lunes 20 de noviembre del 2017

Punto de Vista

Escrito por  Jueves, 26 Octubre 2017 20:45
Valora este artículo
(0 votos)

* Síndrome de abstinencia

Prefacio.

Revive el dramático caso del Instituto de Pensiones del Estado (IPE). Su nuevo director, el especialista en Economía, Hilario Barcelata, dio a conocer que “la Fiscalía General del Estado está investigando el presunto desvío de 4 mil millones de pesos de las Reservas Técnicas de este organismo”. *** Según este servidor público, no se ha logrado comprobar el uso de estos recursos en los años 2015 y 2016, por lo que la Fiscalía ha iniciado una investigación para poder detectar en qué o cómo fueron utilizados. Se trata –dijo- de 2 mil 700 millones de pesos en 2015 y mil 300 millones de pesos durante 2016. *** Y, sin embargo, Enrique Levet Gorozpe, líder sindical del personal académico de la UV, aseguró que a Javier Duarte no se le entrego “ni un peso” del IPE. *** Narró que fue llamado a declarar ante la Fiscalía para aclarar el destino de los recursos del IPE que presuntamente se malversaron en la pasada administración estatal. *** “Yo les dije exactamente lo que sé… la verdad. Que nosotros desde que estamos al frente del Consejo de Administración del IPE hemos cuidando, vigilado y fiscalizado, que los recursos se apliquen para lo que se deben aplicar. En ningún momento se le dio ningún dinero a Javier Duarte. Los recursos del IPE están en el IPE, los que no están se pagaron para cubrir la parte deficitaria de las pensiones”. *** ¿Quién miente?

* * *

¿Ha notado usted cómo cambia la actitud de una persona que durante mucho tiempo cultivó un vicio y de pronto, de la noche a la mañana, lo dejó?

Suelen ser intolerantes, critican a todos aquellos que transitan por donde ellos ya pasaron, sin detenerse a pensar que lo que hoy para ellos está mal, antes era de lo más natural.

Sucede con frecuencia con los fumadores. Pasan de una dependencia total al humo y al tabaco, a no poder soportar el olor, a mostrarse indignados, asqueados frente a quienes consumen cigarrillos.

Es parte del llamado “síndrome de abstinencia”.

Algo así le ocurre a nuestro mini-gobernador. (La expresión no es por su estatura física, sino por el reducido período de su mandato, apenas dos años, de los cuales ya cubrió 11 meses).

Miguel Ángel Yunes Linares se lamenta de que haya personas “a quienes les encanta decir que Veracruz es el estado que está peor en materia de inseguridad, que aquí no se puede transitar por las calles, que si salimos a la esquina los van a asaltar”. Él dice entenderlos: “Hay quienes eso es lo que venden, eso es lo que producen, producen malas noticias acerca de Veracruz”.

Sí, debe ser frustrante ver en otros el reflejo de la peor versión de uno mismo.

Miguel Ángel Yunes Linares fue de los que fustigó a sus antecesores, un día sí y el otro también, por la alta incidencia de delitos, por la percepción de inseguridad en los veracruzanos. Antes de ser gobernador, en los últimos 12 años, nunca “vendió” buenas noticias. Todo para él era negativo, disfrutaba que a Veracruz le fuera mal, pues así tenía materia, tema para salir en los medios.

Hoy esa misma medicina le sabe amarga.

Hoy, con ese mal genio tan común en los abstemios, busca confrontarse con todo aquel que lo critica. Los tacha de ignorantes, de corruptos, de “cómplices de Duarte y Fidel”.

Hoy no sólo pretende rendir su informe (¿informe de qué? ¿De los duartistas que tiene ilegalmente en la cárcel? ¿De lo que ha “recuperado” para su propio proyecto político? ¿De lo que les ha regalado a sus amigos y socios, los Ruiz, los Chedraui?).

Hoy también se quiere ir a pelear con el Congreso, ese Poder Legislativo que ya tiene a sus pies, a punta de cañonazos o de expedientes penales. Esa Legislatura a la que ha ninguneado, al negarse a informarle y, mucho menos, pedirle permiso, para decidir en qué se gasta el dinero de los veracruzanos.

“Que cada quien exprese su verdad y que yo pueda expresar la mía”, plantea el diminuto gobernante (diminuto por lo breve de su período, insisto), sin tomar en cuenta que “su verdad” se supone que irá plasmada en eso que él pomposamente llama “primer informe de gobierno”.

De algo puede estar seguro Miguel Ángel Yunes Linares: Hay (habemos) muchos que no quieren hablar o escribir malas noticias de Veracruz.

Lo que pasa es que él no genera otro tipo de información. El día que él deje de gobernar para su hijo (si acaso en algún momento sucede) y piensa primero en los veracruzanos, muchos estaremos felices de “hablar bien de Veracruz”.

¡Ándele!

¡Anímese!

* * *

Epílogo.

El alcalde electo de Xalapa, Hipólito Rodríguez, está amagando con abrir una de las más pestilentes cloacas de cualquier administración municipal. Anuncia que no impedirá que los vendedores ambulantes se establezcan en la ciudad. En su opinión, esos son “los pobres” y en atención a las indicaciones de su líder, Andrés Manuel López Obrador primero habrá de atender las necesidades de ese sector. “No los vamos a retirar, no los vamos a retirar ni les vamos a impedir que realicen su trabajo”, anunció. Prepárese para convivir con la nueva faceta de esta ciudad: “Xalapa, la ciudad de los tianguis”. *** “¡Se los dije! Si mi papi dice que es blanco, nadie en Veracruz puede decir lo contrario”. Más o menos en esos términos se debe haber expresado el alcalde de Boca del Río, luego de conocer la resolución del Tribunal Electoral de Veracruz (TEV) de revocar la medida cautelar que impuso el OPLE a Miguel Ángel Yunes Márquez, por presuntos actos anticipados de campaña. Según el magistrado Roberto Eduardo Sigala, el junior no hizo promoción velada de sí mismo, ni llamó a votar, ni utilizó el slogan del gobierno estatal. ¿Acaso no saben de dónde sale el presupuesto para el Tribunal? ¡Lo paga papi! *** La comisión de Hacienda, que preside el senador Pepe Yunes, y la de Estudios Legislativos, aprobaron la minuta que envió la Cámara de Diputados para expedir la Ley de Ingresos de la Federación 2018. Por mayoría de votos, los legisladores avalaron el dictamen que prevé una recaudación de cinco billones 279 mil 667 millones de pesos, lo que representa un incremento de 43 mil 291.4 millones de pesos respecto de la propuesta que presentó el Ejecutivo federal. Los factores a considerar fueron un precio del petróleo promedio para 2018 de 48.5 dólares por barril; un tipo de cambio promedio igual a 18.40 pesos por dólar, y una mayor recaudación por ingresos tributarios y no tributarios.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 72 veces
Más en esta categoría: « Punto de Vista