sábado 23 de septiembre del 2017

Punto de Vista

Escrito por  Domingo, 10 Septiembre 2017 20:38
Valora este artículo
(0 votos)

* La campaña “Yúnete”

Prefacio.

Diputados del PRI y de Morena no se pueden dar por sorprendidos. Sabían desde hace tiempo que la bancada del PAN trabajaba en la “cosecha” de diputados para sostenerse, mediante una chicanada jurídica, al frente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en el Congreso local. *** A estas alturas en el PRI deben tener nombre y apellido del operador de esas dos incorporaciones de última hora (Regina Vázquez y Basilio Picazo). Su nombre empieza con “E” de Érick y su primer apellido con “L” de Lagos, el más yunista de los duartistas. *** A Juan Nicolás no debe sorprenderle. Desde la toma de posesión del actual gobernador fue testigo de cómo operaba el actual coordinador de la bancada tricolor en el Congreso federal, a favor del Marqués del Estero. *** Es también conocida su participación en el show mediático de la diputada local Eva Cadena, en otro servicio brindado al actual mandatario estatal. *** Ha hecho tan bien su trabajo, que nadie, ni siquiera en broma, ha cuestionado su papel como coordinador de los diputados del PRI, cuando para todos es evidente que sus lealtades, hoy, están más del lado del gobernador azul. *** ¿Acaso ha escuchado alguien alguna referencia del actual gobernador sobre el manejo discrecional de recursos que tuvo Érick Lagos, durante su paso por la Secretaría de Gobierno? *** La omisión es el pago por sus valiosos servicios.

* * *

El pasado viernes inició formalmente el proceso electoral federal, que habrá de llevarnos a la definición de 3 mil 416 cargos políticos en todo el país, bajo la organización del Instituto Nacional Electoral (INE).

Este órgano electoral tendrá que coordinar, por primera vez, la elección federal para renovar la Presidencia y el Congreso de la Unión.

También se encargará de la capacitación de un millón 400 mil funcionarios que recibirán y contarán los votos en 156 mil casillas que se habrán de instalar el primero de julio del 2018.

A la par de la elección federal, se desarrollarán comicios para elegir ocho gobernadores (Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán) y al jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

También se renovarán 972 diputaciones locales y mil 612 alcaldías, así como 24 juntas municipales de Campeche y 160 concejales de la Ciudad de México.

Y apenas horas después de que se pusiera en marcha esta gigantesca maquinaria electoral, servidores públicos del gobierno de Veracruz se dieron a la tarea de entregar apoyos a habitantes de la zona del sur de la entidad, damnificados por el sismo ocurrido el pasado viernes.

Una labor loable, sin lugar a dudas, encabezada por el director de la CAEV de Coatzacoalcos, Rafael Abreu Ponce, y auxiliado por Mauro Sánchez Pola, rector de la Universidad Tecnológica del Sureste, y Ricardo Cabrera Férez, delegado de Patrimonio del Estado.

El problema es que lo hicieron a través de una Asociación Civil llamada “Yúnete”, que utiliza la misma tipografía que han portado el actual gobernador y sus hijos en sus campañas proselitistas, y en el mismo tono de azul que ellos han utilizado.

El mandatario estatal se apresuró a aclarar que él no tuvo nada qué ver en esos hechos y cedió a la tentación… remató su respuesta así: “No soy un farsante, jamás me van a ver con una despensa en la mano, ni descalzo, ni haciendo este tipo de shows que no contribuyen de ninguna manera a resolver los problemas y que si contribuyen a faltarle el respeto a los ciudadanos”.

Y tiene razón. Hasta en la política hay clases. Él no reparte despensas, entrega “vales”. Él no se quita los zapatos para entrar a zonas inundadas, él manda a sus subalternos a “hacer el trabajo sucio”.

Él asume que Veracruz es él, y que Veracruz es suyo. Para él lo importante era enviar una señal al mundo con el fin de que supieran que Veracruz está de pie, viviendo en paz, sin sobresalto alguno.

Fue por eso que decidió aprovechar el primer sol después posterior al huracán, el del domingo, y salió al bulevar de la nueva capital del estado, Boca del Río, a hacer algo de ejercicio, a quitarse ese estrés que lo está matando, a sonreír a las cámaras y a demostrar que él no le teme a la inseguridad… y que la decena de sujetos robustos que corrieron a su lado no son más que otros deportistas que, de forma espontánea, se sumaron a su trote. Ajá.

Conforme avanza el tiempo, conforme se va agotando su efímero poder, el gobernador se vuelve más irascible. Su PPD (trastorno de personalidad paranoica) va en aumento. En todos lados ve enemigos, en cada rostro ubica a un traidor. Ya a estas alturas nadie -¡ni de broma!- puede rebatir alguna afirmación suya. Quien así lo haga será expulsado del paraíso.

¡Y pensar que aún faltan más de 14 meses!

* * *

Epílogo.

Aunque insista en negarlo, el mandatario estatal ha convertido a Veracruz, con su discurso, en “la entidad en la que no pasa nada”. El pasado viernes se dio a conocer un enfrentamiento entre elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz y personal de la corporación Fuerza Tamaulipas, en el municipio veracruzano de Pueblo Viejo. Las primeras versiones refirieron que policías veracruzanos le marcaron el alto a una camioneta Suburban en la que viajaban varios sujetos armados. La respuesta fue a tiros y en el enfrentamiento habrían muerto al menos tres personas, una más estaría herida y cuatro fueron detenidos, entre ellos una mujer, además de asegurar la unidad y varias armas. Hoy el gobernador de Veracruz niega los hechos y explica que se detuvo a un secuestrador que llevaba una playera con la leyenda de “Fuerza Tamaulipas”, pero sin que se suscitara enfrentamiento alguno. *** En su tradicional conferencia de prensa dominical, al finalizar la reunión del grupo de coordinación Veracruz, el gobernador destacó la captura de dos bandas de secuestradores, una en Coatzacoalcos y otra en Poza Rica. Dos fuertes golpes, sin duda, contra la delincuencia. *** No dijo nada, sin embargo, del hallazgo en un predio de la colonia Venustiano Carranza, municipio de Río Blanco. Los cadáveres de tres hombres y una mujer, desmembrados. Este descubrimiento tuvo lugar gracias a un operativo efectuado el jueves por la mañana por elementos de la Fuerza Civil, SSP, Sedena y Semar. Los cuerpos fueron encontrados en un predio ubicado en calle José Joaquín Herrera, a unos metros de la subestación de la Comisión Federal de Electricidad. *** Algo parecido fue encontrado este fin de semana en un predio ubicado a la altura del kilómetro 40 de la carretera federal Córdoba-Cuitláhuac. Varias bolsas de plástico que contenían restos humanos. Sobre las bolsas dejaron dos mensajes dirigidos a las autoridades del municipio de Yanga. *** Este fin de semana la cortina de humo se llamó Katia.

Visto 58 veces