lunes 26 de junio del 2017
José Miguel Cobián

José Miguel Cobián

Viernes, 04 Noviembre 2016 00:58

El Baldón: Futuro Económico de Veracruz


Por: José Miguel Cobián

Cien mil millones de pesos, ochenta y cinco mil millones de pesos… Son muchos miles de millones de pesos. Independientemente de lo que se robaron, la realidad es que hay un enorme boquete en las finanzas públicas del estado. La deuda a corto plazo debió de estar pagada en tiempo, si es que no se hubieran desviado los recursos, pero aún así tendríamos 45 mil millones de pesos de déficit, de adeudos, por una sencilla razón, ni Fidel ni Duarte se atrevieron a reducir el gasto público, o a incrementar el ingreso del estado. En resumen, en tiempos de Fidel los gastos superaban a los ingresos en seis mil millones de pesos al año. En tiempos de Duarte llegó a superar el egreso en diez mil millones de pesos a los ingresos. Esto nos anuncia un poco cuál será la política económica del próximo gobierno.

Como en cualquier familia, si se debe dinero en tarjeta de crédito y si además se le debe al abarrotero de la esquina, que nos vende la comida y además sabemos que la familia gasta más de lo que ingresa, el sentido común nos indica que habrá que buscar más ingresos, que es ya lo que hizo Miguel Ángel y sigue haciendo día con día, primero en su reunión con Peña y posteriormente en las reuniones que habrá de tener con Osorio Chong y con Meade. Miguel Ángel ha solicitado un aumento en las participaciones federales del gobierno de Veracruz para el próximo año, y se enfrenta a un enorme recorte del gasto público a nivel nacional, lo cual implica que será muy difícil lograr un aumento razonable acorde a las necesidades, aunque sí tendrá algún éxito en aumentarlo. (Espero). Otra opción es incrementar los ingresos propios, ya que el gobierno del estado tiene fuentes de ingresos propios y también la posibilidad de aumentar impuestos estatales, lo cual tendría un costo político, pero si se observan resultados, la gente apoyaría, a pesar de entender que estarían pagando los robos de terceros.

Además de aumentar los ingresos, la familia del ejemplo tendría que reducir los gastos, entre otros tomar decisiones que no serán políticamente atractivas, pero que serán a fin de cuentas las decisiones responsables para comenzar a mejorar el entorno económico. Hay registros de que ha aumentado el número de trabajadores del estado, lo cual implica que muy probablemente habrá que realizar un recorte, pero antes de ello, encontrar aquéllos que dobletean plazas sin cumplir con su trabajo en cada una. También habremos de ver una reducción en las prestaciones de los servidores públicos, lo cual será muy aplaudido por la sociedad. Basta ya de celulares, automóviles y camionetotas del año, viajes en primera clase, comilonas de miles de pesos, etc.

Hay una enorme fuente de ingresos o reducción de gasto para el gobierno del estado, que todos los veracruzanos tienen la esperanza de ver sus frutos. La anulación de la corrupción, de los moches, de las comisiones y comenzar a limpiar a México a partir del estado de Veracruz. Proponer al legislativo reducir los parámetros de obra pública que todos en el estado sabemos que están inflados. Aplicando estas vacunas, habrá ahorros considerables, aún cuando no haya obra pública el primer año.

Así, Veracruz se puede convertir en un ejemplo a nivel nacional. Es muy sencillo cuando se entiende el problema, encontrar la solución al mismo. Sus orígenes llevan a sus causas. No será fácil, la medicina será dolorosa, pero estoy seguro que el pueblo de Veracruz cuando comience a ver resultados prolongará el bono de esperanza en un cambio tan urgente en el estado.

Algo que llama la atención en las listas que ha presentado el gobernador elector para la entrega-recepción es la participación muy marcada de dos grupos de ciudadanos, uno de ellos, muy allegado a Miguel Ángel, con personas de probada capacidad y eficacia en su desempeño, y por el otro lado, un grupo de personas de la sociedad civil que funcionan como testigos sociales en la entrega-recepción. Personas que luchan, señalan, critican la corrupción y que están encantados de poner su granito de arena para combatir este cáncer que corroe las entrañas del estado.

Miguel Ángel ha abierto una rendija de esperanza para los habitantes del estado. La del combate real a la corrupción. Se le ha querido quitar el mérito mencionando que es una venganza política, cuando en realidad, es deber de cada ciudadano denunciar cualquier desvío de fondos públicos. Empequeñecer los méritos de las denuncias y del concienzudo trabajo de investigación que ha llevado su equipo implica también empequeñecer el empeño de todos los que desde cada una de nuestras trincheras luchamos por un mejor México.

Mucho se ha analizado respecto a la posibilidad de que la federación no apoye a Veracruz por razones políticas y electorales. Baste recordar que un presidente además no levantarse pensando como va a joder a México, entiende claramente que al país no le conviene una mayor descomposición social en el tercer estado en población del país. A fin de cuentas si en el largo plazo le va mal a Veracruz, también le va mal a México.

Cierto que el secretario de hacienda dijo que el problema es de Veracruz. Algo que vale señalar como falta de sensibilidad política pero que se agradecer por su sinceridad. No podemos esperar nada de Hacienda. Ok, entonces habrá que reestructurar la deuda pública además de tomar el resto de las medidas mencionadas anteriormente.

Ahora habrá que ver la reacción de la bancada del PRI en la cámara baja. Pues representan la tercera fuerza del país. Pueden mejorar la situación de Veracruz enviando mayor presupuesto al estado, o actuar de manera mezquina para dañar al gobernador entrante, sin importar si se llevan entre las patas a ocho millones de ciudadanos mexicanos. Veracruz tiene tres senadores, los tres de apellido Yunes, y los tres con un gran amor por Veracruz… Ahora es el tiempo de demostrarlo.

www.josecobian.blosgspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Son las 11 de la noche de un día cualquiera y recibo la llamada de un amigo, pidiendo apoyo para su hijo, pues participará en un debate en su escuela y quiere escuchar mi opinión sobre un asunto. Le digo que encantado y enseguida me llama el chico. La pregunta es muy sencilla ¨¿Sirve de algo la denuncia ciudadana?¨.

Lo primero que se me ocurre es preguntarle a que país se refiere, porque si se trata de México, lo voy a ayudar a que él mismo encuentre la respuesta. Primero le pido que investigue cuántos delitos se denuncian en el país. Encuentra una respuesta, 4.5% de los delitos se denunciaron en 2014. El siguiente paso es preguntarle porque cree que sea tan baja la cifra. De inmediato la respuesta es que la sociedad está atemorizada. Le pido que investigue sobre el tipo de delitos que se producen en el país, y se da cuenta de que muchos de los delitos no merecen que se considere que la denuncia de los mismos traerá alguna consecuencia.

A sus 17 años, se imagina que las investigaciones en México son similares a las que observa en la tele. Le expliqué que no, que esa es la principal razón por la cual de cada mil delitos que se cometen en el país sólo se denuncian 45. Denunciar implica perder varias horas de tiempo en una agencia del ministerio público, que tiene trabajo en exceso, y personal muy limitado. Posteriormente hay que ratificar la denuncia y si nadie le da seguimiento, esa denuncia se va a la estadística de delitos no investigados. Ya no pudo conocer el dato de delitos no investigados, pero le dije que era similar (sin tener mucha certeza) a la de los delitos no denunciados. Es decir de cada mil delitos denunciados, se deben de investigar cuando mucho un 5%, y eso, los delitos que son atendidos por un abogado de la parte acusadora, que es quien en realidad aporta la mayoría de las pruebas. En conclusión hasta este momento de la plática el chaval hizo cuentas y me dice, ¨¿entonces de cada mil delitos que hay en el país sólo dos son investigados? ¨.

Sí, pero eso no es lo peor, porque todavía falta la estadística de los delitos consignados ante un juez por parte del agente del ministerio público (le explico que el nombre ya cambió pero que hacen lo mismo). Resulta que de cada mil casos que son consignados ante un juez, menos del cinco por ciento llega a sentencia condenatoria. Y además de ello, las prisiones del país están llenas de personas que están esperando sentencia condenatoria o de libertar por parte de un juez, y hay personas que llevan años detenidos sin sentencia. Muchos años.

Al fin chamaco se puso a hacer cuentas y me dice, que según lo que le comento, de cada diez mil delitos 1.125 llegan a condena para el delincuente. A partir de allí le expliqué que la capacitación profesional de las agencias de procuración de justicia deja mucho que desear. Los titulares son abogados, en su mayoría sin conocimientos de criminalística, aunque sí de derecho. Los agentes investigadores, nuestro FBI, son personas que terminaron la preparatoria, y ya. No se les ha apoyado para que mientras están en funciones también logren recibirse de criminólogos o de abogados.

Los recursos técnicos también son muy limitados. No hay prácticamente investigación científica ni bases de datos que sirvan si se aplicara la ciencia en la investigación. Grave, muy grave la situación. Y el origen es muy sencillo.

Hace algunos sexenios, las procuradurías no tenían presupuesto propio, o era mínimo. Quien financiaba la operación de el aparato de procuración de justicia era el crimen organizado a través de cuotas. Por eso los agentes ministeriales no tenían para gasolina, o para rollos fotográficos, o para lo que fuera. Y desgraciadamente cada año el congreso del estado no le aumenta el presupuesto a esta área del poder ejecutivo. Hoy que el sistema de gobierno tiene que enfrentar a otro tipo de criminales y en el cual los acuerdos son limitados o inexistentes, nos encontramos con que a la fecha no hay profesionalización de las policías en todo el estado ni en el país, a pesar de varios sexenios con el mismo compromiso. No hay una procuración de justicia que atienda a las víctimas y sobre todo, entregue resultados a la sociedad, y luego todavía nos encontramos con un poder judicial saturado y en algunos casos permeado por la corrupción.

Es por ello que el contrato social ha sido violado una y otra vez por cada gobierno en turno. El sueño de justicia pronta y expedita es, ha sido y parece que será, un sueño eterno para los mexicanos.

Así que allí termina la primera parte. La segunda es mas triste aún, porque comentamos sobre la denuncia ciudadana, pero en medios masivos de comunicación o mediante cualquier otro medio. Le explico que incluso las marchas que juntan un millón de personas para pedir la paz, o cualquier otra que exige el esclarecimiento de un crimen, acaba por convertirse en una anécdota más. Pues no dan resultados tangibles. La gente sale a marchar, exige públicamente derechos (o chuecos como hemos visto en muchos casos) y no pasa nada. A nadie le importa, si acaso sólo importa lo que le pase a mi familia y a mi circulo cercano. Es decir, actuamos como pueblo, jamás como ciudadanos.

Enseguida quiso saber porque no asumimos la mayoría de edad como país. Pero como dice la nana Pancha, esa ya es otra historia.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Sábado, 29 Octubre 2016 19:50

El Baldón: Extrapolar de Veracruz a México




Por: José Miguel Cobián

Cuando escuchábamos a Miguel Ángel Yunes en campaña denunciar las complicidades para saquear al estado de Veracruz, muchos pensamos que todo era parte de la guerra sucia de las campañas políticas. Hoy hemos aprendido que hay que tomar en serio lo que el gobernador electo de Veracruz afirma. Tal parece que no es un político como los demás. Hasta ahora, todo lo que ha dicho se ha visto reflejado fielmente en la realidad. Si así sigue, va a pasar a la historia moderna del estado, como el primer gobernador que cumple cada cosa que ofrece, y que además no miente, sino que siempre afirma lo que tiene comprobado y verificado.

Muchos sospechaban lo que sucedía en Veracruz, pero dudo que alguno tuviera idea de la magnitud de lo que estaba sucediendo. Hoy se entiende la razón por la cual no había obra pública, no había medicinas, la atención médica siempre dejó mucho que desear por falta de recursos, la atención en los desastres naturales era prácticamente inexistente, los avances en seguridad pública (dónde los hubo) siempre fueron a paso de tortuga. En fin. En Veracruz se replicó lo que acostumbra cualquier gobernante, pero sólo que fue llevado a extremos pocas veces vistos en la historia del país.

De inmediato un Sonorense refunfuña, y exige que a Sonora se le dé su lugar en el podio de los estados saqueados por sus gobernantes en turno. El caballero de Coahuila exige que a ellos los tomen en cuenta, porque han tenido el privilegio de contar con dos sexenios dirigidos por gobernadores de apellido Moreira. De repente el mexiquense nos recuerda que ellos han sufrido al grupo Atlacomulco desde hace ya varias generaciones, y por ello les corresponde el primer lugar. El joven de Quintana Roo nos recuerda que ellos ya tuvieron un gobernador que además de saquear era narcotraficante. De Nayarit salta un ciudadano afirmando que ellos ya reeligieron a un alcalde que confesó públicamente haber robado, ¨ pero poquito, porque no había mucho ¨. Un joven de Fortín de las Flores nos recuerda que ellos tuvieron un alcalde reconocido públicamente como saqueador con orden de aprehensión y un tesorero en el penal de Amatlán, pero de todas formas votaron en la siguiente elección por el mismo partido político.

Esto se vuelve una algarabía, porque de todos los municipios salen gritos y resultados similares. Si hubiera alguno que no se queja, resulta que ni se nota entre tantos exigiendo formar parte del salón de la fama de la infamia. De repente todos se ponen serios, porque un muchacho se levanta y dice: ¨Yo soy mexicano y no voy a hablar de un estado o un municipio, sino de mi país¨ Nos dice que dará un botón de muestra de cada sexenio nada más. La Casa Blanca de Peña, la Estela de Luz de Calderón, la biblioteca Vasconcelos de Fox, el Fobaproa de Zedillo, el hermano incómodo de Salinas. Se disculpa por no recordar detalles del gobierno de De La Madrid, pero nos recuerda que fue tan gris, que es como si no hubiera habido gobierno esos años. De José López Portillo la colina del Perro. De Echeverría sus devaluaciones. A partir de ese momento nadie lo deja continuar. Hay un ambiente de

tristeza y desazón en todos los presentes. Nadie dice esta boca es mía, porque si algún despistado quiere defender a un partido político, siempre le mencionan a algún militante que no fue sancionado, ni señalado ni expulsado por dicho partido político, salvo cuando ya fue inevitable. Al final se corea con singular alegría aquélla divertida modificación del lema de campaña de José López Portillo, que quedó convertido en ¨La Corrupción somos todos¨

Una vez más la indignación. No es cierto eso, habemos muchos mexicanos honestos, que quizá hemos sufrido alguna mancha de la corrupción, pero eso no es lo mismo a estar brutalmente enlodados o haberle causado tanto daño a la nación. Muchos que queremos que este país cambie. Que sea un lugar digno para nuestros descendientes, que sea una tierra de oportunidades para el desarrollo de cada hijo de esta tierra y de aquéllos que lleguen de fuera. México tiene todo el potencial para que en una generación se eleve el nivel de vida hasta equipararlo con los países europeos avanzados. Tan sólo hace falta un cambio en la cultura. Cambiar ética en lugar de corrupción. Respeto en lugar de abuso. Apoyo en lugar de daño. Algo tan sencillo como cambiar paradigmas.

Este cambio de paradigmas tendrá que venir de un líder. Por eso AMLO que tiene tan buen olfato político juega con el lema de ¨Honestidad Valiente¨. No hay consenso sobre si será AMLO quien inicie el verdadero cambio que México necesita, o si saldrá del partido de la gente decente que siempre habla de valores, aunque en el gobierno federal no los han demostrado plenamente, pero podría surgir de allí un líder que pusiera el ejemplo y de arriba hacia abajo combatiera la corrupción y la impunidad. El PRI tiene el problema de que no se lo creería la sociedad. Su imagen tan deteriorada y tan dañada por actos propios y por la propaganda en contra no le da para encabezar ese cambio. También podría ser un independiente, salvo que sería muy complicado iniciar dicho cambio, con un congreso que no sea afín y sin un equipo de gobierno propio, pues no es lo mismo la experiencia (para bien o para mal) que tienen los integrantes de los partidos políticos en cuestiones de gobierno, que llegar con gente nueva que no tiene idea de cómo funciona el sistema, y que aunque sea limpia y de buenas intenciones, cometerá muchas fallas mientras aprende y quizá el tiempo sea demasiado largo para que la población lo acepte de buena gana.

La realidad es que en 2018 será muy difícil que ese mexicano llegue al poder legitimado, ya que acorde a la dispersión del voto que hoy se observa, podrá ser presidente quien obtenga un 30% de los votos, con un estimado de 60% de votantes del padrón (+-5%) es decir con 18% de los votos del padrón se elegirá al próximo presidente de México y eso no permite una legitimidad como para lograr grandes cambios, con un congreso pulverizado y sin gobiernos de coalición, ya que no están contemplados en la ley. Es decir, seis años más de lo mismo hasta que la clase política se ponga de acuerdo y el pueblo de México abra los ojos.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por José Miguel Cobián

No pienses que voy a explicar nada más lo que hacía el actual gobierno del estado para disponer de los recursos de los veracruzanos. También te comentaré lo que puede estar haciendo tu ayuntamiento. Tengo informes pero lamentablemente no tengo las pruebas en mi mano, de algunos ayuntamientos, delegaciones federales, secretarías de estado, etc. Que realizan esta práctica… Hasta dónde he podido averiguar, por increíble que parezca no fue invento de los priístas… Les falta imaginación y conocimiento administrativo… Esta práctica surgió después del año 2,000 en un par de gobiernos estatales gobernados por el partido azul. Sólo que ahora todos los partidos aprendieron la lección.

En principio, llega el alcalde a su silla y se da cuenta de que maneja un presupuesto muy grande (grande para sus propios recursos). Por decir alcalde, digo delegado, secretario o el título que usted quiera darle al poderoso en turno de la dependencia. Lo primero que hace es contratar un tesorero que considere tenga experiencia, con el fin de tapar todo lo que se pueda determinar que es delito. Mientras más experiencia mayor será la gratificación adicional y libre de impuestos que reciba el tesorero.

El tesorero es quien tiene la obligación de diseñar la estrategia para que el alcalde se haga de recursos adicionales. A veces cuando hay otro funcionario de buen nivel, que en los municipios es el síndico y el regidor de la comisión de hacienda, a ellos también se les hace partícipes del desfalco, para que estén contentos, aunque siempre es el alcalde el que se lleva la mayor tajada, que para eso ganó la elección y es dueño de su puesto durante cuatro años.

Para lo más burdo compran facturas de empresas creadas expresamente para únicamente entregar facturas y devolver el dinero en efectivo, sin que exista la mínima entrega de recursos. Pero eso se hace con el dinero sobrante, como se hizo en Veracruz con las empresas fantasma. Sólo que allí no fue dinero sobrante, pues no se entregaron los bienes y servicios a los veracruzanos, lo cual implica ya en sí un daño a un grupo de personas, generalmente las mas necesitadas. Lo cual es mucho más riesgoso, pues esas personas se quejan y lo resienten.

Cuando el alcalde no quiere correr muchos riesgos, decide que puede tener una comercializadora, que le venda al ayuntamiento desde papel de baño, hasta materiales de construcción. Lo cual le genera que todas las compras del ayuntamiento le generan una utilidad. Pero eso también es riesgoso, no se puede tener un solo proveedor. Hasta aquí las prácticas nuevas, de aquí en adelante siguen las de toda la vida.

Allí pasan a las compras amañadas, es decir, me pongo de acuerdo con un proveedor de Yucatán por ejemplo, que nadie conoce en Córdoba (por poner un ejemplo nada más y sin que conste nada de dicho ayuntamiento), y a ese proveedor foráneo le compro una obra grande de muchos millones de pesos, a otro foráneo le

compro luminarias que afirma tienen garantía de diez años, total cuando fallen, las cambio por otras, pero las pago a precio de oro y la población no se da cuenta.

Esas compras amañadas dan lugar a los moches. Una parte de la utilidad adicional es decir el sobre precio del bien o servicio que se le vende al ayuntamiento va a parar al bolsillo de alcalde o titular de la dependencia. Históricamente estos moches eran de un 10% del valor de la obra… pero desde el año 2,000 se dispararon. Se cuenta de alcaldes que cobraban el 25% de la obra pública por asignarla. Y si a eso se le añade la utilidad del constructor y el pago de impuestos, resulta que la obra termina haciéndose por menos del 30% del valor que se paga por ella, por eso en todo el país la obra pública es de tan mala calidad. Y eso a pesar de que los tabuladores para valorarla están inflados, al grado de que resultan en 1.5 veces el valor de mercado de cualquier obra.

El siguiente nivel, es conceder la compra de ciertos productos a una empresa en particular, y luego obligar a los proveedores del ayuntamiento, esos que serán muy diversos, a que compren en esa empresa. Para ejemplificar, imaginemos un ayuntamiento con un parque vehicular de más de 250 vehículos automotores. Esos vehículos van a necesitar mantenimiento, así que se contrata a diversos talleres mecánicos para que sean atendidos… A ojos de los ciudadanos se está dando trabajo a muchos talleres del municipio y no hay nada malo en ello. Es más a los propietarios de los talleres nadie les pide moche. Allí el truco está en obligar a los talleres a detallar todas las refacciones que van a necesitar, y sutilmente explicarles que sólo les darán el trabajo si compran en determinada refaccionaria. Los dueños de los talleres notan que en esa refaccionaria todo es más caro, 25% o más. Pero como ese costo lo reflejan en sus facturas y ellos conservan su margen de utilidad nadie dice nada, y todos quedan muy contentos. Este tipo de cochupo es más difícil de demostrar para cualquier auditor, pues tendría que acceder a los registros de los proveedores de las empresas que prestan servicios a los ayuntamientos o dependencias.

Otra opción es la de crear sus propias empresas, a través de prestanombres, que vendan por ejemplo, materiales de construcción al ayuntamiento, y siempre se comente el error de no licitar y otorgarles compras por montos mayores a los autorizados… Si de por sí el jefe de compras es un empleado que necesita su chamba y sabe que debe de aceptar las tranzas de sus superiores y operarlas, pueden perfectamente realizar las licitaciones con sus proveedores registrados que le son afines al ayuntamiento y de allí sacar ganador al que gusten, pero ni las formas cuidan. No meten al padrón a sus propias empresas. Les da flojera… O cuando lo notan, las registran con posterioridad y siempre queda huella.

Otro método muy socorrido, es el de escoger a profesionales recién egresados para trabajar en el área de obras públicas y otros más como contratistas. A los contratistas se les obliga a sub contratar a constructoras de amigos o familiares, pero quien factura es una constructora nueva, a la que se le da la oportunidad de trabajar… Algo que nadie consideraría que es incorrecto. Salvo que cuando mucho les dan el 5% de comisión a esas constructoras de papel y el resto del negocio se lo lleva la sub

contratada, que siempre es propiedad de alguien que le deja recursos a los dueños del botín.

Si después de leer esto queda duda sobre el reparto del botín y la razón por la cual las alcaldías son tan peleadas o los puestos de gobierno, baste recordar que mucho de los mercenarios que pelean a brazo tendido en las campañas y las elecciones lo hacen por su propia supervivencia, no olvidemos que tendrán trabajo por cuatro o seis años, y con eso les basta. Por eso observamos crecimiento en el número de empleados municipales y de todo tipo de dependencias aunque el trabajo no lo amerite. A ellos les tocan las migajas del presupuesto, pero con eso es suficiente para poder subsistir hasta la siguiente elección.

Y que decir de los beneficios a los amigos cercanos, como pagos de asesoría vía sus despachos de consultoría, que se les pagan cientos de miles de pesos, por trabajos obviamente copiados de otras partes del país, pagos que no salen a la luz pública, y sin embargo imagine usted recibir $400,000.00 por una asesoría el primer semestre y otro tanto el segundo semestre, cuando no se trata de pagos trimestrales, bimestrales o mensuales… A nadie le caen mal, salvo a los ciudadanos que no reciben los beneficios que deben por sus impuestos.

Recordemos también a la fuerza aérea. Esos personajes que cobran cada quincena aunque jamás se presenten a trabajar. Ellos son también parte del reparto del botín. Y que decir de los medio-aviadores, esos que reciben un sueldo alto, pero tienen que dejar una parte importante para la persona que los contrata. Por ejemplo un chófer que nominalmente recibe un sueldo de $20,000.00 pero que en realidad des queda con siete mil y el resto se lo entrega a su empleador.

Resulta divertido pensar que esto es información pública. Que es un comportamiento normal en los ayuntamientos, más otras prácticas que por motivos de espacio no tocamos, y sin embargo a pesar de ser corrupción no se persigue. Tan sólo se persigue la corrupción extrema de los pollitos en fuga, el resto de la corrupción, mientras sea discreta y el pueblo esté contento con los abrazos y las obritas, esa puede seguir.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Domingo, 23 Octubre 2016 15:26

El Baldón: Asumir responsabilidades.


Por José Miguel Cobián

El próximo año se cumplirá una vez más el ritual de elegir presidentes municipales en todas las alcaldías del estado de Veracruz. La mayoría de la población va a decidir esperar a que un partido político designe a su candidato. Otros más esperarán a ver quienes son los que deciden buscar la alcaldía por la vía independiente. Una vez cumplido ese período de espera, el siguiente paso será divertirse en las campañas, bailar, bromear y sobre todo, encontrar hasta el más mínimo defecto de todos y cada uno de los candidatos. A veces, esos defectos no serán buscado en el candidato de los afectos del poblador de los municipios. El principio del fin del la fiesta democrática será el día de la elección en el cual el ciudadano va a decidir asistir a las urnas y votar o simplemente abstenerse. Posterior a ello, vendrán los reclamos de fraude, de relleno de urnas, de compra de votos, de manipulación con programas estatales o federales, de indignación porque no ganó el que yo quería. Y por último la entrega de la constancia de mayoría al ganador, para que espere pacientemente a que llegue el día de la toma de protesta.

A partir de ese momento, el nuevo alcalde comenzará un proceso de sentirse propietario del municipio. A veces él sólo y a veces con una banda de colaboradores que por tener un puesto menor, e incluso no haber resultado elegidos por la población, de todas maneras se sentirán copartícipes de la propiedad del municipio los próximos cuatro años. Como contra parte, el pueblo comenzará a quejarse de que el alcalde hace lo que le da la gana, de que es corrupto, de que no escucha las necesidades de la población y sobre todo, que no hace nada para que se eleve el nivel de vida en el municipio, salvo algunas cuántas obras para justificar su administración pero eso sí, mucho apapacho a la población, porque no sabemos si el día de mañana México lo va a requerir como diputado local o federal, o en algún otro puesto su sabiduría sea demandada.

Así estaremos cuatro años más, hasta que comience de nuevo el ciclo y la historia de cada municipio se repita con mayor o menor fortuna de acuerdo a los intereses y capacidades del reyezuelo en turno. En algunas ocasiones habrá suerte y el grupo en el poder hará mucho más que los anteriores, lo cual lo hará resaltar y le permitirá continuar en el poder varios trienios, gracias a que fueron un poco mejores que sus antecesores o cuando menos un poco mejores que sus pares que los rodean en el resto de los municipios de la región, lo cual les permite lucir como estrellas en un cielo oscuro.

Este círculo vicioso se ha repetido una y otra vez en México, que cual república bananera no aprende de sus errores, debido principalmente a que sus habitantes no saben que pueden tomar parte en las decisiones que afectan su vida cotidiana. La población acostumbrada al desinterés y a la sumisión deja que otros –en este caso los alcaldes y su grupo- decidan los destinos de miles y millones de personas, con su aptitud o su ineptitud.


Por: José Miguel Cobián

Estoy seguro de que todos los que amamos al estado de Veracruz diariamente nos levantamos con un muy mal sabor de boca, el cual se transforma en hiel al leer las noticias de la mañana. La mezcla de indignación, enojo, tristeza, agravio, y sobre todo vergüenza nos amarga la mañana, y oscurece el día más soleado. ¿Cómo? Nos preguntamos, ¿Fue posible que un grupo hiciera tanto daño al estado? ¿Cómo fue que mientras percibíamos un nivel de corrupción similar al de otros sexenios, el estado fue saqueado de manera tan sistemática y generalizada? Y quizá la pregunta más importante ¿Cómo fue que cada uno de los afectados no dijo absolutamente nada?

En esta columna en varias ocasiones mencionamos la ineptitud de los miembros del gabinete de Javier Duarte. Aplaudimos también las pocas cosas que eran dignas de encomio, y hoy nos enteramos que incluso lo que se hizo bien, lleva el sello de la corrupción.

Cuando tratas de hacer el recuento de los daños, llegas a la conclusión de que ni diez huracanes le hubieran hecho tanto daño a los veracruzanos. Si se confirma el saqueo en salud, habrá que preguntarse cuánto sufrimiento, dolor e incluso muertes se hubieran podido evitar, tan sólo dejando intocable ese presupuesto. Si volteas hacia las cruzadas contra el hambre, la misma cosa. Si piensas en los pensionados y jubilados igual. Si analizas que los trabajadores al servicio del estado también fueron saqueados, lo mismo. El retraso de seis años sin infraestructura, los miles de puentes de Fidel que requerían caminos, el nulo avance en desarrollo económico, mientras otros estados del país ven crecer su economía y nivel de vida.

Empresas quebradas por falta de pago. Empleos perdidos. Migración en busca de oportunidades de trabajo. Familias desintegradas. Todo realizado mediante una enorme red de personas que participaban de una u otra manera en los beneficios del saqueo. Realmente el término de delincuencia organizada aplica perfectamente. Conforme van saliendo los nombres y las redes de complicidad entiende uno el concepto de grupo delincuencial. A eso añade algunos nombres de personas que fueron amables, atentas, buenas personas con algunos veracruzanos. Éstos últimos todavía sienten la pena por el sufrimiento de la persona a quien aprecian y hoy ven en la picota, justamente acusada.

Seis años durante los cuales la seguridad estuvo comprometida. Seis años durante los cuales una banda de pillos tuvo como única ocupación enriquecerse. Que bueno que hoy todo México se entere. Porque es algo que no debiera volver a suceder. Queda claro para todos que los contrapesos no existen en los estados. Los diputados locales denunciaban en medios y redes sociales, mientras que en privado se embolsaban las gratificaciones provenientes del poder y hoy se dan baños de pureza, sobre todo los que eran de oposición. No hubo denuncias en las instancias correspondientes.

Los partidos de oposición enterados del asunto, tampoco hicieron nada, para evitar que dónde ellos son gobierno, fueran tratados de la misma manera. Los gobiernos federales, dos años de Calderón y cuatro de Peña, tampoco se dieron por enterados. La auditoría superior de la federación denunciaba y nada pasaba… Incluso los enterados afirman que en más de una ocasión las auditorías se aclaraban con un billetín (ese es el término que usan), mas o menos un 20% del monto defraudado, tal como se hizo en el ORFIS en Veracruz durante mucho tiempo, y como seguramente se hará en todo el país.

Con todo y lo penoso que estamos conociendo del gobierno de Veracruz, lo más lamentable es que no es un hecho aislado. Es el común denominador de los gobiernos federal, estatales y municipales. El robo y el saqueo del erario público como parte del privilegio de gobernar. Privilegio que es posible debido a una ciudadanía inexistente. Hay habitantes, hay pueblo, pero faltan ciudadanos. Una larga historia de sumisión y sometimiento de parte del pueblo hacia los poderosos impide que haya ciudadanos en el país. La represión, la amenaza, el asesinato, la cárcel, y todos los medios que los mexicanos conocemos, hacen que la gente calle. Sólo habla el que tiene interés, o el que vive en otro estado. Pero sólo habla, no presenta denuncias.

Para el mexicano la corrupción y la impunidad, el saqueo de los bienes públicos y privados, el robo descarado y el sutil de cuello blanco, son parte de la vida cotidiana. Son actividades consideradas normales, que no generan ni el rechazo social, ni el repudio salvo cuando se llega a extremos, o cuando se ha manipulado a la opinión publica, y éstos forman parte de lo socialmente aceptado, o políticamente correcto.

Hoy sabemos de Veracruz y Sonora. Pero el sistema político y de rendición de cuentas no va a cambiar. Los políticos cuidan que todo cambie para que todo siga igual. Sólo falta que los ciudadanos, alguna vez entiendan que es mejor un candidato independiente, sin una mafia a la cual rendir cuentas, que continuar por el mismo camino de partidos políticos que deben escoger a los mejores hombres y mujeres para postularlos, mientras que la realidad indica que siempre fallan. Escogen a la escoria que seguirá dañando al país, al estado y al municipio. Votados y validados por el pueblo que no sabe, ni quiere, ni puede, ejercer sus derechos de ciudadano.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Miércoles, 05 Octubre 2016 18:03

El Baldón: ¿Ya te enteraste?


Por José Miguel Cobián

Así comenzó mi miércoles. Un amigo de la cdmx me escribe comentando el presunto desaguisado que tuvo el gobernador de Veracruz en los Pinos, dónde presuntamente no lo dejaron hablar con nadie. Mi amigo que por cierto es veracruzanos, me dice que está seguro de que eso pasó, cuando yo le pregunto si le consta. Siempre he dudado de muchas de las noticias que se publican porque no hay garantía de que sea verdad o sólo un distractor (la famosa caja china) o un ataque político, como el que apenas se dio cuando Edgar Hernández escribió –sin pruebas- que la PGR había cateado la casa del gobernador electo de Veracruz, columna de la cual se retractó al día siguiente pidiendo disculpas, y eso porque se trataba de Miguel Ángel Yunes, si se hubiera tratado de un cualquiera, seguramente no lo hubiera hecho. No tengo duda –le decía a mi amigo-, de que el caso Veracruz va a crecer conforme pasen los días, y se acerque el cambio de gobierno. Pero eso no significa que México haya cambiado y que se combata la corrupción en el país, más bien, es un sacrificio en el altar del pueblo. Y sobre todo, si no logran evitar que Miguel Ángel asuma el poder, no le van a dejar la posibilidad de ser él quien realice el sacrificio mayor, el gobierno federal y el PRI se le van a adelantar, para tener ellos el mérito.

Esta platica me hizo reflexionar sobre mucho de lo que esta pasando y se dice a nivel nacional. Mis conclusiones van desde que todo es una gran simulación para que todo aparentemente cambie y siga igual. El asunto es claro, mientras en el norte el PAN está sufriendo por su ex gobernador de Sonora, el señor Padrés, ese que se hizo una presa en su terrenito desértico, en el sureste, Duarte es el dolor de cabeza del PRI, pues tanto lo exhibieron que ahora se convirtió en un grave problema de imagen.

Pero, si fuéramos realistas, que pasa con todos los gobernadores anteriores del PRI, del PAN, del PRD, que salieron riquísimos de sus encargos. Por mencionar algunos casos conocidos allí están los apellidos Moreira, Medina, etc. Se han conocido corruptelas también de gobernadores en funciones, pero si convienen al sistema, esos gobernadores son protegidos y la auditoría superior de la federación mira de lado. O mejor aún, saben hacer las cosas, y no hay evidencia, salvo la percepción ciudadana. Lo cual los libra de la supuesta y pretendida y sobre todo FINGIDA lucha contra la corrupción.

Hoy sabemos que hubo empresas fantasma en Veracruz que facturaron miles de millones de pesos al gobierno del estado. Esa misma práctica se aplica en el resto de los gobiernos estatales y en la federación. Hoy el SAT dice que va contra los accionistas. Salvo cuando el fraude es muy burdo y son accionistas conocidos y reconocidos, generalmente se da de alta a algún campesino humilde, de esos que no saben leer ni escribir como socio de la empresa, y como su representante legal. Ellos son los socios que seguramente encontrará el SAT y a quienes les va a aplicar todo el peso de la ley. Mientras que los verdaderos culpables seguirán riendo y gozando de la vida. Pero sólo investigan esas empresas fantasma en Veracruz. ¿Y el resto de los estados que? Queremos que se investiguen en todos lados.

En Veracruz todo parece indicar que llegará un gobernado panista. Yo quisiera preguntarle si va a perseguir con el mismo ímpetu a los ex funcionarios de gobierno del estado y también a los funcionarios municipales panistas que han defraudado a sus conciudadanos. La respuesta es la misma que en la federación, se revisará y se vigilará al que se porte mal con el sistema, al que sea demasiado burdo en sus trapacerías, al que la población exija que sea sacrificado en el altar de la lucha anticorrupción. Así se podrá continuar con el ciclo de apropiarse de los recursos públicos en beneficio del poderoso en turno y al mismo tiempo fingir que en México las cosas están cambiando.

La opinión pública veracruzana ya juzgó al gobierno saliente. Y el juicio es condenatorio. ¿Habrá tiempo en dos años de realizar todas las auditorías, revisiones, pesquisas, iniciar querellas, llevar a cabo la exhibición de pruebas, consignar ante un juez y luego lograr una sentencia condenatoria? ¿Y luego?

Todo apunta a que si hoy fueran las elecciones del 2018 habría alternancia una vez más. ¿Llegará AMLO a la presidencia? ¿Regresará el PAN? ¿Con quien?. Margarita ya fue primera dama y la experiencia es que durante el calderonato hubo corrupción, aunque no tan marcada ni tan descarada como durante el peñato. ¿queremos más de lo mismo los mexicanos? Y con AMLO también vimos opacidad y corrupción aunque más discreta aún, con un mejor control de daños. ¿Eso queremos? ¿De los males el menor?

¿Qué quiere el mexicano? Todos los mexicanos sabemos que los partidos políticos representan a la partidocracia que tiene hundida a la nación en un saqueo interminable e infinito. Sin embargo, cuando hay elecciones, nos sale el amor a la camiseta. Yo soy panista, yo soy priísta, es un honor estar con obrador, yo soy de izquierda progresista. Es decir, no buscamos a los mejores hombres y mujeres, anteponemos nuestros propios intereses, a los de la nación. Estamos orgullosos de que gane ¨nuestro¨ candidato, sin importar si es un delincuente reconocido, o un delincuente a conocer. Sin preocuparnos de su capacidad o preparación. ¨Ganamos¨ es el grito de alegría. Y si es para puesto ejecutivo, ganamos trabajos, ganamos negocios, ganamos someternos a la voluntad de aquél por quien buscamos el triunfo, para obtener beneficios personales, y no para beneficiar a México.

A nivel local se percibe muy claro. Los que están a favor del alcalde en turno no le miran un solo defecto. Los que están en contra no le ven ni una sola cualidad. Eso demuestra que tienen intereses personales. Yo por eso desconfío de quien opina y señala a los demás, pero jamás critica la ubre a la cual esta pegado. Y no se trata solo de empleados ya sea de angora o comunes, también de organizaciones empresariales que se tienden al piso a cambio de unas cuantas monedas del recurso público. Los sindicatos y agrupaciones sociales.

México definitivamente tiene el gobierno que se merece, pues es el que los mexicanos buscamos en cada elección. Corruptos son el 99.9% los gobernadores,

alcaldes, ediles, etc. Pero seguimos votando por el mismo partido, por el mismo grupo de personas. Y en los pueblos y lugares más alejados, en las propias colonias es lo mismo. Votamos por quien nos conviene a título personal. Voto por tal color, porque así quedo bien con fulano, que el día de mañana en algo me puede ayudar. La moral, la ética ciudadana, en este país son un árbol que da moras y una materia ya olvidada en la escuela.

Lo grave es que una vez que elegimos a un gobernante, nos pasamos todo su período administrativo denostándolo, gritando que es un corrupto, un ladrón, un flojo, un borracho (recordemos a Calderón), un idiota (recordemos a Fox y Peña), etc. Pero en la siguiente elección volvemos a votar no por el mejor sino por quien nos conviene.

Y como los independientes no nos dan suficiente certeza de beneficios a futuro, resulta muy raro votar por un independiente, salvo cuando representa intereses claros de un grupo fuerte, que lo respalda con todo, aunque una vez en el poder, una vez más demuestre que es mediocre, como el resto de la inepto-clepto-cracia que nos gobierna. Y si, estoy pensando en el Bronco en Nuevo León.

Pero resulta que los miembros de la inepto-clepto-cracia que nos gobierna salen del pueblo de México. Ese supuesto pueblo bueno, que a la primera oportunidad, también se corrompe, roba, saquea, abusa… ¿De dónde va a sacar México buenos gobernantes? Si en general no tenemos una verdadera ética ciudadana y un verdadero amor por la Patria. Si permitimos corruptelas sin denunciarlas y ni siquiera los partidos de oposición las denuncian sistemáticamente, sólo algunas y siempre para sacar beneficio político, no para beneficiar a México.

Todas estas reflexiones surgen a partir de un chisme político viejo… Y las comparto contigo, con toda la desesperanza de saber que nada va a cambiar, porque los mexicanos en realidad y en el fondo de nuestro corazón lo único que queremos es que cambie el partido en el poder, a ver si con el nuevo nos va mejor a nivel personal, pero jamás a nivel de sociedad. No acabamos de entender que si nos va mejor a todos, nos va a ir mejor a cada uno de nosotros. Y así, seguimos jodiendo al prójimo en lo que podemos. El término gandalla nació en México por obvias razones.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Sábado, 01 Octubre 2016 19:03

El Baldón: Córdoba pone el ejemplo


Por: José Miguel Cobián

El martes 27 de septiembre de 2016 marcó un hito en la historia de Córdoba, una ciudad mediana en el centro del estado de Veracruz. Ciudad abúlica, en la cual no pasa nada, puedes regresar 20 años después y verás que todo sigue casi igual que como lo dejaste, y sin embargo, un grupo de ciudadanos hizo algo que pocas veces se ha visto. Lamentablemente la idea es no informar al resto de la población con el fin de no dañar aún más la relación entre el Alcalde Tomás Ríos del Observatorio Ciudadano de Córdoba. ¨¿Cómo que dañar la relación?¨ Me dice un avispado lector, ¨¿Acaso no ofreció Tomás en su campaña abrir la información del ayuntamiento al Observatorio que él mismo proponía que se constituyera?¨

Querido avispado lector, debo decirte que sí, nuestro alcalde a quien con afecto llamamos Tomás, ofreció en su campaña promover la constitución de dicha organización para darle confianza a los ciudadanos, pero una vez constituida se volvió independiente, y comenzó a cumplir su función, lo cual provocó la molestia del Alcalde y parte de su cabildo, pues es bien sabido que todos los gobernantes quieren organizaciones a modo, que no cuestionen, que no exijan y que avalen todo lo que hace el ayuntamiento. Así comenzó a negarse todo tipo de información al OCC, por parte del ayuntamiento, lo cual logró un objetivo. A pesar de tener mucha información el OCC se la guarda, para evitar conflictos mayores, a cambio, decidieron involucrarse de tiempo completo en la vigilancia y observación del comportamiento delictivo en la zona de Córdoba y sus alrededores.

Llevar un seguimiento como el que realiza el OCC ha permitido observar como conforme se acerca el final del sexenio estatal, los índices de criminalidad se incrementan de manera constante y sostenida. La explicación es clara y va por varias vertientes: El gobierno del estado deja de pagar puntualmente la nómina a sus policías de academia, los cuales se ven obligados a delinquir mediante la módica mordida, con el fin de evitar morirse de hambre; Se despide personal de las fuerzas de seguridad, lo cual hace que la vigilancia se torne mucho más complicada, y eso lo perciben las bandas delictivas; algunos miembros del personal captan perfectamente que es el año de Hidalgo y actúan en consecuencia para su propio beneficio. Y lo más importante, el estado no tiene un quinto para reparar patrullas, entregar municiones, equipo, uniformes, etc. Lo que había ya se lo llevaron en gran parte, y una pequeña parte se invirtió para mejorar la seguridad.

Ante la preocupación de un aumento en todo tipo de actos criminales, este grupo de ciudadanos invitado por el OCC para analizar posibles soluciones, decidieron que quien debe de asumir la protección de los habitantes del municipio es quien la ley así lo señala, es decir el ayuntamiento. Y aquí es donde comienza lo bueno. Citaron al alcalde y al síndico a un lugar privado para reunirse con ellos, y la asistencia fue de entre 100 y 150 personas (dependiendo de la fuente que me informa).

Allí se le expresó la necesidad de tener una policía municipal, a la par de mantener al mando único en la región. -Algo que en esta columna hemos mencionado una y otra vez-. Hubo momentos álgidos, como cuando el alcalde comentó que él ponía diez millones de pesos y que los allí presentes (había también acaudalados hombres de negocios además de pueblo llano) pusieran otros diez millones. La respuesta fue tajante, ¨nosotros pagamos impuestos, y es tu obligación constitucional otorgar seguridad a tu municipio ¨. Recordemos que el municipio de Orizaba gasta alrededor de 52 millones de pesos en su seguridad. Por lo cual lo que considera el alcalde de Córdoba no sirve para nada.

En dicha reunión se expresaron los miembros del OCC y muchas personas invitadas, de todos los niveles sociales, de diversas actividades económicas y tanto hombres como mujeres. Al final la conclusión es sencilla, se exige que antes de un mes haya resultados ante la petición y se solicita que en un mes se haga otra reunión para informar del avance por parte del ayuntamiento.

Pensando que el ayuntamiento de Córdoba gasta tres millones al mes adicionales en nómina a los que gastaba su predecesor, y considerando que sería difícil para el alcalde despedir a todos sus compañeros de partido que encontraron un medio de vida en el ayuntamiento por lo menos hasta

el final de esta administración, la petición fue muy clara, ¨Ya no queremos obras como los parques de bolsillo, ya no queremos dispendio en adornar la ciudad, lo que queremos es seguridad ¨. Así, tan clara y contundente la expresión de los ciudadanos presentes. Orgullosamente se les puede llamar ciudadanos, como pocas veces en la historia en la cual emulando a Fuente Ovejuna, la población exige a sus servidores públicos que le sirvan.

Hubo algunos roces tanto con el alcalde como con el síndico los cuales no vienen a cuento, pues el calor de la discusión provoca a veces que se cometan errores en el trato que le debe de otorgar quien sirve, a la población. Sin embargo fueron bien manejados por el público que fue muy respetuoso en su argumentación, incluso cuando se solicitó que no se interrumpiera al presidente del OCC, a pesar de la molestia que la ironía con que llegó el alcalde y el síndico generaron ente los asistentes.

Lamentablemente quienes me comentaron al respecto de la reunión, expresaban cierta alegría por la cara de molestia en los funcionario públicos. Al respecto quisiera aclarar que por no asistir a la reunión no puedo afirmar o negar dicha afirmación. Pero siempre es malo que un funcionario público se retire molesto. La relación con la ciudadanía debe de ser tersa, y ellos, los funcionarios, deben de entender que están para servir, a pesar de que las mieles del poder, y algunos cercanos, les hagan creer otra cosa. Si algo ha caracterizado siempre a Tomás es la humildad en su forma de ser, así que en caso de haber sido cierto el asunto de su molestia por la exigencia ciudadana, debe considerarse como un hecho fortuito y pasajero.

Habemos muchos que desde octubre de 2014 recibimos compromisos públicos (porque la reunión era pública) del alcalde de Córdoba, del de Fortín (vía su secretaria) y de otros funcionarios en el sentido de mejorar la seguridad acorde a una agenda establecida y a una serie de compromisos generados en dichas reuniones. Compromisos y agenda que jamás fueron respetados por la autoridad, como si la palabra del alcalde o su representantes valiera menos que la tinta en que esto se escribe.

Ahora, hay una nueva agenda, establecida ante más personas y más grupos sociales. Agenda que está en los buzones de correo electrónico del alcalde y del síndico. Agenda puesta por los ciudadanos… ¡¡¡¡¡ Esa es la novedad !!!! Por primera vez en una ciudad media, la población le exige a las autoridades que hagan lo que la población quiere. Ya no se trata de que el Alcalde es el tlatoani, ni que su Secretario es quien controla lo político de la ciudad ( jajaja ), o que el Síndico es autoridad y define la agenda. Ahora la agenda la pretenden definir los ciudadanos… Claro que sólo algunos, pues hubo una cámara representada con varias personas, y ninguna de ellas quiso firmar el escrito con que concluyó la reunión. Se entiende porque algunos de ellos tienen compromisos afectivos con el Alcalde y otros más tienen compromisos de negocios, y no quieren arriesgarlos apoyando algo que a ojos de todos no fue bien visto por las autoridades.

Como caso anecdótico, hubo tres personas que trataron de defender el actuar del alcalde, los cuales tienen ese tipo de compromisos mencionados en el párrafo anterior y que no fueron muy bien vistos por los asistentes.

Hubo y hay conciencia en que todos corremos riesgos ante la irresponsabilidad de las autoridades. Las cifras no mienten y son alarmantes, sin embargo no tengo autorización de publicarlas. Así que esta iniciativa ciudadana debiera ser replicada en otros municipios del país, además de apoyada por todos los ciudadanos libres, que deben de estar verdaderamente preocupados por los riesgos que corren ellos y sus familias.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Sábado, 24 Septiembre 2016 21:25

El Baldón: ¿Eres Cafetalero? Esto te interesa

Por: José Miguel Cobián Como bien sabes, la roya llegó a Veracruz para quedarse, debido a la nula intención de los secretarios de Sedarpa de frenar su avance. Veracruz como siempre, no estuvo preparado para enfrentar al hongo que destruyó el 60% de los cafetales del estado. Posteriormente la cafeticultura estuvo en manos de personajes como Belisario Domínguez, que hizo grandes negocios con sus allegados, y que salió de la secretaria al cambio de secretario, tan campante y limpio de conciencia como un babe recién nacido. Entre los riesgos ambientales y biológicos y los riesgos gubernamentales la producción de café arábiga se redujo en casi un 50%. Considerando la cantidad de personas que viven de la actividad del café, su cultivo, corte, transporte, beneficio, comercialización, etc. Se puede considerar que el efecto ha sido devastador para la economía de Veracruz, afectando incluso al país en un porcentaje del PIB no determinado aún. Los resultados de ese daño al café se perciben en todos los comercios de las zonas cafetaleras del país. Para el ciclo 2015-2016 Santiago Argüello llegó generando enormes expectativas, recibiendo instrucciones de Héctor Lugo quien hoy ocupa el puesto de Belisario Domínguez. A fines de 2015 Santiago informó que se entregarían tres mil plantas a cada productor, para salir pronto de la crisis y no sólo recuperar el nivel de producción previo a la llegada de la roya, sino incrementarla y superar la producción de años record. Bajo la tutela del secretario de SAGARPA José Eduardo Calzada Rovirosa se pretendía impulsar al campo en todo el país, y en lo particular rescatar a la cafeticultura nacional. El Secretario Calzada ha tenido éxitos en otros sistemas producto, pero en el café se tuvo que enfrentar a un recorte brutal al presupuesto, de tal manera que se redujo la entrega de planta a productores al recortar el padrón de entregas de cada organización. Para 2016 se decidió que la entrega de planta sería mediante las distintas organizaciones cafetaleras, con el fin de atender a la mayor cantidad de productores posible en el estado de Veracruz. Sin embargo, las organizaciones en su padrón atienden a menos del 50% de los productores, que en esta entrega en lugar de recibir tres mil plantas van a recibir exclusivamente 1,000, es decir una tercera parte de lo prometido. Los viveristas enfrentan graves problemas pues ante la posibilidad de entregar tres mil plantas por productor, produjeron más de las acostumbradas, y ahora enfrentan un exceso de planta supervisada, analizada y autorizada por Sagarpa del orden de los ocho millones de plantas. Estos productores recibirán del viverista un peso por planta recibida, y además un paquete tecnológico (Fertilizantes y fungicidas) con un valor de $2,500.00 Muchos de los productores no agremiados en las organizaciones, y también muchos productores de café que están en las organizaciones pero que por el recorte de presupuesto no van a recibir planta este año, fueron atendidos por el CADER y por las propias organizaciones, entregando un padrón a SAGARPA, para buscar algún otro tipo de beneficio para ellos. Ellos son denominados los ¨libres¨ y recibirán un peso por planta y únicamente 500 plantas sin paquete tecnológico. Sin embargo, debido a problemas burocráticas en la propia estructura de la SAGARPA no se ha liberado recurso para ellos, y siguen esperando fecha para poder recibir su apoyo en plantas resistentes a la roya. Faltan todavía ocho mil productores en ser subidos a los registros de SAGARPA, los cuales están en calidad desaparecidos, pues Santiago acusa al área central y ésta a los distritos acusándolos de no haber subido la información. El caso es que además de estos ocho mil hay otros cuatro mil que ni siquiera están registrados para recibir ningún apoyo, y son personas que seguramente ya decidieron dejar de cultivar café, ante la crisis económica causada por la roya al sector. El senador José Yunes Zorrilla entra una vez más al quite y consigue como en 2014 recursos para el café. Sólo que si en 2014 los recursos no llegaron completos a quienes estaban destinados, ahora se busca una nueva fórmula para que esos ocho mil productores registrados -los desaparecidos que tendrán que aparecer en los registros de SAGARPA-, reciban mil plantas cada uno y un peso por planta como apoyo, además de paquetes tecnológicos. Pepe, como le decimos sus amigos, a pesar de tener obligaciones en la comisión de hacienda, ha estado muy preocupado por el agro veracruzano, y ahora se buscó el esquema de que sea el propio personal de SAGARPA el que administre los recursos, con el fin de disminuir las desviaciones de dinero a bolsillo de particulares. El dinero es suficiente, son ciento diez millones de pesos. El dinero ya está disponible, sólo falta que SAGARPA encuentre a los productores que lo requieren en su base de datos para poder ejercerlo dentro de los tiempos adecuados para la siembra de la planta de café. Si el Secretario Calzada le da un jalón de orejas a su personal, seguramente ese recurso llegará al campo y servirá para paliar un poco más la crisis por la que está pasando Veracruz. Lamentablemente el ingeniero Santiago Argüello se vio superado por el problema de logística que implica organizar la entrega de recursos, planta y paquetes tecnológicos para los productores. Logró -lo cual es un éxito en este país-, minimizar la corrupción en SAGARPA por el manejo de estos recursos, pero a cambio de ello, generó corrupción en algunos líderes de organizaciones cafetaleras, y en algunos viveristas. Me explico: Los técnicos de SAGARPA debían de haber verificado los viveros y autorizado el número de plantas a entregar por cada vivero. Pero como los contrataron con dos meses de retraso, ya no se logró la supervisión de las plantas en viveros, y sólo se verificaron unos cuantos. Así, la planta que se entrega al productor no es verificada. Y lo que es peor, algunos productores que fueron verificados, pero que sufrieron rechazos importantes, no tienen ningún tipo de supervisión, lo cual ha provocado que hagan negociaciones con los líderes cafetaleros cuyas organizaciones no hicieron viveros, para entregar planta de mala calidad, planta demasiado grande e incluso planta enferma a los productores de café, a los campesinos que son el eslabón más débil de la cadena productiva del café. Los técnicos tienen tanta labor de escritorio y papeleo, que no tienen ni tiempo ni capacidad de verificar la calidad de la planta que se entrega al productor, lo cual ha generado problemas de calidad, ya que dicha planta una vez sembrada morirá o estará enferma toda su vida productiva, reduciendo la productividad de las parcelas y generando gastos innecesarios al campesino. A nivel estatal Octavio Legarreta Delegado Estatal de Sagarpa es un hombre que conoce mucho del campo y del café en especial, pero sin los recursos y sin las autorizaciones desde el área central de SAGARPA, se ha visto limitado para agilizar la entrega de beneficios de este tipo de programas. Se ha sabido de líderes cafetaleros que ofrecieron tener cierta cantidad de planta, la cual no produjeron, que ahora aprovechando la sobre oferta, están pagando a $3.00 al vivero en lugar de los $5.00 que indica el programa. Así, con mucha facilidad se embolsan millones de pesos, pues la planta la entregan, pero como su costo fue menor, obtienen una utilidad nada más por transportarla del vivero para entregarla al productor. En millones de plantas, son millones de pesos de utilidad. Lo mismo sucede cuando un líder de cafetaleros se arregla con un viverista, y obliga a sus agremiados a recibir planta de mala calidad, con las consecuencias ya explicadas. El campesino gastará dinero en sembrar plantas de mala calidad, que no ayudarán a la producción de su parcela, pero el viverista saca su producción de mala calidad y el líder gana una comisión por cada planta colocada. Es decir continuar explotando al más jodido para obtener beneficios económicos, sin que ninguna autoridad lo evite. Así, la cafeticultura de Veracruz y una parte significativa de la economía del estado, está sujeta a la buena voluntad de Pepe Yunes y a sus gestiones, pues pareciera que fuera de él, a pocos representantes veracruzanos les interesa resolver un problema que afecta a miles de familias. Quien esto escribe conoce de la capacidad del Secretario Calzada para enfrentar problemas y resolverlos de manera satisfactoria. Hoy tiene la oportunidad de servir a México en su puesto, resolviendo a a brevedad los problemas de registro de SAGARPA de esos ocho mil productores, de un universo de 60,000. Esperemos que pronto escuchemos que todo se resolvió para bien de Veracruz. Quien está empujando la piedra por parte del equipo del senador Yunes es Gabriel Barreda amplio conocedor del tema del café. Que lo mismo se reúne con Octavio Legarreta, con Santiago Argüello, con Rafael Grajales o con Héctor Lugo para ir destrabando los detalles con la apuración propia de los tiempos del café, que no son los mismos que los tiempos de la burocracia. Esperemos que en su gestión lo acompañen los líderes cafetaleros de todo el estado, para que este problema se resuelva y sea uno menos en la agenda de un México de por sí inmerso en graves problemas. La derrama de ciento diez millones de pesos, en algo ayudará a la economía estatal, tan lastimada en los últimos años. www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex
Domingo, 18 Septiembre 2016 19:03

El Baldón: ¿El fin del mundo?


Por: José Miguel Cobián

A lo largo de toda la semana pasada Héctor Aguilar Camín se encargó de demostrar en su columna en Milenio que vivimos la época menos violenta de la historia de la humanidad. Contra lo que muchos pensamos, probó con cifras reales, que la humanidad ha avanzado en su lucha contra la violencia, aunque muy lejos aún de las cifras que nos gustaría ver de crímenes violentos en cualquier latitud del globo. Esto demuestra también que hoy estamos lejos de el fin del mundo provocado por la violencia individual de los seres humanos. Entonces ¿qué podría desencadenar el fin del mundo?

En principio deberíamos definir que entendemos por fin del mundo, ya que en realidad los seres humanos somos tan soberbios que pensamos que si se acaba la humanidad o si se acaba la civilización tal cual la conocemos, el mundo también se acaba. Afirmación irrisoria, pues el mundo, entendido como el universo, todavía tiene muchos miles de millones de años por delante. Aclarado lo anterior, vale la pena analizar que eventos podrían afectar seriamente la vida humana en el planeta.

Sabido es que en 2016, el reloj del fin del mundo se mantiene a tres minutos de la media noche. Es decir, los científicos que definen el riesgo para la supervivencia de nuestra civilización consideran que estamos muy cerca del final, aunque todavía es un riesgo que podemos soportar. Este reloj, mide el grado de amenaza nuclear, ambiental y tecnológico para la humanidad. En enero de 2015 lo movieron de cinco a tres minutos para la media noche, considerando la hora fatal de la cenicienta también como hora fatal para la humanidad. La razón es la proliferación de armas nucleares en el oriente medio, el avance del calentamiento global sin ninguna respuesta real de las naciones.

Es innegable que desde 1945 los científicos han considerado el riesgo de autodestrucción de la humanidad por la vía de una guerra nuclear es cada día más alto. Hoy no solo las potencias tienen armas nucleares, Inglaterra, Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Israel, Corea del Norte y probablemente Irán cuentan con armas nucleares. Un ataque entre Rusia, Estados Unidos y China podría acabar con la vida en el planeta. Y en estos tiempos, la presión de Corea del Norte por obtener alimentos y prebendas de sus vecinos ha incrementado la carrera armamentista de esa sometida nación, que sólo espera que las potencias vecinas decidan ponerle un hasta aquí, lo cual significará una nueva guerra que parece inevitable en Corea. Guerra que tendrá que manejarse con pinzar para no molestar al gigante amarillo que también ha movido sus piezas para incrementar su zona de influencia e incluso su zona de exclusión marítima en perjuicio de sus vecinos.

Definitivamente si Trump gana la presidencia de los Estados Unidos veremos un incremento en el riesgo nuclear. Su ignorancia demostrada con frases como ¨Para que queremos armas nucleares si no las vamos a usar ¨, demuestra que para él como presidente será mucho más fácil apretar el botón.

Dejemos la posibilidad de autodestrucción por guerras. La falta de atención al calentamiento global va a provocar cambios significativos en las zonas de cultivo mundial, lo cual a su vez puede provocar hambrunas y guerras por agua entre naciones. Adicionalmente existe el peligro de que virus desconocidos que hayan permanecido congelados los últimos treinta mil años, aparezcan de nuevo en las zonas de deshielo, lo cual a su vez eleva el riesgo de enfermedades a nivel global para las cuales no estamos preparados. También existe la posibilidad de alguna pandemia global generada por mutaciones de algún agente patógeno o no, que pueda convertirse en mortal.

El riesgo de invasión extraterrestre en el corto plazo es prácticamente nulo, pues todavía no han llegado las señales de nuestra civilización ni a las estrellas más cercanas. Así que en caso de existir alguna civilización extraterrestre, todavía no sabe de nosotros, y si a eso le aunamos la cantidad de años que tendrían que viajar, se nulifica el riesgo.

El caso del choque de mundos, también es remoto, pues a pesar de que sólo se ha clasificado una mínima parte de los objetos cercanos a la tierra que puedan presentar un peligro potencial, la antigüedad de nuestro sistema solar, permite estimar que objetos errantes debe de haber muy pocos, y menos aún del tamaño como para causar una catástrofe global.

A largo plazo el crecimiento sin medida de la población puede también ocasionar enorme sufrimiento en la humanidad, pero la experiencia de la historia demuestra que sufrirán y morirán los débiles mientras que los fuertes seguirán su lucha por la supervivencia. Sin embargo es claro que las religiones tendrán que cambiar sus dogmas adaptándolos a la nueva situación del planeta, y en caso de no hacerlo, admitir que sus respectivos dioses, desean que la humanidad se multiplique sin importar el sufrimiento que a ella misma se le imponga con ese crecimiento desmedido.

En realidad, los peligros con que podemos contar son dos, la proliferación del armamento nuclear, y el descuido al medio ambiente y al cambio climático. En contra de las armas nucleares la población del mundo podría presionar a los líderes de las naciones que cuentan con dichas armas para se reduzca a una cantidad tal que si hubiera guerra nuclear no desaparezca nuestra civilización, y en su caso erradicarlas totalmente.

En cuanto al cambio climático, también habría que crear conciencia para que los líderes de las naciones apliquen políticas mucho más rígidas que lo prevengan, antes de una catástrofe planetaria. En amas soluciones una ciudadanía (que exista, que no sea pueblo nada más), información e involucrarse en la solución de estos problemas podría garantizar que nuestros tataranietos continúen reinando sobre la faz de la tierra.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex