jueves 17 de agosto del 2017
José Miguel Cobián

José Miguel Cobián

Cuando me enteré de que un despacho de la ciudad de Puebla obsequiaba los amparos en contra del proyecto de cambio de destino del impuesto del 3% a la nómina traté de analizar –a pesar de ser parte interesada- si era correcta o no la actitud de los empresarios, y cuál sería la razón de su participación en dicho amparo, que al final no llegó a buen término, pues se buscaba evitar que la legislatura lo aprobara. Cabe aclarar que hay otro en curso buscando el rechazo al cambio y ubicar como inconstitucional dicho cambio.

De entrada me llamó la atención que esos mismos empresarios que hoy se amparaban, a lo largo de las modificaciones que realizó primero el gobernador Fidel Herrera y posteriormente el gobernador Javier Duarte, no se opusieron, salvo verbalmente en reuniones de contertulios. Ahora que saben que el próximo gobernador será Miguel Ángel Yunes, se sintieron en confianza para mostrar judicialmente su oposición.

Me cuestionaba en lo personal, pues no acababa de entender el porque unos empresarios de cámaras de comercio o industria se oponían a dicho cambio, que a fin de cuentas iba a beneficiar a sus pares, ya que serían empresarios de las cámaras de comercio e industria los que al fin recibirían su pago en un plazo no mayor a cuatro años. Investigué con varios de ellos y las respuestas fueron desde defender al próximo gobernador (como si necesitara que lo defendieran), hasta lo presuntamente ilegal de la medida, y paso a explicar:

El primero me dijo que si él fuera a recibir el estado, no le gustaría que el dinero del 3% se utilizara para pagar adeudos atrasados, sino para realizar obra pública y como garantía de prestamos para las Pymes, como originalmente se había establecido el uso de dicho impuesto, cuando era del 2%. Esta respuesta me pareció divertida, pues Miguel Ángel se va a convertir en el hombre más poderoso del estado en unos cuantos meses, y no necesita que alguien lo defienda, y menos con un amparo que de antemano se sabía perdido. Ya sabrá que hacer el próximo gobernador, pues entre sus facultades está la de derogar dicho impuesto –dejando sin objeto los fideicomisos creados- y en su caso crear algún otro que lo sustituya pero no tenga un destino ya predeterminado en la gubernatura anterior.

Otro empresario me comentó que le parecía incorrecto que un impuesto se utilice para pagar deudas, ya que su destino debe de ser distinto a ese, y que sería fácil echarlo para atrás, con lo cual se perdía la garantía supuestamente generada con el cambio de objeto de dicho impuesto para los actuales acreedores. A él le contesté que en lo personal yo prefiero que a todos los empresarios que nos deben dinero el gobierno nos lo paguen en cuatro años, y no perderlo para siempre.

Quise resaltar que si bien es cierto que puede haber deudas infladas e incorrectas por operaciones no realizadas o generadas con el fin de beneficiar a algún conocido. La mayoría (si no es que todas) las deudas que se establecen en los fideicomisos, son deudas reales,

causadas en el ejercicio normal de gobierno. Y todavía el gobernador electo no se ha pronunciado informando que pagará dichas deudas, por lo cual los acreedores del estado tememos que simplemente las desconozca y sea imposible cobrarlas, con el prejuicio consiguiente para empresas y trabajadores, e incluso para la propia economía del estado.

En esa discusión estábamos y me pregunta el mencionado empresario que es lo que yo propondría. Le dije que en principio, Miguel Ángel tiene la inteligencia, capacidad y equipo de colaboradores, para poder diferenciar entre las deudas reales, y aquéllas que pudieran no serlo. Que sería muy interesante investigar los adeudos y reconocer los que lo son en realidad, pues aquéllos que no lo sean, podrían llevar una hebra en dirección a algunos pagos realizados de manera incorrecta. Y sobre todo, si la supervivencia de empresas y de empleos depende de que esas deudas se liquiden, es muy importante encontrar mecanismos para ello.

Inmediatamente brotó la queja, de que así pensaba yo porque a mi me debe una pequeña cantidad el estado. La respuesta fue contundente. No hablo por mí, imagina lo que empresas pequeñas con cobros pendientes de menos de un millón de pesos sufren si no se les liquidan los adeudos. Imagina los beneficios para la economía de Veracruz si se pagan dichas deudas, y las empresas recuperan su ímpetu (obvio, las empresas que ahora sufren por falta de liquidez por no haber recibido sus pagos a tiempo).

No es posible pensar que todas las empresas que le vendieron algún bien o servicio al estado, y aquéllas que le proporcionaron algún bien en arrendamiento son falsas, u obtuvieron ganancias estratosféricas. Si ese fuera el criterio, habría que medir con el mismo rasero a las empresas que le venden a la federación y a los ayuntamientos.

Siendo el gasto público un motor de la economía, el sólo pago de esos adeudos de gasto corriente, generaría una mejoría significativa en la ya de por sí decaída economía veracruzana. Por ello, me suena muy rara la oposición de los empresarios aunque como ya lo expresé arriba, hay razones algunas más válidas que otras para el rechazo del cambio de uso del impuesto a la nómina que jamás se ha usado para lo que fue creado. Entiendo perfectamente la oposición de los diputados del PAN y del PRD, e incluso la misma oposición del gobernador electo. Ellos tienen sus razones desde su perspectiva.

A los empresarios que se oponen, a las cámaras de comercio e industria, a los diputados hoy de oposición y al gobernador electo les pediría que si se oponen a dicho cambio o si lo van a revertir a partir del 1 de diciembre, le ofrezcan a todas esas empresas mexicanas y veracruzanas alguna alternativa para lograr recuperar lo que en derecho les pertenece. Y también para seleccionar el trigo de la paja y sancionar a la paja.

Por eso, titulé esta colaboración ¿Qué es lo correcto? Y es lo que le pregunto a usted amable lector@

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Jueves, 21 Julio 2016 17:44

El Baldón: Acepto sus disculpas si …


Por José Miguel Cobián

He leído con atención la forma como procedió usted a disculparse por el asunto de la casa Blanca Presidente Peña. Dice el dicho que es de humanos errar y de sabios reconocer los errores. Sin embargo, para el tamaño del problema de México, no basta con la publicación de las leyes anticorrupción (para comenzar faltan los reglamentos) y las instituciones encargadas de aplicarlas. El problema va mucho más allá de esperar que por pedir disculpas ya todo quedó arreglado.

En lo personal me siento con derecho de demandar lo que sigue, primero porque soy mexicano, segundo porque soy ciudadano y tercero porque voté por usted. A título personal me atrevo a sugerirle que tome otras medidas para ir ganando poco a poco la credibilidad perdida. La primera de ellas es transparentar y sacar de la reserva de tres años toda la documentación referente a la asignación a su compadre de la administración de el telepeaje que los mexicanos conocemos como IAVE, y si mucho me apura, hacer una nueva licitación y sacar a su compadre de ese negocio, que a todos los mexicanos nos parece un acto de aprovechamiento ilícito de los recursos de la nación.

Ya sé que no soy nadie para sugerirle algo al presidente de la República, si hasta los funcionarios estatales se sienten poseedores de la verdad universal y miran al resto de la población como plebe. Sin embargo, le sugiero que busque que alguna empresa de radio nacional contrate otra vez a Carmen Aristegui y a su equipo. También hable con su otro compadre, y pídale que ya no participe en ninguna licitación de tal manera que grupo Higa deje de ser proveedor del gobierno federal.

Para la designación del fiscal anticorrupción, le sugiero que busque a alguien que no tenga ninguna relación con usted, y a la vez que tenga la calidad moral y los conocimientos jurídicos para ocupar el cargo. Sé que le han mencionado a Diego Fernández de Cevallos, pero él ya está grande y cansado, se requiere alguien con una combinación de juventud y experiencia. Alguien que no tenga relación con el grupo Atlacomulco ni con el grupo Hidalgo, y de preferencia que no tenga nada que ver con el PRI.

Le sugiero resolver a la brevedad y con toda transparencia el conflicto entre el INEGI y el resto del país incluido el CONEVAL con absoluta transparencia, para que no parezca que una vez más, el gobierno cambia las cifras aún en contra de la realidad. También le sugiero analizar a fondo el conflicto magisterial y resolverlo a la brevedad. Pero no entregando carretadas de dinero a los lideres de la CNTE, sino aplicando la ley, y modificando la ley en dónde se perciba que hay injusticia y abuso en contra de los profesores. No queremos ni profesores en las calles actuando como vándalos ni tampoco profesores víctimas de un sistema educativo.

Le ruego considerar que el pueblo de México merece algo más que chivos expiatorios. No queremos uno o dos grandes funcionarios o gobernadores en la cárcel. Queremos que

todos aquéllos que hayan faltado a la probidad en el ejercicio de un cargo público, ya sea de elección o designación, devuelvan lo desviado y sufran las consecuencias legales de sus actos. No más pan y circo. Aplicación real, de la ley, comenzando con los negocios (si es que existen) de sus propios colaboradores más cercanos. Ya basta de llegar a un puesto público para enriquecerse. Y mencionando eso, yo sé que en estas fechas suenan los gobernadores Duarte y Borge, pero tenemos al ex gobernador panista de Sonora cuya presa vimos todos por televisión, y también al ex gobernador priísta de Nuevo León, el señor Medina. Claudia Pablovich y el Bronco merecen todo el apoyo de la federación para aplicar la ley y las sanciones que correspondan. Esto sin olvidar a los hermanitos Moreira, ambos que han sido juzgados y condenados por el tribunal de la opinión pública.

No sólo eso, Presidente Peña, sabemos que en el sexenio anterior hubo corrupción y muy intensa, sin embargo no hemos visto a ningún responsable de desvíos de fondos públicos, de inflar los precios de obra pública, incluso a los responsables de seguridad pública de el sexenio anterior evidenciados en medios de comunicación por sus relaciones con el crimen organizado.

Mientras no se vea una acción seria y coordinada para combatir la corrupción del sector público, la cual todos sabemos que es enorme y que va desde arriba de la pirámide de poder hasta sus bases. Y no sólo eso, a pesar del federalismo, usted puede presionar para que a nivel estatal y municipal se combata la corrupción mediante las instancias adecuadas. El ciudadano común se enfrenta primero a la corrupción municipal, y de ahí a la corrupción de las dependencias estatales o federales con las cuales tiene relación. Todo en el sector público implica dádivas para que camine. La simplificación administrativa es un mito, todo se complica con el fin de que para destrabarlo se tenga que aceitar la maquinaria mediante el cochupo, la mordida, el porcentaje, etc. Los mexicanos chapoteamos en corrupción, y por eso nos indignó tanto el asunto de la casa Blanca, porque pretendemos que el Presidente no cometa ese tipo de actos, y si lo hiciere, que no sean tan obvios.

No quiero alargar mucho mi condicional para otorgarle el perdón. Yo sé que un Presidente no puede hacerlo todo, pero si puede sentar las bases para que poco a poco vayamos erradicando este mal que cual cáncer, corroe las entrañas del tejido social de nuestro país. Saludos Presidente y si no hace nada, no espere perdón, ni olvido.

www.josecobian.blogspot.mx. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Jueves, 14 Julio 2016 20:32

El Baldón: Futureando por Veracruz

Por: José Miguel Cobián

¿Qué va a pasar en Veracruz a partir del 1 de diciembre de 2016? Es una pregunta que muchos veracruzanos esperanzados con el cambio de gobierno se hacen día con día. Con nuestra bola de cristal podemos analizar algunos de los escenarios que se van a presentar.

A todos nos queda claro que Miguel Ángel va a llegar con muy poco dinero disponible. Eso nos lleva a medir su habilidad para convencer a la federación de que lo apoyen, y entonces veremos si es que hay cierta fluidez económica y posibilidad de hacer algo más allá de resolver entuertos pendientes. Independientemente de ello, pero con mucha más fuerza si es que no se consiguen dichos apoyos, el nuevo gobernador se va a dedicar a buscar cumplir la promesa de meter a la cárcel a los corruptos, porque eso de que devuelvan el dinero que supuestamente se llevaron, va a estar mucho más difícil. Incluso eso de la cárcel igual y lo vemos en uno o dos de los posibles chivos expiatorios, pero ver a todos los que han sido mencionados va a resultar muy difícil, pues no habrá el tiempo suficiente para ello, y Veracruz exige ser gobernado, pero también escuchado y atendido. ¿Cuánto le va a durar el bono de confianza a Miguel Ángel? Eso depende mucho de cómo inicie su gobierno.

Hay manos interesadas hoy en desestabilizar el estado de Veracruz. Y también las habrá a partir del 1 de diciembre. Miguel Ángel tiene la inteligencia y la capacidad para neutralizar a esos intereses, y una manera de lograrlo será que la marina y el ejército sigan presentes en el apoyo a la seguridad del estado. Son dos pilares de los cuales no debe separarse el nuevo gobierno, y a los cuales debe atender el actual hasta el último día.

Si logra superar la etapa de desestabilización, para justificar la inacción o poca acción, podrá usar las quejas contra el gobierno anterior durante un período no mayor de un año. Quizá la habilidad política lo lleve hasta el segundo año de gobierno, pero sólo quejas no le van a dar a Miguel Jr. La posibilidad de suceder a su padre. En cambio si no sólo se lleva a la justica a algunas cabezas (el pueblo exige sangre en la arena), sino que también se nota una cercanía con los ciudadanos, escucha y atención de quejas y peticiones, y un proyecto de estado que permita un cambio radical en la economía y las esperanzas de los veracruzanos, entonces es seguro de que habrá muchos momios a favor de la continuidad.

Las relaciones del futuro gobernador con el centro están basadas sobre todo en el palacio de Cobián. Y en como juegue las cartas Acción Nacional, no sólo para la guerra electoral de 2017, sino también para la más importante que será la de 2018. Pues en esa fecha se pueden generar alianzas aún más raras que la del PRD-PAN que ya vimos que dio tan buenos resultados. Y dependiente de quien sea el candidato de cada partido y si hubiera alianza o no, la posición de Miguel Ángel puede mejorar muchísimo gracias a su desempeño estos dos años en el gobierno del estado.

Todo parece apuntar a que en el 18 por el PRI vendrá Pepe Yunes, pues aunque Héctor sigue aspirando, la designación del nuevo líder nacional del PRI en un alfil de Videgaray

posiciona a Pepe por encima de cualquier otro competidor y Héctor sólo tendría oportunidad si es que todo el equipo actual de presidencia sufre un enorme deterioro ante la opinión pública, lo cual podría favorecer a un Beltrones como candidato de su partido. Está claro que Videgaray no va a pelear la grande, pero si va a ser un factor muy importante de decisión y de apoyo directo al candidato resultante.

Así, a Miguel Ángel se le presentan dos años complicados, que puede resolver con inteligencia y la habilidad que ha demostrado a la fecha. Ya hoy, se escuchan voces de veracruzanos que piden menos venganza y más trabajo por el estado. El próximo gobernador tendrá que equilibrar ambos intereses, pero siempre considerando que el éxito político va derivado del éxito en la gestión palpable en los bolsillos de los veracruzanos.

A estas alturas ya nos gustaría ver mesas de consulta abiertas a todos los ciudadanos, de los diversos temas que importan y que deberán ser atendidos a partir del primer día del nuevo gobierno. Se entiende el encono en las alturas, pero los mortales queremos resultados claros y contundentes, más allá de los pleitos en el olimpo.

Llegar en 2016 a gobernar Veracruz obliga a reflexionar que la única que tiene dinero es la federación, y que en el pedir esta el dar. Los delegados federales jugarán un papel muy importante. Las relaciones de un Veracruz en la oposición, implican mucho más política y habilidad que las que puede requerí un estado del mismo color que la presidencia. Y considerando que para el 2018 todo se va a parar por las elecciones, queda poco, muy poco tiempo para demostrar que valió la pena el cambio.

Acción Nacional ya está preparando la plataforma para el 18, y en ella usarán la misma táctica de combate a la corrupción. Sólo la dejarían de lado, si es que fueran con el PRI en alianza para combatir el avance de Morena. Así que mientras AN buscará demostrar que si pudo contra la corrupción, sus adversarios estarán interesado en no lo logre. Veracruz será un referente a nivel nacional, así que la transparencia y la rendición de cuentas tendrán que servir de ejemplo para todo el país, o dejar pasar la oportunidad y seguir igual. Pero ésta transparencia y rendición de cuentas tendrá que ser también obligatoria para municipios y paraestatales. Es decir, diseñar un buen sistema de combate a la impunidad y a la corrupción que se aplique al estado y a los municipios.

Incluso, en el tema de combate a la corrupción, no sólo combatirla cuando se genere en gobiernos de filas partidistas ajenos al amarillo o al azul, sino también demostrar que la tabla se mide con el mismo rasero en todos lados, y de descubrirse anomalías, también aplicar la ley con la misma energía a los alcaldes emanados de Acción Nacional y del PRD, si es que desviaron recursos. Las expectativas que ha generado el nuevo gobierno son tan grandes que deberá prestar atención no sólo a desvíos estatales, sino también municipales.

Muchos pendientes, muy poco tiempo y la contienda electoral del 2018 que borrará la atención muy pronto en el próximo gobierno. www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex


Por: José Miguel Cobián

Veo muy tranquilo al presidente de la República, inaugurando carreteras, declarando sobre distintos temas, incluso viajando, sin el menor rastro de preocupación. Supuestamente el resto de los mortales vemos la situación de Oaxaca y el resto de los estados controlados por la CNTE como algo potencialmente explosivo. Y luego le añadimos a la mezcla los distintos movimientos que ha venido realizando el SNTE en algunos otros estados del país, con la única consigna de no quedarse atrás en las negociaciones y beneficios que obtengan sus colegas de la coordinadora. Todo esto haría pensar que Peña debiera estar profundamente preocupado.

Los escándalos de supuesto desabasto en Oaxaca, que han sido desmentidos en las redes sociales una y otra vez, con imágenes y menciones de que si bien, es delicada la situación no es tan alarmante. Y luego el famoso puente aéreo de Meade, que sabemos no llegaría a todas las comunidades, pero nos avisan que ya se resolvió el problema de desabasto.

Mientras tanto el dólar libre vuelve a estar por arriba de los 19 pesos a la venta y nuestra dependencia de insumos importados nos hace suponer que tarde o temprano tendremos una inflación que equivale a la devaluación de 50% o más. Nuestro olfato de mexicanos nos hace suponer que hay otra crisis en ciernes, y sólo esperamos a ver cuándo se desate esa nueva tormenta. Pero ahora en un barco que parece estar naufragando en algunas zonas del país, aún y cuando los indicadores económicos señalan que la economía se desacelera, pero sigue creciendo.

Después de pensar en todo lo anterior, aunado a los problemas no resueltos de crimen organizado, de imagen del gobierno en turno, de falta de desarrollo en el campo que ahora sufrirá más, afectado por los recortes a SAGARPA. Resulta muy extraña la tranquilidad del presidente. Sobre todo cuando Morena está avanzando a pasos agigantados y cualquiera pensaría que serán el enemigo a vencer en el 2018. Y así, se acumulan los problemas que vemos día con día, algunos resaltan y otros poco se comentan. ¿Entonces que pasa? Nos preguntamos una y otra vez.

¿Tenemos un presidente irresponsable? ¿Un gabinete incompetente? Mientras las preguntas surgen, aparece por allí una noticia que no resalta mucho, pero que entrega las respuestas buscadas. Esa noticia menciona que en Nuevo León, en apoyo a las peticiones de los maestros, se han unido tres partidos políticos: Morena, PT, PRI.

Así, de golpe y porrazo nos damos cuenta de quienes están unidos en sus objetivos, en contra incluso de la imagen del secretario de gobernación. Pero no. Si el secretario Osorio resuelve el problema magisterial, quedará a ojos de la ciudadanía como un posible candidato de su partido a la presidencia. Y entonces comenzamos a entender la tranquilidad del presidente.

La conclusión llega como un balde de agua fría. El PT salvó su registro gracias a la votación del PRI en el congreso y a magistrados electorales afines. El PT tiene en el congreso de la Unión a un grupo de diputados y senadores que en realidad representan los intereses de Morena, más que los del PT. El PT fue fundado por el hermano incómodo de Carlos Salinas de Gortari, y ahora resulta que alberga a la bancada de Morena... Y por último vemos a Morena aliado de ambos partidos en las protestas contra el Bronco.

Puede ser que todo sea coincidencia y uno de mal pensado esté pensando otra cosa, pero los hechos son los hechos. Estos aliados que no podemos considerar anti natura, están trabajando juntos con el objetivo común de los políticos: Conservar el poder y ejercerlo.

Si sabemos que Morena apoya a los maestros de la CNTE en sus supuestamente legítimos reclamos en contra de la reforma educativa, y consideramos que mi razonamiento pudiera tener algo de lógica, más allá de las diferencias que expresa públicamente Andrés Manuel, pero que como vemos, en los hechos son totalmente afines estos partidos políticos. Podemos aventurar la conclusión de que el conflicto magisterial es una enorme caja china que trae entretenida a la población de México, mientras oculta por medio de la distracción algunos hechos que realmente al gobierno no le conviene que se sepan, o trasciendan.

Si consideramos cierto lo planteado, entonces queda muy clara la tranquilidad de Peña en todo lo que dice y hace. Un conflicto manejado y controlado desde la cúpula, para que llegue hasta dónde la cúpula desea, a cambio de que algo verdaderamente importante para la población pase totalmente desapercibido.

¿Es posible una alianza de facto entre el gobierno de la República, el PT, el PRI y Morena? Y de ahí pasamos a la caja china utilizada durante el presente sexenio: ¨Atención a la próxima tontería del presidente de la República¨¨. Así se llama el juego. Juego ya jugado con anterioridad por Vicente Fox, de quien hoy sabemos, no es tan bruto como aparentaba en su sexenio. ¿Es posible considerar que muchos de los errores de Peña en público son generados a propósito? Aunque otros sean totalmente involuntarios, pero favorezcan su calidad de distractor de la opinión pública.

Seria bueno dejar de prestarle atención al conflicto magisterial y comenzar a buscar cuál es la verdadera razón por la cual nos quieren tener distraídos… ¿O quizá todo lo comentado son aseveraciones de un cerebro que inventa relaciones dónde no las hay? El tiempo nos dirá si había razón o no.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Lunes, 04 Julio 2016 14:17

El Baldón: 2018 ya viene


Por: José Miguel Cobián

Veracruz ya nos dio una lección. El principal aliado de Miguel Ángel Yunes lo fue el propio gobernador del estado, no sólo durante la elección, sino a lo largo de todo su gobierno. Elevar el malestar y la incomodidad social a niveles nunca vistos aunado a a la estrategia fallida de apoyar al candidato de Morena, bajo la premisa de ¨Ningún Yunes gobernará Veracruz¨. Así, Peña Nieto se está convirtiendo en el principal aliado de los candidatos de oposición para la elección del 2018, en particular es el principal aliado de AMLO.

Los sonados casos de corrupción tendrán que ser juzgados por las autoridades correspondientes y al final sabremos que tanto fue verdad jurídica. Indudable que Javier Duarte enfrentó problemas graves desde el inicio de su gobierno, pero el pueblo jamás se enteró. No hubo la mínima calidad en la comunicación del gobernador saliente para explicar a la población el porque de sus actos de gobierno, como hasta la fecha no la hay. Lo cual provocó que en el juego de las percepciones que determinan la intención de voto, el PRI, su partido político saliera muy mal librado en la última elección.

El mismo efecto está sucediendo con presidencia de la República. Cualquier candidato que pudiera sacar el PRI tendrá como principal enemigo el efecto Peña Nieto. Efecto que cada día obtiene más negativos, a partir de aquél brillante juego político que representó la conclusión de las reformas estructurales. Hoy, participar en una elección nacional para presidente de la República bajo las siglas del PRI, del Verde o Nueva Alianza, e incluso PT, significa cargar con esa enorme piedra. El punto de quiebre fue el asunto de la casa Blanca, que sirvió para descartar a Videgaray gracias a la casita de Malinalco.

En el PRI hay dos grupos muy definidos, uno es el conocido como Atraco-mucho + Hidalgo, y el otro representado por Manlio Fabio Beltrones quien de una manera brillante aprovechó la derrota del PRI para distanciar su figura y jugar la apuesta de ser el único presidenciable ajeno al grupo de Peña Nieto. Eso a pesar que Don Beltrone no goza de la mejor fama pública, pues también no ha sabido comunicar mejor sus positivos y minimizar sus negativos.

Por el lado de Acción Nacional, los tiradores para la grande son muy claros, por un lado está Margarita Zavala, quien a pesar de ser esposa de Felipe tiene enorme simpatía entre el electorado, no sólo el azul, sino también entre la población en general. Quizá lo mejor que podría hacer ella para lograr la candidatura y la presidencia sería divorciarse de Calderón, pues los cuestionamientos del tipo ^y que no veía lo que hacía su marido^ estarán a la orden del día en caso de ser ella la ungida. Y si no lo fuera, ya sabe que en sus manos tiene el resultado de la elección, pues si se lanzara como candidata independiente, le quitaría suficientes votos al PAN para evitar su triunfo. Así, Margarita se deshoja entre la operación política interna y el chantaje a su partido político.

Ricardo Anaya, a pesar de su juventud, ha demostrado con hechos (y sobre todo con el apoyo de algunos dinosaurios panistas) que puede ganar elecciones y reposicionar a su partido en la arena política nacional. Es un joven inteligente y entrón, que podría resultar muy atractivo para las nuevas generaciones de votantes, pero a quien le falta aún lograr un mejor posicionamiento de imagen, tanto para ser conocido como para aparecer como confiable en la percepción del elector.

El gobernador de Puebla, a pesar de los triunfos en Veracruz y Tlaxcala está muy atrás en la contienda interna del PAN, cargando también con el estigma de ser considerado dentro de su partido político como el candidato a modo del presidente Peña, lo cual lo ha mantenido muy alejado en las preferencias de los simpatizantes del partido azul.

Por el lado de la izquierda sólo hay un candidato con posibilidades de ganar la elección: Andrés Manuel. Cada día cuenta con más simpatizantes, y su discurso político simplista y sencillo permite que permee en todas las capas de la sociedad mexicana, incapaz de analizar más allá de unas cuantas frases con las que todos estamos de acuerdo. Hoy por hoy, la mejor pre-campaña por la presidencia de la República la ha realizado López Obrador, y no porque ya lleve dos campañas, sino porque paso a paso se gana la mente y los corazones de sus simpatizantes. Para lograr su meta, deberá sonar confiable para el resto de la población, deberá profundizar en su análisis de la situación actual del país y como resolver los problemas que hoy se presentan, y sobre todo, deberá de separarse de compañías indeseables a ojos de la opinión pública. El tiempo se agota también para él, pues tendrá que hacer cálculos políticos muy precisos, para decidir la línea discursiva y de alianzas que llevará a cabo a partir del 2 de diciembre, que es cuando ya inicia formalmente la temporada de ventaneo de ideas y candidatos para el 2018.

Al Sr. López (es que voy a comentar algo del PAN) le conviene que Margarita sea independiente y que Anaya sea el candidato de Acción Nacional. También buscará que no haya una alianza de hecho con el PRI, pues le queda muy claro que Peña ganó gracias al apoyo del presidente Calderón y de muchos simpatizantes de acción nacional, que decidieron olvidarse de Josefina y apostarle al caballo que consideraban más viable para ganarle a AMLO.

Una opción que puede sonar descabellada, pero que también está tomando forma en círculos de opinión, es que el PRI y el PAN vayan al 18 en una alianza pública con un candidato que no sea mucho de aquí ni mucho de allá. Con las debidas consecuencias del destape de la supuesta mafia del poder del PRI-AN, y con la dificultad que generaría en los simpatizantes de cada instituto político de votar por un candidato antagónico a su ideología, por alguien que se ha considerado el principal enemigo. Algo así como que si se unen Chivas y América, los votantes de chivas voten por un americanista y los del américa, voten por un jugador de las chivas. Aunque los resultados de la elección reciente, demuestran que el agua y el aceite pueden ir juntos, ya que los resultados de la unión PAN-PRD fueron muy satisfactorios, con Acción Nacional como partido ancla y el PRD como partido bisagra

aportando unos votos más, pero los suficientes para ganar la elección, que Acción Nacional solo no hubiera ganado.

El escenario está puesto. Peña no se percibe como un presidente atento al clamor popular, sobre todo en cuanto al combate a la corrupción e impunidad, al combate a la inseguridad y a la atención de hambre y sed de justicia del pueblo de México. Le queda menos de un año para hacer algo al respecto pero no se percibe movimiento. Su propuesta de matrimonio igualitario generó simpatía entre los liberales, para quedar estancada en los sótanos del congreso. Las modificaciones a la ley 3 de 3 prueban el maridaje entre IP y Gobierno, pues mientras liberan a la IP de emitir sus declaraciones patrimoniales (en lugar de matizar quien debería entregarlas), de intereses y fiscal, también evita que se hagan públicas las de los funcionarios. Para efectos prácticos promueve la opacidad, y la falta de rendición de cuentas, que tanto urge combatir para convertir a México en una nación moderna.

¿Escogerá el PRI a Manlio a pesar de no ser parte del grupo Atlacomulco-Hidalgo?

¿Se unirán el PAN y el PRD para luchar por la gubernatura del estado de México?

¿Sacrificará el PRI a su candidato con tal de no ver a López Obrador en la silla del águila?

¿Qué negociaciones harán los dueños del dinero y del poder en México para designar al próximo administrador de la nación?

¿Volverá AMLO a sabotear su propia campaña y elección como ya hizo en 2006 y en 2012?

No deje de ver el próximo capítulo de tan interesante serie…. ^2018 ya viene^

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex


Por: José Miguel Cobián

Platicaba yo con quien de política regional sabe mucho y se me ocurrió preguntarle cómo fue posible que en el distrito de Córdoba hubiera ganado el PRI la diputación local. Mi pregunta iba en función de que el alcalde de Córdoba es el segundo alcalde más poderoso del PAN en el estado, con un presupuesto amplio y la candidata de ese partido es una persona conocida y apreciada, mientras que el candidato del PRI resultaba prácticamente impresentable ante el rechazo que la figura del gobernador, -de quien es un cercano colaborador- tiene en el distrito.

Este distinguido priísta me comentaba que para él es un gran mérito haber conquistado la victoria en el distrito de Córdoba, pues lo considera la joya de la corona, ya que sigue siendo considerada la cabecera como la ciudad del gobernador, y con un entorno donde se perdió todo en la región, haber ganado aquí es muy digno.

Le pregunté porque en Orizaba, con un alcalde de cinco estrellas y con un diputado federal que se las sabe de todas todas en cuestiones electorales perdieron tan vergonzosamente y lo mismo en Zongolica con un candidato que supuestamente es muy querido en la región. Le decía yo que si me hubieran pedido apostar, yo hubiera apostado que Juan del Bosque y Tomás López hubieran salido mejor posicionados en la elección que Juan Manuel del Castillo.

La respuesta me tomó por sorpresa. Me dijo que tuvieron en el distrito de Córdoba al mejor candidato, una persona que ha servido a quien se le ha puesto enfrente desde hace más de diez años, alguien conocido por mucha gente y sobre todo, porque los príistas fueron indisciplinados.

¿Indisciplina? ¿A que te refieres? ¿Alguien ordenó que el PRI perdiera? De entrada le dije que eso parecía justificación de las derrotas que hubo en todos lados. Me dijo que a él no le consta nada. Pero que yo pensara bien lo que había pasado. Lugares como Orizaba dónde no se debía de haber perdido por ninguna circunstancia, hubo diferencias enormes. Zongolica es más explicable por las diferencias entre los mismos priístas. Pero la prueba contundente que me ofreció es que se ganó Córdoba. ¿Por qué crees que no subió tanto Morena en este distrito? ¿Por qué crees que la pelea se dio entre el PRI con su estructura la cual por estar dividida una parte luchó por el triunfo del candidato a diputado local y otra parte por el triunfo del candidato a gobernador y el PAN con una buena candidata y con el partido que tiene el control del presupuesto del ayuntamiento de Córdoba y no con Morena?

Esas preguntas, dejan muchas dudas. Un supuesto mal candidato, un partido dividido pero sin traiciones, ganan la elección. En toda la región Morena queda en primero o en segundo lugar. Aquí en tercero. La elección es cerradísima, se gana por quince votos de

diferencia… Ajá, pero lo importante es preguntarse la razón por la cual Morena quedó bien en todos lados menos aquí. Bueno es un decir, porque la votación también fue muy copiosa.

La conclusión a la cual me quiso llevar mi informante, sin atreverse ni un momento a mencionarlo con todas sus letras, es ese rumor que ha cobrado fuerza desde antes del día cinco de junio y que ahora se maneja aún a nivel nacional vía diversos columnistas como Salvador García Soto. Se pretende manejar que hubo mano negra en la elección. Que Morena creció tanto por un acuerdo entre el Peje y algunos operadores políticos de alto nivel. A nivel nacional se menciona en las columnas que la propia Sedesol trabajó a favor del candidato del PAN en Veracruz. Lo mismo dice Salvador Garcia Soto en su columna del 21 de Junio, esa conocida como Serpientes y Escaleras de Luis Videgaray. Afirma que ambos jugaron azul, tal como otros afirman que el OPPLE jugó.

Si esto fuera cierto, no cabe duda que fue un gran mérito ganar Córdoba. Pero las implicaciones para el grupo Atlacomulco son diversas y variadas. La primera es que todo lo hicieron por sacar a Manlio de la jugada por el 18, pero al mismo tiempo, le dan la oportunidad de ser el ajeno al grupo en el poder, y si llegan muy quemados a la elección presidencial los miembros del gabinete, el único presidenciable podría ser el mismo Manlio. Por otro lado, hay que recordar que aunque Atlacomulco tiene el poder en México, Manlio no esta manco, y podría planear una venganza muy a a su estilo.

Por otra parte, suponer que Miguel Ángel estaba enterado de estas maniobras implicaría que las relaciones que siempre se pensó que tenía de primer nivel son reales, y que a Veracruz le va a ir muy bien en los próximos dos años. Pero también, si vemos que Veracruz no recibe el apoyo de la federación en esos dos años de mandato Panista, podría implicar que Miguel Ángel fue totalmente ajeno a estas maniobras y ahora que ya quitaron a Manlio del camino, le van a poner piedritas al próximo gobernador de Veracruz para que el PRI recupere el estado en 2018 y con ello los votos necesarios para volver a ganar la presidencia de la República.

Si por el otro lado, sabemos que Moreno Valle es el candidato azul de Peña, y a su vez recordamos la excelente relación que tiene Peña con la familia Calderón-Zavala, podemos asumir que puede jugar azul para salir tranquilo y protegido (se lo deben los Calderón), sacar como presidente a Moreno Valle (e irse tranquilo también) o provocar una enorme lucha intestina entre Robin (Anaya el joven maravilla) y los otros dos precandidatos para que el PAN llegue débil al 2018.

Todo eso sin dejar de lado que Morena es el enemigo a vencer en el 18, lo cual puede provocar una inverosímil unión entre PRI y PAN ya sea de hecho, o de facto para evitar que en su tercera campaña gane la presidencia de la República. Alianza que se dio en 2012 cuando el PAN se volcó a favor de Peña en lugar de Josefina. Y la que se dio en 2006 cuando el PRI se volcó a favor de Calderón.

Al final, queda la duda. El PRI en Córdoba es tan indisciplinado que nadie dio instrucciones de jugar a perder, o es simplemente una leyenda urbana que en otros distritos si se dio esa orden, y sobre todo, ¿quien la dio?. Si fuera verdad que se jugó a perder, lo habrán sabido los candidatos, tanto Héctor Yunes como los que jugaron para diputado local. Si no lo sabían, perdonarán que los hubieran utilizado y traicionado, sobre todo pensando que Héctor regresa a la senaduría. ¿De verdad es tan importante el PRI en Veracruz que sus decisiones definen la suerte de las elecciones y si ellos deciden ganan y si ellos deciden gana otro? ‘Muchas preguntas quedan en el aire.

Interesantes reflexiones, sobre lo que una elección en un distrito desnuda sobre la realidad de la política veracruzana. Si es que todas estas especulaciones tuvieran algo de verdad.

www.josecobian.blogspot.mx elbaldóEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Martes, 21 Junio 2016 17:31

El Baldón: Defender lo indefendible


Por: José Miguel Cobián

Oaxaca ha sido rehén de la CNTE por muchos años. El brazo armado de esta organización se llama APPO, asamblea popular de los pueblos de Oaxaca. Esa misma APPO que hace unos años nos horrorizaba con los bloqueos a una de las ciudades más hermosas del país, luchando por conservar privilegios de los líderes de la CNTE.

Durante años los gobiernos de Oaxaca prefirieron darle dinero a la CNTE (dinero de los contribuyentes), a cambio de mantenerlos en paz. Ellos (la CNTE) controlaba el presupuesto de educación de Oaxaca, controlaba las plazas de maestro de Oaxaca, decidía quien podía heredar o vender una plaza de maestro, autorizaba permisos y tenía una enorme cauda de delegados sindicales que no hacían nada pero cobraban como maestros.

Ahora que se lleva a cabo la mal llamada reforma educativa, que en realidad es una reforma laboral para el magisterio, la CNTE defiende sus privilegios con uñas y dientes. Juegan a los maestros mártires, que ganan poco y trabajan mucho. Nos recuerdan las fallas del sistema educativo, en especial la falta de infraestructura escolar. Pero también engañan a padres de familia y les hacen creer que pagarán la luz y otros gastos de la escuela de sus hijos.

Como perros rabiosos deciden continuar dañando la economía de Oaxaca y de Chiapas. Ya no tienen el dinero del presupuesto para hacer los grandes movimientos en la ciudad de México, así que se atrincheran en sus territorios naturales. Se unen a grupos de vándalos peores que ellos, y bloquean por más de siete días la mayoría de las carreteras de Oaxaca.

A estas alturas, se escuchan voces que exigen diálogo. Mientras tanto yo me pregunto porque la autoridad tiene que dialogar con delincuentes. Tú que esto lees, y yo, y el resto de los mexicanos debemos respetar la ley. Si cometemos un delito, nadie espera que la autoridad dialogue con nosotros, simplemente se debe de aplicar la ley. México clama por combatir la corrupción y sobre todo la IMPUNIDAD, pero eso sí, siempre y cuando se combata en los bueyes de mi compadre, es decir, en los otros, no en todos y cada uno de los mexicanos.

Un periodista esta tomando fotos de actos vandálicos, envía a su redacción esa información, y en momentos en que realiza su trabajo, encapuchados lo asesinan además de herir a dos de sus acompañantes. Esperaríamos escuchar a todas las organizaciones de derechos humanos y sobre todo a la izquierda, protestar enérgicamente por este atentado a la libertad de expresión. Pero no, los vociferantes no vociferan cuando quien comete los delitos es parte de su sector ideológico. Los mexicanos resulta que hasta en eso discriminamos. Si matan a un periodista en Veracruz hay que protestar enérgicamente (y tienen razón), si lo matan en la cdmx también, pero si lo matan revoltosos y vándalos, entonces ya no hay protestas enérgicas. Como tampoco hay protestas cuando un grupo de

estudiantes asesina a un joven despachador de una gasolinera. Hasta en la ética y la moral los mexicanos discriminamos según nos conviene, en lugar de tener un criterio definido.

Cuando esa CNTE tuvo como rehén las plazas públicas de muchas ciudades del país, los ciudadanos exigían que los quitaran, que la ley se aplicara. Cuando un familiar, un amigo, o uno mismo está detenido en un bloqueo carretero, la exigencia de aplicar la ley y defender el libre tránsito se escucha en todos lados. Los oaxaqueños están hartos de ser rehenes de estas organizaciones criminales, ellos son los que primero exigen que se restablezca el orden en su estado. En Chiapas se escucha el mismo clamor por todos lados. Solo que la voz del pueblo es acallada por los gritos de aquéllos que defienden lo indefendible, esos que vociferan para buscar beneficios no para su patria, sino para su partido político, su grupo de presión, sus compañeros de ideología.

Los mexicanos apoyamos lo que nos conviene, no lo que conviene a México. Y eso, eso también es un acto de corrupción. Como el que vemos diariamente en las redes sociales, la traición al país generada por una defensa de una ideología.

Para nadie es un secreto que el gobierno de Peña Nieto carga con el estigma de la corrupción. En su gabinete se han cometido muchos errores. Sin embargo, la acción que se está tomando en Oaxaca es la correcta. El gobierno no puede echarse para atrás, sea cual sea el costo político que tuviera que pagar. México, Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán, no pueden ser rehenes de los intereses de un grupo de mexicanos apátridas que medran en el presupuesto público y explotan a miles de maestros, sobajan y dejan en la ignorancia a millones de niños mexicanos y chantajean a miles de padres de familia, tan solo para seguir viviendo del presupuestos público.

Aquél que defienda a la sección 22, a la CNTE, a la APPO, no tiene memoria, o ha decidido no tenerla. Aquél que grita gobierno asesino, se le olvida que el monopolio del uso de la fuerza lo tiene el gobierno, y que evitar un enfrentamiento es tan fácil como respetar la ley, liberar las carreteras y dejar de realizar actos vandálicos. Porque de las víctimas de estos acontecimientos nadie se acuerda. Ni de los dueños de negocios, ni de aquéllos que han muerto porque su ambulancia no puede cruzar el bloqueo, ni de los que sufren escases de todo, gracias a los bloqueos.

Llega la policía a desalojar, y desalojan. Pero luego regresan con bombas molotov, personas armadas, grupos violentos, a apropiarse una vez más de la vía pública, de la autopista. Buscan y obtienen el enfrentamiento. Los líderes muy brillantes, deciden que hacen falta mártires para la causa, y azuzan a sus hordas a enfrentar con más violencia a las fuerzas del orden. Los líderes son felices cuando hay muertos y heridos. Ahora se pueden llamar víctimas de un gobierno represor, a quien le tiembla la mano para aplicar la ley. El gobierno afirma que sus fuerzas no llevaban armas. Yo me pregunto, ¿qué problema habría que portaran armas, si son las fuerzas del orden y deben de ir armados? Explicaciones ridículas en un país de caricatura, dónde hasta lo que se hace bien, se convierte en un gran error, y dónde la opinión pública es tan desinformada que cuando unos narcos matan a

unos jóvenes, resulta que es culpa del gobierno federal, y éste es quien debe de devolver vivos a aquéllos que ya no respiran.

México no va a avanzar mientras no exista un verdadero estado de derecho. De nada sirven los esfuerzos del gobierno para estableces zonas económicas especiales, para desarrollar áreas dónde la pobreza y marginación son el panorama general, si no existe el imperio de la ley. ¿quién va a invertir en la zona del istmo de Tehuantepec si no hay ley, y si hay bloqueos y paros constantes, saqueos y manifestaciones diarias?

Eso a nadie le importa. Ni el desarrollo ni la educación de las próximas generaciones de esos estados, ni las oportunidades de trabajo y empleo. Lo que importa es acusar al gobierno que me cae mal, que no es del partido con el que simpatizo. No hay reflexión, no hay proyecto de país, lo único que hay son intereses mezquinos, que salen a la luz una y otra vez. Pobre México.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Dentro de las exigencias ciudadanas, la más sentida es el combate a la corrupción. Los mexicanos se saben (nos sabemos) gobernados por corruptos, pero también nos sabemos corruptos y corruptores. Para que México avance se debe atacar frontalmente la corrupción y la impunidad que tanto la estimula. Para ello surgió entre otras propuestas, la iniciativa 3 de 3, que implicaría que los funcionarios informaran mediante tres declaraciones de sus ingresos, su patrimonio y sus relaciones o intereses, con el fin de poder verificar una vez que terminen su función pública, si incrementaron su peculio gracias a su puesto, o si salen tan limpios como entraron.

En principio creo que vale la pena aplaudir la iniciativa, aunque en nuestro país acabará siendo inoperante. El mejor ejemplo lo tuvimos después de la guerra cristera, los miembros del clero no podían poseer bienes, sin embargo fueron heredados y poseían bienes inmuebles, muebles y dinero y joyas, a pesar de la prohibición de la ley, todo ello gracias a los benditos prestanombres, y a la vista gorda de las autoridades.

Partiendo de la conseja popular que cada vez que se le exigen pruebas de la corrupción y enriquecimiento de sus gobernantes, exige la siguiente contestación: ¨Son ladrones, no son tontos¨. Debemos entender que esas mismas prácticas de simulación utilizadas con posterioridad a la guerra cristera, serán las mismas que de hoy en adelante aplicará la clase política. A pesar de ello se agradece que México comience su lento e inexorable avance del combate a la corrupción, combate cuyo triunfo no verá ningún mexicano vivo hoy, pero que esperamos que en unas diez generaciones comience a dar frutos. (Escrito con sarcasmo para que no lapiden al humilde escribidor).

Como todo en México, los partidos políticos están jugando sus cartas, diciendo verdades a medias y mentiras completas, con el fin de atraer al electorado con miras al 2018. De entrada se señala que el PRI no permitió que la ley pasara con la obligatoriedad de publicitar los bienes de los funcionarios públicos, y con ello se pretende señalar que favorecen la corrupción (algo de lo que nadie duda, pero no por la modificación a la ley). En lo personal esta modificación la considero correcta, ya que en un país tan peligroso, dominado por cárteles criminales, anunciar urbi et orbi el patrimonio de los funcionarios públicos, los pondría en la mira de esos grupos criminales. Obligando a mentir para proteger a las familias, y con ello cometer un delito a quien aspire a ocupar un cargo público.

Me llamó mucho la atención el hecho de que al inicio de la sesión en el senado, estaban presentes 61 senadores de los grupos de oposición y sólo 59 del PRI y sus partidos satélites, es decir, la propuesta pudo salir tal como venía originalmente. Sin embargo, cuatro senadores del PAN: Adriana Dávila Fernández, José María Martínez Martínez, Jorge Luis Preciado Rodríguez y Héctor Larios Córdoba se salieron del pleno para no asistir a la votación. Lo mismo hicieron cuatro senadores del PRD: Luz María Beristaín Navarrete, Fidel Demedecis, Benjamin Robles Montoya y Alejandra Roldán Benítez. Mientras que seis

senadores del PT, que hoy actúan bajo la tutela de Morena aunque siguen con las siglas del PT decidieron abstenerse: Manuel Bartlett Diaz (el de la caída del sistema cuando Cuahutemoc vs Salinas en el 88), Marco A Blásquez Salinas, Héctor Adrián Menchaca Medrano, Carlos Manuel Merino Campos, Martha Palafox Gutiérrez y Layda Sansores San Román.

Gracias a su ausencia no pasó completa la ¨enchilada¨ de la ley 3 de 3. Sin embargo los primeros en vociferar fueron ellos mismos porque no fue aprobada como venía. Simple juego político para engañar al elector. Parece que en realidad ningún partido quería públicas las declaraciones de los funcionarios, así que optaron por acordar que el PRI sería el que cargaría con el costo político, y ellos simplemente evitarían tener la mayoría suficiente para derrotar al propio PRI.

Ante el acoso de organismos empresariales ligados a la derecha, se propuso (con lo cual creo todos estaremos de acuerdo), que quienes realicen operaciones con la federación, estados y municipios, deberán publicar también sus tres declaraciones, ya sean personas físicas o empresas. Aquí habrá otro juego interesante, pues muchas personas se escudarán en las figuras de las sociedades anónimas, y con ello, sólo se sabrán los datos de la sociedad prestadora de servicios o vendedora de bienes, pero no se sabrá nada de los propietarios y administradores, que son quienes en realidad harán los negocios lícitos y también los ilícitos.

Un grupo de amigos quería manifestarse enérgicamente para exigir más uñas y dientes a las leyes anticorrupción. La sugerencia fue que se tomaran las cosas con calma, que analicen el paquete completo y luego decidan lo que hay que corregir, exigir, o modificar, evitando en todo momento convertirse en tontos útiles a algunos intereses ajenos a los de México.

La propuesta 3 de 3 como hemos visto es buena pero se le puede dar la vuelta. Lo que sería de mucha mayor utilidad en el combate a la corrupción es la exigencia de una transparencia real en todos los actos financieros en los que intervenga un ente público o dinero público. En tiempos del internet, sería tan fácil tener la contabilidad al día y a ojos de sus verdaderos dueños que son los ciudadanos. Así cualquiera sabría que contratos ha celebrado su ayuntamiento, estado o federación, paraestatal, etc., que beneficios obtendrán y a que costos. El día de hoy, el gran negocio sigue siendo la obra pública, pues se realiza con calidades inferiores a las establecidas en los contratos, a sabiendas que la calidad de la obra es más difícil de determinar, y a precios superiores a los de mercado, que son los que aprueban los distintos congresos, y a los que se apegan todas las constructoras.

Si una vez terminado el paquete anticorrupción vemos que no hay transparencia en la vida práctica, sabremos también que una vez más, la clase política hizo que todo cambiara para que todo siga igual. Y que también una vez más, nos dieron atole con el dedo. Gato por liebre y lo que usted guste.

A nadie debe de extrañar el rechazo a esta iniciativa por parte de AMLO, pues su bandera es la lucha contra la corrupción, a pesar de que cuando gobernó la ciudad de México hubo actos documentados y filmados de corrupción por parte de sus colaboradores. Siendo ésta su bandera, cualquier avance en materia de corrupción lo afecta en su campaña presidencial, y recordemos que como buen político, antepone sus propios intereses a los intereses de la nación.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por: José Miguel Cobián

Una y otra vez, vemos que los intereses particulares se anteponen a los intereses de la Nación en las grandes estructuras de poder en México. Los análisis dejan de ser serios para ser acomodados a las conveniencias del poderoso en turno aunque sean absurdos, todo con el fin de lograr ventajas particulares.

La explicación que se le ha dado a la derrota del PRI en las recientes elecciones trata de engañar a la sociedad, al ser utilizada por los dinosaurios del PRI para mantener sus privilegios, y por la iglesia que ha decidido darle la espalda al pueblo de México y a sus tribulaciones en defensa de sus privilegios o intereses particulares. Paso a explicarme.

Dentro del PRI se decidió una rebelión en contra del presidente Peña, para restarle poder en vista de la próxima sucesión presidencial. Los senadores encabezados por Francisco Labastida (Paca la vestida según Fox en su campaña presidencial) asignan como causa principal de la derrota de su partido político a las iniciativas presidenciales, tanto de incremento del porcentaje de mariguana que puede portar cada persona, y el uso medicinal de la misma, como a la reforma para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

La Iglesia Católica se ha sumado alegremente a los senadores del PRI ¿O sería al revés) pues olvidando los verdaderos problemas que sufre México, quieren definir la agenda nacional acorde a sus propuestas ideológicas.

De los senadores del PRI, no me extraña que traten de desviar la atención para poder continuar con sus privilegios económicos, sus negocios sucios y sus intereses personales y de grupo, medrando en los presupuestos públicos. De la Iglesia si me extraña, pues a través de sus miles de sacerdotes saben que son tres los grandes flagelos de nuestra sociedad, mismos que no son mencionados ni atacados con toda la fuerza mediática que le han aplicado al ataque de la propuesta de matrimonio igualitario.

Todas las encuestas que se han realizado, -todas sin excepción- han demostrado que la opinión pública de México hizo perder al PRI (y lo hará con el resto de los partidos que no cumplan u atiendan estas necesidades) debido a tres flagelos que la lastiman: LA IMPUNIDAD, LA CORRUPCIÓN Y LA VIOLENCIA. Esos son los tres jinetes del apocalipsis que dañan y agravian a la sociedad mexicana. En cada caso en que se perdieron gubernaturas, no sólo por parte del PRI sino también las que perdió el PAN, los ciudadanos expresaron en las urnas su rechazo a la impunidad, a la corrupción y a la violencia en la que viven sumidos día a día.

El distraer a la opinión pública con el combate al matrimonio igualitario es una reverenda tontería. Es dejar de lado los temas importantes, para usar algo que no le importa a más

del 15% de la población como distractor de los verdaderos enemigos de la sociedad mexicana.

Los senadores del PRI están entusiasmados de olvidar las grandes reformas estructurales que se han llevado a cabo, ante el temor de que se aprueben leyes que combatan la corrupción e impunidad. Incluso desvían la atención de la terrible violencia que asola todo el territorio nacional. Se olvidan de que también en la cúpula del poder queda la huella de la corrupción con la casa blanca, Malinalco y muchas otras ofensas al pueblo de México. Y lo peor, es que la Iglesia que debería de ser la conciencia nacional, hace exactamente lo mismo. Para la iglesia es más importante evitar que dos personas del mismo sexo tengan derechos similares a aquéllos que se casan por los ritos religiosos y eso que vivimos en un país LAICO dónde la iglesia y el estado están separados.

La reflexión anterior me hace pensar que incluso la Iglesia o para decirlo mejor, sus jerarcas y líderes se ven beneficiados por la corrupción e impunidad que reinan en el país, y por ello defienden el status quo a pesar de los gritos claros de reclamo nacional recientemente expresados en las urnas. Respecto de la violencia, la Iglesia esporádicamente ha expresado su rechazo, sin embargo, jamás lo han hecho con tanta fuerza y estridencia como en el caso del matrimonio igualitario o el uso de la mariguana con fines medicinales. Esto a su vez implica que para la Iglesia o quienes en ella tienen voz ante la opinión pública, los temas centrales de los mexicanos no son los temas centrales de su agenda, y con ello hay un verdadero divorcio, una separación entre los intereses de la iglesia y los intereses de sus feligreses.

Tanto el PRI como la Iglesia tienen mucho que perder al olvidarse de lo que la población quiere. Los sectores más amplios de la población poco a poco son más pensantes, más analíticos, mas exigentes, y conforme observan que quienes los gobiernan (en este caso los gobernadores de los estados que sufrieron la debacle electoral) no cumplen sus expectativas, toman la decisión del cambio. La Iglesia al traicionar a quienes la integran (recordemos que Iglesia no es la alta jerarquía eclesiástica, sino la suma de todos los fieles que la integran) se traiciona a sí misma y aleja de sus filas a muchos y muchas almas con otro tipo de intereses, como libertad, igualdad, amor al prójimo, respeto a los derechos de los demás, etc. Esos valores que la iglesia en los hechos rechaza y ataca con tanta vehemencia. Recordemos que una Iglesia sin valores, deja de ser útil a la sociedad.

Así, podemos concluir que la Iglesia y los dinosaurios del PRI y del resto de los partidos políticos se van a unir, -como ya lo hicieron-, con el fin de distraer a la opinión pública, en lugar de combatir ese cáncer social en que se ha convertido la corrupción en México, que nace de la absoluta impunidad generada por la nula aplicación de la ley que a su vez promueve y estimula el crecimiento de la violencia en el territorio nacional.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Viernes, 27 Mayo 2016 20:32

El Baldón: Te sientes ciudadano jajaja

Por: José Miguel Cobián

No puedo evitar reír para mis adentros cada vez que escucho a alguna persona quejarse de lo que sucede en su entorno. Incluso cuando alguien presume que es ciudadano y que por eso tiene derechos, más risa me da, porque en México no tenemos idea de lo que significa ser ciudadano. Ese término acuñado primero en las ciudades estado griegas y que recupera la revolución francesa, al grado que lo incluye en su himno nacional al inicial la primera estrofa con una arenga: ¨A las armas ciudadanos!!!! Formen Batallones!!!¨

Se preguntará ¿porque considero que los mexicanos no somos ciudadanos? La respuesta es sencilla. Porque no lo somos. Nosotros no decidimos nada en las cuestiones de las ^polis^, las ciudades. Ingenuamente creemos que con votar ya cumplimos con todos nuestros derechos y deberes ciudadanos. ¡¡Los políticos se han encargado de engañarnos!! Dirán algunos, cuando en realidad nuestra propia apatía, indiferencia e incluso irresponsabilidad son las que nos han llevado a abandonar el ideal de ciudadanía, para convertirnos en simples habitantes.

Mire, se lo dejo muy claro. Un ciudadano elige quien será el responsable de la seguridad en su municipio. Consensua con el resto de los ciudadanos que porcentaje del gasto público se va a utilizar en gastos como los de representación, viáticos, nóminas, etc., y que porcentaje del gasto se va a utilizar para obra pública. No sólo eso, el ciudadano determinará que obras públicas son las que se van a realizar con SU dinero en su municipio.

Si el alcalde pretendiera viajar a algún lado, o enviar a sus subalternos a algún lugar con los gastos pagados por parte del municipio, primero tendría que pedir autorización a los ciudadanos. Esos raros personajes (los ciudadanos) vigilarían que la calidad de la obra pública fuera la ofrecida, y si encontraran deterioro prematuro no dudarían un segundo en denunciar a quien autorizó dicha obra, a quien la realizó, a quien la supervisó y a quien la aprobó. Pero no se conformarían con denunciar en las instancias correspondientes, le darían seguimiento al caso, hasta que el daño fuera reparado y en su caso, castigados quienes hayan actuado de mala fe.

Los ciudadanos no permitirían ningún gasto superfluo. Tampoco actuarían de manera sumisa ante el poderoso, llámese alcalde, gobernador o presidente de la República. A todos ellos los consideraría como sus iguales, pero obligados a servir a la población, pues resultar electo en las urnas sería considerado un gran honor, y no un medio para resolver todos los problemas económicos.

Si hablamos de México, ¿Cuántas veces ha visto usted que resulte electo una persona que ya ha demostrado su incapacidad, o peor aún, su absoluta falta de ética para ejercer el servicio público? Y sin embargo resultan electos una y otra vez. Incluso ahora, vemos a candidatos a gobernador del estado que no tienen ni la mínima experiencia ni la mínima preparación, y sin embargo se animan a ser candidatos, porque su líder los invita. Pero eso

no es lo más grave, lo peor de todo, es que la población formada por habitantes, no por ciudadanos, pierde la capacidad de análisis y piensa que alguien que no ha ejercido ningún puesto público es honesto (sin haber puesto a prueba su honestidad). En otros casos es peor todavía, el candidato no hace campaña en los medios, sino el líder de su partido, y mucha gente piensa que va a votar por el líder del partido (absoluta falta de ética al aprovecharse de la ignorancia de la gente), cuando en realidad está votando por un candidato no preparado para el puesto y desconocido.

Un ciudadano no permitiría que una acusación en los medios de comunicación se perdiera en el olvido. Vería que fuera investigada por las autoridades correspondientes, y según el caso, que el servidor público fuera sancionado con todo el peso de la ley, o el medio de comunicación que transmite información falsa sufriera no sólo el repudio de la sociedad, sino también sanciones acordes a su falta.

Un ciudadano obligaría a sus representantes a aprobar las leyes anti corrupción, y de ninguna manera permitiría que se convirtiera su aprobación en una lucha política en la cual los partidos secuestran las iniciativas con el fin de obtener beneficios político-electorales.

Un ciudadano estaría informado de lo que pasa en su municipio, en su estado y en su país (cuando menos), para tomar las decisiones adecuadas, y exigir que cada uno de ellos tome el rumbo que más convenga a los propios ciudadanos, rumbo decidido por los mismos ciudadanos, no por sus líderes.

Un ciudadano estaría vigilante sobre la calidad de la educación de sus hijos. Jamás se desentendería de los asuntos escolares y exigiría verificar –para mejorar- los resultados de las evaluaciones nacionales. Es más, exigiría evaluaciones de calidad y desempeño escolar cada año, para cada grado escolar. Jamás permitiría maestros chambones. De hecho al defender sus derechos, no permitiría prestadores de servicios chambones, sea cual sea la profesión que ejerzan. Y tampoco permitiría abusos de instituciones públicas o privadas, y mucho menos que las grandes empresas en contubernio con los gobernantes, abusen de posición preponderante para comprar barato y venderle caro a los mexicanos.

Un ciudadano tendría memoria. Sabría quien le ha cumplido y quien no. Exigiría la revocación de mandato y la ejercería plenamente, evitando el control de quien ya está, buscando sólo el beneficio de su sociedad.

Para ser ciudadano primero debe de evitar la búsqueda del beneficio personal a favor del beneficio colectivo. No ser corrupto, no ser ladrón, no ser ignorante, estar informado, tomar decisiones, actuar, organizarse con otros ciudadanos, dedicarle tiempo y dinero a los asuntos de todos, que son los asuntos de la política.

Creo que queda claro que en México no hay ciudadanos, o quizá hay muy pocos habitantes dignos de ser llamados ciudadanos. Pues siempre permitimos que otros tomen

las decisiones importantes que a la larga afectan la vida y el desarrollo propios, de nuestras familias, de nuestro entorno económico, del municipio, del estado y del país.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex