martes 27 de junio del 2017
Filiberto Vargas

Filiberto Vargas

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Se complica el proceso electoral para el partido Morena. El organismo político que dirige Andrés Manuel López Obrador se ha manejado siempre con una estructura de mando vertical. Las decisiones las toman sus dirigentes y la militancia obedece ciegamente. *** De la misma forma en que se definieron las candidaturas a diputaciones plurinominales del Congreso local (al azar, mediante el uso de tómbolas donde se colocaron los nombres de los aspirantes), también así se decidieron muchas de las regidurías que proponen en sus planillas. Así es y así ha sido siempre Morena. *** El problema es que en esta ocasión dicho partido les abrió la puerta a algunos aspirantes independientes, esto es, ciudadanos que no son militantes. Muchos de ellos se consideraron agraviados al conocer las 212 planillas que presentó la dirigencia estatal de Morena, sin diálogo previo, sin negociación, sin estudios de opinión o sondeos políticos. *** De inmediato se levantaron varias voces para protestar, y recurrieron a las instancias legales. El Tribunal Electoral en Veracruz ya ordenó que se repongan los procedimientos y el “pastel” que ya habían armado se les podría caer, y hasta le podría costar la cabeza a su dirigente estatal, Manuel Huerta. Ya se verá.

* * *

No es culpa de la prensa “duartista”, tampoco son las plumas identificadas con Andrés Manuel, mucho menos los que le siguen rindiendo pleitesía a Fidel Herrera. La que desmiente cada día, cada palabra del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, es la realidad.
La vida real provoca que el mandatario veracruzano tropiece constantemente con su lengua. Hoy dice algo, y mañana los hechos, la cruda realidad, lo desmienten.
Y si no lo cree, ahí está el caso de la ola de ejecuciones vinculadas con la delincuencia organizada.
Luego de convertirse en su propio vocero y salir a los medios a hablar sobre los once cadáveres que fueron arrojados en el municipio de Boca del Río (entre otras razones de ese protagonismo, queda claro, está el deslindar al gobierno municipal, de su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, de las causas de tan escandalosa exhibición de violencia), el gobernador de Veracruz puso especial énfasis en su visión de que ese ataque y las ejecuciones que se han realizado en toda la entidad veracruzana, tienen que ver con “un enfrentamiento entre bandas delictivas”, por lo que los ciudadanos no deben temer que todo eso los alcance.
Correcto y hasta sensato que Yunes Linares limite las consecuencias de esos actos criminales. El problema es la cochina realidad. Resulta que tras la identificación de los once cadáveres encontrados en Boca del Río, cinco no tienen antecedentes penales y ya han salido a reclamar familiares y amistades, de que los tachen de “delincuentes”.
No sólo eso. Si en realidad la violencia se da sólo entre bandas de la delincuencia organizada; si, como él dice, el hecho de que hayan sido arrojados los 11 cuerpos sin vida justo el día en que visitó territorio veracruzano el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio, no significa un desafío a su autoridad, entonces… ¿Cómo se explica el ataque de un grupo armado al destacamento de la Policía Federal Preventiva, ubicado en la congregación Vicente Guerrero, entre los municipios de Orizaba y Río Blanco?
¿Eran, acaso, los miembros de la Policía Federal, miembros de alguno de esos cárteles en disputa del territorio veracruzano?
Los hechos ocurrieron la tarde de este domingo, y las autoridades ordenaron el cierre parcial de la autopista Veracruz-México a la altura del retén de la Policía Federal Preventiva.
Si Miguel Ángel Yunes Linares atribuye a ese enfrentamiento de bandas, el secuestro, la tortura, la ejecución y la “siembra” de los once cuerpos encontrados en Boca del Río, y si le dice a la sociedad que nada tiene qué temer, siempre que no se involucre con esos grupos, deja claro que para él, los once muertos estaban vinculados a la delincuencia, incluso los que no tenían antecedentes penales.
“No criminalizo, pero es evidente que las ejecuciones (seis de cada diez homicidios en Veracruz) tienen que ver con la lucha por el poder, por el predominio en un territorio”.
¿En serio no criminaliza?

* * *
Epílogo.
Bien dicen que “cuando la perra es brava, hasta a los de casa muerde”. Ese es un refrán que parece mandado a hacer para la directora del DIF en la entidad, la poblana María Laura García Beltrán (por cierto, esposa del secretario de Salud, Irán Suárez Villa). Se trata de una servidora pública prepotente, arbitraria, soez, prejuiciosa, corrupta y desleal. Ese es su perfil, y el gobernador la conoce muy bien, pues tiene muchos años formando parte de su equipo. Muy pronto le provocará fuertes dolores de cabeza. *** Que no lo quisieron secuestrar, que se trató de un asalto “común y corriente” como muchos de los que no ocurren y que sólo forman parte de la “percepción” de los veracruzanos. El grupo legislativo del PAN emitió un comunicado para negar que hayan intentado secuestrar a su compañero, el diputado Luis Daniel Olmos Barradas (hijo del alcalde de Emiliano Zapata). *** Sólo por no dejar, para que no digan que sólo se trata de “percepciones”: En un rancho ubicado en la congregación La Unión, del municipio de Cazones de Herrera, fueron encontrados tres cuerpos sin vida. La Fiscalía regional ordenó el levantamiento y traslado de los cadáveres al Servicio Médico Forense de Poza Rica. *** Y para aquel que presume que “siempre da la cara”, que “siempre les responde a los medios”, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, resulta que tras volver a poner en marcha los trabajos del libramiento de Cardel, se negó a hablar de los hechos de violencia que se registran en toda la entidad. Les “pidió” a los reporteros que acudieron a cubrir el evento, que sólo tratara el tema de la obra pública. Lo que sigue es que dicte las columnas… ¿O acaso ya sucede?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Quienes aspiran a la candidatura de la alianza PAN-PRD por la alcaldía de Xalapa dan por “descalificado” a David Velasco Chedraui. Dicen haber tenido a sus representantes hasta que venció el plazo de registro, y están seguros de que nunca se presentó el exalcalde. *** Advierten que por no estar en el listado de aspirantes, no hizo precampaña, ni tiene fecha para entrevistarse con el comité perredista que habrá de definir a la planilla ganadora. *** Saben que David Velasco recurrirá a las autoridades electorales para reclamar el “error” del comité perredista de no incluirlo en la lista de precandidatos, pero advierten que si le llegan a conceder la oportunidad de participar, a pesar de no haber cumplido en tiempo y forma con los requisitos, se estaría dando el caso de una “candidatura chueca”. *** Incluso hay quienes han insinuado que el empresario Nicanor Moreira estaría por declinar su precandidatura en favor de David Velasco, lo que normativamente sería un error, pues no puede declinar por alguien que ni siquiera tiene reconocimiento como precandidato. “Estaría saltando al vacío”, señalan. *** Por una o por otra razón, lo cierto es que la candidatura de la alianza PAN-PRD por Xalapa está dando mucho tema y ha despertado el interés del electorado.

* * *

En los tiempos en los que gobernaba Fidel Herrera se presentó un conflicto que requirió de todo el oficio político del mandatario estatal.
Mientras Fidel Herrera dialogaba con las más altas autoridades de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) para impulsar nuevos proyectos de inversión en territorio veracruzano, y la participación directa de esa empresa en el mejoramiento de las poblaciones que han crecido gracias a la actividad petrolera, diversas organizaciones ambientalistas reclamaban a las autoridades estatales “mano dura” y “sanciones ejemplares” contra Pemex, por el severo daño que le ha causado la explotación y transformación del hidrocarburo a hábitat natural de la entidad.
Y tenían razón. Los ejemplos se pueden contar por cientos, del daño que han causado los accidentes vinculados con las actividades petrolíferas.
Pemex ha sido, es y seguirá siendo por un buen rato más, uno de los motores económicos más importantes para Veracruz, lo que obligaba al gobernador a tratar con “mucho tacto” la justa demanda de las organizaciones ambientalistas.
La postura de las organizaciones civiles siempre fue firme: “El gobernador sabrá en qué términos le plantea el problema a los directivos de Pemex. Puede ser enérgico o conciliador, lo que los veracruzanos esperan es que la paraestatal muestre, en los hechos, que se interesa y se ocupa del respeto a nuestro entorno”.
¿A qué viene este comentario?
Pues resulta que nuestro actual gobernador se enfrenta a una disyuntiva similar. No con Pemex (aunque habría que revisar si se está atendiendo el tema de la protección al medio ambiente) sino con la Secretaría de Marina.
La “percepción” de los veracruzanos es que Miguel Ángel Yunes Linares está resultando “ineficaz” en el combate a la delincuencia, y ha tenido que solicitar a la Federación que lo auxilie.
Un ingrediente fundamental en el apoyo que el gobierno federal brinda a Veracruz, es la participación de la Secretaría de Marina. Nadie duda de su eficacia. El propio gobernador está interesado en mantener la presencia de esta corporación en la entidad, pues entre sus encomiendas, los marinos tienen la de mantener el orden en el municipio de Boca del Río, casualmente gobernado por el hijo del mandatario estatal.
Y sin embargo, hay señalamientos directos de ciudadanos que aseguran que elementos de la Secretaría de Marina participaron, el pasado 4 de enero, en la ejecución extrajudicial de dos miembros de la familia Ramírez Bravo, originaria Huajuapan de León, Oaxaca y la desaparición de tres más, quienes viajaron de vacaciones al puerto de Veracruz.
Mientras en el puerto de Veracruz se vivían los conflictos propiciados por el aumento a la gasolina, los hermanos Jaciel y Levi Ramírez Ramírez, así como sus primos Rafael y Hugo Alberto Ramírez Bravo, y Luis Uriel Ortega Jaca, amigo de la familia, salieron del hotel para abastecer de combustible su camioneta Escalade Cadillac.
Levi Ramírez le avisó a su padre, Zoilo Ramírez, que ya iban de regreso al hotel para recoger al grupo de 15 personas y esa fue la última comunicación que tuvieron con ellos. Más tarde, por las noticias, se enteraron de que Hugo Alberto Ramírez y Luis Ortega habían sido asesinados frente a una gasolinera.
Las indagatorias de los familiares los han llevado a asegurar que quienes participaron en el homicidio fueron elementos de la Marina Armada de México.
De estos hechos ya tienen conocimiento la organización Idheas y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, quienes presentaron el caso al Comité de Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada.
Yunes Linares, metido en un brete, ha tenido que salir a los medios a defender a la Secretaría de Marina:
“Pregunté al Fiscal (…) si había algún elemento que vinculara a la Marina-Armada de México, a esta institución, o a algunos de sus miembros en estos hechos y la respuesta del Fiscal es contundente: de todas las diligencias practicadas no hay ningún indicio que señale algún tipo de participación de elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México en estos temas tan lamentables. Yo tengo la más alta consideración como Gobernador del Estado por el trabajo que desarrollan los elementos de la Policía Naval, de la Marina Armada de México y de todas las corporaciones federales en beneficio de la seguridad pública de los veracruzanos y estoy absolutamente seguro de que ni en este tema, ni en ningún otro, la Marina tiene alguna participación”.
O sea, que no valen ni un cacahuate las investigaciones. Él ya dictó sentencia absolutoria, y el que lo intente refutar, con seguridad será tratado de “ignorante”.
Hoy sí se puede decir que, en materia de seguridad, Miguel Ángel Yunes se sostiene de un clavo ardiendo.

* * *

Epílogo.
Es el calvario de los fotógrafos de Comunicación Social. Cada visita presidencial les piden “la foto”, esa en la que el Jefe de la Nación se vea “especialmente afectuoso” con el gobernador. No importa el nombre del Presidente, ni del mandatario estatal, en todos los casos les piden lo mismo. No toman en cuenta que los únicos fotógrafos que tienen libertad para escoger los mejores ángulos, son los de Presidencia, y los locales tienen que apañárselas con los limitados espacios a los que tienen acceso. ¡Muchas veces los han despedido por no haber conseguido el ángulo que les habían pedido”! Y con todos es lo mismo. *** Y por aquello de las “percepciones”, vale la pena leer el acucioso trabajo del portal Imagen de Veracruz, acerca de las ejecuciones en el mes de febrero. Contaron 134 personas abatidas en los 28 días, lo que supera por 37 el número reportados en el mes de enero, que tuvo tres días más.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
“Si no me lo aprueban, no respondo”. Ese parece ser el mensaje del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes a los diputados de Morena (se cuidó mucho de no referirse a los legisladores priistas, sabedor, tal vez, de que si los convence puede conseguir los votos que necesita) que de plano le dijeron que votarán en contra de su solicitud de autorización para renegociar la deuda de Veracruz. *** Ahora no sólo los conmina a respaldar su petición, sino que los apresura, pues advierte que cada día que pasa la –bautizada por él- “emergencia financiera” se pone cada día más grave. *** Su discurso es el de un perdona-vidas. Explica que él no provocó tal crisis, que él tiene la fórmula para resolverla, pero que si no lo apoya el Congreso (“del que me congratulo que hayan recuperado la autonomía e independencia que no tuvieron otras Legislaturas”) la crisis económica sería de “dimensiones incalculables”. *** O sea, en términos más claros: “Yo los respeto, ustedes tienen el derecho de decidir en qué sentido votar, pero si lo hacen en contra, nos va a cargar la…”. *** Entre otras barbaridades, el gobernador ha advertido que, en caso de no haber renegociación, tendrá que despedir a cien mil burócratas, pues “no tendrá para pagarles”. *** La renegociación es necesaria. Esta ha sido una de las pocas ocasiones en las que el actual gobernador ha recapacitado (otras de ellas fue la famosa “carta matrimonial”). Es cierto que si no se revisan los términos de los compromisos bancarios que tiene el Estado, las sanciones y los recargos terminarán de hundir un barco que ya hoy está en condiciones de ser abandonado. *** No debe olvidar, sin embargo, que la renegociación no es el único ingrediente de la fórmula que se requiere para superar la crisis. Es más importante aún reducir en forma dramática el gasto operativo, y hasta la fecha no ha explicado como logrará eso. *** Tal vez con algo menos de protagonismo, con una pequeña dosis de humildad, Yunes Linares podría conseguir los votos que requiere. ¿Qué tanto es tantito?

* * *

Fue el 20 de septiembre del 2011. Los cuerpos sin vida de 35 personas (23 hombres y 12 mujeres) fueron abandonados en el corazón turístico y financiero del municipio de Boca del Río. El hecho se dio justo cuando a unos cuantos kilómetros, en Veracruz, se realizaba una reunión nacional de procuradores de justicia.
En aquel entonces, la primera versión oficial sobre el tema la dio el procurador Reynaldo Escobar Pérez, quien informó: “Se ha logrado la identificación de algunos de los cuerpos y se ha confirmado, a través de Plataforma México, que todos ellos (los identificados, obviamente) tenían antecedentes penales y se dedicaban a actividades vinculadas al crimen organizado, tales como el secuestro, la extorsión, el homicidio, el narcomenudeo, entre otros delitos”.
Cinco años y cinco meses después, también en Boca del Río, aparecieron otros once cuerpos sin vida (ahora nueve hombres y dos mujeres). Igual que los de 2011, todos con visibles huellas de tortura y evidencias de ejecuciones.
Curiosamente no fue el ahora llamado Fiscal General, el encargado de dar la versión oficial, sino el propio gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.
¿Valor civil? ¿Protagonismo?
Cada quien lo puede calificar como mejor le parezca. Lo cierto es que sus palabras son muy parecidas a las que pronunció en aquella ocasión Reynaldo Escobar:
“Como lo he venido señalando, es una lucha entre bandas de delincuentes organizados. Como lo dicen en el propio cartel que dejaron, se trata de una guerra entre ellos mismos”.
En el 2011 se atribuyó a integrantes del cártel Jalisco Nueva Generación la autoría de la matanza de 35 personas a las que se les atribuía formar parte del cártel de Los Zetas. Todos los cuerpos tenían pintada una letra “Z” con plumón.
Con los once cuerpos encontrados la noche del martes, fue hallada una cartulina en la que no se especifica a qué grupo criminal pertenecen, pero se deja claro que es una confrontación entre bandas delictivas, como lo ha sostenido el gobernador.
No hay forma de verificar que ambos testimonios (la marca en los cuerpos del 2011 y la cartulina en estos) sean verídicos.
Cuando aparecieron los 11 cuerpos en el municipio de Boca del Río, justo se habían cumplido tres meses desde que tomó posesión del gobierno estatal Miguel Ángel Yunes Linares. Si se le suman los 48 días en los que fue gobernador interino Flavino Ríos Alvarado, completan cuatro meses y medio desde que Javier Duarte dejó el cargo. A estas alturas tiene muy poco sentido pretender culpar a los “acuerdos” de gobiernos anteriores sobre estas manifestaciones de violencia.
En su afán por convencer a la población veracruzana de que no corre peligro, Yunes Linares ha insistido en la tesis de que todas las ejecuciones, todos los enfrentamientos, se están dando entre bandas criminales. Se trata de diferentes grupos que pretenden –dijo- establecerse en Veracruz: “Todos quieren estar aquí, en una zona determinada, quieren tener territorio libre, dejarlo para una sola banda de delincuentes”.
Yunes Linares ya recorrió la mitad del plazo que él mismo se impuso para que los veracruzanos perciban una mejoría en el ámbito de la seguridad (“perciban”, de “percepción”). A menos que su fórmula mágica sea la intervención de las fuerzas federales, no se ve todavía cómo habrá de ofrecer resultados, más allá de estadísticas que sólo él se las cree.

* * *
Epílogo.
Y a todo esto… ¿Se sabe algo del responsable de filtrar la fotografía de Arturo Bermúdez en el momento de ser fichado? No debemos olvidar que fue “una orden” del mandatario estatal, que se diera con el autor de esa “falta administrativa” y se le sancionara. Esto parece confirmar que como investigador, Jaime Téllez Marié es un excelente agente de tránsito. *** Cuando ya nos habíamos olvidado de Javier Duarte, en el periódico El Universal se encargaron de recordarlo. En la columna “Bajo Reserva”, anotaron: “Del caso del ex gobernador de Veracruz hay cuatro datos relevantes en las indagatorias de la Procuraduría General de la República. El primero, nos dicen, es que no hay evidencias de que Javier Duarte esté muerto, que haya desaparecido de la faz de la tierra. El segundo es que el ex priísta no ha podido utilizar el sistema financiero, en pocas palabras se está quedando sin recursos, y eso lo obligará a sacar la cabeza. El tercero, nos explican, es que su mujer Karime Macías y otros miembros de la familia conocieron, participaron y se beneficiaron del entramado para el presunto saqueo de las arcas estatales. Y cuarto, nos comentan, hay una colaboración de las policías de los países centroamericanos y, lo más relevante, el apoyo del Departamento de Justicia de Estados Unidos para localizar al ex gobernador veracruzano, en un expediente que se considera prioritario y emblemático sobre corrupción en nuestro querido México”. *** En el mismo periódico le dieron espacio a una aclaración del gobierno yunista. En la columna Kiosko se puede leer: “Se quejan en Veracruz de empresario. El gobierno de Veracruz asegura que el empresario Alejandro Cossío Hernández, quien denunció en este espacio la intención del gobierno de Miguel Ángel Yunes, de querer adjudicar contratos millonarios sin licitación pública, no es representante de la empresa NRA, una de las presuntas compañías afectadas. Don Elías Assad Danini, coordinador de Comunicación Social, expresa que los dichos de don Alejandro son falsos e incluso Grupo NRA, a través de una carta, ofreció ya una disculpa al Gobierno de Veracruz y negó que éste sea dueño, socio o representante de la empresa. Don Elías advierte que podría denunciar el daño que les ha generado la difusión de esta información falsa, sin embargo, en esta columna no se vinculó a Cossío con dicha empresa. Habrá que ver qué dice don Alejandro, quien mantiene su acusación en medios”. De los contratos, por cierto, en su carta aclaratoria el gobierno estatal nada explica.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Martes, 28 Febrero 2017 20:16

Punto de Vista * Falta operación política

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
“Que sirva desde aquí, desde Veracruz para todo el país y para todos, la y los gobernadores, que este apoyo seguirá siempre -y sólo siempre- que exista correspondencia de parte de los gobiernos de los estados, compromiso de los gobiernos de los estados”. *** Apoyo de las fuerzas federales, siempre y cuando la administración estatal ponga de su parte, fue lo que subrayó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, en la conferencia de prensa que ofreció, acompañado de Miguel Ángel Yunes Linares, en el palacio municipal de Córdoba. *** Ese “poner de su parte” incluye sufragar los gastos de los elementos de la Gendarmería. El propio Osorio o admitió: “Firmamos un acuerdo con el Gobernador, estamos en el proceso, en el que tengo la instrucción del Presidente, de apoyar ante las dificultades económicas; tampoco crean que tenemos tanto nosotros, pero sí ver cómo nos ponemos de acuerdo para poder resolver el problema de que van a estar aquí las fuerzas federales”. *** Osorio Chong estuvo en Coatzacoalcos en el mes de octubre del año pasado, acompañando al entonces gobernador interino Flavino Ríos. En esa ocasión dijo que estaba ahí para informarle a la ciudadanía que las autoridades federales y estatales trabajaban en forma coordinada para recuperar la tranquilidad de los veracruzanos. Cuatro meses después, el sur de la entidad sigue con severos problemas de violencia vinculada al crimen organizado y ese mismo virus se ha trasladado a otros puntos.

* * *

Fue la bancada del PRI la responsable de que la Comisión de Hacienda del Estado en el Congreso local retirara de la agenda del día la discusión y votación de la solicitud de autorización del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para renegociar los más de 42 mil millones de pesos de deuda que tiene el estado.
La sesión extraordinaria celebrada este martes tuvo como objetivo original la resolución de ese tema, que es el que más urge al gobierno estatal, que ha advertido que el retraso en la renegociación de los pasivos tendrá severas consecuencias para las finanzas de Veracruz.
La sesión fue programada para iniciar a las 11 de la mañana, pero tuvo un retraso de más de dos horas, debido a que los legisladores priistas pusieron como condición para apoyar el dictamen, que se incluyera la aprobación para contratar un crédito de hasta 5 mil millones de pesos, con el que la administración estatal pagaría los fondos que están pendientes de cubrir a los ayuntamientos veracruzanos.
Al final no se pusieron de acuerdo, y ante el riesgo inminente de que el dictamen no alcanzara el voto favorable de los dos tercios del Congreso, sus autores decidieron retirarla y esperar a que se den los acuerdos.
Los votos en contra del PRI, sumados a los de Morena eran suficientes para echar por tierra la petición del gobernador.
“En este tema no me pongan condiciones. La renegociación es indispensable para que Veracruz avance”, les había pedido Yunes Linares a los diputados de oposición en reuniones previas. No fue suficiente.
Apenas el primero de enero del presente año, en este mismo espacio se advirtió: “El voto de confianza al que tenía derecho ya lo agotó. Compró con él la aprobación de un Fiscal General a modo y la posibilidad de hacer ajustes a su presupuesto en los próximos tres meses. Miguel Ángel Yunes Linares obtuvo el apoyo de dos terceras partes de los diputados locales para que le aprobaran su propuesta para la Fiscalía General del Estado. Lo consiguió con pura saliva. Con argumentos válidos, aunque rebatibles. La oposición decidió darle el voto de confianza, pero varios de ellos advirtieron que no siempre será así y que en futuras negociaciones la postura será mucho más rígida”.
Hoy se vio una muestra de ello. Una vez más falló la operación política, una vez más le quedaron mal al gobernador sus operadores en el Congreso local.
Pero para esto no hay Plan “B”. Yunes Linares debe seguir trabajando en la construcción de las condiciones que él considera las óptimas para superar la emergencia financiera que vive la entidad. Debe guardar por un momento al político rijoso y sacar al negociador, al de los argumentos.
Debe convencer.

* * *

Epílogo.
El Presidente de la sección instructora de la Cámara de Diputados federal, Ricardo Ramírez Nieto, advirtió que no se deben confundir a Chana con Juana. Que el procedimiento del SAT para embargar bienes del legislador Tarek Abdalá, nada tiene que ver con el proceso que se sigue a la petición de la Fiscalía General de Veracruz para desaforarlo. Según sus cálculos, para finales del mes de marzo podría estar concluyendo el procedimiento y se conocerá la resolución. No hay que comer ansias. *** Más que “observaciones”, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares hizo trizas el decreto que impulsó la diputada Maryjose Gamboa, mediante el cual pretendía que se legalizara el servicio de moto-taxis. Lo menos que dijo el gobernador de dicho decreto fue que “no cuenta con los estándares mínimos de tipo técnico, financiero, administrativo y de impacto ambiental”. A cambio de dicho decreto, Yunes Linares informó que en su Programa de Reordenamiento del Transporte Público, se determinará la pertinencia de mejorar el servicio en toda la entidad y sugirió esperar mejores tiempos antes de considerar nuevas modalidades de transporte. El decreto fue regresado a comisiones. *** Como suele suceder en estos casos, y para cultivar nuestra “percepción”, justo el día que visitaba tierras veracruzanas el jefe del gabinete de seguridad a nivel federal, Miguel Ángel Osorio, se suscitó una balacera en el puerto de Veracruz. Los reportes hablan de dos personas fallecidas y un policía herido. El enfrentamiento fue durante la madrugada del lunes y habría durado más de dos horas.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Domingo, 26 Febrero 2017 17:47

Punto de Vista * Este árbol aún da frutos


Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Es digno de reconocimiento que Miguel Ángel Yunes Linares admita que se han disparado las cifras en materia de ejecuciones. En tan sólo una semana se elevaron de 17 a 25. Llama la atención que separe las llamadas “ejecuciones” (término utilizado para crímenes que cometen bandas del crimen organizado) con los homicidios dolosos, este sí un concepto admitido en las estadísticas oficiales. Ahí Yunes linares tampoco tiene mucho de qué presumir, pues la semana pasada se reportaron 12 casos, y esta semana 11. *** En cifras que aportó el propio gobernador de Veracruz, los secuestros bajaron de una semana a otra, de 7 a 1, mientras que los robos a comercio se redujeron de 96 a 90; el robo de vehículos pasó de 154 a 128; la extorsión aumentó de 6 casos a 15; el robo a casa habitación subió de 54 a 56, mientras que los robos a bancos se mantuvieron igual. *** La noticia de que vendrá el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio (cada vez queda más claro que fue el funcionario federal que más apoyó a Miguel Ángel Yunes para hacerlo ganar en Veracruz) no tendría por qué alentar a los veracruzanos. También hizo acto de presencia al inicio de la breve gestión de Flavino Ríos y con eso nada se resolvió. *** Es mejor noticia la llegada de la Gendarmería, esa que prometió Yunes Linares desde su campaña electoral y no se ha concretado.

* * *

A principios de 2011, alguien que fue alto funcionario en la administración de Javier Duarte, me comentaba: “Pareciera que estamos despertando de una prolongada parranda. El gobierno está paralizado. Las arcas fueron saqueadas. Pero nos vamos a levantar, Veracruz es un estado muy noble, con gran potencial. Vamos a salir adelante”.
Y es que nadie en ese momento podría imaginar que Javier Duarte, el nuevo gobernador, iba pensar siquiera en tomar aunque fuera un peso del tesoro público, cuando le habían dejado fuertes pasivos que le ataban las manos.
Ya vimos que no fue así. Ya vimos que Veracruz da, no para uno, sino para múltiples saqueos.
Faltaban un par de meses para que Miguel Alemán entregara el gobierno y salió con la “genial idea” de solicitar un crédito por 3 mil 500 millones de pesos. Argumentó que la Federación le debía a Veracruz, en partidas para Educación, más de 5 mil millones de pesos, por lo que cuando se hiciera efectivo ese pasivo, se podría saldar el crédito y todavía quedarían fondos disponibles.
En la etapa de Fidel Herrera dicho pasivo se negoció. A Veracruz no llegaron más de 700 millones de pesos de esos 5 mil millones que se esperaban. La deuda de 3 mil 500 millones de pesos contratada por Alemán se elevó de forma exponencial.
En diciembre de 2010, al inicio de la administración de Javier Duarte, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que la deuda estatal ascendía a 21 mil 874 millones de pesos. Seis años después, en diciembre del 2016, la deuda registrada ante Hacienda era superior a los 46 mil millones de pesos.
¿Se puede seguir saqueando a Veracruz?
¡Por supuesto que sí!
Esta entidad maneja presupuestos anuales del orden de los 100 mil millones de pesos, y tiene, además una fortuna inimaginable en bienes. Veracruz es un negocio permanente, pues todo el tiempo está contratando servicios, recurre a empresas constructoras y tiene una amplia cartera de proveedores. Todo eso representa dinero, muchísimo dinero para servidores públicos corruptos.
¿Hay riesgo de que la actual administración incurra en las mismas prácticas que el actual gobernador denunció y que le sirvieron para abanderar su campaña?
¡Claro que sí!
Ya lo habíamos mencionado en este mismo espacio, y ahora el periódico de circulación nacional El Universal, en su columna Kiosko, lo ratifica: “¿Yunes sigue los pasos de Duarte? Aún no se cumplen ni los primeros tres meses de la administración del gobernador de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes Linares, cuando, nos comentan, surgió la primera queja por presuntos actos de corrupción en la asignación de servicios médicos y hospitalarios. Nos platican que tras la denuncia que realizó el empresario Alejandro Cossio Hernández sobre la intención de adjudicar contratos millonarios sin licitación pública, comenzaron a filtrarse los montos y áreas donde se repetirían las irregularidades del anterior gobierno. Son cerca de 2 mil millones de pesos en servicios los que supuestamente se asignarán de manera directa, entre ellos de Servicio Integral de Banco de Sangre (300 millones), Servicio Integral de Laboratorio Clínico (850), Servicio Integral de Hemodiálisis (89), Servicio Integral de Digitalización (70), Medicamentos (800) y Material de curación (450). ¿Será que don Miguel Ángel quiere seguir los pasos de su antecesor, Javier Duarte?”.
¿Quién con un poco de sentido común podría imaginarse que en un estado tan saqueado como el de Veracruz todavía se pudieran hacer millonarios negocios?
Pues sí sucede. Y no sólo en el sector Salud. Ya se envió la iniciativa al Congreso para modificar la Ley de Tránsito, de manera que los propietarios de concesiones de transporte público puedan poseer más de una. Al mismo tiempo se están revisando las concesiones otorgadas en la pasada administración, y aquellas que muestren alguna irregularidad le será retirada a su poseedor, y asignada a otra persona. Y todo eso produce altos dividendos para los funcionarios estatales.
Y volverán a hacer negocios con las compañías constructoras, y con los proveedores de fertilizantes y de insecticidas para el campo veracruzano… y mientras, para “taparle el ojo al macho”, seguirán quejándose y exhibiendo todo lo que se robaron Fidel y Duarte, mientras ellos llenan sus alforjas.

* * *

Epílogo.
Está claro que las fiestas populares, esas que han sido incorporadas a las costumbres de los lugareños, sobreviven a cualquier embestida de carácter político. El Carnaval de Veracruz fue despreciado, bloqueado, ignorado, desestimado por las nuevas autoridades estatales, y sin embargo nada de eso ha impedido que miles de familias visiten el puerto jarocho a pasar unos días de alegría. Alguien debería aprender la lección. *** Este martes, en sesión extraordinaria, los diputados locales habrán de discutir y votar la petición del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares de una autorización para renegociar la deuda pública del Estado. Entre los legisladores se han escuchado quejas en el sentido de que no tienen claro en qué se habrán de utilizar los excedentes que se generen al ampliar los plazos y reducir tasas de interés. No hay que perder de vista que la reestructura es sólo una de las medidas que deberá asumir la actual administración si de verdad pretende sacar a Veracruz de la crisis. El déficit mensual alcanza los mil millones de pesos y la reestructura apenas significará un ahorro, en el servicio de la deuda, de unos 150 millones de pesos. Nadie ha explicado de dónde saldrán los otros 850 millones de pesos mensuales que debe recortar la administración estatal. *** A propósito de ejecuciones. Este fin de semana hay que contar la del líder cañero de la CNC del Ingenio La Providencia, Fernando Maza Muñoz, quien fue ultimado en el distribuidor vial “El Diamante”, de Córdoba. Además, en la comunidad de La Nueva Reforma, del municipio de Minatitlán, varios hombres irrumpieron en una fiesta para asesinar a uno de los presentes, lo que provocó un tiroteo. Y en Tamarindo, comunidad del municipio de Puente Nacional, el domingo fue encontrado el cuerpo sin vida de un joven, que presentaba un impacto de bala en la cabeza. La lista crece cada día.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jueves, 23 Febrero 2017 21:42

Punto de Vista * Al final, son lo mismo


Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Ya en este mismo espacio se había llamado la atención sobre ese tema. Sonaba extraño que, incluso antes de tomar posesión como gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares estuviera recorriendo hospitales y anunciando la inmediata compra de medicamentos para dotar a los centros de salud del estado, lo mismo que de equipamiento médico. *** El argumento era dramático. Según Yunes Linares, los hospitales y centros de salud de Veracruz estaban en tan deplorables condiciones, que ¡estaban costando vidas! Nunca dio un solo caso, pero con sus palabras dejó claro que era un tema de extrema urgencia. Llamó la atención que una de sus primeras medidas una vez asumido el cargo, fue anunciar que dispondría de los recursos “recuperados” (en ese momento, según él, mil 250 millones de pesos) para la adquisición de medicinas y rehabilitación de hospitales. *** No faltó quien mencionara que los patrocinadores de las dos campañas por la gubernatura de Miguel Ángel Yunes Linares, fueron poderosas empresas dedicadas a la venta de medicinas y equipo médico, con las que hizo negocios durante su paso por el ISSSTE. *** Hoy eso parece confirmarse, con la carta que publica el panista Alejandro Cossío Hernández, quien señala directamente al titular de Salud, Irán Suárez Villa, de que, sin mediar licitación alguna, asigna contratos directos que superan los cientos de millones de pesos. *** Casualmente, de eso mismo acusó Yunes Linares a Javier Duarte… ¿PAN con lo mismo?

* * *

En más de una ocasión he escuchado que en el fondo, el origen del conflicto personal entre Fidel Herrera y Miguel Ángel Yunes es que son muy parecidos, en su carácter, en su estilo de hacer política.
En Física se le conoce como Ley de Cargas o Ley de Magnetismo. En ella se establece que las cargas contrarias se atraen, mientras que las cargas similares se repelen.
Algo parecido sucede con Andrés Manuel López Obrador. Tiene muchas similitudes en su forma de hacer política, con Yunes Linares, y hasta con Fidel Herrera. De ahí que ahora estén escenificando -el gobernador de Veracruz y el dirigente de Morena- un espectáculo tan bochornoso.
En mis casi tres décadas dedicadas al periodismo, no he conocido a un político más hábil para evadir las preguntas “incómodas” que el nativo de Nopaltepec. De hecho durante su administración hice notar que Fidel Herrera había revolucionado el formato de las llamadas “entrevistas de banqueta”.
Cuando los reporteros abordaban a Fidel Herrera para entrevistarlo, no le hacían preguntas, se limitaban a darle “pie”, esto es, a sugerirle un tema, y eso era suficiente para que el entonces gobernador se soltara disertando sobre el mismo.
Sólo tenías que decirle: “Seguridad”, o mencionarle “bursatilización”, o gritarle desde atrás del numeroso grupo de reporteros: “¡Señor gobernador, las próximas elecciones!”.
Esos o muchos otros temas.
No esperaba la pregunta, él soltaba una perorata que terminaba por cansar a los reporteros. Cuando quería evitar un tema, llevaba su respuesta a otros derroteros, hasta que terminaba hablando de lo que a él le interesaba.
Algo así sucedió esta semana con Andrés Manuel López Obrador, al ser abordado por los reporteros a su llegada al aeropuerto de Veracruz. Sabedor de que visitaba el territorio de Yunes Linares, el dirigente nacional de Morena llevaba preparado un discurso flamígero en su contra, pero de pronto se vio sorprendido por cuestionamientos sobre la postulación de candidatos a las alcaldías de Veracruz en su partido, en la que se les están otorgando espacios a políticos emanados del PRI y del PAN.
López Obrador intentó en un par de ocasiones colocar en la entrevista, como tema central, la actuación de Miguel Ángel Yunes Linares, y al ver que los reporteros insistían en cuestionarlo sobre su partido, terminó por asumir la ofensiva y tacharlos de “yunistas” y de estar siendo “maiceados” por el gobernador de Veracruz.
En Minatitlán, Miguel Ángel Yunes Linares dialogó con los reporteros luego de participar en un acto en el que se hizo entrega de equipamiento policial a las corporaciones adscritas al sur de la entidad.
Las preguntas eran obligadas. Los reporteros querían saber su opinión sobre el evidente incremento en los hechos de violencia en aquella región. Yunes Linares, con mejor ánimo que en otras ocasiones, llevó las respuestas al ámbito que él prefiere: El gobierno de Javier Duarte.
Admitió, sí, que hay una alta incidencia delictiva en la entidad, pero aclaró que se trata de una “inercia de aceleración que tuvo el delito de homicidio durante el año pasado, mismo que creció hasta en un 122 por ciento” y que en el caso de las ejecuciones “se trabaja de la mano con la Federación”, como para dejar en claro que no es una cifra que le corresponda abatir a su gobierno.
Y Yunes Linares no mintió: Las cifras del Sistema Nacional de Seguridad señalan que en el rubro de homicidios dolosos, en 2014 se registraron 487 en territorio veracruzano; para 2015 la cifra aumentó a 565, pero en 2016 se disparó, pues fueron denunciados mil 126 homicidios.
Respecto al secuestro, la misma fuente detalla que en 2014 se denunciaron 255 casos; en el 2015 la cifra bajó a 97, pero en 2016 subió a 115 denuncias.
El caso es que llevó la entrevista a territorios bastante cómodos, a hablar de la incidencia delictiva en tiempos de Javier Duarte. Cuando se le insistió sobre los casos reportados durante los casi 80 días de su gestión, se limitó a responder que era parte de una tendencia nacional pues en 25 entidades se habían registrado “picos” en los hechos de violencia.
Cuando se le preguntó cómo iba en el tema de “desapariciones”, se apresuró a aclarar que han sido muy pocos casos durante su administración.
“¡Claro!, ahora ya no los entierran, ahora los arrojan a orilla de carretera”, se escuchó entre los reporteros.

* * *
Epílogo.
Aclarando amanece. El diputado federal Marco Antonio Aguilar Yunes, con amplia experiencia en los tema de legislación laboral, circuló la noche del jueves un mensaje a sus seguidores en redes sociales. Les aclaró que él no votó a favor de la Reforma a la Ley Federal del Trabajo en materia de Tabla de Enfermedades y de Valuación de las Incapacidades Permanentes aprobada esta semana, pero también advirtió que es falso que dichas reformas vayan a afectar los derechos de los trabajadores. “Lo que sí hace la Reforma, es actualizar una Tabla de Enfermedades fijada hace 47 años, y que ahora contempla la protección de los trabajadores afectados por enfermedades como el estrés, e incluso algunos tipos de cáncer”. *** Ahí nada más para que quede constancia: En un camino de terracería del municipio de Carlos A. Carrillo, la mañana del jueves fueron encontrados dos cuerpos sin vida, con evidencias claras de haber sido ejecutados. Además, en la colonia Paso Real del mismo municipio apareció el cuerpo de una persona del sexo femenino. Los tres cuerpos presentaban impactos de bala. Ojalá sólo se trate de nuestras malditas percepciones.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jueves, 23 Febrero 2017 05:17

Punto de Vista * El nivel de debate

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Quizá lo tachen de ignorante. En una de esas hasta “se pone el saco”. Lo cierto es que este miércoles el senador José Yunes Zorrilla retomó el asunto de la renegociación de la deuda pública del Gobierno de Veracruz y ratificó lo que ya había dicho en otro momento: Son los diputados locales –no el gobernador- los que definen en qué se aplicarán los recursos que se rescaten con la ampliación de los plazos de pago y la eventual reducción de tasas de interés. *** Pepe Yunes se dijo convencido de que la reestructuración es necesaria para sacar a Veracruz de la crisis que enfrenta, pero aclaró que debe ir acompañada de un plan de ajuste –o hasta de choque- al gasto operativo, que permita abatir el déficit presupuestal que se viene arrastrando y que el propio senador denunció hace bastante tiempo. *** Y remató con un mensaje con un destinatario bien definido: “El tema de la renegociación no es de ignorancia o torpeza, es de respeto al orden constitucional”. ¿Acaso en su megalomanía el gobernador lo habrá olvidado?

* * *
Y mientras Andrés Manuel acusa a Yunes Linares de “maicear” (y, peor: “con maíz con gorgojo”) a la prensa de Veracruz, el gobernador le revira acusándolo de “desquiciado y corrupto”. Ninguno aporta pruebas, ninguno de los dos tiene con qué sostener sus denuncias, se trata sólo de un absurdo pleito de verduleras.
- ¡Ratero!
- ¡Loco!
- ¡Corrupto!
- ¡Tú también!
- ¡A mi papá no lo insultas, estúpido!
A esos niveles ha llegado la política en Veracruz.
¿Cómo pretenden que saquemos conclusiones con un debate de esa calaña?
¿Quién gana?
¿El que lanza la última ofensa? ¿El que hace la acusación más grave? ¿El que “maicea” mejor a los medios?
Gana el que consigue que la atención ciudadana se distraiga en alegatos absurdos.
Gana el que se vende como “puro” y con la autoridad moral para definir quién roba y quién no.
Ganan los “malandros” que siguen regando sangre por todo el territorio veracruzano, mientras nos ponemos de acuerdo si en verdad Veracruz sufre por la inseguridad, o son meras percepciones.
Ganan los bancos, que siguen cosechando millonarios intereses de las arcas veracruzanas, en tanto sigan sin ponerse de acuerdo en los mejores términos para la renegociación, y el destino de los “ahorros” que ésta permitiría.
¿Quién pierde?
Pierde la prensa, que cuando no la califican de “ignorante” la tachan de “vendida”.
Pierden los “adalides de la verdad”, que le compraron el cuento a Yunes Linares y hoy, a menos de tres meses de distancia, ya agotaron sus argumentos para defenderlo.
Pierden muchos veracruzanos que, ingenuamente, piensan que votando por Morena van a conseguir que venga a gobernarlos Andrés Manuel.
Pierde la burocracia de esta entidad, que le otorgó su voto a Miguel Ángel Yunes Linares, y en respuesta fueron despedidos y acusados de “aviadores y ladrones”.
Y ya no hablemos de la “democracia” que concibe que convivan en un mismo proyecto de Estado, políticos de derecha, de izquierda y hasta los “chapulines”.
Pierde el sistema de justicia, que hoy es utilizado como munición para la guerra mediática.
Perdemos todos.

* * *
Epílogo.
Y nuestros orgullosos representantes, los autónomos comisionados de la CEAPP salieron a defendernos por la ofensa cometida por Andrés Manuel López Obrador. La periodista Ana Laura Pérez Mendoza, opinó que el líder de Morena nos debe una disculpa pública, por acusarnos de estar “maiceados” por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. La comisionada Presidenta dijo que los políticos “deben ser respetuoso con los medios de comunicación, porque cuando se ataca a los medios se provoca un clima crispado y eso no le conviene a nadie, mucho menos a Veracruz”. Atinada postura. Habría que pasarle copia a su jefe, por aquello de los “periodistas ignorantes”. *** A propósito de abusos en la impartición de justicia en Veracruz. No hay que perder de vista el tristemente célebre caso de “Los Porkys de Boca”. Resulta que un juez ha sido sancionado por negarse, en tres ocasiones, a dictar un auto de libertad. Si persiste en su desacato la siguiente medida será su destitución. ¿Estará dispuesto a “jugársela” por su jefe? *** José Luis Santiago es un político de la vieja escuela. Sus primeras lecciones las recibió de un personaje de gran trayectoria a nivel nacional, don Gustavo Carvajal Moreno. Hoy da una muestra de ello. Él sabe que si aspira a un cargo o a una candidatura y tiene los méritos suficientes para obtenerlo, debe formase en la fila, y no salirse de ella por más presiones que reciba. Él ahí sigue y las amenazas no le hacen mella. *** Un hecho de violencia más. No hay día que se vaya limpio. La tarde del miércoles se registró una persecución y balacera, entre un automóvil particular y un taxi, en la colonia Guadalupe Victoria del municipio de San Andrés Tlalnelhuayocan, conurbado con Xalapa. Se reporta una persona herida.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
¡Se la mató el Presidente! *** Con un cronograma bien calculado, cada determinado tiempo Miguel Ángel Yunes Linares lanza una nueva bomba mediática sobre su villano favorito, Javier Duarte. Desde que asumió la gubernatura ha administrado esos misiles con gran celo. Abrió con el anuncio de la recuperación de millones de pesos que habrían sido sustraídos de las arcas estatales, siguió con el señalamiento de que tanto Fidel Herrera como Javier Duarte habían autorizado, permitido o hasta ordenado, la aplicación de “quimioterapias falsas” a niños enfermos de cáncer; después fue la captura del titular de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, gran parte del sexenio anterior. *** Con cada “bombazo”, Yunes Linares ganaba las portadas de los principales medios de circulación nacional y desviaba la atención de lo realmente importante, su inoperancia en los dos temas que más preocupan a los veracruzanos: finanzas y seguridad. *** Esta semana tocó el turno a una nueva “caja china”. El gobernador en persona anunció la confiscación de una bodega, en la ciudad de Córdoba, donde se reguardaban numerosos enseres personales de Duarte y su esposa. Entre los bienes de los que se apropió la Fiscalía, Yunes Linares presumió en especial una colección de diarios personales y libretas de anotaciones, al parecer propiedad de la señora Karime Macías, en las que –asegura el gobernador- se da cuenta de actos ilícitos y cómplices de la pareja. *** Para la mala fortuna de Yunes Linares, la tempranera difusión de su “noticia bomba” fue matada por el Presidente Enrique Peña Nieto, quien dedicó gran parte del lunes a dialogar con al menos 20 periodistas, sobre las medidas que está tomando su gobierno en el tema de la gasolina. *** Ni hablar. A’i pa’ la próxima.

* * *
En junio de 2014, en plena efervescencia mundialista, Iván Vicente Alarcón Cerda, un funcionario menor de la Comisión Municipal de Agua de Xalapa (CMAS), envió un oficio al área de Recursos Humanos, en el que argumentaba un “problema personal” que lo obligaba a ausentarse unos días de sus labores… y se fue a Brasil, para disfrutar la fiebre futbolera.
Nada habría pasado, nadie se habría enterado, porque el personaje de marras era de por sí un desconocido. Sin embargo, sus aficiones personales le jugaron una mala pasada: Al entrar a un estadio carioca fue descubierto metiendo de contrabando una botella de tequila, en el interior de un inofensivo oso de peluche. El periodista mexicano, Alejandro de la Rosa, de la cadena ESPN, consignó el hecho en un Twitter.
Cuestionado por las cámaras de televisión, Vicente Alarcón sonrió, explicó la gracejada con detalles y posó para los millones de televidentes. El comunicador escribió: @adelarosa_esp: “No, no crean que andan de cursis. Es el ‘oso’ que ‘mete’ el tequila a los estadios! #YaNiLa”…
Hubo reacciones en Xalapa, en todo Veracruz y el mundo entero, sobre todo cuando trascendió que el desconocido era coordinador de la Cultura del Agua de Xalapa.
- ¿Cómo es posible -se preguntaban- que quiera educar a niños en materia del cuidado hídrico, cuando él mismo anda permanentemente en el agua?
El alcalde Américo Zúñiga mostró su irritación por el hecho y a su regreso a Xalapa, fue despedido. ¿La razón? Por mentir al área de Recursos Humanos, con su “problema personal”.
Luego de su fugaz paso por CMAS, uno de sus amigos “íntimos”, poderoso funcionario de la Secretaría de Gobierno (área que en ese entonces encabezaba Gerardo Buganza) lo rescató y generoso lo metió a la nómina, por las habilidades que Iván Alarcón Cerda tenía para “meter” tequila de contrabando, a los recintos más vigilados del mundo.
El final de la historia de esa dependencia ya lo conocemos y por ende, el destino del “Osito tequilero”, de llegar a la calle. Sin embargo, su padrino y protector lo ha seguido cobijando con su manto y le ha seguido alimentando sus “problemas personales”, sus aficiones por el alcohol y otras sustancias.
Hoy, en un nuevo capítulo de esta novela de pasión, lo lanza al ruedo, para competir como precandidato del PRI a la presidencia municipal de Xalapa, donde habrá de enfrentarse con Alejandro Montano Guzmán.
¿Sabrá el padrino del riesgo que corre con un chivo en cristalería como lo es Iván Alarcón Cerda?
¿Qué pretende, hasta dónde quiere llegar?
Metido en las sombras, luego de la saga de corruptelas del duartismo, si de verdad lo está impulsando, lo único cierto es que está poniendo en riesgo su pellejo, con un personaje de poca monta, a quien nadie toma en serio, luego del ridículo que hizo con su osito tequilero.
Ahora, como precandidato del PRI, envía comunicados, lanza peroratas, argumenta que será candidato y alcalde de Xalapa.
¡Por favor! Hay que ser serios. El PRI municipal no debió permitir su registro o al menos debió hacerle un antidoping.
Iván Alarcón Cerda no tiene “un problema personal”. Como precandidato del PRI, ya tiene varios “problemas personales” y uno de ellos, del tamaño de un oso, lo persigue muy de cerca.

* * *
Epílogo.
El mensaje del coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara Baja, César Camacho, fue breve pero contundente: “Que cada gobierno haga lo que tenga que hacer para aplicar la ley, sin que esto sea una venganza pública, sin que se politice la justicia, pero sin que se den espacios para la impunidad”. El mensaje fue dirigido expresamente a Miguel Ángel Yunes Linares, como respuesta al show montado en Córdoba con el asalto a una bodega que contenía bienes de la familia Duarte-Macías. *** Américo Zúñiga se mostró prudente, pero firme. Aclaró que no se habrá de “subir al ring” con el Gobernador de Veracruz, pero insistió: Lo que los alcaldes piden está apegado a derecho, existe un adeudo por parte del gobierno del estado y él (Miguel Ángel Yunes) ha señalado públicamente que le va a hacer frente. ¿Para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo? *** Tres diputados locales presentaron su solicitud de licencia para ir en busca de las presidencias municipales. El tema ha sido muy criticado, pues a esos personajes se les suele tachar de “chapulines”, esto es, que saltan de cargo en cargo. Los diputados locales que se lanzan a una nueva aventura son Carlos Vasconcelos (PRI-Coatzacoalcos), Hipólito Deschamps (PAN-Medellín) y Felícitas Cadena (Morena-Las Choapas). La diputada panista Rosario Guzmán Avilés también pidió licencia, pero para ir a ocupar la curul que deja en el Senado Fernando Yunes Márquez, el hijo del gobernador, quien competirá por la alcaldía de Veracruz. A ver cuántos de ellos retornan con el rabo entre las piernas.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Es inevitable hablar de las baratijas encontradas en una bodega de Córdoba y que, según el comunicado oficial, resguardaba “diversos bienes propiedad de Javier Duarte y su familia”. *** El mismo documento señala que en ese sitio fueron localizados documentos que “presumiblemente” vinculan a Karime Macías de Duarte en el desvío de recursos públicos “en beneficio personal y de algunos cómplices”. *** El comunicado informa que se obtuvo también “una relación extensa de familiares, funcionarios públicos, socios y diversas personas con quienes hacían negocios ilícitos al amparo del poder”. En estas afirmaciones ya no se utilizó el término “presumible” o “presunto”, sino que se dio como un hecho inatacable que tales datos, que en estos momentos se encuentran en proceso de dictaminación pericial, tienen una connotación ilícita. *** ¡Eso es lo que tanto anhelaba Yunes Linares! Vivir en “la plenitud del pinche poder” y convertirse en fiscal, juez y verdugo… y ¡ay de aquel que ose contrariarlo! *** ¡Qué feliz se ve el carnicero de hoy!

* * *
Hoy me permito disentir de mi amigo, el periodista Arturo Reyes Isidoro, quien en su colaboración del pasado lunes 20 de febrero celebró que el nuevo gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares haya “respetado su ofrecimiento de campaña y como nueva autoridad de que sería respetuoso con la prensa y del ejercicio de la libertad de expresión”.
No sólo eso. Arturo Reyes asegura que Yunes Linares “viene teniendo un comportamiento ejemplar pues se muestra respetuoso con todos los periodistas, aunque cuando no está de acuerdo, lo dice abierta y públicamente”.
Reyes Isidoro es un periodista de larga trayectoria. Ha formado parte de importantes proyectos de comunicación en la entidad y también ha servido desde la administración pública. Cuando habla de libertad de expresión sabe de qué está hablando.
Quizá en esta ocasión debió explicar cómo es que un servidor público que trata de “ignorantes” a los periodistas que opinan diferente a él, puede ser calificado como alguien que “se muestra respetuoso con todos los periodistas”.
Los comunicadores tenemos, como todos, filias y fobias. Podemos coincidir o disentir en los temas que nos conciernen, pero por nuestra actividad profesional, estamos obligados a honrar la inteligencia de nuestros lectores.
Ni la empatía personal, ni la obtención de un cargo público, deben ser factores que alteren nuestra concepción de la labor periodística y la exigencia de un trato de respeto y profesional entre comunicadores y actores políticos.
Justo es señalar que la actitud de desprecio del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares no se limita a un sector del periodismo veracruzano.
El actual mandatario estatal pretende convencernos a todos los veracruzanos de que no somos capaces de discernir entre una renegociación de la deuda pública como la que él plantea, y propuestas similares que han presentado anteriores administraciones.
Nos conmina a reconocernos como neófitos en el tema y aceptar a ojos cerrados su propuesta, “porque es la mejor para Veracruz”.
Economistas, especialistas en temas financieros, operadores bancarios del más alto nivel, que se han expresado en contra de la propuesta enviada al Congreso local, son tachados de “ignorantes” y, por lo tanto, descalificados para opinar.
Con seguridad muchos de nosotros le daríamos a Yunes Linares el voto de confianza, si al escuchar las primeras objeciones, hubiera puesto especial énfasis en su interés de respetar todas las opiniones y su voluntad de incorporar a su propuesta todas aquellas ideas que ayuden a sacar lo más pronto posible a Veracruz de la crisis que enfrenta.
Está claro que ese no es su estilo.
Él es “El Bronco de Veracruz” y al que no le guste… ya sabe cómo la va.
¡Qué pena!

* * *
Epílogo.
Y si Veracruz se queda sin futbol de la Primera División, ni modo. El objetivo es exhibir a otro amigo de Javier Duarte quien, por tener esa categoría, debe ser tan corrupto como el exgobernador de Veracruz. El “cuatro” no pudo ser más obvio: Se le negó apoyo en materia de seguridad, en un partido en el que el estadio lucía repleto, pues el visitante era nada menos que el actual campeón; se provocó un pleito en las gradas y de inmediato se actuó en contra del dueño del club. Con mucho tino alguien reflexionó: Si la seguridad en las sucursales bancarias es responsabilidad de los propios bancos, si la seguridad en el estadio de futbol es tarea del dueño del equipo local, entonces… ¿de qué se hace responsable la Secretaría de Seguridad Pública? ¿De los robos de hasta 100 pesos y una Coca Cola? *** Quizá no entendemos bien lo que nuestro gobernador nos plantea. Ya nos dijo que pasamos por la peor crisis de nuestra historia y, por lo tanto, no deberíamos perder el tiempo en diversiones improductivas. Si busca sacar a los Tiburones Rojos del Estado, no es porque odie a Fidel Kury, es para que seamos más productivos. Si cancela los días de asueto con motivo del Carnaval de Veracruz, no es para cobrarle viejas afrentas al “Pollo” Pérez Fraga, organizador del evento, sino para salvarnos del vicio y la perdición. Al final tendremos que darle las gracias. *** Lo publicó Raymundo Rivapalacio el pasado viernes: “La ruta de la corrupción de Odebrecht en México iba a ser dibujada por sus ejecutivos cuando se acercaron a la PGR, en busca de una negociación fuera de tribunales. De acuerdo con personas que fueron informadas de lo que quería intercambiar la empresa brasileña para que le permitieran seguir trabajando en México, eran detalles de cuánto dinero invirtieron en campañas políticas en Veracruz y Tamaulipas, en qué años y a quiénes. La relación de la empresa con funcionarios veracruzanos en particular, es estrecha. La embajadora en Brasil, Beatriz Paredes, incluso le organizó una visita a Sao Paulo al exgobernador Javier Duarte, para hablar con los ejecutivos del emporio latinoamericano de la construcción”. Al respecto, el siempre combativo Miguel Ángel Yunes Linares se ha limitado a aclarar que ni Odebrecht, ni alguna de sus filiales, tienen inversiones en el sur del estado. ¿De cuándo a acá tan prudente? ***Por cierto, las ejecuciones no paran, las balaceras tampoco. Yunes Linares tiene razón cuando advierte que él nunca habló de que ese tema ya estuviera resuelto. Pidió seis meses para mostrar resultados. Tic, tac, tic, tac…

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.
Ya desde antes Alejandro Montano había analizado la posibilidad –o conveniencia- de competir por la alcaldía de Xalapa. Esperó el momento que consideró más adecuado y finalmente decidió registrarse este domingo. *** Llamó la atención que entre quienes acompañaron al “capitán Montano” estuvieran el senador –y candidato derrotado a la gubernatura- Héctor Yunes Landa y el empresario Carlos Abreu, ambos amigos –y hasta compadres- de otro aspirante a la candidatura del PRI por Xalapa, José Luis Santiago López. *** Dicen los que de esto saben que el evento tuvo todas las características de una “cargada”, práctica muy común en otros tiempos del priismo. Es una carta fuerte y si consigue la unidad de la militancia xalapeña, estará compitiendo con reales posibilidades de triunfo.

* * *
No tuvo que pasar mucho tiempo para que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares mostrara su verdadero rostro, ese carácter que le ha caracterizado toda la vida: Intolerante, prepotente, irrespetuoso y autoritario.
Tachar a los alcaldes priistas de “ignorantes y desvergonzados” por el hecho de exigir lo que por ley les corresponde a sus administraciones, es una clara muestra de que Yunes Linares no está dispuesto a soportar cuestionamiento alguno a su gestión. No se puede pasar por alto que también calificó de “ignorantes” a los periodistas que lo cuestionaron por el evidente repunte de hechos de violencia en la entidad y su insistencia en atribuirlo a “temas de percepción”.
A los alcaldes les recrimina que no le hayan cobrado esos pasivos, en su momento, a Javier Duarte, pero es lo mismo que hoy hacen los alcaldes panistas y perredistas, quienes el año pasado llegaron al extremo de tomar Palacio de Gobierno y Casa Veracruz, exigiendo la liquidación de los adeudos, y que ahora no tienen permitido abrir la boca.
Justifica el gobernador, además, la grosería de su subalterna, Clementina Guerrero, quien dejó plantados a los alcaldes priistas.
En el diccionario de Yunes Linares no existe el vocablo “cortesía”. La titular de Sefiplan tenía cosas que hacer en la ciudad de México y eso era razón suficiente para incumplir con el compromiso que había hecho con las autoridades municipales. Dio a entender que los alcaldes estaban siendo “imprudentes” al reclamarle una explicación a la funcionaria.
Por fin, el nuevo dirigente del PRI en Veracruz, Renato Alarcón, salió a dar la cara por sus compañeros de partido y le demandó respeto al mandatario estatal, y que se privilegien la política, el diálogo y los acuerdos, lo que no se ha hecho hasta el momento.
“No se trata sólo de los municipios emanados de nuestras filas, sino de un equilibrio que debe existir entre los tres órdenes de gobierno”, le aclaró el dirigente estatal del PRI.
De forma tardía, y en evidente afán de captar algo de protagonismo, el senador y candidato derrotado a la gubernatura, Héctor Yunes Landa salió un día después de la afrenta a reclamarle a su primo hermano por el trato a los alcaldes priistas.
Nadie desconoce las complicaciones financiera que vive Miguel Ángel Yunes Linares, pero él debe entender que la expresión ciudadana en las urnas no significa un cheque en blanco para su gestión. Hubo, sí, poco más de un millón de veracruzanos que lo respaldaron y le concedieron el beneficio de la duda, pero más de dos millones de votos hablan de que muchos no creen en su oferta de venganza, ni en su política de garrote.
Se le festejó en su momento que utilizara a la fuerza pública para desalojar a manifestantes que ahorcaban la circulación en la capital del estado y en algunas carreteras. Hoy preocupa que haya lanzado a los uniformados para reprimir a manifestantes que se ubicaron en la plaza Lerdo de Xalapa, sin violentar ningún derecho de terceros.
Lo que los veracruzanos piden es que haya firmeza en la exigencia del respeto a las leyes, pero no hasta llegar al extremo de la represión.
Al final, lo que la gente quiere es que los policías sean utilizados para la prevención del delito. Ya no quieren más noticias de cuerpos “embolsados”, aunque el gobernador se empeñe en criminalizar a las víctimas.
En el ciudadano común, en el que esperaba que las cosas mejoraran con Yunes Linares, persiste la idea de que hubiera sido más útil la presencia de la policía resguardando la seguridad en el estadio Luis Pirata Fuente de Boca del Río, que persiguiendo a burócratas que protestan por haber sido despedidos injustamente por el gobierno estatal.
En los hechos de violencia suscitados el pasado fin de semana durante el encuentro entre los Tiburones Rojos y los Tigres, hay evidencia de que padre e hijo (gobernador y alcalde) le montaron el numerito a Fidel Kuri, por cierto, diputado federal priista.
“Yo soy el gobernador y en Veracruz se hace sólo lo que yo digo, quien se oponga será tachado de ignorante, pero si persiste, conocerá cómo se aplica la ley en mis dominios”.
Ese es el mensaje que nos envía nuestro legítimo gobernador.

* * *
Epílogo.
Cinco cuerpos sin vida, maniatados, fueron arrojados a la orilla de la carretera Isla-Cosamaloapan. Fueron identificados como Nicolás Díaz González (originario de José Azueta), Francisco Adolfo Muñoz Barrán (hermano de Sara Isabel Muñoz Barrán, Presidenta de la Asociación Ganadera, de Isla), Edel Montalvo Palacio, Edgar Montalvo Palacios (menor de edad) y Alfredo Cook Durán. Además, en José Azueta, dos mujeres que trabajaban en distintos fueron asesinadas y sus cuerpos arrojados en un camino vecinal. Las dos habían sido “levantadas” la noche del viernes 17 de febrero por sujetos fuertemente armados. Ambos cuerpos presentaban señales de violencia y heridas de bala. Fueron identificadas como María del Carmen Quezada Figueroa, de 37 años de edad, y Eyda Verja Garrido, de 24 años. Y en Xalapa, en la colonia Portón Colorado, fue hallado el cuerpo sin vida de una mujer joven, de estatura baja, tez morena, complexión delgada, en avanzado estado de descomposición. El cuerpo estaba cubierto por sábanas y bolsas negras. Hoy el gobernador argumenta que nunca se ha dicho que el problema de seguridad en Veracruz está resuelto. Mal haría, pues las evidencias demuestran lo contrario. *** El fiscal Jorge Winkler tuvo que admitir que no hay orden de aprehensión en contra de Fidel Herrera, aunque también reveló que están buscando con mucho esmero para someterlo a la justicia. Ya la Secretaría de Salud a nivel federal admitió que la Cofepris no encontró evidencia alguna de que en Veracruz se haya aplicado agua destilada a niños con cáncer, como denunció, en formas por demás irresponsable, Miguel Ángel Yunes Linares. ¿Habrá sanción para él?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.