un candidato fuerte, competidor, con posibilidades reales de triunfo. *** Alguien tendría que estar haciendo ese trabajo.

* * *

De pronto es tan obvio que hasta da ternura.
La intención era que el tema del amparo a Diego Cruz (aquel miembro de la banda de “juniors” de Boca del Río a los que la prensa bautizó como “Los Porkys”) despertara la indignación de la sociedad veracruzana y sirviera como cortina de humo para distraer la atención de la creciente ola de crímenes que se han suscitado en la entidad.
El tema, además, ayudaría a retrasar una eventual liberación del exgobernador interino Flavino Ríos Alvarado. Por mero sentido común, frente a la ligereza con la que se comportan las redes sociales, sería poco recomendable tramitar un amparo en estos momentos, cuando ese mismo mecanismo jurídico fue utilizado por alguien tan rechazado por la sociedad como el presunto pederasta Diego Cruz.
La relación entre ambos casos, por absurda que parezca, sería un tema que crecería como la espuma.
Sin embargo, todo el plan se vino abajo la madrugada del miércoles, cuando una mano asesina disparó contra el periodista Armando Arrieta Granados, jefe de redacción del periódico La Opinión de Poza Rica, quien fue rescatado aún con vida, aunque en condiciones graves, y trasladado al centro de alta especialidad del IMSS en el puerto de Veracruz.
Desde muy temprano los principales medios de todo el país y las redes sociales destacaron el nuevo atentado contra un periodista en Veracruz, el tercero atacado a tiros desde la llegada de Miguel Ángel Yunes Linares.
Aunque el gobernador diagnosticó de inmediato la gravedad del tema y acudió a coordinar personalmente (donde haya la oportunidad de una “buena foto” ahí estará él) el auxilio al periodista y su familia, entendió también que el tema lo iba a rebasar y necesitaba abrir una nueva “caja china”.
La conversación debe haber sido breve entre el gobernador y su fiscal.
- Necesitamos algo fuerte, para tapar este escándalo. ¿Qué tenemos?
- Ya tenemos localizado a Audirac, señor, en Puebla. Su expediente ya fue consignado. Si nos obsequian la orden de aprehensión, hoy mismo duerme en Pacho.
- Adelante, habla con Edel.
El delito de “coalición” por el que es procesado Mauricio Audirac Murillo (quien fuera Contralor General del Estado y Secretario de Finanzas y Planeación durante la administración de Javier Duarte) está contemplado en el Código Penal de Veracruz, en el Artículo 321, y se refiere a los casos en los que “servidores públicos se unan para tomar medidas contrarias a una ley, reglamento o disposición de carácter general, para impedir su ejecución o para hacer dimisión de sus puestos con el fin de impedir o suspender la función pública, en cualquiera de sus niveles de gobierno”.
Para ese delito el Código establece prisión de seis meses a seis años y multa hasta de doscientas veces el salario. No es considerado delito grave y el procesado debería ser presentado ante el juez de control, notificado de los señalamientos en su contra, y puesto en libertad.
Ya sabemos, sin embargo, cuál es la instrucción que recibieron los impartidores de justicia: Todos los que fungieron como funcionarios en las administraciones de Fidel Herrera y Javier Duarte que sean procesados, deberán ir a la cárcel, sin excusa.
Lo que no se puede pasar por alto es la tercera agresión a tiros contra periodistas, en tan solo cuatro meses de la actual administración estatal.
Durante la gestión de Javier Duarte (casi seis años) 17 periodistas fueron asesinados en territorio veracruzano. En el inicio de la actual administración ya fue ejecutado uno (Ricardo Monluí) y dos más resultaron heridos de bala, uno de ellos lucha por salvar su vida.
Es cierto que las comparaciones son odiosas, pero es interesante leer las siguientes expresiones:
“El gobierno que encabezo está comprometido con la libertad para expresar las ideas a través de los distintos medios, esa es la bondad y el gran compromiso que hacemos valer en el estado: que todas las voces de cada veracruzano puedan ser expresadas”. Junio del 2014, Javier Duarte de Ochoa.
“Respeto plenamente la libertad de expresión y el ejercicio profesional del periodismo. Me encuentro sumamente preocupado por los hechos recientes en contra de comunicadores”. Marzo de 2017, Miguel Ángel Yunes Linares.
No es lo mismo, pero es igual.

* * *

Epílogo.
¿Cuál crisis? Si el propio gobernador dispuso que se les condonaran los pagos a los empresarios veracruzanos por créditos fiscales del impuesto a la nómina de los años 2015 y 2016. En la Gaceta Oficial del Estado, en su número extraordinario 122, se da a conocer que se condonan al 100 por ciento la actualización, recargos y multas de personas físicas o morales inscritas en el Registro Estatal de Contribuyentes que tengan créditos fiscales o adeudos derivados del Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal, el llamado “impuesto a la nómina”. No hay dinero y el poco que se puede obtener, se regala. *** El Consejo de la Judicatura Federal anunció la suspensión de Anuar González Hemadi, Juez Tercero de Distrito en Veracruz, quien otorgó un amparo a Diego Cruz, el joven acusado de pederastia en agravio de Daphne Fernández. Además, se inició con un procedimiento de investigación administrativa, en relación con su actuación como juez. Se advirtió también que el amparo concedido por este juez aún puede ser sujeto de revisión por un Tribunal Colegiado de Circuito, y no implica la libertad del solicitante de amparo. *** Antes de que surgiera esa notificación, el propio juez Anuar González Hemadi había solicitado dejar el caso de Enrique Capitaine, otro de los acusados, pues argumentó que a partir de la resolución en el c aso de Diego Cruz “se han venido en contra de mi función diversos ataques por parte de los medios masivos de comunicación, sobre todo en redes sociales”. *** Debe ser un problema de “percepción”. El caso es que en Las Choapas, ganaderos y productores del campo formaron su propia fuerza de “autodefensa”, lo que obligó a que tanto el Ejército, como las fuerzas policiacas de Veracruz acudieran a fortalecer la búsqueda de una mujer que fue secuestrada desde el pasado fin de semana. Ya se colocaron filtros de seguridad y revisan de forma minuciosa a vehículos particulares, taxis y autobuses. Los tramos carreteros Las Choapas–Pararelo, Las Choapas–Cuichapa, Las Choapas–Cerro de Nanchital y la autopista Raudales–Ocozocoautla–Las Choapas, se encuentran vigilados por retenes policiacos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 29 Marzo 2017 13:59

Punto de Vista * A lavarnos las manos

Prefacio. No vaya a ser que, siguiendo el ejemplo de su jefe y mentor Miguel Ángel Yunes Linares, el nuevo Fiscal General, Jorge Winkler, les atribuya a las autoridades de la pasada administración la culpa de que le hayan negado el juicio de procedencia contra el alcalde de Fortín de las Flores, Armel Cid. *** Los diputados Fernando Kuri Kuri (Grupo Mixto) y Armando López Contreras (PRI), presidente y secretario de la Comisión Instructora del Congreso del Estado, determinaron que es improcedente el desafuero de Armel Cid de León, acusado de violencia intrafamiliar equiparable. *** Dos son las razones en las que fundamentaron su decisión: En primer término, tres días antes de la audiencia privada, el edil promovió un amparo, por lo que se tiene que esperar una resolución. El amparo se resuelve el 7 de abril. *** Además, en su momento la Fiscalía Regional de Córdoba, realizó la investigación sobre este caso y no halló culpable al alcalde. Meses más tarde, ya con el nuevo fiscal a cargo, la Fiscalía Regional de Orizaba retomó el caso y, sin investigar, basando sus conclusiones en la misma carpeta de Córdoba, determinó que sí procedía la consignación del edil. *** Otra “caja china” que se les echa a perder. * * * Acertijo: Distinga usted la diferencia entre las frases: “No me lavo las manos, pero no puedo dejar de señalar que el tema de seguridad pública se abandonó, se desaparecieron a policías municipales y se pusieron al frente a malos elementos”, pronunciada este martes por el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, o aquella atribuida a un presidente panista, Vicente Fox: “¿Y yo por qué?”. Haga usted de cuenta que acude a un taller mecánico para que corrija un desperfecto de su automóvil. El “maistro” se tarda más de lo prometido en entregar la unidad ya arreglada y al cuestionarle por su retraso le responde: “No me quiero lavar las manos, pero no puedo dejar de señalar que el carro ya llegó con esas fallas”. ¡Claro! ¡Por eso se le encargó el trabajo! ¡Porque estaba descompuesto! Esa es la misma circunstancia que quiere evadir Yunes Linares. ¿Que había mala policía cundo él llegó? ¿Que los mandos anteriores “abandonaron” sus responsabilidades? ¡Claro! Pero eso él lo sabía y esa fue su principal bandera al momento de pedir el voto de los veracruzanos. “Me comprometo a que seis meses después de que haya asumido el cargo de gobernador, los veracruzanos habrán recuperado la paz y la tranquilidad. Yo sé cómo hacerlo”, fue el discurso repetitivo de Yunes Linares durante su campaña. Resulta que estamos por entrar al quinto mes de su gestión y no sólo no se vislumbra en el corto plazo que se vayan a acabar la inseguridad y la violencia, sino que, incluso, su tendencia es a la alza. Al menos –claro está- que se trate de un simple problema de “percepción”. Hoy, al percatarse de las dimensiones del problema al que se está enfrentando, el gobernador de Veracruz prefiere voltear hacia otro lado, buscar otros enemigos más “accesibles”. Durante la inauguración del parque agroindustrial “San Roque”, Yunes Linares les prometió a los industriales de la región de Córdoba que gozarán de “seguridad jurídica” para que se animen a invertir en Veracruz y les ofreció que no permitirá que “grupos sociales” bloqueen carreteras, tomen casetas de peaje o amenacen con frenar el desarrollo de Veracruz. O anda perdido, o quiere despistar a los inversionistas. Esos no son los problemas que los grandes capitales perciben en Veracruz, por los que se llevan sus inversiones a otros puntos del país. Lo que ellos ven es una creciente inseguridad, la proliferación de bandas dedicadas a la extorsión, a los asaltos (atracos millonarios, no esos de “cien pesos y una Coca Cola”) y al secuestro. Lo que perciben es que el nuevo gobierno no ha cumplido en materia de seguridad y es por eso que se muestran reacios a poner en peligro su dinero. Los bloqueos de carreteras y la toma de casetas se solucionan fácilmente. Sólo basta con atender a esos “grupos sociales” que lo único que le piden a las autoridades es que los atiendan, que los reconozcan como mexicanos y les respeten sus derechos. Yunes Linares tiene toda la razón cuando señala la corrupción e ingobernabilidad que se vivieron durante los años recientes, pero ya no puede seguir utilizando ese discurso como justificación para su propia ineficiencia. Como diría el empresario Alejandro Martí: “Si no pueden, renuncien”. * * * Epílogo. Nació con mal fario la nueva directiva de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas. Este martes se presentó ante el Congreso local la notificación de que dos de sus comisionados (Mussio Cárdenas Arellano y Raúl Arróniz de la Huerta) presentaron sus renuncias al cargo que ostentaron apenas por unas cuantas semanas. Y no sólo eso: La legisladora local Maryjose Gamboa insiste en que desaparezca dicha Comisión, pues en su opinión “no tiene razón de ser”. Bien dicen que lo que mal empieza… mal acaba. *** A propósito de inseguridad, el gobernador debe estar “percibiendo” que ésta sigue sin control en la zona de Córdoba, pues anunció la llegada de ¡50 elementos más! (policías estatales, por supuesto). Y es que, justo cuando el gobernador encabezaba un acto en el palacio municipal de Córdoba, un grupo de sicarios, que no se solidarizan con el mandatario estatal, le echaron a perder la fiesta, pues ejecutaron de varios disparos a un carnicero en el peligrosísimo mercado Revolución. *** Eso sí: Yunes Linares les aclaró a los cordobeses que no tienen porqué perder el sueño, pues “las estadísticas oficiales señalan que paulatinamente los delitos del fuero común vienen disminuyendo aun cuando las ejecuciones están a la alza”. *** ¿Lo ven? Sólo se trata de esas malditas “percepciones”.

Lunes, 27 Marzo 2017 23:49

Punto de Vista * Cadena de traiciones

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Preocupado como está (y ocupado, quisiera suponer) en los dos temas que más dolores de cabeza la han producido –la inseguridad y la crisis financiera- Miguel Ángel Yunes Linares ha pasado por alto otros asuntos en los que tampoco avanza, por el simple hecho de que incorporó como colaboradores a personajes ineficientes, que han asumido sus nuevos cargos con las ínfulas de quien cree que se trata de un premio, no de una responsabilidad. *** Ese es el caso del titular de la Secretaría de Turismo y Cultura, Leopoldo Domínguez Armengual, abogado y notario público, que debe saber algo de la materia porque debe haber hecho turismo en diversas partes del mundo. *** Este es uno de los servidores públicos que, sin experiencia alguna en la responsabilidad que le fue asignada, defiende su posición con la única herramienta que les proporcionó su jefe, el gobernador: denostando a los que los antecedieron. *** El discurso en la Sectur es que no se hace nada porque no hay dinero, y no hay dinero porque todo se lo llevaron Javier Duarte y los pillos que lo acompañaron, en este caso, Harry Grappa. Es tal la inmovilidad de esa dependencia, que con gusto hubieran preferido que Veracruz declinar su participación en el tradicional Tianguis Turístico de Acapulco. *** A regañadientes, y obligado por los compromisos institucionales, Domínguez Armengual terminó por contratar un minúsculo espacio (de los menores que fueron adquiridos por las entidades federativas) para colocar el stand de Veracruz. Para ocupar dicho espacio, la Secretaría de Turismo dio preferencia al ámbito territorial que sus funcionarios dominan, y que –suponen- es el único que interesa a su jefe: el corredor Veracruz-Boca del Río. ¿Los demás? “Que vendan en los pasillos, pues ya no caben”, les habría respondido el titular de Sectur. *** Cuestionado severamente por empresarios turísticos de Xalapa, el secretario de Turismo decidió que su mejor defensa tendría que ser el ataque y los acusó de ser “cómplices” de las pillerías del pasado gobierno, con lo que demostró, una vez más, su desconocimiento del tema que ahora coordina. *** Los empresarios del ramo turístico fueron los más severos críticos de la administración de Javier Duarte, al grado de plantarse en el Congreso local para exigir el cumplimiento de compromisos de la pasada administración. *** Cuando suponían que todo eso había quedado superado, ahora se encuentran con la “novedad” de que son acusados de solapar los fraudes que habrían cometido los funcionarios salientes. *** Este martes dio inicio el Tianguis Turístico Acapulco 2017 y la participación de Veracruz será ridícula. Algunos prestadores de servicios tuvieron que recurrir a la generosidad de otras entidades federativas, donde sí les concedieron un espacio para vender sus productos veracruzanos, e invitar a que visiten Veracruz. *** Eso pasa cuando pones a vender carne de res a un pescador.

* * *
Al margen de la suciedad con la que trabajó Javier Duarte durante su gobierno, la caída del PRI en Veracruz se explica sólo a partir de un juego de traiciones a todos los niveles.
Hay quienes se sorprenden al descubrir, a estas alturas, que Érick Lagos es uno de los principales informantes de Miguel Ángel Yunes Linares, en esa cacería de duartistas y fidelistas.
No hay que perder de vista que el hoy coordinador de la bancada veracruzana en el congreso federal fue durante mucho tiempo el enlace entre Yunes y Duarte, a través de Enrique Pérez. Érick Lagos también fue utilizado para que ambos personajes se enviaran mensajes luego de aquella reunión a la que convocó la rectora de la UV, Sara Ladrón de Guevara, con destacados egresados de esa casa de estudios, en momentos en los que ya estaba haciendo crisis la insolvencia estatal.
Pero aunque pueda ser señalado como uno de los más destacados traidores, no es el único. Entre las filas priistas se menciona que quien informaba a Miguel Ángel Yunes Linares sobre la agenda, los encuentros y los acuerdos de su primo hermano, Héctor Yunes Landa, en plena campaña, era el entonces legislador local Juan Manuel Velázquez Yunes, quien le hacía llegar la información al alcalde “priista” de Perote, Paul Martínez Marié, quien al final fue incorporado al actual gabinete estatal.
Otro más que habría aplicado la máxima aquella: “de que lloren en mi casa, mejor que lloren en la tuya”, es el diputado local Juan Manuel del Castillo.
Cuentan que para garantizar su inmunidad (¿o impunidad?) se acercó a negociar con Miguel Ángel Yunes Linares. Un primer gesto de “buena voluntad” fue revelarle la información sobre la bodega en la que se habían guardado los enseres personales del matrimonio Duarte-Macías.
Dicho espacio, que durante mucho tiempo fue rentado por el DIF estatal (lo que explica la aparición de sillas de rueda, muletas y otros aparatos ortopédicos) y que se ocupó en la campaña electoral por la diputación local, es propiedad de Jesús Moreno, el principal operador de Juan Manuel del Castillo, y quien quedó encargado del despacho de la subsecretaría de finanzas cuando su “jefe” se fue a hacer campaña a Córdoba.
Quien apareció como propietario en realidad es un prestanombres de la hermana de Jesús Moreno, la que fuera oficial mayor de la SEV, Carol Jéssica Moreno Torres (esposa, por cierto, de Arturo López Obrador, el hermano priista del dirigente de Morena).
Otra operación en la que Yunes Linares ocupó los servicios de Juan Manuel del Castillo fue para conseguir que la bancada priista aprobara la renegociación de la deuda.
En su calidad de secretario de la comisión de Hacienda del Estado, Del Castillo operó con los diputados priistas para convencerlos de aprobar el dictamen. El diputado por Córdoba informó al coordinador de los panistas, Sergio Hernández, que el acuerdo ya estaba hecho y por ello convocaron a sesión extraordinaria para el martes 14 de marzo.
Sin embargo algo salió mal, algo que nadie se esperaba: Yunes Linares ordenó la captura del exgobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, lo que fue tomado como un “agravio” de los priistas a nivel federal.
Desde la capital del país llegó la orden terminante a los diputados priistas: “Votarán en contra de la renegociación”. Eso provocó que se diera el absurdo de que el secretario de la comisión, Juan Manuel del Castillo, haya firmado el dictamen, y después haya votado en contra de ese mismo documento.
Luego de que Yunes Linares hiciera su rabieta y amenazara a medio mundo, ya más calmado, viajó a la ciudad de México y se sentó a acordar en Bucarelli. Lo que le dijeron fue que los priistas le darían sus votos, siempre y cuando liberara a Flavino Ríos. Yunes Linares aceptó los términos y consiguió que tres días después de que le rechazaran la renegociación, ahora sí se la aprobaran.
El problema es que él no cumplió con su parte. En lugar de liberar al exgobernador lo que hizo fue ofrecerle “un mejor trato”, al trasladarlo a la comodidad del área privada de un hospital. Argumentó que su liberación sería un fuerte revés para su campaña anticorrupción y dejó en libertad al gobierno federal de promover un amparo, lo que estaría por darse en los próximos días.
Ahora podemos entender que en materia de lealtades, no hay político que no tenga precio.

* * *

Epílogo.
Y la telenovela de panistas y perredistas por la alcaldía de Xalapa siguió este fin de semana. Ahora resulta que la decisión de la comisión estatal perredista, que favorecía a David Velasco Chedraui, fue cancelada por decisión del Comité Ejecutivo Nacional del partido del Sol Azteca, que decidió otorgar dicho nombramiento a Ana Míriam Ferráez. *** El argumento que prevaleció para este nuevo cambio fue que se requería cumplir con “el principio de paridad horizontal” que se planteó en el convenio de coalición con el PAN. *** Como en este mismo espacio se anticipó, la decisión definitiva saldrá de los tribunales electorales y lo que hasta ahora se ha mostrado es un extraordinario manoseo por parte de los órganos de selección interna del PRD, en un proceso en el que compitieron por la candidatura dos empresarios que nunca han militado en ese partido. Una incongruencia más de esa alianza entre la derecha y lo que queda de la izquierda en el PRD.

Domingo, 26 Marzo 2017 20:51

Punto de Vista * Ajustes en el gabinete

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Fue más difícil de lo que se preveía, de hecho hay quien sugiere que la decisión pasará por los tribunales electorales, pero hasta hoy, de forma oficial, David Velasco Chedraui es el candidato de la alianza PAN-PRD a la alcaldía de Xalapa. *** Ana Míriam Ferráez dio una fuerte lucha y consiguió que en algún momento se decretara “empate técnico” en las encuestas, por lo que la decisión quedó en manos de la comisión perredista, la que finalmente se inclinó por el exalcalde. *** Antes de que se tuviera que tomar esa decisión, hubo acercamientos con la joven vinculada a la actividad radiofónica, pero ella no aceptó declinar y pidió que fueran los estudios de opinión los que ubicaran a cada uno en su lugar. *** La diferencia fue tan cerrada (menor al margen de error que puede ofrecer cualquier casa encuestadora) que resultó insuficiente ese parámetro para tomar la decisión. *** Lo que sigue, después de que se conoció la postura del partido postulante, es que panistas y perredistas se sumen al proyecto del candidato y dejen constancia de que por encima de los intereses personales, están los de los xalapeños. *** La contienda interna le dio a la alianza PAN-PRD una fuerte exposición en medios, lo que en una campaña tan breve con seguridad se hará sentir.

* * *

Cada día es más recurrente la versión de que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares estaría por hacer los primeros ajustes en su equipo de trabajo.
La salida más mencionada ha sido la de la actual titular de la Secretaría de Finanzas, Clementina Guerrero. Incluso se ha identificado la fuente de tan persistentes rumores: Su propio equipo de colaboradores.
Se sugiere que ellos han atestiguado los frecuentes momentos de tensión que ha vivido en las semanas recientes su jefa y su insistencia en dejar el cargo, pero también saben de la respuesta que ha recibido por parte del mandatario estatal: “Aguanta, dame tiempo”.
Lo cierto es que “Tula” como es conocida por sus amigos, ha sufrido un excesivo desgaste, incluso desde antes de que asumiera el mando Yunes Linares. Baste recordar que ella llegó a su actual posición aún durante el gobierno interino de Flavino Ríos Alvarado, producto de una negociación que, como muchas otras, el actual gobernador incumplió.
Otro del que también se infiere que habrá de salir, es el secretario de Seguridad Pública, pues si Clementina Guerrero está viviendo un infierno, Jaime Téllez Marié tampoco está en un lecho de rosas.
Cuentan que en el mes de diciembre, para ser más exactos el domingo 18, cuando apenas habían transcurrido dos semanas de que asumiera el cargo, Jaime Téllez recibió una noticia que lo sacudió: Se había registrado un intento de secuestro contra su hermano Humberto. El “levantón” no se había concretado, pero su familiar había tenido que ser hospitalizado debido a complicaciones en padecimientos cardiacos que ya desde antes enfrentaba.
Tres días después se anunciaba su muerte.
Narran quienes saben de esto que no fue sino hasta el mes de enero cuando Jaime Téllez le expresó a Yunes Linares su interés por dejar el cargo. No era para menos, contrario a lo prometido por el propio gobernador, la violencia en Veracruz iba a la alza y los mandos policiacos percibían a un jefe débil, sin el perfil que se requería ni la autoridad para conducirlos.
Igual que hizo con Clementina Guerrero, el gobernador le pidió a Téllez Marié que “aguantara”, que buscaría ubicarlo en una posición menos comprometida, pero antes tenía que conseguir el aval de las fuerzas armadas, cuyos mandos insisten en colocar a alguien de la milicia en dicho cargo.
La intención de Miguel Ángel Yunes, cuentan, es hacer un enroque: Que Téllez Marié se vaya a ocupar la titularidad de la policía auxiliar (IPAX) y que Mario Marín Zamora, el actual comisionado, pase a ser el nuevo secretario de Seguridad Pública.
El ajuste suena lógico. Marín tiene un perfil más adecuado para las tareas de la SSP. Fue coordinador de Centros Federales de Prevención y Readaptación Social; fue director de la Policía Ministerial del Estado y dirigió el penal de alta seguridad de Almoloya.
Sin embargo, el gobernador está atorado con los acuerdos que se vio obligado a hacer con los representantes de las fuerzas armadas, para conseguir mayor presencia del Ejército, la Marina y la Gendarmería.
Los mandos federales no sólo dudan de la probidad de los mandos civiles, sino de su capacidad operativa, por lo que insisten en incrustar en posiciones clave a alguno de sus elementos.
Eso, sin embargo, no comulga con los planes de Miguel Ángel Yunes, quien entiende que colocando a un militar en Seguridad Pública perdería el control de dicha área, la que también le resulta necesaria para otras labores no precisamente vinculadas con el combate a la delincuencia.
Se avecinan las elecciones municipales, que serán fundamentales para los planes políticos del gobernador, y requiere del brazo opresor de la policía para realizar tareas “extraoficiales”, es decir, operar lo que en elecciones se conoce como la “contención” y que no quiere decir otra cosa que desbaratar las estrategias de movilización de los candidatos opositores.
En campañas tan breves como la que está por venir, la contención es fundamental para garantizar el triunfo. Yunes Linares lo sabe y entiende que sólo podrá hacerlo si tiene al frente de la policía a un aliado político. Ya después del 4 de junio, si el Ejército quiere la posición, con gusto se la cederá, no antes.

* * *

Epílogo.
Y a propósito de la ineficacia de los mandos civiles en tareas de seguridad, ahí está el caso de la profesora Deyanira Rodríguez Zúñiga, quien fue asesinada a balazos el viernes en Minatitlán, frente a sus dos hijos cuando los llevaba a la escuela. La mujer se bajaba de su automóvil cuando desde una motocicleta dos sujetos le dispararon. *** Y en el puerto de Veracruz, el dirigente sindical de Tamsa, Pascual Lagunes Ochoa, acusó de “omisa” a la Secretaría de Seguridad Pública, por no haber intervenido para evitar el enfrentamiento entre dos grupos de trabajadores que dejó como saldo dos muertos y 12 heridos, entre ellos el periodista Israel Hernández, quien recibió una herida de bala mientras cubría los hechos. Pascual Lagunes asegura que el gobierno estatal sabía desde antes que el enfrentamiento se podía dar, y no tomaron ninguna previsión. *** Y por aquello de las “percepciones”, no debemos dejar pasar lo ocurrido en el camino que va de Tetla a Tepexilotla, en el municipio de Chocamán, donde el operador de un taxi del servicio mixto rural fue asesinado a balazos y degollado, la noche del sábado. Los hechos ocurrieron cuando el conductor se encontraba con su pareja a bordo de la unidad y fueron sorprendidos. El conductor murió en el sitio y la dama fue trasladada a un hospital, con heridas graves. *** Algo hay que hacer para frenar tanta violencia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Interesante, la reflexión del panista veracruzano Luis Pazos de la Torre, en su colaboración para El Financiero. Advierte que el caso de corrupción de Javier Duarte no es más que resultado de las facilidades que han tenido los gobernadores, durante muchos años, para disponer de los recursos públicos sin control alguno. *** “El padre de Javier Duarte (difunto), honesto y trabajador, fue mi amigo y compañero en el ITESM, a su madre y tíos los conozco desde la escuela. De ellos no aprendió a robar. Vio, desde que fue Secretario de Finanzas del gobernador anterior, cómo se podían desaparecer o desviar miles de millones sin dar cuentas a nadie y con una completa impunidad”, narró aquel que fuera candidato del PAN al gobierno de Veracruz. *** Explica que cuando el Presidente de México ya no fue priista, a los gobernadores de ese partido “les salió lo de ‘estados libres y soberanos’. Y al tener mayoría en los Congresos locales y pagar la nómina al poder judicial, hacían lo que se les pegara la gana con los recursos. “Con esas desviaciones integraron una bolsa de miles de millones para financiar la campaña de su candidato. Al ganar, asumieron que el nuevo presidente priista y un Congreso de mayoría priista, no les exigirían transparencia ni rendición de cuentas”, detalló. *** “La corrupción en los estados aumentó a partir del 2000. Se intensificó más en Coahuila, Tamaulipas, Quintana Roo, Estado de México y Veracruz, donde los ‘gobers’ priistas consideraron que cooperar con cientos de millones a la campaña presidencial les daba fuero para robar”. *** Hoy estamos viviendo las consecuencias.

* * *

La renegociación de la deuda es importante y necesaria. No es, sin embargo, la única medida que debe tomar la administración de Miguel Ángel Yunes Linares para sacar a Veracruz de la crisis financiera.
Los diputados locales no estaban obligados a respaldar la solicitud de renegociación en los términos planteados por el gobernador. Su deber es velar por el buen uso de los recursos públicos y una de sus tareas es evitar que crezca sin control la deuda del Estado.
¿Que a Alemán, Fidel y Duarte se los permitieron? Cierto, pero fueron otros diputados, y era muy distinta la correlación de fuerzas en el Poder Legislativo.
Miguel Ángel Yunes Linares no debe dejarse dominar por ese mal genio que lo ha estigmatizado durante toda su carrera pública. De nada sirve amenazar, de nada sirve señalar a sus opositores como “traidores” o “enemigos de los veracruzanos”. Su responsabilidad, su deber como gobernador, es convencer a las distintas fuerzas políticas de la entidad para que apoyen su proyecto de gobierno. Ellos no están obligados a seguirlo a ciegas.
Su mensaje de frustración, desahogo y rabieta, está lleno de barbaridades, de exageraciones, de melodrama y de obviedades.
Es absurdo que hable de una renegociación con los bancos acreedores a pesar de la negativa del Congreso. Todos los créditos que ha contratado el Estado tienen que estar avalados por el Poder Legislativo, pues así lo establece la Constitución. Ningún banco moverá un ápice dichos contratos, si el negociador no tiene el aval de los diputados.
La reducción de salarios y un severo ajuste al gasto público, son medidas que la administración de Miguel Ángel Yunes Linares deberá tomar, con renegociación o sin ella. Hasta la fecha, más de cien días después de que inició su gobierno, no ha tomado una sola medida tendiente a reducir su gasto operativo.
¿Reducir el salario de los diputados o el presupuesto del Congreso? No está entre sus facultades.
El riesgo de que las instituciones bancarias “castiguen” a Veracruz es real. Como bien lo informó Yunes Linares, los créditos contratados tienen condiciones que la administración estatal ha incumplido. Una de ellas es que la deuda de corto plazo (la de proveedores y contratistas) no supere los 4 mil 400 millones de pesos, cifra que ha sido rebasada desde el pasado gobierno; otra condición es que Veracruz mantenga una calificación crediticia de A, la cual perdió desde hace mucho tiempo.
Ya el año pasado el gobierno de Veracruz consiguió que las instituciones bancarias no aplicaran esas sanciones, con el compromiso de corregir la situación financiera estatal. Eso no se ha conseguido, y por ello es indispensable que se renegocie la deuda a un mayor plazo y en condiciones más blandas.
Pero eso no se consigue a las patadas. Si para conseguir un crédito requerimos de un aval, no lo agarramos de las solapas y lo sacudimos para obligarlo a firmar. Lo convencemos de que la medida es necesaria, y de que una vez conseguido el crédito se tomarán todas las previsiones para garantizar el cumplimiento de los compromisos. Eso es lo que no ha hecho Miguel Ángel Yunes Linares.
Ha perdido de vista que se le eligió como gobernador, no se le regaló el estado.
Yunes Linares dijo en su conferencia de prensa que hará “lo que sea necesario” para salir adelante, y que no descartaba “ninguna opción”.
Eso es bueno. La opción que debe analizar, es la de sentarse a dialogar con cada uno de los diputados locales, convencerlos de la importancia de esta renegociación, y escuchar sus propuestas e incorporarlas en la medida de las posibilidades.
Eso es hacer política, eso es gobernar.
Debe entender que quien piense distinto que él no forzosamente es su enemigo.

* * *
Epílogo.
Por aquello de las malditas “percepciones”. Son datos que aporta el analista del periódico El Universal, Héctor de Mauleón: De acuerdo con la empresa Lantia Consultores, en el mes de febrero de 2017, en Guanajuato hubo 142 ejecuciones. Le siguió Veracruz con 137. En tercer sitio se ubicó Guerrero con 128 y en la cuarta posición, con 80, Baja California. El mes cerró en todo el país con mil 332 homicidios relacionados con el crimen organizado. *** Y para la contabilidad del mes de marzo, hay que incluir a las cuatro personas que fueron asesinadas a balazos por desconocidos cuando se encontraban en un taller mecánico ubicado en la carretera Pánuco-Tempoal de la colonia Olmeca. Cerca de las 11 de la mañana de este miércoles, habitantes de dicha colonia alertaron a las autoridades sobre un enfrentamiento a balazos en el taller de denominado “Muelles El Jarocho”. En el sitio encontraron sin vida a cuatro hombre de entre 25 y 40 años, todos con impactos de bala. *** También hay que considerar a los tres muertos de la balacera en Poza Rica, que se consignó en este mismo espacio. Resulta que cerca de las 15:30 horas del martes reportaron la presencia de personas armadas en la Central de Abastos de Poza Rica. Elementos de la Fuerza Civil acudieron y ubicaron un Volkswagen Jetta, placas MZR-6970, color azul, con reporte de robo. A bordo viajaban tres personas, quienes al notar la presencia policial se dieron a la fuga. Varias calles más adelante el vehículo de los maleantes chocó contra un puente de metal y sus ocupantes se enfrentaron a tiros a la policía, para finalmente ser abatidos. Un uniformado también resultó herido.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Hoy el evento distractor es el cementerio clandestino conocido como “Colinas de Santa Fe”. Se trata de un predio utilizado durante muchos años por los grupos de la delincuencia organizada para esconder cadáveres, en tiempos en los que no les interesaba “calentar” la plaza. *** El sitio fue hallado por grupos de familiares de personas desaparecidas, que ahora mantienen una intensa campaña para conseguir que las autoridades locales (léase la Fiscalía General del Estado) lleven a cabo las tareas de identificación de los restos encontrados. *** El argumento oficial es que “no hay dinero” para adquirir los reactivos y equipos que se requieren para identificar el ADN de cada cuerpo. *** El tema había sido soslayado durante varias semanas, pero ahora se encontró una buena coyuntura para revivirlo. El Fiscal Jorge Winckler informó que fue hallada una de las fosas más grandes en ese predio, una a la que llaman “la alberca”, por su profundidad y sus dimensiones. Es tan grande este entierro, que para habilitarlo debieron utilizar maquinaria pesada.

* * *

“Vende caro tú amor, aventurera/ Da el precio del dolor, a tu pasado/ Y aquel, que de tu boca, la miel quiera/ Que pague con brillantes tu pecado/ Que pague con brillantes tu pecado…”.
Habrá quien sugiera que a los legisladores “les temblaron las piernas” luego del amenazante discurso del gobernador Miguel Ángel Yunes, como reacción al rechazo que sufrió su propuesta de renegociación de la deuda pública.
Otros, sin embargo, advierten en este affaire un tufillo de ambición y hasta rapiña. Vieron que la bancada oficial estaba vulnerable, y le hincaron el diente. Ya se había gastado el gobernador, en diciembre, sus “votos de confianza” y encontraron la coyuntura perfecta para someterlo.
En la versión oficial, lo que se sabrá es que Miguel Ángel Yunes Linares accedió a transparentar, a través del portal de la Secretaría de Finanzas, todos los procedimientos que se sigan para la renegociación de los pasivos bancarios, por lo que se agregó un artículo transitorio en el que quedara plasmado ese compromiso.
Si la bancada priista argumentó que el problema era la opacidad, el Ejecutivo respondió ofreciendo transparencia.
Lo que nadie dice es qué fue lo que se negoció “en lo oscurito”, lo que nadie explica es cómo convenció el maestro Juan Nicolás Callejas (coordinador de los diputados priistas) al dirigente nacional de su partido, Enrique Ochoa, y al propio secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, para que –ahora sí- les permitieran dar su voto aprobatorio a la petición del gobernador.
Miguel Ángel Yunes tendrá el permiso para renegociar la deuda, y los 20 meses que restan de su administración se la pasará quejándose de los millones de pesos que se perdieron en este debate.
La titular de Sefiplan, Clementina Guerrero, acudió la tarde del jueves a Palacio Legislativo para dialogar con legisladores del grupo Juntos por Veracruz, algunos de los cuales votaron en contra de la propuesta del gobernador. La funcionaria se comprometió ante ellos a informar de todos los pasos que se den en este proceso, de manera que los legisladores tengan la certeza de que se avanza en el sentido correcto.
¿Acaso era tan difícil incorporar ese punto desde el principio?
Lo que queda de estas “vencidas” es la certeza de que el gobernador sigue teniendo muy bajo el umbral de la paciencia, que como a las fieras en cautiverio, si le jalan los bigotes de inmediato saca las garras y muestra los dientes, ¡vamos! Que le sale lo “Bronx”.
Lo que también se rescata es que de nada valdrá toda la operación, todo el diálogo que impulse el coordinador de los diputados panistas, Sergio Hernández, si un día antes de la votación el gobernador se encarga de echar todo por la borda, metiendo a la cárcel a una figura preponderante de la oposición.
Miguel Ángel Yunes Linares llegó a Palacio de Gobierno a satisfacer sus ansias de poder, a saciar su sed de venganza y a impulsar las carreras políticas de sus retoños, por eso no lo dudó ni un instante cuando le dijeron que sólo sería gobernador por dos años.
Lo que al gobernador se le olvida es que también vino a hacer política, y que cada que se enoja, cada que resalta su “lado oscuro”, pierde puntos para conseguir sus objetivos.
Hay una frase que se atribuye a la némesis del actual gobernador, a Fidel Herrera: “Todo lo que se pueda comprar con dinero es barato”. Yunes Linares tiene claro que si de algo carece es, precisamente, de papel moneda, por lo que debe echar a volar su imaginación para encontrar alternativas que le permitan “convencer” a los opositores.
“Ya que la infamia de tu ruin destino/ Marchitó tu admirable primavera/ Haz menos escabroso tu camino… Vende caro tú amor aventurera”.

* * *
Epílogo.
Este jueves un juez de control en Pacho Viejo, dictó una nueva medida cautelar contra el ex Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, por los delitos de abuso de autoridad y tráfico de influencias, que implica otros seis meses de prisión preventiva, que se suman a los ocho meses que le habían aplicado en una audiencia anterior. ¿Alguien piensa aún que Flavino Ríos saldrá este sábado, cuando se defina si lo vinculan o no a proceso? *** No piensen que es mala fe. Son datos que surgen todos los días, y que alimentan esa “percepción” de inseguridad. En la comunidad Corral Nuevo, del municipio de Acayucan, un comando de sujetos embozados, con armas largas, irrumpieron en una casa y ejecutaron a la pareja que formaban Alberto Rodríguez, alias “Bertín” y Betsy Alegría Yazmín. Los fallecidos son parientes de Víctor Acrelio Alegría Antonio, exinspector de la Policía Municipal en Acayucan. *** En Tierra Blanca, en el barrio El Terraplén, en la calle Josefa Ortiz de Domínguez esquina con Lázaro Cárdenas, justo atrás de la escuela Alfonso Arroyo Flores, fue encontrado el cuerpo sin vida de un sujeto, envuelto en cobijas y en medio de un charco de sangre. El cadáver, que fue levantado por las autoridades ministeriales, no ha sido identificado. *** La violencia persiste. El gobernador pidió seis meses y ya vamos en el cuarto.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Martes, 14 Marzo 2017 21:15

Punto de Vista * Otra derrota de Yunes


Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
En su afán de enlodar más la imagen de Flavino Ríos (que, seguro, sus manchas debe tener) la maquinaria yunista ha estado construyendo nuevos casos en su contra. El riesgo es que debido a las prisas para armar esos expedientes, corren el riesgo de pegarse un tiro en el pie. *** El secretario de gobierno, el perredista Rogelio Franco, asegura haber encontrado inconsistencias en la dependencia hoy a su cargo, por el orden de los 247 millones de pesos. *** Resulta que esa cifra corresponde a las aportaciones que la administración estatal hacía para los pobladores de las comunidades aledañas a la presa Yuribia, y que fueron acordadas mediante un convenio que en su momento firmó –y pagó- Érick Lagos, en su calidad de secretario de Gobierno; que después siguió pagando Gerardo Buganza y que también cubrió Favino Ríos. *** Si pretenden darle un tinte ilícito a dicho convenio, deberían, entonces, denunciar a los tres servidores públicos que fungieron como secretarios de gobierno. *** Algo similar sucede con otra presunta denuncia contra Flavino Ríos por decisiones que se tomaron en la junta directiva del IPE. De considerarlo responsable, tendrían que proceder contra todos los funcionarios y líderes sindicales que conformaban ese cuerpo colegiado. *** ¿Lo harán?

* * *

La instrucción llegó desde la capital del país: El voto de los diputados priistas –de todos- tenía que ser en contra del dictamen que autorizaba a Miguel Ángel Yunes Linares a renegociar la deuda pública del Estado.
De nada sirvieron las largas horas de cabildeo que cubrió el coordinador de los legisladores panistas, Sergio Hernández. Cuando ya había conseguido que los representantes del PRI le otorgaran su respaldo, la instrucción desde la capital del país echó por tierra todo lo avanzado.
La instrucción se giró antes de que iniciara la sesión. La salida en bloque de los priistas, fue parte del show. La percepción entre los propios legisladores es que el voto de castigo a Yunes Linares fue la consecuencia del arresto al exgobernador interino Flavino Ríos.
Los diputados priistas no estaban sorprendidos de que Yunes Linares hubiera actuado en contra de quien tuvo a su cargo el cierre de la administración duartista, lo que sí apuntaban es que era un problema de “timing”, que el actual gobernador escogió el peor momento, la peor coyuntura para hacer sentir su rencor.
Tarde o temprano, la renegociación va a ser aprobada, pero la propuesta será muy distinta, en sus términos, a la originalmente enviada por Yunes Linares. Quienes se oponen a la petición del gobernador, aseguran que los está “espantando con el petate del muerto”.
Una buena síntesis de las objeciones que han encontrado a la propuesta yunista, la presentó el coordinador de la bancada “Juntos por Veracruz”, Fernando Kuri, quien denunció que la Secretaría de Finanzas ha entregado la información sobre la situación financiera de la entidad “a cuentagotas” y presentándola de manera que los datos aparezcan más graves de lo que son.
Como bien apuntó Kuri Kuri, en el presupuesto de egresos que fue aprobado para 2017 (y que está ahora sujeto a ajustes) se contempla el pago, por concepto de servicio de la deuda, de 6 mil 618 millones de pesos. Con la renegociación lo que se lograría es que esa cifra se redujera.
Lo que Yunes Linares pretende es que lo que se ahorre sea utilizado para abatir el déficit financiero que enfrenta la administración estatal.
El año pasado, el senador José Yunes Zorrilla calculaba el déficit del estado por el orden de los 10 mil millones de pesos por año, algo así como 800 millones de pesos al mes. El gobernador asegura que el déficit, para el mes de abril, ascenderá a los 25 mil millones de pesos. No lo detalla, sólo suelta la cifra como para pintar aún más dramático el panorama.
La contrapropuesta de los priistas plantea que parte de lo que se ahorre del servicio de la deuda, a partir de la renegociación, sea aplicado a resarcir los pasivos con las arcas municipales.
Eso le brinca a Yunes Linares, quien insiste en advertir que ese recurso es parte de lo “robado” (en realidad fue “desviado” a gasto corriente) por Javier Duarte y que no puede frenar el desarrollo de la entidad, por reponer un recurso que ya había sido etiquetado.
Ahí está el atorón.
Ya se había mencionado en este espacio el pasado lunes, y el diputado Fernando Kuri lo recalcó: “En el dictamen que se nos presenta, en la cláusula décimo segunda se incluye la posibilidad -‘de existir remanente’- de que se apliquen los recursos a la conclusión de obra pública municipal de 2016, lo que constituye un gancho para aprobar el dictamen, sin comprometer un solo peso en favor de los municipios que demandan sus participaciones federales. De nueva cuenta se nos quiere tomar el pelo y se nos presenta un dictamen que da un cheque en blanco al gobierno, para que de forma discrecional aplique el dinero que se libera”.
Miguel Ángel Yunes sabe que sin renegociación, muy pronto caerá en la misma insolvencia que padecieron Javier Duarte y Flavino Ríos. Cuando se empiecen a retrasar los pagos de salarios y de pensiones, los afectados no van a pensar en Javier Duarte, le van a reclamar a él, el nuevo gobernador, el que les prometió que las cosas mejorarían en cuanto él tomara posesión.
Por aquello de las malditas coincidencias, esa insolvencia se podría estar dando justo en tiempos de elecciones, con nefastas consecuencias para los candidatos de la alianza PAN-PRD.
El atorón va a seguir y las nuevas negociaciones, las que se hagan “en lo oscurito” incluirán el rubro de las acciones judiciales en contra de Flavino Ríos y de otros distinguidos priistas. Ya no le van a permitir al gobernador que siga utilizando a la Fiscalía como fabricante de “cajas chinas” para disimular su ineficiencia.
Si quiere que su gobierno avance, tendrá que ser de la mano del PRI, no en contra de ese partido.
El mensaje de este martes fue que un pleito con los priistas veracruzanos se puede convertir en un pleito con el gobierno federal.
Y ese tipo de conflictos no los quiere Miguel Ángel Yunes Linares.

* * *

Epílogo.
Justo en los momentos en que más enfrascado estaba con el dictamen de la autorización al gobernador para que renegocie la deuda, el diputado perredista Sergio Rodríguez recibió una noticia poco grata. Hasta su oficina en el Palacio Legislativo llegó una notificación de la Fiscalía General del Estado, en la que se le informa que le fue negada la suspensión definitiva (amparo) a una orden de aprehensión emitida en su contra el 17 de agosto del 2016, por el delito de robo de una camioneta. El legislador perredista goza de fuero, por lo que por el momento la orden de aprehensión no surte efecto. ¿Será que el fiscal espere hasta que concluya su gestión para proceder en su contra, o solicitará el juicio de procedencia? *** Y sigue la mata dando. Para alimentar la “percepción” de inseguridad, la tarde del martes se registró una balacera en la colonia Nacional de Poza Rica. Se informó de al menos dos fallecidos, así como un detenido.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
“Tú apruébame la renegociación, y yo te prometo –es más, ¡te lo firmo!- que si me sobra un dinerito, después de conseguir un balance en mis finanzas, sin dudarlo ni un segundo lo destino a los municipios”. *** ¡Sí, cómo no! *** Algo así es lo que está ofreciendo el gobierno estatal para convencer a los legisladores de que le aprueben la reestructuración de 46 mil millones de pesos. *** No mencionan que el déficit que arrastra la administración estatal no quedará resuelto con los acuerdos que alcancen con los bancos. Un cálculo muy optimista prevé que con esas medidas se logrará abatir, cuando mucho, un 25%. *** Entonces, si no se abate el déficit, no habrá “excedentes” y, por lo tanto, tampoco habrá recursos para los municipios. *** Este martes se discute en una nueva sesión extraordinaria la solicitud del gobernador, y se da en condiciones de gran tensión política, luego de que tanto la dirigencia nacional, como la estatal del PRI, reclamaran a Miguel Ángel Yunes Linares por la detención del exgobernador Flavino Ríos, medida que calificaron de mero “acto de venganza”. *** En tales circunstancias es muy complicado que se consigan los votos de la bancada priista, lo que complicará el escenario.

* * *

Una cosa es la mera discusión acerca de si realmente ayudó Flavino Ríos Alvarado a Javier Duarte a fugarse, o si la ayuda que le brindó (facilitarle un helicóptero para viajar a Coatzacoalcos) fue sin la menor malicia, como mera cortesía a un gobernador con licencia.
Eso habrán de decidirlo los tribunales correspondientes.
Lo que hoy se discute es si la decisión de capturarlo y mantenerlo encerrado, a pesar de que los delitos que le atribuyen no son de los que ameritan prisión, forma parte de una actitud del nuevo gobernador contra todos los que lo antecedieron.
En la comunicación que sostuvo Flavino Ríos con una reportera de los noticieros de XEU, al ser cuestionado sobre la posibilidad de que gestionara un amparo, el exgobernador interino lo negó, y dijo que haría frente a las acusaciones y en cuestión de horas recuperaría su libertad.
Flavino Ríos es abogado y con seguridad analizó todas las posibles acciones que pudieran tomar, por la vía jurídica, en su contra. Al conocer los delitos por los que era señalado (abuso de autoridad, tráfico de influencias y encubrimiento por favorecimiento) tuvo la certeza de que una vez presentado ante el juez de control podría seguir el caso en libertad.
No fue así. Igual que sucedió con el extitular de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, la Fiscalía alegó el “alto riesgo” de que Flavino Ríos “se sustraiga a la acción de la justicia”, esto es, que se fugara, para pedirle a la juez que ordenara su reclusión. Contrario a toda lógica jurídica (como si hubiera recibido “línea”) la juzgadora concordó con la petición de los fiscales y ordenó un año de prisión preventiva para Flavino Ríos.
Luego de tales circunstancias, el abogado de Ríos Alvarado, deberá estar preparando la estrategia para reclamar su liberación. Ya el lunes por la mañana el jurista señalaba que se habían violado los derechos humanos de su defendido, al no permitirle su intervención desde el inicio de la investigación, y al aplicar una medida cautelar “excesiva” (la prisión) a pesar de que no se le imputa por un delito grave y no se atendieron las garantías que Flavino Ríos ofrecía para garantizar que se mantendría disponible durante todo el proceso (la entrega de su pasaporte y el pago de una garantía).
Está claro, pues, que la instrucción al “autónomo” fiscal de Veracruz, fue que ningún otro detenido de los exfuncionarios estatales, debería ser puesto en libertad.
El propio Yunes Linares ha mencionado en diversas emisiones que ya existe una nueva orden de aprehensión en contra del doctor Leonel Bustos, quien fuera titular del Seguro Popular en Veracruz y está acusado del desvío de más de dos mil millones de pesos.
Cuando Bustos fue aprehendido por la autoridad municipal del estado, consiguió a las pocas horas su libertad, gracias a que sus abogados consiguieron la protección de la justicia federal, lo que le habría costado un severo llamado de atención al fiscal Jorge Winkler.
Una muestra de la forma en la que Yunes Linares administra la aplicación de la justicia (su justicia) es que la captura de Flavino Ríos se dio justo cuando se debatía en Veracruz acerca de la ineficacia de su administración luego de transcurridos sus primeros cien días de gobierno, y en vísperas de que se discuta en el Congreso local la petición del permiso para renegociar la deuda pública.
No sólo eso. El propio Yunes Linares ya anticipó que preparan nuevas carpetas de investigación contra Flavino Ríos, esto es, que aun cuando consiguiera un amparo de la justicia federal, de inmediato harían efectiva una nueva orden de aprehensión, con el fin de mantenerlo encerrado.
Todo esto lo puede hacer Miguel Ángel Yunes, porque cuenta con el apoyo total, incondicional, de su aliado Edel Álvarez Peña, el Presidente del Tribunal Superior de Justicia, irónicamente, “amigo de la infancia” de Flavino Ríos.
Quizá lo que hoy está pagando el exgobernador interino, es la desafortunada decisión de no saldar las facturas pendientes de los periódicos del hoy magistrado presidente.

* * *

Epílogo.
Y por aquello de las “malditas” percepciones. No se puede pasar por alto lo sucedido la mañana de este lunes a una empleada de la Secretaría de Seguridad Pública. Eran las 7:40 horas y caminaba por la avenida Zamora (a tres cuadras de Palacio de Gobierno) cuando dos sujetos que viajaban en una motocicleta, armados con pistolas, la despojaron de su bolso. Media hora después de los hechos, llegó hasta ese sitio una patrulla, de sus compañeros de trabajo. *** Y en el vecino municipio de Emiliano Zapata, en una finca de café, a orillas de la carretera que comunica a Ojo de Agua con Pacho Nuevo, fue localizado, abandonado, el taxi de Xalapa número 3986. En el interior de la cajuela fue hallado el cuerpo de una persona de sexo masculino, al parecer el conductor del auto de alquiler, quien fue identificado como Antonio López, vecino de la calle Roble número 5 de la ampliación La Haciendita del municipio de Banderilla. *** Uno más: en el municipio de Chocamán, un taxista fue ejecutado por sujetos desconocidos. Su cuerpo quedó tirado a unos pasos de su unidad, en la congregación La Joya. El cuerpo de la víctima, a la que se identificó como Miguel Martín García, fue identificado por su familia. *** Que la “caja china” del “chino” no nos distraiga. Miguel Ángel Yunes Linares no está cumpliendo. Bueno, al menos esa es la “percepción”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Tiene razón el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. *** Como él lo asegura, el tema de la seguridad es “muy fácil de debatir y de descalificar, sobre todo cuando no se vive la cotidianeidad de este tema”. ***Él lo sabe muy bien. Durante doce años se dedicó a criticar y debatir sobre seguridad, cuestionando lo que hacían los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte, y lo hacía desde la comodidad de su hogar, sin “vivir”, en lo cotidiano, lo que se batalla para combatir a la delincuencia. ***Presume Yunes Linares que él sí habla con la verdad a los veracruzanos, contrario a lo que –asegura- hicieron quienes lo antecedieron en el cargo. El problema es que los números no le favorecen. Según cifras del Sistema Nacional de Seguridad, ha habido un notorio incremento de los delitos de alto impacto en Veracruz durante el tiempo en que Miguel Ángel Yunes Linares ha estado en Palacio de Gobierno. El robo con violencia subió 70.4% y el robo sin violencia, 18% en el primer bimestre de su gobierno. La extorsión subió 52% y los homicidios culposos se elevaron 34 por ciento. *** La salida es sencilla: Es consecuencia del “cochinero” que le dejaron. Lo cierto es que él sabía muy bien cuáles eran las condiciones de inseguridad que se iba a encontrar y prometió resolverlo. Hoy resulta que las cifras son más graves que las que generó en el mismo lapso Javier Duarte. *** ¡Qué fácil es descalificar desde afuera! Lo difícil es resolverlo desde adentro.

* * *

A propósito del tan socorrido tema de la “percepción”, hay algunas que privan en gran parte de la sociedad mexicana y tienen que ver con los políticos: Si un político es detenido por cualquier autoridad, de inmediato se genera la “percepción” de que se trata de un político corrupto torpe, pues existe la “percepción” de que todos los políticos son corruptos, pero algunos son más listos que otros.
Si ese mismo político consigue la libertad a las pocas horas o los pocos días de haber sido capturado, la sociedad no asume que fue liberado porque era inocente, sino porque era “más listo” que las autoridades que procedieron en su contra.
Nadie espera que se concluya el juicio para emitir una opinión sobre el tema, si está en la cárcel, es culpable, si logra salir, es porque tiene muy buenos abogados.
El propio gobernador Miguel Ángel Yunes Linares tiende a incurrir en esos gazapos. Apenas la semana pasada, para ilustrar “lo mal que estaba Veracruz” en materia de seguridad antes de su llegada, mencionó -como ejemplo- que el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, está en prisión.
No comentó en ningún momento que Bermúdez está sujeto a un proceso y que no se ha definido si es culpable o no. Para él, el simple hecho de que esté en la cárcel es testimonio fiel de que es un delincuente.
Otro tema de percepción: Si tienes antecedentes penales, serás delincuente toda tu vida y no tienes derecho a ser protegido por el sistema, al que ya en alguna ocasión le fallaste.
En la misma conferencia de prensa de la semana pasada Yunes Linares presumía que ya no se habían registrado más secuestros en la entidad (lo cual, por cierto, es falso), y se anticipó a los cuestionamientos al aclarar que el médico Jorge Alberto Castro Solís director de la clínica Alem´s, quien fue “levantado” en Poza Rica y arrojado con otros diez cadáveres en Boca del Río, “tenía antecedentes penales”, como si ese simple hecho ya lo sentenciara como delincuente y, por lo tanto, su ejecución hubiera sido “una ley de la vida: el que a hierro mata, a hierro muere”.
En el tema de las percepciones, se suele imponer la que induce quien está en el poder.
Esa es la actual circunstancia de Flavino Ríos Alvarado.
Fue detenido por elementos de la Policía Ministerial del Estado. Lo acusan de haber ayudado a la fuga de Javier Duarte, y aunque la orden de aprehensión contra el exgobernador le fue otorgada a una instancia federal (la PGR), la Fiscalía General del Estado encontró resquicios en la Ley para fabricar lo que bien calificó el propio Flavino como una nueva “caja china”.
La instancia del fuero común procedió en contra del exgobernador interino por la presunta comisión de los delitos de abuso de autoridad (Artículo 317.- Se impondrán de dos a ocho años de prisión y multa hasta de doscientos días de salario al servidor público que ilegalmente ordene o ejecute un acto o inicie un procedimiento, en beneficio propio o ajeno o en perjuicio de alguien), tráfico de influencias (Artículo 327.- Se impondrán de uno a cuatro años de prisión y multa hasta de ciento cincuenta días de salario al servidor público que por sí o por interpósita persona, sin estar autorizado para ello y aprovechando el empleo, cargo o comisión que desempeñe, promueva o gestione la emisión o ejecución de un acto o resolución oficial en beneficio propio o de un tercero), y encubrimiento por favorecimiento (Artículo 344.- Se impondrán de seis meses a tres años de prisión y multa hasta de cuarenta días de salario a quien, después de la ejecución del delito y sin haber participado en éste, ayude en cualquier forma al inculpado a eludir las investigaciones de la autoridad o a sustraerse a la acción de ésta, u oculte, altere, destruya o haga desaparecer los rastros, pruebas o instrumentos del delito o asegure para el inculpado el producto o provecho del mismo).
Ninguno de los tres delitos por los que fue detenido es considerado grave, por lo que en teoría debería haber sido puesto en libertad. Sin embargo, el Fiscal Jorge Winkler -un abogado con pocas luces, pero perseverante- no está dispuesto a provocar que su jefe (Miguel Ángel Yunes, por supuesto) le pegue otra regañina como la que le aplicó cuando permitió que quedara en libertad Leonel Bustos, ex titular del Seguro Popular.
Winkler recurrió una vez más a la ayuda del Poder Judicial del Estado, que le decretó prisión por un año.
Oportuna, sin duda, la detención de Flavino Ríos Alvarado, justo cuando se evalúa el desempeño de Miguel Ángel Yunes Linares al frente del gobierno estatal, luego de que se cumplieron los primeros cien días de su gestión.

* * *
Epílogo.
En los últimos 45 días de la pasada administración, se dio el relevo en la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia. Como parte de las negociaciones entre el gobierno en funciones y el que asumiría el cargo el primero de diciembre, Flavino Ríos Alvarado operó para que quedara al frente del Poder Judicial Edel Álvarez Peña, un paisano y amigo personal, pero que además es un aliado de Miguel Ángel Yunes Linares. Cualquiera supondría que esa operación le garantizaba al “Chino”, si no la impunidad, al menor la garantía de un juicio justo y el respeto de sus derechos ciudadanos. Hoy ya debe tener claro que en política no valen las amistades, sino los intereses. *** Para quienes siguen dudando de que la “percepción” de inseguridad está muy cerca de la realidad, aquí les va otro dato: Elementos de la Fuerza Civil encontraron en el suelo a un sujeto cerca de la cascada Bola de Oro del municipio de Coatepec. Al acercarse confirmaron que tenía tres heridas de bala en el pecho y se desangraba, por lo que solicitaron el apoyo de la Cruz Roja, sin embargo para cuando llegaron los socorristas el sujeto ya había fallecido. Antes de morir la víctima -que fue identificada como Gerardo Medonio Domínguez, con domicilio en Campo de Tiro y artesano de ocupación- les alcanzó a decir a los policías que fue asaltado por un sujeto que vestía camisa de mezclilla azul y pantalón color marrón. Se montó un operativo para dar con el presunto homicida, pero todo fue inútil.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Mueven a risa las palabras del “junior” Fernando Yunes. Envalentonado, pide que “le echen” a Fidel Herrera Borunda o hasta a su padre, el exgobernador, en la contienda por la alcaldía de Veracruz. *** Niega que atrás de las posiciones políticas que han obtenido él y su hermano Miguel Ángel, esté la mano de su padre, el hoy gobernador. “Nosotros tenemos una trayectoria propia, mi hermano Miguel ha sido dos veces Presidente Municipal con el voto de la gente de Boca del Río, yo fui en 2010 diputado local de mayoría, fui el Diputado local más votado de todo el Estado, 2012 tuve el honor de ser Senador de la República con un millón 250 mil votos, eso no es imponer a nadie, es ganándose las cosas con trabajo y esfuerzo en la calle”, dijo. *** Evita decir que esas posiciones políticas las negoció su padre en el seno del PAN, que fue su padre quien les coordinó sus campañas, y que él no ganó la contienda por el Senado de la República, pues la fórmula que integró con Julen Rementería quedó en segundo lugar, atrás de la que formaron José Yunes y Héctor Yunes, del PRI. *** Nada dice de su debilidad por dejar inconcluso cada cargo de elección popular que consigue, para brincar a otro, lo que en la jerga política se conoce como “chapulinismo”.

* * *

¡Ah pero qué ingenuos se los imaginó!
El plan, bien visto, hasta parece ingenioso. El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares decreta que durante su administración no habrá dinero del gobierno para los medios de comunicación (“porque son empresas, no son entidades públicas”) y anticipa: “Prefiero que el costo para los veracruzanos sea la imagen del gobernador y no un costo económico que afecte las finanzas públicas del gobierno”. (¿Hay, acaso, “finanzas privadas del gobierno”?).
Con ese sacrificio de su imagen, por el bien del tesoro público, Yunes Linares deja asentado que aquel medio o periodista que lo critique lo hará porque le fue cancelado el convenio de publicidad con el que se compraba su pluma y su conciencia, con lo que lo estará descalificando de antemano.
Aclara que no pagará para que lo elogien, y que “si alguien lo quiere hacer, que lo hagan, pero no se le pagará”.
Estamos, pues, a las puertas del oscurantismo.
¡Claro que sí pagará Miguel Ángel Yunes Linares a las plumas y a los medios que son sus aliados! Pero lo hará de forma subrepticia, sin documentos de por medio, de manera que no quede huella alguna de sus transacciones.
Las tres anteriores administraciones estatales documentaron cada acuerdo comercial y reclamaron que se facturara cada peso que era pagado (y hasta los que no). Es por eso que hoy Yunes Linares puede asegurar que durante la gestión de Javier Duarte se aplicaron 8 mil 500 millones de pesos en convenios con medios de comunicación, porque tiene en su poder los documentos que lo acreditan.
Lo que él pretende, ahora, es que no haya documento alguno que exhiba el trato que tendrá (y que ya tiene) con algunos medios de comunicación.
El gobierno estatal es responsable de difundir mensajes que deben llegar a toda la población, desde campañas de salud, hasta avisos de Protección Civil, o incluso de Seguridad Pública. Miguel Ángel Yunes Linares está obligado, además, a informar a la sociedad sobre lo que hace o deja de hacer.
Suponer que la difusión de su gestión por las redes sociales será suficiente, es como imaginar que contratando un servicio de perifoneo la sociedad habrá de enterarse de sus anuncios.
Para que el mensaje del gobierno llegue hasta el último rincón de la entidad, es menester recurrir a los medios de comunicación, los que cobran por sus servicios. No es dinero regalado, y no es para comprar elogios. Si así fuera, ya podría ir sugiriéndole a su hijo el mayor, Miguel Ángel Yunes Márquez, que acabe con los convenios que el ayuntamiento de Boca del Río mantiene con los más importantes medios de la zona conurbada.
El propio Miguel Ángel Yunes Linares contrató los servicios de importantes medios durante su paso por el ISSSTE. ¿Acaso en ese entonces sí era válido “pagar para que lo elogiaran?
Yunes Linares no inventa el hilo negro al afirmar que el trato entre el gobierno y los medios estaba viciado. Dice lo mismo del trato entre empresarios y la administración estatal, o entre el Poder Ejecutivo y los Poderes Legislativo y Judicial.
Todo eso es cierto, pero nada hasta ahora nos garantiza que eso no sucederá en su administración.
Puso como ejemplo del respeto a los encargados de impartir justicia, el caso de la periodista, exfuncionaria municipal en Boca del Río y hoy diputada local por el PAN, Maryjose Gamboa. Afirma que fue injustamente enviada a prisión y el Poder Judicial lo solapó. No pone, sin embargo, ningún ejemplo de que ahora las cosas sean distintas. Lo que sabemos fue que presionó para que quedara al frente del Tribunal Superior de Justicia un aliado suyo, Edel Álvarez Peña (priista y empresario periodístico, por cierto) alguien que hoy está plegado a sus órdenes.
Como ejemplo de su “respeto” al Poder Legislativo, menciona que mantienen atorada su solicitud para renegociar la deuda. Pasa por alto que tachó a los diputados de “ignorantes” y que las complicaciones que ha tenido su solicitud obedecen a la opacidad con la que pretende manejar los fondos que se rescaten de su acuerdo con las instituciones bancarias.
Él mismo recuerda que otras legislaturas aprobaron renegociaciones sin condición alguna y la crisis empeoró. Es lógico que hoy se quiera evitar que suceda lo mismo.
El discurso de Miguel Ángel Yunes Linares ante los empresarios adheridos a la Coparmex es el más claro ejemplo de que su oferta política es una extensa colección de “cajas chinas” repletas de humo.

* * *
Epílogo.
A propósito de la reunión de Yunes Linares con los miembros de Coparmex, los empresarios callaron cuando el gobernador los acusó de coludirse con la administración de Javier Duarte y ser parte de la corrupción que imperó durante esos años. Ese era el momento, no al día siguiente, ante los medios, con deslindes particulares. La misma postura rastrera que mostraron con el anterior gobernador, ahora la asumen con el nuevo. *** Y sigue mintiendo el gobernador. Lo hizo ante los empresarios, al asegurar que la incidencia delictiva ha bajado: “No mentimos, hablamos con la verdad; si decimos que ha bajado es porque ha bajado, no es que nos queramos poner una estrellita, se está trabajando con esfuerzo y eficacia”. Lo mismo decía Javier Duarte, a quien él tantas culpas arroja. *** Y ahí nada más, para alimentar nuestra “percepción”: En el municipio de Maltrata fueron encontrados tres cuerpos sin vida, con evidentes huellas de haber sido ejecutados. Estaban en la batea de una camioneta color rojo Dodge RAM sin placas. La unidad fue reportada a las 15:30 horas de este jueves, en el municipio de Maltrata; estaba cubierta de hojas de maíz secas. Las víctimas fueron identificadas como elementos de la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (FISDAI) del estado de Puebla.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.