jueves 19 de octubre del 2017
José Miguel Cobián

José Miguel Cobián


Por: José Miguel Cobián

Estoy seguro que muy pocos estarán de acuerdo conmigo en que el problema de México somos los mexicanos. Lamentablemente creo que tengo razón. No podemos echarle la culpa al otro. La culpa es nuestra. De cada uno de nosotros. Además de coincidir en que la corrupción somos todos (Jolopo dixit), debo insistir en que a los mexicanos les pasó lo mismo que a los Iraquíes o a los libios cuando obtuvieron la libertad. No supieron que hacer con ella.

Recuerdo con toda claridad cuando Bush inició la primera guerra del golfo, un ex soldado sirio me comentó que el peor error del mundo que podía cometer Estados Unidos era eliminar a Sadam Hussein e instaurar un sistema democrático en Iraq. El mismo comentario vino a cuenta cuando asesinaron a Muhamad el Kadafi en Libia.

Decía este joven héroe de guerra, que hay pueblos que requieren mano dura para ser gobernados. Me explicaba que cuando Sadam Hussein hablaba de la madre de todas las guerras, no hablaba de la guerra convencional en la cual estaba seguro de ser vencido, sobre todo en la segunda, cuando lo acusaron de tener armas de destrucción masiva. Sadam sabía que la verdadera guerra iniciaría cuando los americanos hubieran tomado el control de Iraq. Y estaba seguro de que saldrían derrotados, como salieron derrotados de Afganistan americanos y rusos. Hay pueblos que sólo una mano dura puede controlar. Y cuando esa dureza afloja, inmediatamente surgen poderes locales, intereses de grupos, violencia de sectores específicos de la población que convierten al país en ingobernable.

La simulación de democracia que hoy padecemos vino impuestas desde Estados Unidos, con el fin de demostrar al mundo que su sistema de gobierno es el mejor, y que sus vecinos y socios comerciales también son tan democráticos como ellos. Hasta el gobierno de Salinas de Gortari, había un elevado nivel de autoritarismo en México, que Peña con poco éxito intenta recuperar. Pero llega Zedillo al poder, un intelectual que cree en la utopía de la democracia, y decide aflojar las tuercas del poder político, en una búsqueda de alternancia que convenía al PRI, y que se venía gestando desde tiempos de Miguel de la Madrid Hurtado. Así llega Fox al poder, sin tener idea de cómo gobernar, pero apoyado por el propio PRI para simular la alternancia. Sin embargo, nada cambia, salvo que ahora los panistas son los principales rateros del país, generando delitos de cuello blanco a diestra y siniestra. Dejando el control de la seguridad en manos de improvisados, que no tenían idea de cómo se movían los hilos para mantener todo bajo control. De hecho, en declaraciones privadas del propio Felipe Calderón, es a Fox a quien culpa del desmadre generado por las bandas de narcotraficantes a lo largo y ancho del país, comentado (y cito textual) ¨a los perros rabiosos no los puedes dejar sueltos y eso es lo que hizo Fox¨ dejando claro que se desentendió de controlar y limitar a las bandas mas peligrosas, permitiendo su florecimiento y crecimiento exponencial durante su sexenio. Sin embargo esto quizá hubiera sucedido de todas formas, pues la llegada de la democracia, y la vigilancia internacional impedían a un gobierno incompetente e ineficiente como lo ha sido siempre

el gobierno mexicano a abusar de la población con el fin de controlar mediante la violencia soterrada del estado, a la naciente violencia de las bandas de narcotraficantes.

Posteriormente llega Calderón al poder, y continúa la racha de corrupción en todos los niveles. Al grado de que incluso a una parte del ejército se le acusa de estar coludida con el crimen organizado. Ya ni se diga el resto de las corporaciones federales de seguridad. El Cisen que en el sexenio de Fox fue usado para vigilar a los enemigos políticos en lugar de cuidar la seguridad nacional, se convierte en arma de juguete en manos de uno de los consentidos del régimen del primer panista puro. Así vemos llegar a los más altos puestos a improvisados que no tienen idea de cómo hacer las cosas. Convirtiendo al gobierno del PAN en una caricatura del reparto del botín que siempre había realizado el PRI. Calderón además comete un grave error, inicia la guerra al crimen organizado con una urgencia explicable por su necesidad de legitimar su gobierno ante el presunto robo en las urnas de la elección a López Obrador. Así inicia una espiral que hoy todavía no termina. A partir de su decisión se desataron las matanzas, secuestros, extorsiones y demás actos de violencia en todo el país. Dicen los cercanos a órganos de seguridad que ni el ejército ni la marina estaban dispuestos a iniciar la guerra en la fecha propuesta por Calderón. Ambas ramas de las armas de México no se sentían preparados ni con personal humano suficiente, ni con la inteligencia adecuada, ni con la logística que una guerra de estas características requería. Sin embargo, el comandante en jefe dio la orden de ir a la guerra sin estar preparados, y ambas instituciones cumplieron con su deber. Lamentablemente en ese mismo sexenio la policía federal comenzó a recibir en sus mandos medios y superiores a jóvenes panistas recomendados, que nada tenían que hacer en la corporación, con lo cual se desmanteló una cadena de mando y de escalafón que cuando menos conocía lo que sucedía en el crimen en el área que a ellos correspondía. No había reunión de federales en la que no se quejaran de los idiotas que Calderón había colocado en puestos de mando. Y así, el número de muertos y la sangre derramada crecía y crecía.

Recordemos que Michoacán es el estado preferido por la familia Calderón. Allí el gobierno inició la arremetida contra el crimen organizado y a la fecha todavía no se gana esa batalla. Allí también se acusó sin fundamento a varios alcaldes perredistas de estar coludidos con el narco, sin que se pudiera probar en tribunales. Saliendo libres todos los acusados por el gobierno, en un ridículo sólo comparable con la construcción de la estela de Luz, que se inauguró después de la fecha de la celebración para la cual fue construida. Esa guerra le costó a todo México e incluso al presidente que con un misil tierra aire destruyeran arriba del bosque de Chapultepec la aeronave donde viajaba el secretario de gobierno y mejor amigo del presidente.

Llega Peña al poder, con la esperanza de que sabría como componer la situación de seguridad en el país, y a lo largo de la mitad de su sexenio, ha demostrado que no hay avances con la velocidad que la propia situación requiere. Hay pequeños logros, pues ya se ha vivido el período de aprendizaje, y se han generado opciones de solución que si bien no son lo mejor, han servido para quitar territorios del país del control del crimen organizado. Aún así, con escasos avances en seguridad, pero con retrocesos en la economía, seguimos

disfrutando de una libertad que no sabemos aprovechar. Mientras tanto, la ciudadanía sigue con el mismo comportamiento de siempre. Desinteresada de la cosa pública, salvo cuando le matan o secuestran un familiar, o cuando ya no le alcanza el dinero para comer. Mientras tanto, el desorden reina, y cada quien busca resolver sus propios problemas sin entender que de esta la única solución es salir todos juntos. El problema es que nadie quiere ceder ni un ápice de sus ventajas en bien del país. Así, los políticos siguen usufructuando los recursos públicos como si fueran propios, los ciudadanos siguen realizando cuanto acto ilegal pueden, y nadie exige transparencia y rendición de cuentas. Nadie exige que la procuración y administración de justica se realicen con estricto apego a la ley. Muy pocos señalan a jueces y ministerios públicos corruptos y muchos menos exigen mayor presupuesto y preparación para esos mismos jueces y ministerios públicos. A pesar de que sabemos que sin dinero no hay posibilidad de realizar el servicio público.

Recientemente un abogado me comentaba que es una bendición que en México sólo se denuncie el 2% de los delitos, pues si se denunciaran todos, el estado no tiene capacidad, ni para recibir las denuncias. Cabe aclarar que ya sabemos que tampoco tiene capacidad para resolver el 2% que se denuncia. Así, vivimos de manera permanente en una sociedad que disfruta y aplaude la corrupción e impunidad. Y si acaso, crítica en redes sociales pero siempre pensando que los que tienen que mejorar son los ¨otros¨, sin percibir que cada uno de nosotros es el ¨otro¨ de los demás, y que los demás también perciben la corrupción que cada uno de nosotros vive al realizar actos ilegales (es decir fuera de la ley) que nos benefician. Por eso, porque nadie o casi nadie combate en realidad (en su mente y en la ficción de sus historias si), nadie combate –decía- la corrupción, la impunidad, la ilegalidad, la tranza, el cochupo y en general cualquier violación de la ley.

Por eso, cuando alguien me pregunta que nos pasó, siempre le contesto: ¨Nos pasó nuestra mexicanidad¨. Es decir, nos pasó que somos mexicanos, actuamos como mexicanos, dejamos hacer y dejamos actuar como mexicanos, y cada vez que un mexicano tiene la oportunidad de hacer algo incorrecto que lo beneficie, muy pocos son los mexicanos que evitan hacerlo.

www.josecobian.blogspot.mx @jmcmex Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 03 Febrero 2016 17:47

El Baldón: México, país del absurdo


Por José Miguel Cobián

México es el país del absurdo. Cada vez que intento salir del acostumbrado modo de pensar que tengo como mexicano acabo apenado por lo ridículo que debemos parecer a ojos del mundo. Una y otra vez demostramos que la cultura del absurdo y el ridículo es la norma en nuestro país.

Presumimos ser un país de leyes y sin embargo toleramos hasta la ignominia el abusivo saqueo y las extrañas relaciones de nuestros políticos. Sabemos que Moreira tiene la cola sucia, nos emocionamos cuando sabemos que es detenido en España y luego nos lamentamos ante el hecho de que haya demostrado la procedencia lícita de los recursos depositados allá.

El PAN, el partido de la gente decente, ha dado muestras una y otra vez de estar relacionado con el narcotráfico. La narco-diputada de Sinaloa es un ejemplo, pero no es el único, recordemos al Sr. Larrazabal que se hizo rico vendiendo quesos en los casinos controlados por narcos en Nuevo León. Su hermano fue alcalde por acción nacional, y gracias a ser operador político de Cordero llegó a ser diputado federal.

En el PRD las relaciones malosas también han salido a la luz, y en el caso del PRI aunque no se han demostrado, ni siquiera en los dos sexenios azules de Calderón y Fox, podemos suponer con cierto grado de certeza que también se dan.

Sin embargo, a ojos del mundo debe resultar ridículo que la bandera anticorrupción sea utilizada como lema político por Acción Nacional, sobre todo después de haber resultado el exgobernador de Sonora Guillermo Padrés todo un pájaro de cuenta.

Y que decir del asunto que hoy se propone en los elevados círculos políticos (apenas por encima del lodacero que es la política nacional), donde se discute que los candidatos a un puesto de elección popular tengan un certificado expedido por la PGR acerca de su no relación con el crimen organizado. Esto es verdaderamente llegar al extremo del absurdo.

Cuando comento con amigos europeos que en México está de moda certificar a los policías, la cara de asombro es inmediata. Porque en realidad no es necesario certificar a los policías. Si acaso, realizar pruebas de confianza no sólo al integrarlos a las fuerzas de seguridad, sino de manera periódica, pero nada más.

La razón es muy clara. En esos países dónde la ley reina (lo digo considerando que México está muy lejos de ello) no es necesario certificar a nadie. Cada quien resulta responsable de sus propios actos, y si comete delitos resulta castigado. En México no. Por ello, porque no queremos aplicar las leyes, buscamos darle vuelta a todos los asuntos, evitando cuidadosamente la aplicación de las reglas sociales, y fomentando con ello la corrupción y la impunidad.

Imagine usted por un momento, que cualquier policía que tenga relación con criminales, o que actúe de manera deshonesta, sea castigado de inmediato y se le aplique todo el peso de la ley.

En este ejercicio imaginario, piense por un momento, la posibilidad de que cada servidor público que desvíe recursos, o que realice contratos que lo beneficien a él o a sus allegados, en lugar de beneficiar a la ciudadanía, sea castigado con penas pecuniarias y de privación de libertad.

Continuando en este México imaginario, analice usted cuál sería la conducta de los particulares, si se aplicara la ley de manera estricta con ellos, y cualquiera que robara (sea pobre o rico, con influencias o sin ellas), quien se aproveche de sus relaciones con el sector público y realice obras de mala calidad o con sobre precio, o venda productos de mala calidad (o buena) con sobre precio, o venda servicios por arriba de su valor de mercado o no realizados los cobre, quien defraude la confianza de sus clientes o proveedores, quien deje de pagar una deuda, etc., cualquier particular que viole una ley sea castigado sin excusa ni pretexto por jueces honestos, y por ministerios públicos que cumplan su función, sabiendo ambos que si tuercen la ley, la ley los tuerce a ellos.

En nuestro imaginario México, las cosas funcionarían en general para beneficio de todos. Costaría mucho trabajo cambiar la cultura de corrupción (Peña tiene razón aunque nos duela), pero una vez superada la etapa inicial, la vida sería mucho más ordenada, y de inmediato se vería una mejoría en el nivel de vida de la mayoría de los mexicanos, ya que los recursos que genera el país se usan adecuadamente en beneficio de todos.

Ese mundo que en México ni siquiera nos atrevemos a imaginar, en otros países existe. Quizá no a la perfección, pero sí con un avance significativo en la aplicación de las leyes. Y con ello una enorme mejoría para sus ciudadanos. Véase algunos países nórdicos como Suecia o Dinamarca. Véase a los países avanzados de Europa como Francia, Inglaterra y Alemania, o ejemplos asiáticos como Singapur, Taiwan, Corea del Sur y Japón.

Sí es posible, aún para un país como México, siempre que los mexicanos tomemos la decisión de combatir la corrupción e impunidad. Así de sencillo. La impunidad es la causa, el origen de muchos de nuestros males. Impunidad significa cometer un delito (de cualquier tipo), y que nada suceda, es decir, que el delito no sea castigado. Y si hay impunidad la corrupción surge y reina por los siglos de los siglos, a favor del mas fuerte, del mejor relacionado, del más poderoso, y en perjuicio del débil, que como siempre es una mayoría.

Mientras no se combata la impunidad en el país. Mientras se tolere que la corrupción reine sin mayores consecuencias. México seguirá siendo un país ridículo y absurdo a los ojos del concierto de naciones. Nuestra eterna república bananera.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Sábado, 30 Enero 2016 13:21

El Baldón: Mexicano desprecia a Mexicano


Por José Miguel Cobián

Llevo un buen tiempo reflexionando sobre la razón por la cual el mexicano desprecia al mexicano. Primero pensé que se trataba de un asunto de los funcionarios sintiéndose superiores al resto de la población, pero después, poco a poco me fui convenciendo de que no es un asunto de jerarquías en la burocracia, también en el resto de la población se refleja el desprecio de los mexicanos por los mexicanos, a un nivel tan grave, que tal parece que no entendemos lo que como compatriotas deberíamos de significar el uno para el otro.

Los ejemplos abundan. El más claro y contundente es el desprecio de los criminales por el resto de los mexicanos, desprecio que se ve reflejado de manera permanente en sus acciones, que no merecen mayor comentario. Pero también lo vemos en las autoridades, como es el caso de la policía federal, baste un par de ejemplos: En la principal arteria vial del país, la carretera que va de la ciudad de México al puerto de Veracruz, hay zonas dónde predominan los asaltos, una es la zona de Esperanza a Ciudad Mendoza, y otra la zona que va de la desviación de la Usbi en Ixtaczoquitlán al inicio del puente de Métlac en Fortín, (tramo que no mide más de un kilómetro). Allí, gracias a que las reparaciones provocan embotellamientos de mas de hora y media, los delincuentes asaltan una noche si y otra también a los automovilistas que van solos en sus vehículos. Los delincuentes tienen la ventaja de que van caminando y con ello tienen mucha mas movilidad que los automóviles y camiones de pasajeros y carga bloqueados por el permanente embotellamiento. A pesar de que en esa zona asesinaron hace poco a un soldado, ni la policía federal ni el ejército mueven un dedo para defender y proteger a la despreciada ciudadanía que noche a noche es víctima de los atracos, que en su mayoría realizan personas foráneas.

Intente obtener una licencia de la empresa que tiene la concesión en Veracruz y se llama Cosmocolor. Vivirá usted en carne propia el desprecio de un particular por su persona. Ni las doce, o veinticuatro horas que pierda usted, ni su persona le interesan al propietario o a los que allí atienden. Filas y horas, para realizar un trámite que se puede hacer por internet, pues no hay ni siquiera una prueba que valide sus aptitudes como conductor. Allí sentirá el desprecio de un particular por los ciudadanos de Veracruz.

Intente hacer entender a un policía corrupto que no está usted dispuesto a caer en sus trampas… Quien esto escribe tardó tres horas y media discutiendo con un policía del estado de México, que insistía en que el vehículo que yo manejaba tenía dos bajas diferentes, y que eso era delito. (una verdadera estupidez pero no me dejaba ir, y quería llevarme ante el ministerio público, con quien supongo estaba coludido). Esos policías y agentes de tránsito, en particular los del estado de México, son temibles y conocidos a nivel nacional, por sus abusos, y sobre todo por el desprecio que sienten por el resto de los mexicanos. Quien reflexione, sabrá que también sus superiores, llegando hasta el gobernador del estado Eruviel Ávila sienten un absoluto desprecio por la población en general, a la cual, sus policías no protegen sino que extorsionan y abusan.

Intente usted dar de baja una tarjeta de crédito y sentirá el desprecio de los empleados del banco que le harán dar mil vueltas para lograr su objetivo. Lo mismo se puede decir de cuando usted desea cancelar un contrato de telefonía celular. Horas enteras perdidas para lograr cancelar algo, un trámite al que usted tiene todo el derecho del mundo.

Y no se diga de asistir a una consulta con un abogado, o a un taller mecánico. O cualquier trato con prestadores de servicio de todo tipo. Usted de antemano sabe que corre el riesgo de sufrir el desprecio del abogado, del mecánico, del prestador de servicios en general, pues lo verán como una fuente de ingresos, e inventarán problemas para poder cobrar lo más posible. Y si no me cree, asista usted a una agencia de autos, en particular los americanos que son los que más caro cobran sus servicios. Allí se dará cuenta del desprecio que usted sufre y también del que sufren los empleados de la automotriz. A usted le cobran hasta quinientos pesos la hora del trabajador, y a él le pagan cuando tiene suerte, la mitad de esa cantidad pero por ocho horas de trabajo.

Y que me dice del internet. El servicio es malo y caro. Allí también se siente el desprecio de la empresa que le proporciona el servicio. Rara vez se preocupan por que usted esté bien atendido, su línea funcionando a la perfección, y los megas prometidos de velocidad sean los que le llegan.

Cuando hay un accidente en las carreteras, la rapiña llega de inmediato, con total desprecio del dolor de las víctimas y del daño patrimonial al propietario del vehículo y de la mercancía.

No se diga del desprecio que sienten muchos médicos con sus pacientes. Inventando operaciones (un veterinario mató a varios perros míos así, hasta que me dí cuenta, y viene a colación porque ejerce la medicina, pero con desprecio para sus pacientes y para los dueños de sus pacientes). Dos famosos oncólogos de Orizaba inventaron a una persona muy cercana para mí, que estaba mal operada, cuando la técnica utilizada era la más moderna, y gracias a que no les hizo caso, sigue viva, sin necesidad de haberse sometido a las operaciones que ellos sugerían, en mucho se le agradece al Dr. Mario Cerón de Córdoba por haber sido honesto, lo cual debiera ser lo normal, pero en México acaba siendo algo muy raro. Par de seres despreciables (los oncólogos orizabeños) para quienes el dolor de los pacientes y sus familias no les merece más que desprecio.

En México despreciamos al otro. Lo usamos para llegar a nuestro verdadero dios que es el dinero. Con absoluto desprecio para los humanos que son usados para obtenerlo.

Llegando a estas alturas, yo me sigo preguntando ¿Por qué los mexicanos despreciamos a los mexicanos? Mas allá de la discriminación de cualquier tipo. Y no sólo existe el desprecio por los mexicanos actuales sino también por las futuras generaciones, por la naturaleza y por el propio país… No cabe duda que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano. Hablamos mal de los demás y sobre todo de las autoridades y del país. Sin comprender que nos denigramos a nosotros mismos. Pero así, cuando menos, liberamos un poco de nuestra frustración por el desprecio del que somos víctimas.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex


Por: José Miguel Cobián

Tiene días que vengo leyendo y escuchando a los pregoneros de Acción Nacional señalando al gobierno de Enrique Peña Nieto por la baja de los precios del petróleo y por la devaluación del peso frente al dólar. Una y otra vez desde sus pequeños lacayos hasta la dirigencia nacional que preside el joven maravilla Anaya se han dedicado a acusar a Peña por las cifras negras. Hoy me decidí a enviar un tweet en contestación a uno del CDE del PAN en Veracruz, dónde les sugiero que estudien un poco de economía y luego opinen al respecto.

Mi molestia se origina debido a que ambos precios están fuera del control del gobierno mexicano. Los que nos hemos dedicado a investigar un poco sobre las razones del bajo precio del petróleo sabemos que las causas están fuera de nuestras fronteras. Es más, jamás, bajo ningún gobierno, ni siquiera los de Fox o Calderón los precios del petróleo estuvieron sujetos a la voluntad del gobierno de México. Siempre han dependido de la cotización que se maneje en los mercados internacionales, en particular del Brent del mar del norte y del West Texas que son referencia para nuestro crudo ligero y pesado. Con esto puedo afirmar tajantemente que el PAN y su dirigente el Sr. Anaya mienten descaradamente al acusar a Peña de la baja del precio del petróleo.

En cuanto al valor del peso mexicano. Éste se rige también por la oferta y la demanda. Esto significa que cuando hay demanda de dólares y no de pesos, el precio de nuestra moneda baja, y cuando sucede lo contrario sube. Gracias a la reducción drástica del crecimiento económico de China, los mercados internacionales están preocupados por una desaceleración del de por sí magro crecimiento de la economía mundial, lo cual ha provocado una estampida a favor del dólar. Es decir, los inversionistas han decidido refugiarse en bonos del gobierno americano mientras pasan las turbulencias de los mercados. Sin embargo, de manera constante el PAN y su dirigente el joven Anaya acusan al gobierno de Peña (que no tiene absolutamente nada que ver) por la baja en la cotización del peso frente al dólar.

Independientemente de que nuestra economía está creciendo mientras que la mayoría de las economías del mundo se estancan y las de países en vías de desarrollo (como el nuestro) se estancan o decrecen. Es decir, independientemente de que a pesar de la crisis mundial a México le está yendo mejor que a la mayoría de los países del mundo, el problema principal y la razón por la cual me molesta la actitud de Acción Nacional, es que con sus falsas acusaciones desvían la atención de los verdaderos problemas, los problemas importantes de México que exigen una pronta solución cuando ésta esta en manos del gobierno federal.

No sólo es incómodo pensar que un partido serio, y que presume de valores morales y éticos (demostrados con el ex gobernador Padrés en Sonora y su terrible administración) mienta de manera tan descarada. Molesta aún más el hecho de que sirva de distractor, es

decir que se convierta en lacayo del gobierno federal, para mantener a la opinión pública distraída con mentiras, haciendo que sus seguidores (esos que no tienen conocimientos de economía), crean que los problemas originados por el gobierno de Peña son el precio del peso y del petróleo.

Así, los grandes temas del país pasan a segundo término. Los verdaderos grandes defectos que tiene la actual administración federal dejan el centro de atención y con ello, su posible solución -si es que la hubiera-, queda relegada al olvido.

Baste nada más el tema del combate a la impunidad y a la corrupción, ese debería de ser el tema principal día con día de todos los partidos de oposición. Carnita hay mucha, sólo recordar a OHL o a HIGA hace que se nos revuelva el estómago. Acción Nacional tiene temas dentro de su propio ideario político, cuya ausencia de la gran discusión nacional, haría llorar de tristeza a Gómez Morín una vez más. Temas como la ética en la administración pública, los valores que como sociedad cada día son más escasos, la transparencia en el manejo de los recursos públicos. Todos ellos son temas que debieran ser prioritarios para Acción Nacional. Y no lo son.

Cuando me atrevo a pensar que el primer partido de oposición del país está sirviendo como patiño para el partido en el poder, la razón es muy clara. Despotricar públicamente en contra del gobierno federal emanado del PRI con ¡¡¡¡mentiras!!!!! Acusar con mentiras, señalar con mentiras. Eso le permite al gobierno federal manejar la agenda de la opinión pública a su antojo. Desviar la atención a los precios del petróleo y del dólar, es muy fácil. Pero más fácil aún es para el gobierno federal explicar –cuando así convenga-, que no depende de ellos y que la acusación es una falacia.

Vimos a Felipe Calderón apoyar a Enrique Peña Nieto y dejar en el olvido a su candidata Josefina Vázquez Mota. Hoy vemos a su esposa, desestabilizando lo poco que queda de verdaderos panistas en su partido, chantajeando para ser la candidata –cómoda para el PRI- en el 2018. Vemos a neo panistas apropiándose de los comités directivos estatales y municipales. Vemos como cuando hay una elección se busca que los representantes de casilla no lleguen a aquélla en la que deben realizar la defensa del voto. Vemos, en pocas palabras, un partido político que pudo darle mucho a México y que hoy es propiedad de algunos negociantes, que buscan lograr beneficios económicos y políticos sirviendo a quienes ellos consideran los dueños del país.

En pocas palabras, vemos un juego en el cual se simula ser oposición, cuando en el fondo son esquiroles de sus propias ideas. Por eso, cada vez más los verdaderos panistas, abandonan el barco, para no ser cómplices de actos viles y serviles.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex


José Miguel Cobián

Así como la crisis de sobrepoblación amenaza a todo el planeta, también enfrentaremos en el corto plazo problemas muy graves de desabasto de agua potable, particularmente en nuestro país, con una buena proporción del territorio nacional con clima semidesértico, y con grandes desperdicios y contaminación de fuentes de agua potable en el sureste. Inmediatamente surge la pregunta de ¿qué podemos hacer? Para evitar ese futuro catastrófico.

Hasta la fecha, los núcleos humanos han buscado abastecer sus necesidades de agua potable de fuentes más lejanas, pero llegará un momento en que eso ya no sea posible, entre otras razones, porque aquéllos lugareños que habitan la zona de dónde se toma el agua verán afectado su eco sistema y forma de vida, lo cual generará problemas sociales más graves de los que pudiera resolver. El primer ejemplo ya lo hemos vivido con la fracasada obra que llevaría agua de Veracruz a Nuevo León. En los próximos años la solución no será continuar invirtiendo en infraestructura hídrica tradicional. Habrá que pensar en otras soluciones.

México se ha caracterizado por llegar tarde a todos sus compromisos con la historia. Lo mismo en la liberación del mercado energético, que en preparar al agro para enfrentar los retos del Tratado de Libre Comercio, o enfrentar la plaga de roya que ya devastó los cafetales de Oaxaca, Chiapas y Veracruz, mientras que apenas las autoridades comienzan a percibir el daño causado, mismo que pudo evitarse con planeación e inversión adecuada de los recursos públicos disponibles.

Las comisiones de agua potable tendrán que buscar un mayor peso específico en las administraciones estatales, y la nacional habrá de hacer lo mismo en la federación, para lograr prevenir los problemas que se avecinan.

En primera instancia, en Veracruz enfrentamos el problema de la deforestación, misma que impide la acostumbrada recarga de los mantos freáticos. Los gobiernos, las policías, las comunidades, los criminales, los talamontes, etc., todos han convivido en una ilegal actividad que ha llevado beneficios disparejos a los sectores involucrados, pero todos, han sido cómplices de la reducción de masa vegetal por muchos años, sin que a la fecha ninguna autoridad ni grupo social eleve la voz y tome medidas para frenar dicha actividad y revertir los malos efectos ya causados. Ha habido pequeñas resiembras, sobre todo por parte del ejército mexicano, pero sin los cuidados adecuados, la mayoría se ha perdido o vuelto a talar. De hecho, los efectos de la tala inmoderada en el pico de Orizaba se han sentido en la zona centro del estado, y cada año será más significativo su efecto, con sequías más pronunciadas.

Una de las primeras opciones que deberá aplicar cada sociedad, cada ciudad. Será la de reciclar el agua que normalmente se desecha en las ciudades, con el fin de aprovecharla

para usos no humanos y que no conlleve riesgos para la salud. Pocos saben que las aguas negras de la ciudad de México se utilizan en el valle del Lerma para regar los cultivos de verduras y legumbres, que posteriormente son vendidos y consumidos en la propia ciudad de México. Este uso del agua no es tan exitoso, ya que la calidad de las aguas de riego deja mucho que desear. Sin embargo, con los controles sanitarios adecuados y los tratamientos más modernos, esas aguas podrán reutilizarse no sólo para regar plantas sino también para consumo humano. Tal como se hace con el agua de muchos ríos del país, que reciben las aguas negras de la ciudad que está más lejana a la desembocadura de dicha vía acuática, y luego esas mismas aguas son tomadas por la siguiente ciudad para usarse en la distribución de agua potable.

Esto que suena aberrante, no lo es tanto, cuando se utilizan plantas de tratamiento de aguas residuales, y se purifica el agua mediante algas y filtros adecuados. Como se hace en México es una pesadilla para la salud pública, ya que se pone en riesgo la salud de miles de habitantes.

Una técnica que ya se está empleando en países avanzados es la de ¨siembra de agua de lluvia¨. Consiste principalmente en separar el agua de lluvia del agua de drenaje, y llevarla a los mantos freáticos, además de zonas de reserva de agua como presas y lagos. El costo es fuerte pues hay que construir dos líneas de drenaje en las ciudades, uno pluvial y otro de aguas negras, pero el beneficio para las comunidades a largo plazo es enorme. La manera más sencilla es la de enseñar a la población a conservar el agua de lluvia para sus labores domésticas, sin embargo no en todos los lugares sirve esta opción, por las diferencias entre temporadas de lluvia y de secas. Alimentar los mantos freáticos y utilizar grandes reservas de agua a flor de tierra dan mejores resultados en dichas áreas.

En las zonas como la ciudad de México dónde se obtiene buena parte del agua de la ciudad de mantos freáticos, sembrar el agua de lluvia, es decir regresarla al manto, en lugar de llevarla al drenaje y de allí al mar, es la mejor solución. En la zona centro de Veracruz hay grandes cavernas subterráneas que podrían funcionar como reservorios del agua de lluvia, que mientras llega a su depósito final, será filtrada de manera natural.

Educar a la población en el cuidado del agua es un factor fundamental, tanto quizá, como el hecho de mejorar las redes de distribución, pues otro dato poco conocido es que en el proceso de llevar el agua a nuestros hogares, se pierde aproximadamente el 50% del agua disponible, ya sea por fugas o por fallas en las redes de distribución.

En las comunidades rurales, la construcción de ollas de almacenamiento de agua de lluvia se convierte en una práctica común en el norte del país, y algo necesario para nuestras comunidades. Hoy que estamos estrenando funcionarios en el área de agua en el estado, un cordobés, Víctor Garrido recibe la responsabilidad. Pronto veremos resultados.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex


Resulta muy raro recordar algún sueño, y más recordarlo con mucha fidelidad, sin embargo, en mi caso, tuve dos sueños relacionados con la vida política, que tengo perfectamente claros en la mente.

En el primero de ellos, estaba yo en una mesa de fiesta compartiendo el pan y la sal con el alcalde de Córdoba. A pesar de nuestras diferencias es una persona que me cae bien, y por ello tuve (en mi sueño) la confianza de felicitarlo por su cambio de estrategia de comunicación social, pues ahora es notorio que el ayuntamiento tiene relación económica con algunos medios escritos de la ciudad, pues lo defienden y alaban a cada momento. Mientras que el primer año de su gobierno todo fue señalar errores y golpeteo mediático. Salvo de un periódico local, el cual hasta la fecha ha dejado bien claro que no tiene ningún arreglo económico con el ayuntamiento de Córdoba. En la platica había salido a relucir el compromiso inicial de no gastar en medios de comunicación, roto con el afán de un beneficio político en las próximas elecciones, y sobre todo, ante la imposibilidad del departamento de comunicación social de proyectar una buena imagen del gobierno municipal, ante el nulo apoyo de los medios de comunicación para difundir lo bueno que hubiera en la administración.

También en mi sueño lo felicitaba por su trabajo político, pues a pesar de no haber realizado obras significativas para la ciudad, en lo que lleva de su cuatrienio, ha realizado una serie de obras públicas que se pueden comparar con tiros de precisión. En cada zona dónde ha realizado una pequeña o mediana obra, el alcalde ha sido quien realiza el corte del listón y convive con la población beneficiada. En algunos casos lo han dejado solo a él y su comitiva, pero en otros muchos casos, la población ha sabido agradecer el trabajo. Le explico que el trabajo realizado es político, porque en principio se ha beneficiado a sectores que simpatizan con su partido, y en segundo lugar a zonas sensibles de la ciudad, dónde se ha generado una enorme simpatía para el PAN y para el alcalde. Es de sobra conocido que tiene mucho carisma y don de gente, con lo cual se gana a quienes conviven con él en la entrega de las obras.

Por último –todo esto en mi sueño-, le hice una pregunta de la cual no tuve respuesta, pues en ese momento me desperté. Le comentaba yo que entendía perfectamente la amistad y lealtad que tiene para con Juan Bueno, pero también comprendía que muchos de los que Juan recomendó para trabajar en el ayuntamiento, no dejaran su puesto para acompañarlo en su candidatura independiente, pues siempre es más importante la seguridad laborar por dos años más, que cualquier lealtad partidista. Seguramente sólo los mejores amigos y más leales colaboradores de Juan Bueno dejarán su puesto seguro, para acompañarlo en su candidatura independiente.

También toqué el tema de los acuerdos con Miguel Ángel, pues ahora era contrincante de Juan Bueno, pero sería el abanderado de su partido. (Como los sueños no se controlan, yo

hablaba con absoluta confianza y libertad con el alcalde) Le decía que me intrigaba mucho cuál sería el acuerdo con Miguel Ángel para brindarle recursos económicos y apoyo logístico en su campaña para la minigubernatura. Esta claro que quien tiene acceso a esos recursos es el Alcalde, y por ello habría la posibilidad de simplemente otorgarle el apoyo por solidaridad panista, o quizá generar algún tipo de negociación, ya sea para una plurinominal o mínimo una candidatura uninominal para el alcalde, o el apoyo para que sea una vez más, Hugo Fernández su sucesor, y con ello tener una salida tranquila de la alcaldía. Otra opción o carta de negociación sería la de permitirle al alcalde escoger al candidato o candidata a diputado local por el distrito cuya cabecera sea Córdoba.

Para todos es conocido que la candidata natural Leticia López Landero tiene una gran cercanía con Miguel Ángel pero durante su período como diputada federal, estuvo (o fue) alejada del ayuntamiento que preside Tomás Ríos. Así que queda claro que no sería la candidata que más aprobación tendría por parte del ayuntamiento de Córdoba, y por aprobación debemos entender también apoyo. Entonces dependiendo del monto que se pudiera desviar de las arcas municipales para apoyar la campaña de Miguel Ángel, también el alcalde podría proponer a una candidata o a un candidato más afines a su corazón.

Total, que en el momento en que estaba yo intentando preguntarle a Tomás cuál sería el camino que tomaría, hicieron un ruido junto a mi cama y me desperté. Así que me quedé con la duda de cual hubiera sido la respuesta que mi subconsciente inventara para continuar el hilo narrativo de mi sueño de madrugada.

Al despertar comencé a pensar también en que el propio Miguel Ángel en sus tweets ha validado lo que ya es secreto a voces en todo el territorio veracruzano: Que el próximo abanderado del PRI a la minigubernatura será Héctor Yunes Landa. Perdidas las esperanzas de Miguel Ángel de que fuera Beto, o Erick a quien tanto buleaba en los pasillos de la cámara de diputados, saludando siempre a mi amigo con un: ¨Cómo está mi candidato¨.

Total que mi atracción por la política parece que raya en la obsesión y ahora resulta que hasta en mis viajes oníricos me encuentro con personajes a quienes interpelo y con quienes platico y comento cosas tan delicadas como estas.

A fin de cuentas, todo fue un sueño, y no sabemos si algo de eso se convierta en realidad o no.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Lunes, 04 Enero 2016 15:40

El Baldón: ¿qué te preocupa?


Por José Miguel Cobián

En la cena de fin de año se habla de los propósitos para el siguiente, y también de lo que nos preocupa, nuestras alegrías y nuestros temores. Creo que los mexicanos nos quedamos en el nivel básico, sin ver más allá de nuestro entorno cercano, y eso es grave, pues nuestro horizonte de visión y planeación se reduce cuando mucho a nuestro municipio, permitiendo que continuemos con conductas irresponsables, escudados en la ignorancia o el desinterés. Me explico:

Es natural que nos preocupen los medios de subsistencia y la salud de nuestros familiares más cercanos. Es lo que más afecta nuestro entorno inmediato. Pero… ¿Y luego? Mínimo debíamos de preocuparnos por los problemas que afectan a nuestro municipio, independientemente de los defectos de todos los ayuntamientos como son la corrupción, falta de transparencia, uso privado (patrimonial) de los recursos públicos, toma de decisiones en base a ocurrencias, etc. Por ejemplo, ¿Tienes planta de tratamiento de aguas residuales? ¿Hay programas de separación de desechos (basura)? ¿El agua potable, es potable? ¿Qué problemas de salud pública nos afectan a todos? ¿Salubridad vigila la limpieza de los alimentos que consumen tus hijos? ¿La escuela de tus hijos tiene un nivel mínimo o no te importa pues la usas como guardería? ¿Estas pensando desde hoy en el futuro de tus hijos? ¿Tienen servicios de salud adecuados? ¿La economía de la región/estado/país esta creciendo lo suficiente para que ellos tengan empleos dignos y bien remunerados? ¿Estarán preparados para cumplir con los trabajos del futuro? ¿El urbano que uso o el automóvil que uso tienen un nivel mínimo de elementos de seguridad? ¿Le importa al gobierno que haya seguridad para usuarios de vehículos automotores? ¿Te importa a ti?

¿Estas consciente de que los recursos del planeta son escasos, en función de la cantidad de personas que lo habitamos? ¿Entiendes lo que puedes hacer tú en lo personal para reducir el calentamiento global? ¿Sabes los perjuicios para ti y tu familia que generará un aumento de temperatura de dos grados a nivel mundial? ¿Te importa? ¿Separas tu basura y tratas de reciclar la mayor parte de tus desechos? ¿Has pensado usar lámparas led en tu casa? ¿Duran diez años las lámparas led o duran lo mismo pero son diez veces más caras? ¿Te preocupa que México no sea autosuficiente en alimentos? ¿Entiendes el grave problema social que implica para Veracruz el que la epidemia de roya haya destruido más del 60% de los cafetales y que los apoyos del gobierno federal hayan sido desviados? ¿Sabes que Sagarpa no usó un peso de su presupuesto de 2015 para apoyo al sector café? ¿Sabes dónde esta ese dinero? ¿Te importa? ¿Te asusta pensar en hordas de mexicanos hambrientos y desesperados llegando a las ciudades a enlistarse en el crimen organizado? ¿Entiendes la magnitud de la irresponsabilidad del gobierno federal y del estatal en este rubro? ¿Has padecido hambre? ¿Y frío?

Sabes que hay un flujo ininterrumpido de migrantes hacia Estados Unidos… ¿Has pensado en apoyar algún tipo de solución para que ellos no necesiten salir de su país? ¿Y

para los mexicanos migrantes? ¿Qué harás por ellos? ¿Te vas a hincar a orar, o elevar un pensamiento por los que sufren? Ó ¿Vas a hacer algo realmente por ellos? ¿Asumirás tu responsabilidad por tu futuro? ¿Esperas que todo te lo resuelva el gobierno?

¿Eres capaz de señalar un acto indebido a otro mexicano, no importa si es funcionario público o particular? ¿Te atreves a decirle a los mexicanos que roban y saquean vehículos accidentados que lo que hacen está mal, es ilegal e incorrecto? ¿A pesar de que sean pobres y por ende según algunos ¨pueblo bueno¨? ¿Las leyes son para los ricos y los pobres no deben cumplirlas? ¿Sabes que las cárceles mexicanas se caracterizan por castigar la pobreza, no a los delincuentes? ¿Has pensado que deberías tener instituciones de procuración de justicia limpias, eficientes, honestas y que cumplan su función (ministerios públicos)? ¿Vas a hacer algo para que eso suceda? ¿Le vas a exigir a alguien que haga las cosas bien? ¿Supones que la mayoría de los jueces son corruptos? ¿Harás algo para cambiar esa situación?

¿Consideras que México es un país dónde podemos vivir mejor? ¿Te desespera ver que en México sólo unos cuantos viven bien? ¿Harás algo para cambiar la situación del país? ¿Te sientes como en una tienda de raya cuando sabes que muchísimos bienes y servicios son más baratos en Estados Unidos que en México y consideras que un mexicano gana una décima parte de lo que gana un americano por el mismo trabajo? ¿Te gustaría que los mexicanos tuviéramos el nivel de vida de los americanos? ¿Harás algo por lograrlo? O ¿Te vas a seguir quejando con tus amigos y familia sin hacer nada al respecto?

¿Sabes lo que significa ser ciudadano para un francés? ¿Para un americano? ¿Has visto sus huelgas, protestas, movimientos sociales, cambios de gobierno, exigencias públicas? ¿Sabes que aunque muchos de ellos son manipulados, también muchos están bien informados y saben lo que quieren? ¿Estas enterado de que apoyan a sus líderes siempre que sigan las ideas de las mayorías y no su propio beneficio? ¿Eres capaz de disponer de tiempo y dinero para asumir tu responsabilidad como ciudadano? ¿Prefieres ser un simple poblador de una región, y permitir que otros tomen decisiones por ti? ¿Estás dispuesto a que el dinero que debe usarse en beneficio de todos, se siga desviando en beneficio de unos cuantos? ¿Serás capaz de señalar a cualquier corrupto, aunque sea de tu mismo partido político o amistad tuya? ¿Sabes que en otros países en lugar de aplaudir y recibir con los brazos abiertos en la sociedad a los corruptos, se les rechaza y segrega?

¿Te interesan las noticias del planeta? ¿Sólo las de México? ¿Sólo las de tu estado? ¿Sólo las de tu municipio? ¿Sólo los chismes? ¿Te ocupas de tu futuro? ¿Del de tu familia? ¿Del de tu ciudad? ¿Del de tu estado? ¿Del de tu país? ¿Del del planeta? ¿Sabes la diferencia entre pre-ocuparse y ocuparse?

Ahora sí, podrías reflexiona en ¿qué te preocupa para este 2016 y los años siguientes?

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Página 9 de 9