jueves 25 de mayo del 2017
José Miguel Cobián

José Miguel Cobián

Por: José Miguel Cobián

Una y otra vez, vemos que los intereses particulares se anteponen a los intereses de la Nación en las grandes estructuras de poder en México. Los análisis dejan de ser serios para ser acomodados a las conveniencias del poderoso en turno aunque sean absurdos, todo con el fin de lograr ventajas particulares.

La explicación que se le ha dado a la derrota del PRI en las recientes elecciones trata de engañar a la sociedad, al ser utilizada por los dinosaurios del PRI para mantener sus privilegios, y por la iglesia que ha decidido darle la espalda al pueblo de México y a sus tribulaciones en defensa de sus privilegios o intereses particulares. Paso a explicarme.

Dentro del PRI se decidió una rebelión en contra del presidente Peña, para restarle poder en vista de la próxima sucesión presidencial. Los senadores encabezados por Francisco Labastida (Paca la vestida según Fox en su campaña presidencial) asignan como causa principal de la derrota de su partido político a las iniciativas presidenciales, tanto de incremento del porcentaje de mariguana que puede portar cada persona, y el uso medicinal de la misma, como a la reforma para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

La Iglesia Católica se ha sumado alegremente a los senadores del PRI ¿O sería al revés) pues olvidando los verdaderos problemas que sufre México, quieren definir la agenda nacional acorde a sus propuestas ideológicas.

De los senadores del PRI, no me extraña que traten de desviar la atención para poder continuar con sus privilegios económicos, sus negocios sucios y sus intereses personales y de grupo, medrando en los presupuestos públicos. De la Iglesia si me extraña, pues a través de sus miles de sacerdotes saben que son tres los grandes flagelos de nuestra sociedad, mismos que no son mencionados ni atacados con toda la fuerza mediática que le han aplicado al ataque de la propuesta de matrimonio igualitario.

Todas las encuestas que se han realizado, -todas sin excepción- han demostrado que la opinión pública de México hizo perder al PRI (y lo hará con el resto de los partidos que no cumplan u atiendan estas necesidades) debido a tres flagelos que la lastiman: LA IMPUNIDAD, LA CORRUPCIÓN Y LA VIOLENCIA. Esos son los tres jinetes del apocalipsis que dañan y agravian a la sociedad mexicana. En cada caso en que se perdieron gubernaturas, no sólo por parte del PRI sino también las que perdió el PAN, los ciudadanos expresaron en las urnas su rechazo a la impunidad, a la corrupción y a la violencia en la que viven sumidos día a día.

El distraer a la opinión pública con el combate al matrimonio igualitario es una reverenda tontería. Es dejar de lado los temas importantes, para usar algo que no le importa a más

del 15% de la población como distractor de los verdaderos enemigos de la sociedad mexicana.

Los senadores del PRI están entusiasmados de olvidar las grandes reformas estructurales que se han llevado a cabo, ante el temor de que se aprueben leyes que combatan la corrupción e impunidad. Incluso desvían la atención de la terrible violencia que asola todo el territorio nacional. Se olvidan de que también en la cúpula del poder queda la huella de la corrupción con la casa blanca, Malinalco y muchas otras ofensas al pueblo de México. Y lo peor, es que la Iglesia que debería de ser la conciencia nacional, hace exactamente lo mismo. Para la iglesia es más importante evitar que dos personas del mismo sexo tengan derechos similares a aquéllos que se casan por los ritos religiosos y eso que vivimos en un país LAICO dónde la iglesia y el estado están separados.

La reflexión anterior me hace pensar que incluso la Iglesia o para decirlo mejor, sus jerarcas y líderes se ven beneficiados por la corrupción e impunidad que reinan en el país, y por ello defienden el status quo a pesar de los gritos claros de reclamo nacional recientemente expresados en las urnas. Respecto de la violencia, la Iglesia esporádicamente ha expresado su rechazo, sin embargo, jamás lo han hecho con tanta fuerza y estridencia como en el caso del matrimonio igualitario o el uso de la mariguana con fines medicinales. Esto a su vez implica que para la Iglesia o quienes en ella tienen voz ante la opinión pública, los temas centrales de los mexicanos no son los temas centrales de su agenda, y con ello hay un verdadero divorcio, una separación entre los intereses de la iglesia y los intereses de sus feligreses.

Tanto el PRI como la Iglesia tienen mucho que perder al olvidarse de lo que la población quiere. Los sectores más amplios de la población poco a poco son más pensantes, más analíticos, mas exigentes, y conforme observan que quienes los gobiernan (en este caso los gobernadores de los estados que sufrieron la debacle electoral) no cumplen sus expectativas, toman la decisión del cambio. La Iglesia al traicionar a quienes la integran (recordemos que Iglesia no es la alta jerarquía eclesiástica, sino la suma de todos los fieles que la integran) se traiciona a sí misma y aleja de sus filas a muchos y muchas almas con otro tipo de intereses, como libertad, igualdad, amor al prójimo, respeto a los derechos de los demás, etc. Esos valores que la iglesia en los hechos rechaza y ataca con tanta vehemencia. Recordemos que una Iglesia sin valores, deja de ser útil a la sociedad.

Así, podemos concluir que la Iglesia y los dinosaurios del PRI y del resto de los partidos políticos se van a unir, -como ya lo hicieron-, con el fin de distraer a la opinión pública, en lugar de combatir ese cáncer social en que se ha convertido la corrupción en México, que nace de la absoluta impunidad generada por la nula aplicación de la ley que a su vez promueve y estimula el crecimiento de la violencia en el territorio nacional.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Viernes, 27 Mayo 2016 20:32

El Baldón: Te sientes ciudadano jajaja

Por: José Miguel Cobián

No puedo evitar reír para mis adentros cada vez que escucho a alguna persona quejarse de lo que sucede en su entorno. Incluso cuando alguien presume que es ciudadano y que por eso tiene derechos, más risa me da, porque en México no tenemos idea de lo que significa ser ciudadano. Ese término acuñado primero en las ciudades estado griegas y que recupera la revolución francesa, al grado que lo incluye en su himno nacional al inicial la primera estrofa con una arenga: ¨A las armas ciudadanos!!!! Formen Batallones!!!¨

Se preguntará ¿porque considero que los mexicanos no somos ciudadanos? La respuesta es sencilla. Porque no lo somos. Nosotros no decidimos nada en las cuestiones de las ^polis^, las ciudades. Ingenuamente creemos que con votar ya cumplimos con todos nuestros derechos y deberes ciudadanos. ¡¡Los políticos se han encargado de engañarnos!! Dirán algunos, cuando en realidad nuestra propia apatía, indiferencia e incluso irresponsabilidad son las que nos han llevado a abandonar el ideal de ciudadanía, para convertirnos en simples habitantes.

Mire, se lo dejo muy claro. Un ciudadano elige quien será el responsable de la seguridad en su municipio. Consensua con el resto de los ciudadanos que porcentaje del gasto público se va a utilizar en gastos como los de representación, viáticos, nóminas, etc., y que porcentaje del gasto se va a utilizar para obra pública. No sólo eso, el ciudadano determinará que obras públicas son las que se van a realizar con SU dinero en su municipio.

Si el alcalde pretendiera viajar a algún lado, o enviar a sus subalternos a algún lugar con los gastos pagados por parte del municipio, primero tendría que pedir autorización a los ciudadanos. Esos raros personajes (los ciudadanos) vigilarían que la calidad de la obra pública fuera la ofrecida, y si encontraran deterioro prematuro no dudarían un segundo en denunciar a quien autorizó dicha obra, a quien la realizó, a quien la supervisó y a quien la aprobó. Pero no se conformarían con denunciar en las instancias correspondientes, le darían seguimiento al caso, hasta que el daño fuera reparado y en su caso, castigados quienes hayan actuado de mala fe.

Los ciudadanos no permitirían ningún gasto superfluo. Tampoco actuarían de manera sumisa ante el poderoso, llámese alcalde, gobernador o presidente de la República. A todos ellos los consideraría como sus iguales, pero obligados a servir a la población, pues resultar electo en las urnas sería considerado un gran honor, y no un medio para resolver todos los problemas económicos.

Si hablamos de México, ¿Cuántas veces ha visto usted que resulte electo una persona que ya ha demostrado su incapacidad, o peor aún, su absoluta falta de ética para ejercer el servicio público? Y sin embargo resultan electos una y otra vez. Incluso ahora, vemos a candidatos a gobernador del estado que no tienen ni la mínima experiencia ni la mínima preparación, y sin embargo se animan a ser candidatos, porque su líder los invita. Pero eso

no es lo más grave, lo peor de todo, es que la población formada por habitantes, no por ciudadanos, pierde la capacidad de análisis y piensa que alguien que no ha ejercido ningún puesto público es honesto (sin haber puesto a prueba su honestidad). En otros casos es peor todavía, el candidato no hace campaña en los medios, sino el líder de su partido, y mucha gente piensa que va a votar por el líder del partido (absoluta falta de ética al aprovecharse de la ignorancia de la gente), cuando en realidad está votando por un candidato no preparado para el puesto y desconocido.

Un ciudadano no permitiría que una acusación en los medios de comunicación se perdiera en el olvido. Vería que fuera investigada por las autoridades correspondientes, y según el caso, que el servidor público fuera sancionado con todo el peso de la ley, o el medio de comunicación que transmite información falsa sufriera no sólo el repudio de la sociedad, sino también sanciones acordes a su falta.

Un ciudadano obligaría a sus representantes a aprobar las leyes anti corrupción, y de ninguna manera permitiría que se convirtiera su aprobación en una lucha política en la cual los partidos secuestran las iniciativas con el fin de obtener beneficios político-electorales.

Un ciudadano estaría informado de lo que pasa en su municipio, en su estado y en su país (cuando menos), para tomar las decisiones adecuadas, y exigir que cada uno de ellos tome el rumbo que más convenga a los propios ciudadanos, rumbo decidido por los mismos ciudadanos, no por sus líderes.

Un ciudadano estaría vigilante sobre la calidad de la educación de sus hijos. Jamás se desentendería de los asuntos escolares y exigiría verificar –para mejorar- los resultados de las evaluaciones nacionales. Es más, exigiría evaluaciones de calidad y desempeño escolar cada año, para cada grado escolar. Jamás permitiría maestros chambones. De hecho al defender sus derechos, no permitiría prestadores de servicios chambones, sea cual sea la profesión que ejerzan. Y tampoco permitiría abusos de instituciones públicas o privadas, y mucho menos que las grandes empresas en contubernio con los gobernantes, abusen de posición preponderante para comprar barato y venderle caro a los mexicanos.

Un ciudadano tendría memoria. Sabría quien le ha cumplido y quien no. Exigiría la revocación de mandato y la ejercería plenamente, evitando el control de quien ya está, buscando sólo el beneficio de su sociedad.

Para ser ciudadano primero debe de evitar la búsqueda del beneficio personal a favor del beneficio colectivo. No ser corrupto, no ser ladrón, no ser ignorante, estar informado, tomar decisiones, actuar, organizarse con otros ciudadanos, dedicarle tiempo y dinero a los asuntos de todos, que son los asuntos de la política.

Creo que queda claro que en México no hay ciudadanos, o quizá hay muy pocos habitantes dignos de ser llamados ciudadanos. Pues siempre permitimos que otros tomen

las decisiones importantes que a la larga afectan la vida y el desarrollo propios, de nuestras familias, de nuestro entorno económico, del municipio, del estado y del país.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por: José Miguel Cobián

Los únicos que están entretenidos con las elecciones son aquéllos que pueden resultar beneficiados si gana uno u otro candidato. Al resto de la población le están pasando de noche. Por parte del ciudadano no hay un mínimo interés en la mini gubernatura de dos años. Cuando por casualidad se entera Juan Pueblo de alguna propuesta de cualquier candidato la escucha por respeto, pero en su fuero interno sabe que difícilmente podrá cumplir en los dos años alguna de las miles de promesas. Juanito Pueblo sabe que en las campañas se promete todo, hasta resucitar a la abuelita recién muerta, a cambio del voto, y una vez que llegan al poder, es tal la dinámica (o el desinterés), que se olvidan de lo ofrecido y con ello matan una vez más esa esperanza, que como el ave fénix, vuelve a renacer en la siguiente elección.

Juan Pueblo sabe que gane quien gane, no va a mejorar su situación, y menos con un gobierno de dos años. Sabe también que lo que prometen los candidatos a diputado local está más allá de sus posibilidades de cumplimiento, aunque finge con alegría y aplaude emocionado cuando su rol le indica que debe emocionarse ante la oferta y promesa del discurso del momento. También Juanito Pueblo disfruta y mucho, poniendo en aprietos al candidato en turno. Le pregunta de todo, de economía, de ecología, de reglas, de leyes, de cómo resolverá el problema de los jubilados y pensionados, como va a mejorar el nivel de vida de cada elector, como va a mejorar los servicios médicos, dentales y hospitalarios, como va a resolver el problema de la basura, el del agua, etc. La población goza preguntando y luego comentando en privado lo ignorante que es el candidato en el tema específico de la mosca de la fruta y su uso en la investigación genética, o en cualquier otro tema. Disfruta convirtiendo al candidato en un todólogo que no sabe nada.

Así la población exige un demagogo para otorgar su voto, requiere alguien que le prometa, que le brinde esperanza, aún sabiendo que no podrá cumplir lo ofrecido. En más de una ocasión he escuchado a candidatos intentar decir la verdad sobre algún tema, y recibir la rechifla del respetable. Muy en corto pregunto a alguno de los indignados el porque de su rechazo. Siempre he recibido respuestas similares, del tipo de: ¨queremos que nos traiga esperanzas, no que nos diga que no se puede. Así prefiero no votar por él¨. Y cuando les comento que lo que piden no es posible, o no entra dentro de lo que quien ocupe el puesto de elección puede realizar, la respuesta es que no importa, que quieren vivir con la ilusión de que ^su^ problema se va a resolver, aunque no sea cierto.

Eso me hace pensar que vivimos en un círculo vicioso. Muy pocos votantes quieren escuchar la verdad. Menos aún tienen la capacidad de analizar lo que es posible o no, dentro del ámbito del puesto de elección popular en juego. Así que la mayoría de los aspirantes juega a la demagogia y a ofrecer de todo con tal de obtener el voto, mientras que los votantes eso es lo que esperan. Para que al final, se llamen engañados porque no les cumplieron, y se dediquen a denostar a aquél por quien votaron, o cuando menos a aquél que resultó electo.

En cuanto a los debates, mayor farsa no puede haber. Nadie puede expresar en dos minutos su proyecto de trabajo, ya sea para gobernar un estado, o para legislar en el congreso local o federal. Los debates tal como se organizan en México están hechos para manejar percepciones, no para que los potenciales votantes puedan definir que candidato les ofrece una solución acorde a su criterio en temas trascendentes para el propio votante.

Para empezar, son demasiados los invitados a un debate. Hay candidatos que todo mundo sabe que no tienen la mínima posibilidad de ganar. Así que su participación lo único que hace es quitar tiempo para escuchar las propuestas de los que sí tienen un mínimo de posibilidad de ganar. La réplica y contra réplica de un minuto, apenas alcanza para defenderse o para atacar, si es el último participante, dejando al atacado indefenso, gracias a un formato rígido y absurdo.

Todo esto conviene a los propios partidos políticos que son quienes votan las leyes y quienes se ponen de acuerdo en los formatos de los debates. En principio la participación de la morralla (afortunado término utilizado por Mauricio Duck) los favorece, pues cuando menos así la población se entera de la cara y de la voz de algunos de los candidatos. A los partidos que pueden ganar la elección los ayuda mucho más, pues les permite no comprometerse en temas sustantivos para la población. Y así, el candidato se convierte en un actor que vende una imagen y un producto, sin mostrar a la población los beneficios o perjuicios de dicho producto. Lo que conlleva al final, a votar por alguien que no sabemos que va a hacer, y que sabemos que prometió hacer lo que no podrá hacer.

Yo preferiría debates entre dos o tres candidatos como máximo, pidiendo un mínimo de 15% de intención de voto para participar en el debate, de acuerdo a una encuestadora seria y autorizada. Y entonces sí, podríamos escuchar propuestas, y críticas fundadas, además de la réplica a dichas críticas y sobre todo, una amplitud de temas, que con participaciones de dos minutos simplemente no son tratados.

A la población muy poco le importan esos debates aburridos de dos horas, en los cuales, nadie dice nada importante, salvo el morbo de ver quien ataca a quien y con que argumento. Lo peor es que ni siquiera presentan pruebas contundentes, así que en muchos casos todo se queda en que fulano dijo, y mengano lo contradijo. Es decir, creer a los candidatos se convierte en cuestión de fe, y no en cuestión de analizar datos duros para saber quien dice la verdad y quien miente. De hecho, a la población no le importa que un candidato mienta, piensa que todos mienten, y que es irrelevante esperar honestidad en cualquiera de ellos. Por eso, si de por sí hay poca participación electoral de la población, esta elección en particular, será aún menos concurrida que las anteriores.

Si usted hoy le pregunta a cualquier ciudadano que va a hacer tal o cual candidato que aspira a la gubernatura en caso de ganar, sobre cualquier tema, por ejemplo, saneamiento de ríos, forma de pagar a proveedores, obra pública, aborto, estado laico, promoción de energías renovables, etc. Le aseguro que no habrá un solo ciudadano que le pueda contestar una sola de esas preguntas. Es decir, vamos a votar a ciegas, y lo mismo sucede

en caso de los candidatos a diputado local. Nuestro sistema electoral esta diseñado para que la gente piense que elige a sus gobernantes, sin que entienda que los elige de entre una muestra ya elegida por terceros, y sobre todo, sin saber que piensan hacer en temas sustantivos. Así se cae en la contradicción de votar por alguien que está en contra de lo que el votante piensa, pero como el elector no lo sabe, vota por sentirse importante votando totalmente a ciegas.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex


Por: José Miguel Cobián

Viendo la imagen captada por el telescopio espacial Hubble de la colisión entre una galaxia en espiral y una reticular, me viene a la mente que todo lo que hemos visto en las películas de ciencia ficción sobre viajes espaciales, ha tenido una pequeña falla. No considerar que el universo se expande. Como se expande, la ubicación de los sistemas planetarios cuando se considera que están en galaxias diferentes varía en cada segundo, no sólo por la continua expansión natural después del big bang, en el que explotó de la nada nuestro universo, y que debido a que explotó en la nada del espacio, no hay nada que detenga esas partículas que explotaron y viajaron en una circunferencia alrededor del punto de nacimiento del universo. Sólo las naturales interacciones entre partículas, planetas, galaxias, agujeros negros, estrellas, etc. Y sobre todo el misterio de ese gran atractor que jala a un cierto grupo de galaxias en una dirección en particular, debido a su gravedad. Pero, también me ocupa el hecho de que dentro de una misma galaxia hay más orden, y la mayoría de los escritores de ciencia ficción sólo se han atrevido a imaginar viajes dentro de nuestra propia galaxia, lo cual sería más fácil, ya que hay cierto orden en nuestra amada vía láctea, y sería más fácil conociendo las leyes de la mecánica estelar, ubicar cualquier sistema solar entre los cuatrocientos mil millones de estrellas que se calcula la componen.

Al ser humano cada vez le queda menos tiempo, para encontrar algún medio de viajar entre estrellas, es decir, realizar un viaje interestelar, en el rango de una vida humana, pues las condiciones en nuestro planeta son cada día más precarias. Yo considero a la tierra como una enorme nave espacial, que tiene un sistema de vida autosustentable, pero que los humanos a raíz de la revolución industrial estamos trastocando, a tal grado que somos capaces de lograr la propia extinción de la raza humana, debido a la lucha por los recursos naturales que cada día son más escasos, aún a escala planetaria. El escandio, el lantano, el praseodimio, el prometio, el samario, el europio, el gadolinio, el terbio, el disprosio, el holmio, el erbio, el tulio, el iterbio y el lutecio, son prueba de que la tierra no es fuente inagotable de elementos químicos. La escases de agua potable, y el crecimiento sin límite de la población pronto pondrán a prueba la capacidad de supervivencia de la raza humana. Catástrofe que en mucho se deberá a la defensa de la vida que realizan muchas religiones, sin tomar en cuenta que los recursos son limitados, y que hasta la reproducción deberá en un futuro ser regulada, para evitar un crecimiento desmedido de la población.

Mientras muchos seres humanos tan sólo se preocupan por lo que pasará el día de mañana, la humanidad como un todo, debe de mirar más allá de nuestras mezquinas ambiciones locales. Pero a muy pocos les importa. El calentamiento global puede tener efectos desastrosos en millones de seres humanos, aunque beneficie a algunos sectores, como las petroleras que se relamen los bigotes ante la posibilidad de extraer crudo de los yacimientos del polo norte, cuyos hielos pronto desaparecerán completamente. El planeta tiene problemas a nivel global y en muchos países como México no tenemos la mínima idea al respecto. Y por ello, no hacemos absolutamente nada para remediarlos. La contaminación de ríos y mares es un crimen contra nuestros propios descendientes, pero a

pesar de ello, preferimos tirar los drenajes al río, antes que construir o cuidar y utilizar las plantas de procesamiento de aguas negras. Preferimos tirar venenos como metales pesados y sosa caustica (por poner sólo un ejemplo) que matan la vida a lo largo muchos kilómetros de cauce en lugar de obligar a las empresas a arrojar desechos limpios, aunque les cueste dinero el procesarlos, para poder aprovechar el agua de esos ríos, hoy contaminados, tanto para consumo humano, como para su aprovechamiento en la agricultura.

Esa falta de conciencia de que somos una especie, la humana, y que debemos procurar el bienestar de todos los seres humanos es algo terrible. La ignorancia por un lado, los fanatismos por el otro, y lo que algunos consideran como razones para sentirse superiores a los demás, convierten a la raza humana en el peor enemigo de la propia raza humana. Hoy no sé a que temerle más, si a un fanático religioso (como los de el Daesh), o a un fanático que considera que tiene derecho a apropiarse de los bienes de los demás mediante la fuerza, ya sea de su grupo (como los delincuentes), de la del estado (como los políticos) o la de su país (como los países imperialistas). Que fácil sería para Estados Unidos apoyar con un mini plan Marshall a Centroamérica y con eso evitar la migración hacia su propio país. Les saldría más barato y se quitarían de muchos problemas. Lo mismo aplica para Europa con los países del África subsahariana, o para occidente con los refugiados de todo medio oriente o los países del Este. Sería muy fácil ayudar a desarrollar esas poblaciones hoy paupérrimas en medio de tanto recurso natural. Pero prefieren la explotación y el abuso, para luego quejarse de los migrantes que buscan vivir mejor que en sus propios países.

Las elecciones en Veracruz, en México o en Estados Unidos, no son tan importantes, como el desarrollo de una cultura de cuidado de los recursos naturales. La posibilidad de desarrollar mejores celdas fotovoltaicas, la misma promoción de su uso en los techos de las casas de México para producir electricidad. La promoción y subsidio de investigación y desarrollo para producir baterías de automóviles con mayor autonomía, y con un tiempo de recarga menor, hoy resulta imprescindible para el valle de México, y sin embargo, hasta hoy a nadie se le ocurre. Cuando mucho se propone importar vehículos híbridos y eléctricos, como si México no pudiera desarrollar nada por si mismo. Como si México obligatoriamente debiera estar condenado a ser consumidor de la investigación y desarrollo de tecnología de otros países. Condenando al país a vivir siempre dependiente del exterior, incluso hasta para comer, pues ni en eso somos autosuficientes. Pero a los mexicanos nos preocupan otras cosas. Tuvimos 15 años para enfrentar el tratado de libre comercio en azúcar, y ningún cañero se previno. No hay investigación y desarrollo de semillas mejoradas en el país. Las que tenemos las compramos a Israel, o a empresas trasnacionales como Monsanto. Somos un país que exporta trabajos y genera hambre entre su propia población, pero… eso a nadie le importa.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Muy seguido escucho la frase del título de esta colaboración en voz de contribuyentes que tienen su contabilidad atrasada y que de repente se enfrentan a que el fisco ya los detectó y tienen la urgencia de poner todo al corriente con el consiguiente pago de recargos y actualización, eso sin considerar aquéllos que deben atender un requerimiento y también tienen que pagar multas.

Una y otra vez le digo al causante que la culpa no es de su contador sino de él mismo. Que si bien es cierto que hay contadores muy chambones y mal hechos, también es cierto que son minoría. Con el SAT tan eficiente que hoy tenemos, es muy difícil que algún contador incompetente sobreviva. Lo que pasa es que el cliente no paga los honorarios, no hace caso de las recomendaciones y piensa que puede seguir evadiendo al fisco como lo hacía en otros años, sin considerar que las cosas ya cambiaron.

En honor de mis colegas le voy a dar algunas recomendaciones básicas, para que su contabilidad no sufra ni le genere sustos. Pero si usted es un irresponsable, de nada servirá el esfuerzo de leer esto, salvo que le guste enterarse de lo que no está haciendo bien.

Debe usted de entender que el IVA no es utilidad ni ganancia, es un dinero del fisco, que usted recibe en su calidad de intermediario entre su cliente y el SAT. Por lo tanto, NO DEBE DISPONER DEL IVA, mejor guárdelo para pagarlo a fin de mes. Lo mismo aplica en las retenciones a sus asalariados, y en caso de manejar una persona moral, las retenciones por arrendamiento y por honorarios.

Debe usted de entender que hoy por hoy, el SAT conoce perfectamente los importes de las facturas electrónicas que usted ha expedido, y también el importe de las facturas que sus proveedores de bienes y servicios le han expedido. Así que si le llega un requerimiento por un pago provisional mensual, la peor tontería que usted puede hacer es pedir que se presente en ceros. El SAT no se lo va a creer, porque sabe que tuvo usted operaciones, y tarde que temprano le va a mandar una auditoría que casi lo hará quebrar. De momento habrá atendido el requerimiento, pero su problema será mayor en el mediano plazo.

Sólo puede deducir los gastos que son estrictamente indispensables para la realización de su actividad. Y no, no puede deducir la ropa de su hijo pidiendo que en la nota le pongan que le vendieron uniformes, sobre todo si la tienda de ropa no vende uniformes. Incluso los pagos de bienes y servicios tienen algunas modalidades. La primera y más importante es que se le hayan realizado a su empresa. La siguiente es que le hayan expedido la factura electrónica y que usted conserve el archivo XML. Por cierto, en su factura todos sus datos tienen que estar correctos. No crea usted que le explicará algo al SAT. Con ellos el papel habla, y generalmente son muy cerrados, porque lo que quieren es recaudar, (para eso les pagan) no para ayudarlo a usted.

Sus pagos por encima de $2,000.00 los debe de realizar con tarjeta de crédito, débito, transferencia electrónica o cheque nominativo con la leyenda ¨para abono en cuenta del beneficiario¨. Si los paga en efectivo o si el cheque no lleva la leyenda, su gasto o compra es no deducible. Pero incluso tiene que tomar en cuenta que cualquier importe de gasolina que adquiera, debe ser pagado por esos medios, jamás en efectivo, y sus casetas mediante la tarjeta IAVE. Los comprobantes que le entregan cuando paga en efectivo ni los guarde, no le sirven de nada.

Si va a comprar un vehículo para su negocio, recuerde que las camionetas pick up, los camiones y demás vehículos son deducibles al 100% en cuatro años (depreciables). Pero los autos este año tienen un límite de $175,000.00 más IVA para ser deducibles. Es decir, si ud se compra un automóvil por $350,000.00 sólo la mitad del auto será deducible en cuatro años, sólo la mitad del IVA será acreditable, y sólo la mitad de los gastos como son seguro, mantenimiento, llantas, aceite, gasolina, etc., serán deducibles, y también el IVA de esos gastos solo será acreditable en un 50%. Siempre en la proporción que esos $175,000.00 representen del total del valor del vehículo.

Las nóminas ahora son electrónicas, muy similares a una factura electrónica. Es decir usted debe de comprar a su proveedor de facturas electrónicas, los folios de las nóminas electrónicas, y deberá llenarlas en un máximo de tres días anteriores o posteriores a la fecha de pago de las mismas. Cualquier nómina y cualquier factura que no tenga fecha de expedición en el ejercicio en que se pretende deducir no será deducible, pero tiene ud la obligación de expedirlas o recabarlas, aún cuando no reúnan el requisito fiscal.

Cuando un contribuyente me dice que tiene un año o tres que su contador no le pasa los pagos de sus impuestos, o no lo asesora respecto a lo que tiene que hacer. Inmediatamente pienso que se hace tonto, y me quiere hacer tonto. Seguro no le ha pagado al contador, o le exigió presentar en ceros sus declaraciones, y ahora me viene a decir que es culpa del contador que esté mal. Siempre le contesto que la responsabilidad es del propio contribuyente, y que si alguien hizo mal las cosas, quien pagará las consecuencias es el propio contribuyente. No hay más. Los pretextos no sirven ante el SAT. Con ellos lo único que sirve (y eso a veces), es hacer las cosas bien. Los contribuyentes se hacen tontos, no son tontos, porque son empresarios o profesionistas, y saben más que la mayoría de la gente. Nadie es tan tonto para no saber que hay que presentar declaraciones mensuales o bimestrales (en el RIF), y mucho menos para no saber que es ridículo pensar que siempre saldrán en ceros las declaraciones.

Su contador no es mago, hoy sólo lo puede asesorar, pero lo que ya ha pasado, ni Dios lo cambia. Pedirle a su contador que cambie el pasado, implica entregarle una máquina del tiempo. El SAT conoce sus operaciones, sus depósitos, sus compras, sus gastos, sus pagos con tarjeta de crédito. Así que no se haga tonto. Vigile a su contador, pero cumpla y deje de culpar a los demás cuando el único responsable es usted.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por José Miguel Cobián

Cuando uno sale de la zona sur o sureste de México y se acerca al norte del país, todo parece cambiar. Sabemos que vivimos en un país en desarrollo, un país del tercer mundo, sin embargo, el tercer mundo que tenemos en el sureste de México es mucho más tercermundista que el tercer mundo que tenemos en el norte del país.

Baste decir que Monterrey es una de las ciudades mejor calificadas a nivel hemisferio norte, con servicios que compiten con las mejores ciudades del Unión Americana. Conocer los avances en infraestructura de la ciudad de San Luis Potosí da envidia de la buena. Saber la cantidad de parques industriales que se llenan en el bajío, es impresionante, pues se siente una pujanza y un desarrollo económico que a cualquiera impresiona.

Conocer los avances de la agricultura de Colima, de Sinaloa, y en general de los estados del norte llena de orgullo. Hoy sabemos que los productos agrícolas (del norte del país) satisfacen buena parte de las demandas de divisas de nuestro país.

Y si de investigación y desarrollo se trata, baste leer el catálogo de un centro de Investigación de Materiales Avanzados en Ciudad Juárez, Chihuahua. Algo que en la zona centro o en todo el estado de Veracruz ni soñamos con que exista. Mire usted para que sienta la misma envidia de la buena, y la terrible tristeza de saber que estamos terriblemente atrasados:

Tienen investigación en materiales nanoestructurales, particularmente desarrollan recubrimientos nanoestructurados, catálisis y nano partículas. Tienen un centro de simulación computacional y modelado molecular, para realizar investigaciones en Física Computacional, en Química computacional y en Mecánica computacional.

Tienen un centro de Integridad y Diseño de Materiales compuestos que estudia cerámicos, corrosión, materiales compuestos, materiales magnéticos, metales y polímeros.

Y para colmo de los que nos frustra que la ecología no importe en nuestro querido Veracruz, tienen un centro de investigación en Energías Renovables y Protección al medio ambiente, donde estudian la caracterización, evaluación y disposición de contaminantes. Diseño de procesos para el control de contaminantes. Energías Renovables y Toxicología.

En el área académica ofrecen doctorados en Nanotecnología, Ciencia de Materiales, Ciencia y Tecnología Ambiental. Además de maestrías en Ciencias de Materiales y en Ciencia y Tecnología Ambiental.

En cuanto a proyectos, ellos afirman que el desarrollo de proyectos para la industria es una actividad preponderante, es por ello que ofrecen desarrollo de nuevos materiales, creación y escalamiento de prototipos, sustitución de materiales de proceso, apoyo en

mejoramiento de atribuciones de producto mediante la incorporación de nuevos materiales, desarrollo de materiales compósitos, etc.

A un veracruzano promedio esta información le suena a futuro, a progreso, a desarrollo económico, a desarrollo industrial, a creación de empleos, a aplicaciones prácticas que ahorran dinero a industria y comercio, a agricultura y ganadería, a la pesca, etc. Pues sí, pero esto no sucede en un país europeo de avanzada, tampoco en los grandes centros de investigación del mundo, ocurre en nuestro país. Sólo que ocurre en el norte.

Todos sabemos que el norte progresa mientras el sur se estanca. En parte se debe a lo fácil que es la vida en el Sur, eso que le quita la necesidad de esforzarse a la población, pues sobrevivir es fácil. Pero también se debe a que en el sur, los gobernantes son del sur, es decir, sin mucha ambición y sin muchas ganas de progreso.

El CIMAV, cuenta con más de 50 laboratorios, equipados con tecnología de punta. Cuenta con más de 120 académicos trabajando en ellos, y ofrece sus servicios a la industria. Algunos de estos servicios son: Análisis Químicos, Metrología, Análisis térmicos, Nanotecnología, Calidad del Agua, Polímeros, Corrosión, Pruebas Mecánicas, Ensayos no destructivos, Rayos X, MEB, Residuos, etc.

Su objetivo es generar nuevos desarrollos para mejorar la eficiencia e incrementar la utilidad a través del uso de la CIENCIA, la TECNOLOGIA, y la INNOVACIÓN.

Para acabar de amargarme (y amargarle el día) le cuento que hoy estuve con un Doctor en agronomía, cubano de nacimiento, el Dr. Francisco de Osa González, quien tuvo a bien explicar como deben de aprovecharse los suelos agrícolas de Veracruz. Una vez que me explicó el potencial, de producir alimentos no sólo para superar la dependencia alimentaria de México, sino para generar millones de dólares por exportaciones, acabé indignado. Nuestro estado tiene un enorme potencial, pero los productores no saben como sacarle provecho, y los gobiernos no saben dirigir a los productores para que ese potencial sea aprovechado. Es decir, nadamos en un mar de ignorancia, de falta de recursos, de falta de créditos, de falta de capacitación y sobre todo, de un absoluto desinterés.

Este hombre produce guanábanas de hasta 8.7 kilos. Conoce el potencial de exportación de este seudofruto, y nadie lo aprovecha. Él tiene el interés de promover el cultivo con fines de exportación e incluso con fines de investigación, pues las propiedades anticancerígenas de la guanábana ya han sido estudiadas a nivel laboratorios de universidades americanas, y son reconocidos a nivel mundial. Pero en México, en la franja del sureste del país, que va de Veracruz a Cancún en toda la zona costera, nadie aprovecha el potencial. ¿Para que? A fin de cuentas somos los mexicanos del ¨Ahí se va¨

No cabe duda. Vivimos en el vagón de tercera del país de tercera.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

De repente, se me ocurrió preguntar en mi muro de Facebook, que tema sería el adecuado para escribir esta semana. La variedad de temas implica también la variedad de preocupaciones de los amigos que se tomaron la molestia de realizar las sugerencias. Algunas de ellas fueron: La enorme pérdida económica que está generando la violencia en Acapulco, violencia que aparentemente a nadie le importa resolver. La ocupación hotelera está llegando a mínimos históricos, y eso en un puerto dónde el turismo representa la mayor actividad económica raya en tragedia, como si fuera una zona de desastre. La intención no es sólo mencionar lo que allí pasa, sino extrapolarlo a nivel nacional, y analizar los costos de la guerra de Calderón, hoy guerra de Peña, que no se gana, que no termina, y que sólo causa desastres como la enorme cantidad de víctimas que algunos centros de investigación y derechos humanos calculan en más de doscientos mil muertos, un sinnúmero de desaparecidos, a pesar de que llevamos registrados oficialmente alrededor de 27,000. Sin contar con los heridos, los dañados de manera permanente, los daños psicológicos de una gran parte de la población, y también los daños materiales en estados dónde ya no es posible realizar normalmente la actividad económica. Es tan grave, que si un enemigo de México hubiera intentado hacer el mayor daño posible al país, ésta hubiera sido la mejor solución. Hoy todavía sigo pensando que mejor estábamos con Fox, y con sus índices de criminalidad. Esos desaparecidos, no se consideran muertos, porque como ya hemos visto, México es un gran territorio lleno de fosas clandestinas, dónde se quemaron y trituraron los restos de esos desaparecidos, tanto los que están registrados, como los cientos de miles que no están registrados en ningún documento gubernamental. O quizá también en todos esos tanques con sosa cáustica que permitieron deshacer cientos o miles de cadáveres, que tampoco se consideran muertos, sino simplemente desaparecidos, sin que nadie investigue su paradero o denuncie su desaparición. México están tan aletargado que esos cientos de miles de muertos y esas decenas de miles de desaparecidos, a nadie importan. Nadie protesta (o muy pocos), y no vemos activistas ni –sobre todo- a la ciudadanía en general exigiendo una solución pronta y expedita a este problema. (Servidos Rocío y Raúl) Don Hassan pide que se comente el hecho de que ahora hay mucha encueratriz en las redes sociales. Todo mundo se toma fotos provocativas, y en particular las modelos, artistas y cantantes buscan atraer más seguidores con fotos más y más atrevidas. Claro que esto no es nada más un deseo exhibicionista. He investigado y me he enterado de que los patrocinadores miden la popularidad de aquéllas que habrán de representar su marca, por el número de seguidores que tengan en Instagram o en alguna otra red social. Lo cual implica que para esas chicas (las no amateurs) mientras más seguidores tengan, más dinero ganan en sus campañas de publicidad. Las otras, las amateurs, piensan que mientras más enseñen, más fácil será encontrar pareja. Ahora la foto del escote o de la pompa implica en realidad lo que un anuncio en otras épocas. Es como decir, ¨estoy disponible y mira que bien estoy¨. Felicidades a la ciudad de Córdoba por su cumpleaños. La villa nació en 26 de abril de 1618, y en dos años cumplirá 400 años de fundada. Razón por la cual diversos grupos de ciudadanos están comenzando a planear lo que puede ser una gran fiesta, o un fiasco de conmemoración. Sin embargo es obligación de los ciudadanos celebrar a su ciudad, no del gobierno municipal, que sólo debe coadyuvar. Aída me pide que comente sobre el escaso compromiso de las altas esferas empresariales de cada pueblo y municipio del país para lograr gobiernos socialmente responsables. A lo que yo le contesto que debemos incluir en esa falta de compromiso al resto de la población pues no podemos pensar que la responsabilidad es siempre del ¨otro¨. La vigilancia de la acción gubernamental es responsabilidad de todos, y si nadie quiere vigilarla el resultado son los gobiernos municipales, estatales y federales que tenemos en nuestro país. Cada mandatario, alcalde, gobernador o presidente de la República se siente propietario durante su período de mandato de la ciudad, estado o país, y de los recursos que se manejen en su administración. Y eso se debe a que nadie vigila, y mucho menos les hace sentir que esos recursos son del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Nadie le dice al funcionario el monto máximo de nómina que puede pagar, nadie vigila los gastos corrientes, mucho menos los presupuestos de obra pública (que todos conocemos que se elevan como por arte de magia cuando de gobiernos se trata), y tampoco hay quien le diga al gobernante en que debe de gastar. En resumen, no hay ciudadanos, ni entre los empresarios ni entre el resto de la población. Hay cómplices por acción y cómplices por omisión. Nada más. Don Francisco me pide que comente que las reservas ecológicas no tienen la mínima reserva para proteger a los animales que las habitan, dado que se han convertido en territorios de caza, sin que haya consecuencias. Sólo me resta afirmar que México es un país de leyes sin ley. Sin autoridad que vigile la vigencia de las leyes, o con autoridad que mediante módica mordida permite la violación de las leyes. Debo aclarar que todas las autoridades son mexicanos por nacimiento y aunque se roten o cambien de puesto, seguirán actuando igual, pues hay una cultura de ilegalidad y corrupción en todos los niveles de la sociedad. De repente me quedo sin espacio, y me falta comentar los Panamá Papers y su nula investigación en México. De los verificentros que huelen tanto a podrido, por lo pocos que son, y por el único concesionario. De un libramiento ferroviario que se prometió y presupuestó hace más de 20 años en Córdoba, y de cuántas obras estarán igual a lo largo y ancho del país. De los que dejan de ser independientes para convertirse en diputados plurinominales de los partidos que unos días antes criticaban y señalaban como indecentes. De la mal llamada fiesta de toros que debería ser llamada la fiesta de la sangre, y que debería de existir la opción de que el toro entre entero para poder apostar al toro, en una lucha más igualitaria. Y también del avance de Donald Trump, al representar una corriente de pensamiento en Estados Unidos que si bien no es mayoritaria, si tiene muchos adeptos, con la ventaja de que enfrente tiene a un evangelista fundamentalista al que incluso los republicanos le temen, por lo radical en sus posturas. En fin, se nota que la diversidad de temas que interesan es muy grande y como siempre el espacio y la capacidad de análisis son muy cortos. www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex


Por José Miguel Cobián

¿No se te ha ocurrido alguna vez, poner un título que nada tenga que ver con lo que vas a publicar? Eso me pasó al comenzar esta colaboración. La idea inicial era hablar de la falta de ciudadanía en México. De la irresponsabilidad de los habitantes de México (que no ciudadanos, porque no hay) de esperar que todo lo resuelva el gobierno, ya sea federal, municipal o estatal, y de señalar que la fuente de todos los males del país también es de otros, del gobierno, por corruptos, ineptos, cínicos, y cualquier otra cosa que usted quiera señalar. Olvidando todo el tiempo que el poder emana del pueblo, y si el pueblo estuviera en ánimo de ejercerlo, los gobernantes actuarían en bien de todos en lugar de en su propio bien, pero eso, el ejercer el poder del pueblo nos da mucha flojera a los mexicanos, es más cómodo vivir quejándonos que hacer lo que tenemos que hacer.

Imagina un gobierno vigilado por la población, un gobierno al cual se le pidan cuentas, dichas cuentas se revisen, se controlen y se informen a toda la población. Un gobierno a quien la población le diga cuál es su programa de desarrollo, que obras hará con el presupuesto, incluso hasta cuánto puede pagar de nómina. Un gobierno en el cual los consejos ciudadanos decidan, en lugar de ser comparsas, y sentirse importantes porque se reúnen con el alcalde, o tienen algún título –que generalmente no ejercen correctamente-. Si no lo tenemos, no es culpa de los gobiernos municipales, estatales o federales, sino de la población, que critica, señala, vocifera, pero no asume sus propias responsabilidades. E incluso, cuando surgen algunos grupos como los observatorios ciudadanos o equivalentes, la propia población les da la espalda, las organizaciones se encelan y al final, nadie vigila el actuar de los gobernantes. Que por cierto son mexicanos y emanados del pueblo, no son gente ajena a esos que al día siguiente de asumir su cargo, los señalan de lo peor.

México podría cambiar de un día para otro, pero la mentalidad del mexicano es lo que nos tiene en el atraso en que vivimos. Es cuestión cultural, y mientras esa cultura no cambie, no vale la pena realizar esfuerzos para cambiar la vida de quienes no la quieren cambiar.

Pero el tema era otro. El tema es felicitar al gobernador Javier Duarte pues su estrategia dio resultados. Héctor Yunes llega a la candidatura e intenta hacer las cosas a su manera, distanciado totalmente del gobierno en turno. Comienza a sentir el frío de la lejanía con el centro de poder. No hay quien mueva un dedo para apoyarlo, las estructuras partidistas son hechas a un lado, y ellas se quedan quietas. Las estructuras gubernamentales reciben la orden de no moverse, y los resultados se perciben en las encuestas. Ante ello, ante la posibilidad real de perder la elección, a Héctor no le queda más que doblar las manos. Aquéllos que él había decidido no fueran candidatos a diputados locales, ahora lo serán. Aquéllos que él pensó debían de ser candidatos, son bajados del caballo y regresan los que la voluntad del gobernador decidió que regresaran. A cambio, Héctor espera ver a las estructuras de partido y de gobierno comenzar a moverse. Héctor espera que la maquinaria electoral más poderosa que México ha conocido actúe una vez más a favor de su abanderado, y eso revierta la pérdida de puntos ante el electorado.

Todo esto es lo que se percibe desde fuera, ante los movimientos que a partir de hoy miércoles se verán en todo el estado. Los que iban y los bajaron, se volverán a subir. Los que parecían seguros ya no lo estarán. Los pretextos para no aceptar las candidaturas serán muchos, pero la realidad es que cuando es en cascada, se nota que en nada tuvo que ver la voluntad de cada aspirante, sino los arreglos cupulares.

El riesgo de la apuesta es grande. Pues ya pasó un 25% del tiempo de campañas, y para que Héctor cediera, tuvieron que dejarlo caer. Ahora habrá que levantarlo, recuperar lo perdido y todavía avanzar. Esta elección servirá de libro de texto para las próximas generaciones si es que los estrategas del PRI logran lo que se proponen.

Hoy seguramente Miguel Ángel estará relamiéndose los bigotes, pues de entrada, estos cambios debilitan al adversario. Otro que estará muy contento es Cuitláhuac pues aparece como la tercera opción. Curioso sería que al final, ni Héctor ni Miguel Ángel, sino el delfín de AMLO se quedara con la elección de Veracruz. Aquéllos que piensan que Morena es alfil del PRI se llevarían una gran sorpresa, pues es de todos sabido que Andrés Manuel sólo juega para su equipo, y está aprovechando el momento de división en el PRI, y el durísimo golpeteo contra Miguel Ángel para crecer a su candidato. Esto ya se convirtió en un circo de tres pistas, no nada más de dos. Dónde los golpes entre PRI y PAN benefician a la gran máquina que es MORENA que siempre cosecha el descontento social. Y por allí también se puede colar el candidato independiente Juan Bueno Torio si se pone vivo y tiene con que.

La apuesta para el ganador, no es ser mayoría, sino la minoría más grande. Los estrategas electorales tendrán que tejer fino, porque los márgenes de error serán muy estrechos, para que su delfín resulte el ganador. A sabiendas de que un golpe a cualquiera que le quite unos puntos de preferencia electoral, no siempre será compensado con el crecimiento para el otro contendiente, sino que lo que uno pierda, se lo van a repartir los otros dos.

Si consideramos los números electorales de Andrés Manuel, vemos que es un experto en canalizar el descontento social, y crecer dónde lo daban por muerto. Miguel Ángel tuvo la gracia de ganar el estado de Veracruz para Josefina, a pesar de que ella no era la favorita de Calderón, así que de elecciones sabe (a pesar de sus derrotas como secretario de gobierno en tiempos de Chirinos), y en el caso de Duarte, la última elección de diputados federales mostró que tiene toda la capacidad para generar votos para su partido (a pesar de los decires de mucha gente, los hechos hablan por sí solos), literalmente arrasando en esa elección.

La claudicación de Héctor le pone mucho más sabor a la elección, para los que nos gusta ver este deporte del pancracio electoral.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex www.josecobian.blogspot.com

Jueves, 07 Abril 2016 14:41

El Baldón: Nos gobierna el P.U.P.

Por: José Miguel Cobián

En nuestro querido México cualquier funcionario público podría escribir todo un tratado del arte de hacerse penitendejo (lo escribo así para evitar la censura). El P.U.P. aquél famoso partido político inventado cuando no se podía votar por nadie más que por el PRI sigue vigente, pero ahora sus máximos representantes son los funcionarios públicos.

Cada vez que hay un problema que se puede resolver aplicando la ley, pero que políticamente no conviene aplicar la ley, o no conviene a los de su partido o a los de su grupo, o a los que se reparten el botín del presupuesto, entonces el funcionario público encuentra la manera de darle una y mil vueltas con tal de no enfrentarlo. No importa que se dañe la economía de miles, no importa que se pierdan millones de pesos, no importa que se exponga la vida, la salud y los bienes de miles de mexicanos. En resumen, no importa cumplir con el deber para el cual fue elegido o designado el respectivo funcionario.

Sí, si estás pensando que estoy enojado, tienes toda la razón. Estoy seguro de que tú también estas enojado. Tú y yo y la mayoría estamos hartos de que la autoridad actúe cuando conviene, o a voluntad del poderoso en turno, y no cuando la ley la obliga a ello. Y si tienes dudas de a que me refiero, te pongo algunos ejemplos:

¿Sabes porque en nuestro país no se denuncian los delitos que sufren los ciudadanos? Porque los ministerios públicos practican el arte de hacerse tontos. No tienen personal, no tienen capacidad humana ni técnica para atender todos los casos que se les denuncian, y todos sabemos que presentar una denuncia no sirve de nada, salvo que se aceite la maquinara y se gaste en abogados para darle seguimiento a los asuntos. Se denuncia menos del 5% de los delitos, y se investiga menos del 5% de las denuncias, y se encarcela a menos del 5% de los delincuentes que han sido denunciados e investigados. Prácticamente tiende a cero la procuración y administración de justicia en México.

En la cdmx (ciudad de México) tienen otra vez contingencia ambiental. Tienen números seguros de muertos y costos por la contaminación y ni así hacen lo que deben. Mancera y su gente se hace tonta. Permiten manifestaciones que implican mayor generación de contaminantes. Desde el peje con sus ocultos segundos pisos, en adelante se construyen nuevas vías para los autos en lugar de privilegiar la construcción de mejor transporte público. Se permitió y solapó la corrupción en los verificentros. No se estimula el uso de de vehículos eléctricos o diésel que no producen ozono. En fin, no se hace lo que se debe, sino lo que conviene.

Cada año la autopista que va de la cdmx a Veracruz (el primer puerto mercante del país) es bloqueada en diversas fechas por diversos grupos. La mayoría de las veces estos grupos la bloquean por desatención de las autoridades locales o federales. Mientras duran los bloqueos, miles de mexicanos sufren una violación a su libertad de tránsito, sufren asaltos en sus propios vehículos pues al pasar la noche en carretera sin poder moverse, grupos de

delincuentes caminan entre los coches, tocan las ventanas y asaltan con plena tranquilidad, al no haber autoridad que prevenga esos delitos. Total la PF, y el resto de las autoridades de prevención de delitos se hacen tontas. Si consideramos el dinero que se pierde por la paralización del transporte de bienes perecederos (que se pierden) y no perecederos que también cuesta cada minuto que no llegan a su destino, son cientos de millones de pesos que se pierden. Y todo porque unos funcionarios no atendieron a tiempo a los manifestantes y otros funcionarios como el secretario de gobierno Osorio Chong tampoco cumplen con su función de mantener el orden en el país, sobre todo en territorio federal.

Apenas leía una acusación del gobernador Duarte, señalando a los presidentes municipales por no cumplir su función de prevención de delitos en su municipio y dejarle todo al mando único, aprovechando que no gastan un peso en seguridad y todo lo absorbe el estado. Allí hay dos áreas que se hacen tontas. La primera es el propio estado, pues en los convenios de mando único, se les olvidó considerar los costos del mismo, así que el propio estado se puso la soga al cuello y ahora no tiene recursos para que ese mismo mando único funcione mejor. Por el otro lado, los alcaldes se hacen tontos. Pudiendo establecer una policía preventiva sin que desaparezca el mando único en sus municipios, no lo hacen, y se hacen tontos. La razón es que el dinero que ocupaban en pagar policía y tránsito los ayuntamientos antes de la llegada del mando único, que hoy sigue en manos de los ayuntamientos, ya se usa para pagar a más empleados municipales o para otros gastos del propio ayuntamiento y no quieren aplicarlo para lo que es, el atener las verdaderas necesidades de la población del municipio. No! Mejor lo reparten entre correligionarios de su mismo partido, además de eludir la responsabilidad que por ley les corresponde.

En la aduana de ciudad Juárez, los camiones de carga con exportaciones mexicanas tardan más de seis horas en cruzar cuando es hora pico. Y la culpa no es de la aduana americana, si no de la mexicana. Nadie en la secretaría de hacienda entiende que se pierden millones de pesos por los retrasos, además de que el país pierde competitividad como fuente de abastecimiento y fabricación de productos para los gringos. Algo que sería muy fácil de resolver en bien de México, se deja en el olvido, esperando que todos se adapten a la ineficiencia, cultivando una vez más el arte de hacerse tontos.

Todo México sabe que los agentes de migración en el sur del país, comercian, trafican y se benefician del flujo de migrantes de centro américa hacia Estados Unidos. Ninguna autoridad le pone freno, sólo medidas paliativas y de simulación como establecer que ya no es delito transitar por el país. Sin embargo el negocio con seres humanos sigue viento en popa, y ningún funcionario lo resuelve. Prefieren hacerse tontos, como se harán también con los Panamá Papers y con cualquier otra cosa que surja en nuestro querido y sufrido México, sede de los mayores y mejores integrantes del P.U.P. (Partido Único de Pendejos), quienes tienen su post doctorado en el arte de no resolver y hacerse pendejos en su puesto.

www.josecobian.blogspot.com @jmcmex Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Por José Miguel Cobián

Los arranques tuvieron características muy diferentes. Lamentablemente no me enteré cómo fue el Cuitláhuac García de Morena, ni de Alba Leonila del PT, ni del sr. Vázquez. Así que sólo puedo opinar sobre los arranques de Juan Bueno Torio, Héctor Yunes Landa y Miguel Ángel Yunes Linares. Y que conste mi estimado Al Shebel, sólo desde mi perspectiva de absoluto desconocedor de las artes de la política.

El arranque de Juan Bueno Torio fue muy discreto, en Tehuipango, uno de los municipios más pobres del país, y por ello, muy significativo, pues supongo que el mensaje que envió fue el de preocuparse por los que menos tienen y en particular si son indígenas, con más razón. Te cuento que el equipo de comunicación de Juan Bueno está atento a enviar informes vía las redes sociales, usar periscope, pero los veo con las mismas tácticas de comunicación que usaban cuando Juan era senador y cuando era diputado, por ello pienso que tiene áreas de oportunidad para encontrar nuevas vías de comunicación con sus electores. Tienen la ventaja de que hoy no es el puntero, así que los ataques buenos y malos, por arriba y por debajo de la mesa casi no lo tocan, mientras que los equipos de los primos se están dando con todo.

El arranque de Héctor Yunes Landa me pareció muy al estilo del PRI de siempre, con camiones de simpatizantes llegados de muchos lugares, con el fin de arropar el inicio de campaña de Héctor. Haciendo lo que en el PRI se considera una demostración de fuerza, pero cubriendo los riesgos de un espacio abierto y por ello se realizó en un espacio cerrado. Los mensajes de inicio de campaña no han llegado a la población. Pues mientras sus simpatizantes de vez en cuando leen o escuchan los mensajes de Héctor, el resto de la población simplemente los ignora. Esto le genera un área de oportunidad a su equipo de comunicación para mejorar y encontrar mejores vías para poder hacer llegar el mensaje de Héctor a los votantes indecisos, que es a los que debe enfocarse, para atraer más simpatizantes, pues queda claro que el voto duro no es suficiente ni para él ni para Miguel Ángel para llevarse el triunfo.

Una oportunidad desaprovechada fue la reunión con los ex rectores de la UV, pues desde el punto político fue genial, pero una vez más el equipo de comunicación tuvo fallas garrafales, y en lugar de expresar la opinión de los ex rectores sobre la candidatura de Héctor, se dedicaron a promover lo que Héctor dijo, que como ya dijimos no llega ni le interesa un enorme sector de la población, a la que hasta hoy no han sabido atraer.

Héctor también se desmarcó de todos sus rivales, expresando en los medios de comunicación escrita más importantes del estado, sus propuestas más importantes, y generales (gracias a Dios), es decir, se etiqueta como un hombre de propuestas en contraste con la confrontación que presenta Miguel Ángel. Lamentablemente la mayoría de los ciudadanos vieron las dos páginas en los periódicos y les dieron la vuelta, sin leer ni una de ellas. Es decir, la comunicación una vez más está fallando, como si el equipo no conociera

la forma de ser y pensar de los veracruzanos, regresando a prácticas que no han funcionado en el estado.

En el caso de Miguel Ángel, creo que se llevó el primer día de campaña sin lugar a dudas, y esto fue por varias razones. La primera es que hizo lo que tenía que hacer, lo que le ha funcionado con la opinión pública y además lo comunicó muy bien. En esta lucha de lograr una buena percepción por parte del electorado, dieron clase de cómo hacer las cosas. Recordemos que las elecciones no las gana ni el mejor ni el peor candidato, ni el más preparado, ni el menos preparado, ni el más honrado o el menos honrado. Las elecciones las gana aquél candidato que logra posicionarse en la percepción del electorado, como el mejor, independientemente de que lo sea o no. Es decir, el día de hoy gana las elecciones aquél candidato que mejor organizado esté, que tenga menor tiempo de respuesta y el mejor equipo de comunicación, además de conocer el estado a fondo.

Mi tocayo (así me dice Miguel Ángel cuando esta de malas conmigo), inició su campaña en un lugar abierto, congregando a una buena cantidad de gente, se arriesgó y le dio resultado. Pero llegó con aire de triunfador, porque su primer acto de campaña fue denunciar al gobernador Duarte ante las instancias legales correspondientes, estrategia que le ha dado muchos frutos desde mucho antes de iniciar esta, su segunda campaña por la gubernatura. Hoy todavía no sabemos si tiene o no tiene sustento su denuncia, y si será aceptada o rechazada, pero el efecto mediático es impresionante. Él y su equipo, más el equipo del gobernador, se han encargado (cada quien por su lado) de exacerbar el disgusto de un amplio sector de veracruzanos en contra de la actual administración. Con lo cual la denuncia hace sentir a ese elector enojado, que Miguel Ángel va en serio y que lo que ha dicho y ofrecido lo pretende cumplir. Responde además a aquéllos como yo, que le reclamábamos que si tenía pruebas las presentara, y si no las tenía mejor dejara esa estrategia.

Adicionalmente, en las cabeceras distritales y en algunas otras cabeceras municipales el PAN realizó actos de inicio de campaña, sin el candidato a gobernador, algunos con mayor éxito y otros muy modestos, pero hicieron sentir que su candidato cuenta con el apoyo de la mayoría de los miembros de su partido en el estado. Lo acuerparon, y poca o mucha que haya sido la participación azul, fue significativa porque del otro lado (con Héctor) la percepción es de un candidato solitario, sin el apoyo de su partido.

Por último quedó claro que el equipo azul está en todo, una vez realizada la reunión con los ex rectores por parte de Héctor, de inmediato hubo reacciones en los medios electrónicos, descalificando las opiniones de algunos de ellos, como Arias Lovillo, por ejemplo. Lo cual significa que el propio equipo de Miguel Ángel entendió la importancia de esa reunión de su contrincante, y la comenzaron a nulificar, sin que el equipo del contrincante se hubiera enterado de la importancia de la misma. Eso mide la calidad y capacidad de cada uno de los equipos de comunicación estratégica. Uno, el azul, nota que algo puede afectar a su candidato y de inmediato busca neutralizar o minimizar el daño, mientras que el otro, el rojo, ni siquiera se entera de los beneficios que puede tener ese

mismo algo. Y esa diferencia, puede marcar también el destino de la elección. Un candidato metido en todo en su campaña, y el otro dejando que terceros tomen decisiones. ¿Será que eso también demuestra el interés que cada uno tiene en ser gobernador?

Así, mi querido Al Shebel es como te puedo resumir mi opinión sobre el primer día de campañas. El segundo estuvo más sabroso, pero eso, eso es otra historia.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex