lunes 11 de diciembre del 2017

Punto de Vista

Escrito por  Martes, 03 Octubre 2017 22:10
Valora este artículo
(0 votos)

* La postura del Panal

Prefacio.

Otra vez la “maldita realidad” le mata el discurso al gobernador de Veracruz. Apenas el domingo juraba que esta entidad se ubicaba en el lugar 28 por su incidencia delictiva, pero de pronto los hechos, más que las palabras de los “ignorantes periodistas” lo desmintieron. *** Tan sólo este martes, en el sur de Veracruz, se registraron tres secuestros: En Cosoleacaque, una mujer fue privada de la libertad por hombres armados, en el Fraccionamiento de la Sección 32. *** En Hueyapan de Ocampo, fue secuestrado el joven Gerardo Sagrero Caldelas de 22 años de edad, estudiante de Ingeniería e hijo del regidor electo Gerardo Sagrero Jáuregui. *** Por la tarde, en Jáltipan, fue secuestrado Daniel Armando Sastré Pulido, transportista e hijo del líder de la CTM regional, Santiago Sastré Maldonado. *** El más reciente informe sobre incidencia delictiva del fuero común 2017, presentado por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, que abarca el periodo de enero a agosto del presente año, ubica a Veracruz como el segundo estado en el país con mayor número de secuestros; el cuarto lugar en homicidios y el quinto sitio en casos de extorsión y en homicidios dolosos. *** ¿El lugar 28? A menos que sea en eficacia policial.

* * *

A pesar de que había gran expectación de la prensa por todo lo que se decía, prácticamente a todos pasó desapercibido. El único diputado local del Partido Nueva Alianza, Vicente Benítez, subió al estrado para hacer pública su posición respecto al dictamen con el que se declaraba “improcedente” responder en sentido positivo a la iniciativa de reformas al Código Penal de Veracruz para despenalizar el aborto.

Benítez González leyó un texto muy breve en el que dejó en claro que estaba en contra del dictamen, y lo planteó así:

“Nueva Alianza se ha caracterizado por ser un partido libre, un partido que adopta causas abanderadas por las minorías desde sus trincheras, un partido que protege y defiende los derechos fundamentales de la ciudadanía, por ello y porque mi compromiso con la dirigencia nacional de mi partido -que es quien dirige mi actuar legislativo en este Honorable Congreso del Estado- es acorde a la ideología progresista de Nueva Alianza, mi voto será en contra del dictamen”.

Así, de forma sutil pero contundente, Vicente Benítez explicó las razones de su comportamiento como legislador local, representante del Distrito XXV, con cabecera en San Andrés Tuxtla: “El Panal es quien dirige mi actuar en el Congreso”.

Esto sucedió apenas la semana pasada, el jueves, cuando se celebraron dos sesiones plenarias consecutivas, la primera Solemne, para conmemorar el Centenario de la Constitución Política del Estado de Veracruz, y la otra, Extraordinaria, en la que se desahogaron diversos puntos de la agenda legislativa estatal.

A ninguna de estas sesiones acudieron los diputados de los grupos legislativos de Morena, el PRI y Juntos por Veracruz. Su intención era sabotear dichos eventos, pues consideraban que habían sido convocados de forma ilícita, desde una Diputación Permanente en la que estaba sobrerrepresentado el PAN.

Aunque con retraso, la Sesión Solemne pudo ponerse en marcha, porque la suma de los diputados del PAN, del PRD, el diputado único del Partido Verde, y el de Nueva Alianza, fue de 27 legisladores, cuando se necesitaban 26 para declarar la existencia de quórum.

Este martes el Presidente del Partido Nueva Alianza, Luis Castro Obregón (que es “quien rige el actuar de Vicente Benítez en el Congreso local”) envió una carta a la dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, para responder a su invitación de “dialogar sobre la formación de un Frente Amplio Democrático”, ese Frente en el que hoy están congregados el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Luis Castro externó su interés en la propuesta, aunque planteó tres condiciones: Que existan elementos para que se logre construir un proyecto de nación a partir de una agenda compartida; que se defina un método abierto, democrático e incluyente de selección de candidatos, y que el diálogo para construir acuerdos sea abierto a la ciudadanía, a los medios de comunicación y transmitido por internet.

La semana pasada, el mismo día en que se dieron las dos sesiones plenarias del Congreso local, en un desayuno con el dirigente estatal del PRI, Renato Alarcón, mientras comentábamos el panorama rumbo al proceso electoral del 2018, este hizo un recuento de las fortalezas de su partido y de sus aliados. En todo momento incluyó al Panal como uno de ellos.

Pero la separación de Nueva Alianza ya se podía ver desde semanas antes. El propio Luis Castro rechazó la propuesta del PRI de desaparecer a 200 diputados y 32 senadores plurinominales, asegurando que se trataba de un “argumento electorero”.

Advirtió que la propuesta priista no era otra cosa que “un plan disfrazado” para ganar adeptos ante las elecciones del 2018. Aseguró que el problema del Congreso de la Unión no era el número de diputados o de senadores que lo integran, sino la falta de credibilidad.

Dijo que lo que se necesita es fortalecer el Poder Legislativo, mediante un sistema unicameral, desapareciendo el Senado y trasladando sus funciones a la Cámara de Diputados.

Sostuvo, además, que la presencia de los legisladores por la vía plurinominal garantiza la voz y la representación de la diversidad social que existe en el país.

El distanciamiento de Nueva Alianza con el PRI en esta ocasión parece ir en serio. Su incorporación al llamado “frente democrático” podría significar la onza que incline la balanza electoral en el 2018.

* * *

Epílogo.

“¡Pinches envidiosos! Todo porque ustedes no tienen un papá que les pueda comprar una gubernatura”. Ya salió esa faceta oscura del actual alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez. Esa actitud de soltar la lengua sin antes conectarla con el cerebro. Esa que lo llevó a tachar al dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, de “viejo guango” o “charlatán”, o de calificar de “cobarde” y “ladrón” al entonces gobernador interino de Veracruz Flavino Ríos Alvarado. Es el mismo carácter de su padre, pero sin filtros, sin la mesura que dan los años. La vida le habrá de enseñar, con el tiempo, que ese no es el camino. *** Aunque el gobernador insista en que está de más que le critiquemos por la incontenible violencia que priva en la entidad “porque eso le toca a la Federación”, no está de más hacerle notar que la tarde de este martes, fueron hallados dos hombres asesinados en el interior de un automóvil, a un costado de la carretera Jalacingo-Atzalan. Cerca de la congregación de Casablanca fueron encontrados los dos cuerpos, con heridas de bala, en los asientos delanteros, de un vehículo Nissan Aprio, color blanco, modelo 2010, con placas de circulación YLA5206 del estado de Veracruz. *** ¿Cuándo entenderá que la seguridad de los veracruzanos no puede ser encargada a los “amigos”?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 125 veces