lunes 20 de noviembre del 2017

Hora Cero El gasoducto como discurso de campaña

Escrito por  Viernes, 19 Mayo 2017 10:55
Valora este artículo
(0 votos)

PRI, la inminente renovación
Oye Veracruz, la crisis de los medios

Luis Alberto Romero
En una decisión polémica, que lo mismo generó reacciones de rechazo que
de aprobación, este miércoles el cabildo de la capital del estado
autorizó la construcción de un gasoducto que con casi 12 kilómetros
cruzará las avenidas Lázaro Cárdenas y 20 de Noviembre, el Circuito
presidentes y la carretera Xalapa-Coatepec.
El alcalde xalapeño, Américo Zuñiga Martínez, negó que dicha obra esté
llamada a convertirse en una bomba de tiempo; dijo que no pondrá en
riesgo a los asentamientos de la zona y que su aprobación obedece a que
dicho proyecto ya contaba con el aval de las diferentes instancias de
gobierno, desde la Federación hasta el Gobierno del Estado.
El edil recordó que el gasoducto fue aprobado por el cabildo porque
existen estudios serios tanto de impacto ambiental como de protección
civil, como el presentado en junio de 2015 por la Comisión Reguladora de
Energía.
La obra, sin embargo, es motivo de rechazo por parte de organizaciones
civiles y grupos ambientalistas.
Por otro lado, el tema se volvió bandera política en el contexto de la
contienda por la presidencia municipal de Xalapa: el candidato del
PRI-Verde, Alejandro Montano Guzmán, por ejemplo, se pronunció por un
amparo contra el gasoducto y un plebiscito para conocer la opinión de
los xalapeños, aunque el tema del recurso legal contra la construcción
ya condiciona la respuesta ciudadana.
Montano Guzmán se reunió con integrantes de la Asociación Mexicana de la
Industria de la Construcción, ante quienes se pronunció por un "consenso
general" para conocer la opinión de los habitantes del municipio.
El priista parece ignorar que el asunto relacionado con el gasoducto ya
ha sido discutido desde hace un par de años; en pocas palabras, la vida
en Xalapa no comenzó el dos de mayo, con el arranque de las campañas.
Como sea, las palabras del abanderado del tricolor no sólo fijaron una
postura con relación al gasoducto, sino que revelaron una confrontación,
al menos un diferendo, entre el candidato priista y el actual presidente
municipal, Américo Zúñiga Martínez.
Por su parte, el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional,
Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, con más cartas credenciales en el tema
ambiental, también se refirió al tema; calificó la medida del cabildo
como ilegítima y señaló que el gasoducto no beneficiara a Xalapa, sino
únicamente a una empresa transnacional, Nestlé.
La propuesta del abanderado de Morena no sólo incluye una consulta a la
sociedad, sino la opinión de colegios de profesionales.
La candidata de la alianza PAN-PRD, Ana Miriam Ferráez Centeno, decidió
mantenerse al margen y pasar la pelota a la cancha del actual cabildo;
apuntó que a este ayuntamiento, y no al próximo, le corresponde decidir,
aunque aclaró que debe darse prioridad al tema de la protección civil.
Lo interesante, sin embargo, no son las reacciones de los candidatos
que, salgo alguna excepción, hablan sin demasiado conocimiento sobre el
tema, sino el movimiento de resistencia que, sin duda, será
intensificado por vecinos, organizaciones sociales y grupos
ambientalistas.


PRI, la inminente renovación
Tan malas proyecciones existen al interior del Partido Revolucionario
Institucional en cuanto a los resultados del presente proceso electoral,
que ya comienza a manejarse el inminente relevo del actual dirigente del
Comité Directivo Estatal, Renato Alarcón Guevara.
En el priismo se consideraría un triunfo, dadas las circunstancias
electorales, que el partido logre más de 50 o 60 ayuntamientos, de los
212 en disputa.
Lo más probable, nos dicen, es que con todo y la alianza con el Verde,
el PRI no llegue a 40 triunfos y que éstos se alcancen en municipios
pequeños. Así, la suerte del actual CDE estaría prácticamente definida.
Renato Alarcón no celebrará la Independencia Nacional al frente del
partido en Veracruz.


Oye Veracruz, la crisis de los medios
El cierre del periódico Oye Veracruz, que hasta este martes 16 de mayo
se editó en la capital del estado, refleja la profunda crisis que
enfrentan los medios informativos en una entidad que hasta hace un par
de años parecía saturada de empresas periodísticas.
El medio dirigido por Santos Solís Ríos arrancó primero como tabloide
semanario, en octubre de 2010, cuando estaba a punto de concluir el
sexenio de Fidel Herrera Beltrán; Oye Veracruz se convirtió en diario y
se posicionó muy rápido entre los consumidores xalapeños de periódicos,
debido a un buen diseño y a una interesante plantilla de articulistas y
columnistas.
Este martes, la crisis de los medios informativos en la entidad y muy
probablemente la falta de contratos de publicidad terminaron por
provocar que dicha empresa decidiera bajar la cortina como periódico y
mudarse a una plataforma digital, porque es un hecho que una página de
Internet no implica los elevados costos de impresión, ni el fuerte gasto
en distribución, insumos y mantenimiento de talleres.
Lamentable, el cierre de Oye Veracruz trae consigo el despido del
personal de edición y diseño, de los operadores de los equipos de
impresión, así como de quienes se dedicaban a la distribución, vía
reparto o venta en cruceros.
El cierre de cualquier empresa lícita es siempre una mala noticia.
El caso del impreso de Santos Solís se suma a otros que de forma
reciente han corrido con la misma suerte: al iniciar el presente año, el
periódico Política, fundado por Ángel Leodegario Gutiérrez, que tuvo su
etapa más importante en las décadas de ochentas y noventas, también dejó
de tirarse, al igual que Marcha, fundado en 1996 y dirigido por Saúl
Contreras Beltrán, que se convirtió, al igual que Oye Veracruz, en
página de internet.
Punto y Aparte, semanario fundado por don Froylán Flores Cancela en
1978, lucha por mantenerse en activo a través de Internet; en tanto que
Capital Veracruz, medio del empresario de origen mexiquense Luis Maccise
Uribe, cerró sus talleres y anunció que se mudaría a una plataforma
digital el año pasado, pero tampoco tuvo éxito y terminó por recoger el
mobiliario y despedirse.
De igual forma, de manera extraoficial se habla con insistencia del
inminente cierre de otros impresos de la capital veracruzana, como El
Portal, propiedad del actual candidato del PRI a la presidencia
municipal, Alejandro Montano Guzmán; y El Heraldo de Xalapa, cuyo dueño
es el abanderado del Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Martínez de
la Torre, Eduardo Sánchez Macías. La empresa del ex diputado también
redujo al Diario de Tantoyuca a su mínima expresión y dejó de editar su
semanario Tierra Verde, enfocado al sector agropecuario.
La crisis que enfrentan los medios informativos en la entidad, acentuada
por la falta de contratos publicitarios y convenios gubernamentales,
afecta prácticamente a todas las empresas periodísticas, salvo muy
contadas excepciones, que son los que dependen en gran parte de la
circulación o venta al público, como La Opinión, en zona norte; Diario
de Xalapa, en la capital; Notiver, en Veracruz-Boca del Río; y Diario
del Istmo, en la región sur.
Otros esfuerzos periodísticos, difundidos como páginas digitales,
también han cerrado sus puertas en el último año en Veracruz; es el
caso, por ejemplo, de Radiover, propiedad de Juan Antonio Nemi Dib, que
dirigió Flavio Morales; y de Veracruzanos.info, que encabezó Billie
Parker Méndez.
Lo peor, se comenta en el medio, es que otras páginas de internet y
otros impresos veracruzanos, sobre todo pequeñas empresas, estarían a
punto de cerrar sus puertas. @luisromero85

Visto 144 veces