martes 27 de junio del 2017

Punto de Vista * Arrancó el 2018

Escrito por  Martes, 06 Junio 2017 09:30
Valora este artículo
(0 votos)

Filiberto Vargas Rodríguez

 

Prefacio.

Ya en su momento ambos habían anticipado que buscarían la candidatura del PRI al gobierno estatal en el 2018. Desde la semana pasada, sin embargo, Héctor Yunes Landa decidió “apretar el acelerador” e inició una serie de reuniones con grupos políticos y periodistas, con el fin de explicar las razones de su nuevo intento, así como sus fortalezas. *** Cuestionado al respecto, Pepe Yunes reiteró lo que ya había declarado con anterioridad: que él va también por esa candidatura y que, en su opinión, sus aspiraciones tienen un cauce natural que habrá de confirmarse el próximo año. *** Una vez más Héctor y Pepe coinciden en la búsqueda del mismo objetivo. Compitieron en el 2010 por ser candidatos a la gubernatura, posición que al final recayó en Javier Duarte; en el 2012 fueron como fórmula rumbo al Senado, pero se disputaron la primera posición, que alcanzó el oriundo de Perote; el año pasado compitieron una vez más por ser candidatos al gobierno estatal y al final decidieron unir fuerzas para evitar que les impusieran a alguien más. El próximo año volverán a medir fuerzas. Lo importante de todo ello, es que la cordialidad, el respeto, el buen ánimo y la caballerosidad entre ambos políticos no se pierden. Ese es otro estilo de hacer política.

* * *

La elección municipal concluyó. Muchos resultados tendrán que ser confirmados, o rectificados, en los tribunales, pero en general ya se tiene un panorama muy claro de la forma en que habrán de acometer todas las fuerzas políticas de Veracruz su reto más importante: la sucesión del 2018.

A pesar de poseer y explotar toda la maquinaria del gobierno, la alianza PAN-PRD mantuvo el tope de votación alcanzado hace un año, con 50 mil votos arriba del millón. La “sui generis” alianza del PRI y el Partido Verde conservó un piso electoral de 709 mil sufragios, que le da un panorama mucho menos caótico de lo que se esperaba.

Acaso la mayor decepción la dio Morena, partido que consiguió 809 mil votos el año pasado y en esta ocasión apenas tuvo 556 mil, lo que representa un cuarto de millón de sufragios menos. 

Hay quienes explican este fenómeno por el hecho de que en esta ocasión el partido de Andrés Manuel López Obrador no contó con el apoyo del gobierno estatal (como si lo tuvo en los tiempos de Javier Duarte) aunque otros lo atribuyen a una campaña de Miguel Ángel Yunes Linares para inhibir particularmente los votos de Morena, con actos de intimidación.

Al final pudieron confluir ambos aspectos.

Algunos de los partidos pequeños decidieron probar fortuna compitiendo de forma individual, sin alianzas de por medio y sus resultados sorprendieron. En especial Nueva Alianza, que el año pasado se sumó al frente común que formaron el PRI y el Verde. En esta ocasión decidió competir con sus propios medios, con lo que alcanzó poco más de 209 mil votos y consiguió el triunfo en 18 municipios, uno más que Morena. Con estos resultados Panal superó con creces el porcentaje mínimo que exige el Código Electoral para mantener el registro, que es de 3%, en tanto que el partido color turquesa consiguió 6.5%.

Cifras muy similares alcanzó Movimiento Ciudadano, con 221 mil votos, pero con apenas 9 municipios ganados. Atrás de ellos, el Partido del Trabajo contabilizó 151 mil sufragios, que le dio un cómodo 4.7% para mantener su registro. 

El Partido Encuentro Social está en la tablita, al sumar 94 mil votos, que apenas le da el 2.9%, de manera que tendrá que buscar en los tribunales los votos que le hacen falta para conseguir el porcentaje mínimo para mantener su registro.

Lo que sigue ahora es ver hacia el 2018 y anticipar probables escenarios.

En virtud de que la elección del próximo año será tan diferente (se habrán de elegir al mismo tiempo diputados locales, gobernador, diputados federales, senadores y presidente de la república) la construcción de alianzas será un tema que habrán de cuidar con especial detalle las fuerzas políticas.

En Veracruz es de esperarse que PAN y PRD vuelvan a ir unidos, habida cuenta de los óptimos resultados obtenidos en los procesos recientes. Su techo hasta ahora es de un millón 50 mil sufragios, pero para el próximo año se prevé que tenga un efecto más significativo el llamado “voto de castigo”, a partir de la decepción que ha significado para los veracruzanos la gestión de Miguel Ángel Yunes Linares. 

A su favor podría jugar que se les sumara Encuentro Social, siempre y cuando conserve su registro, lo que le añadiría cerca de cien mil votos.

El PRI y el Partido Verde ya deben haber entendido que si van a ir en alianza tendrían que hacerlo de manera total, pues cualquier otra fórmula confunde al electorado y termina por perjudicarlos. Si como en el 2016, a este frente común se suma Nueva Alianza, su piso de votación andará arriba de los 900 mil votos, cifra similar a la alcanzada por Héctor Yunes en el 2016 (926 mil). 

Una unión de los partidos de izquierda (Morena, Movimiento Ciudadano y PT) también andaría arañando los 900 mil sufragios, con lo que una vez más la definición de la gubernatura se daría en una elección “de tercios”.

Hasta ahí alcanzaría una primera revisión, pero en los próximos meses habrán de darse muchas variables que lleven a modificar este primer panorama. Las alianzas pudieran no darse, la contienda por la Presidencia aportará ingredientes adicionales a estas fórmulas y las condiciones de Veracruz, en el ámbito político, en el económico y en temas tan delicados como seguridad y empleo, tendrán mayor peso.

Habrá que seguir muy de cerca todos esos factores para explicarnos más adelante cómo es que Veracruz decidió el rumbo que quería seguir.

* * *

Epílogo.

Lamentable, la pérdida de la periodista María Esther González Medina, en Cosoleacaque. Su cuerpo fue encontrado colgado de una de las ventanas de su domicilio en la calle Uruapan de la colonia Infonavit de aquel municipio. María Esther González tuvo una destacada carrera profesional en Minatitlán y su voz se hizo escuchar en todo el sur de la entidad. Descanse en paz. *** La violencia sigue sin freno. Este lunes, en Coatzacoalcos, en la colonia Benito Juárez Norte, los ocupantes de una camioneta Nissan azul doble cabina, recibieron una ráfaga de disparos, cuando transitaban por la calle Constituyentes entre Lindavista y Democracia. En el interior de la unidad fue encontrado un cuerpo sin vida, mientras que otro de los ocupantes habría sido "levantado" por los propios atacantes.  *** Mientras tanto, en Cosoleacaque, el cuerpo de un hombre de unos 57 años de edad fue localizado sin vida con varios impactos de bala en el cuerpo, en un predio baldío cerca del telebachillerato de la comunidad Kilómetro 25. Según testigos, cerca de las 6 de la tarde del lunes varios sujetos persiguieron a la víctima hasta darle alcance y dispararle. *** Ojalá ahora que ya pasaron las elecciones el gobernador se ponga a trabajar en los temas que prometió resolver en los primeros seis meses de su mandato. ¿Sería mucho pedir?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Visto 66 veces