jueves 17 de agosto del 2017
José Miguel Cobián

José Miguel Cobián

Por: José Miguel Cobián

En esta era de la post-verdad y las fake news (noticias falsas) dónde cada quien
publica lo que quiere, y el público lee y cree lo que gusta, en lugar de enterarse de la
verdad, es muy difícil comentar lo que voy a compartir contigo amig@ lector(@).
Ahí va: El audio de los mil millones de pesos para el PRI nacional es falso. Ni es la voz
de Tarek (que me cae muy mal), ni es la voz de Javier Duarte. Quien las imita hizo un
buen trabajo, apto para que la mayoría se lo crea, pero después de un concienzudo
análisis podría apostar que no son sus voces.
¿Y eso que significa? Que se comprueba lo que he venido diciendo y sospechando
desde hace más de dos años, que Javier Duarte se ha convertido en la mayor y más
eficiente caja china de México. ¿No te parece extraño que el audio salga cuando
medio México está indignado por la nula respuesta del Presidente Peña al comentario
del Presidente Trump respecto a que ¨absolutamente México pagará el muro¨?
Siempre que hay algo que ocultar, o que es urgente distraer a la opinión pública sale a
relucir Javier Duarte.
Y no, no digo que su gobierno haya sido un gobierno ejemplar, y mucho menos
afirmaría jamás que fue un gobierno honesto en el que no se dispusieron recursos
públicos para cuestiones privadas. Sólo afirmo que el poco o mucho daño que su
gobierno le haya hecho a Veracruz ha sido aumentado mil veces por aquéllos que
encontraron en Javier Duarte el mejor medio para distraer a la opinión pública.
Por ejemplo, de las múltiples acusaciones que ha realizado verbalmente el gobernador
de Veracruz, sólo unas cuantas se han materializado en denuncias y ninguna en
sentencia a la fecha. Nadie podría dudar de los deseos de venganza, de la búsqueda de
imagen de justiciero, de la inteligencia y capacidad de Miguel Ángel y sin embargo, los
resultados han sido magros.
En lo personal me parece absurdo pensar en arreglos económicos con aquéllos que
tienen la ¨honra¨ embarrada en actos ilícitos. Esa teoría del ¨vómito negro¨ que
implica que un presunto delincuente y emisario del pasado sexenio, en lugar de ser
acusado y sometido a proceso, entrega a prestanombres del actual gobernador el 80%
del botín que aún queda en sus manos, ya sea en efectivo o en bienes, a cambio de su
tranquilidad y cancelación de cualquier acusación en su contra, no cuadra con los
objetivos a mediano plazo del gobernador.
Analicemos un poco: Por un lado es cierto que si recibes dinero o bienes de un
particular, -sobre todo si es a un prestanombre-, no existe ningún delito que perseguir,
y mucho menos daño al erario público. Por el otro lado, sabemos como es la política
en México, y sabemos que el puesto de gobernador es muy rentable, mucho muy
rentable. También sabemos que hay la intención de que sea el hijo del mismo nombre
quien asuma la gubernatura los próximos seis años. ¿A quien se le ocurre que por
unos cuantos pesos (que no serían pocos, estoy de acuerdo), el gobernador va a
arriesgar su proyecto sucesorio familiar. A fin de cuentas es más rentable ser
gobernador ocho años (6 + 2), que cualquier otro convenio. Y nada mejor para
lograrlo que cumplir las promesas de campaña de castigar a los corruptos.
¿Te acuerdas del crimen del periodista en la Narvarte? Al principio todo mundo decía
que había sido orden de Javier Duarte. Al final se comprobó que nada tuvo que ver. Y
lo mismo con muchos crímenes que se le han achacado y que cuando se resuelven
nada tuvo que ver.
Suponiendo sin conceder, que tenga yo razón y que no haya ni ¨vómito negro¨ ni
arreglos con sexenios anteriores, ¿Por qué seguir usando a Javier Duarte como la caja
china? La respuesta es sencilla. Convierte a tu enemigo en el demonio mayor (AMLO
lo ha hecho con Carlos Salinas y le ha dado resultado), o convierte a tu aliado en el
máximo distractor (Eso han hecho Peña y el resto de políticos del altiplano con Javier
Duarte) y tendrás tranquila a la opinión pública.
Recordemos el caso de los medicamentos contra el cáncer que eran agua destilada.
Ninguna autoridad respaldó la acusación. No hay crimen de lesa humanidad. Y sin
embargo el escándalo sigue y será llevado a la corte internacional de la Haya. Los
medicamentos contra el sida ya caducos o inservibles, también sufrieron la misma
suerte: Ninguna autoridad avaló la acusación.
Hay otros casos de enriquecimiento explicable (por el robo al erario), que no tienen
duda según parece. Muchos veracruzanos vimos a funcionarios enriquecerse
brutalmente, el saqueo a las arcas estaba a la vista de todos. Pero de allí a inflar las
acusaciones y llevarlas a otro nivel, como que es un exceso que tiene la finalidad de
engañar a la opinión pública. Y con esto quiero decir, que puedo creer que Javier
Duarte no fue un buen gobernante y que su camarilla robó en exceso pero no fue tan
malo como nos quieren hacer creer.
El columnista dice que robó en exceso. ¿Qué querrá decir?. La respuesta es sencilla:
No hay un solo funcionario público y mucho menos un solo gobernador del país que
no haya robado, la diferencia es que cuando robas demasiado, se nota mucho. Si robas
pero haces obra, se nota menos. No creo que haya un solo mexicano que no esté de
acuerdo con esta afirmación. Que lo mismo aplica para alcaldes y para muchísimos
funcionarios públicos. Todos en México sabemos que estamos gobernados por
ladrones. El problema del gobierno de Javier Duarte es que no sólo robó él, sino que
robaron muchos de sus allegados, y robaron mucho cada uno de ellos. Ningún
presupuesto público aguanta tanto robo, y ningún pueblo aguanta tanta desatención
de sus gobernantes. Por eso es emblemático. Porque se excedió aún para los
parámetros de nuestro país y de nuestros gobernantes.
En el caso particular del presidente Peña, no se le perdona que haya sido tan tonto en
su forma de robar, quedando en evidencia ante los ojos del mundo con la casa blanca.
Videgaray perdió la oportunidad de sucederlo por la de Malinalco. Y los demás
presidenciables siguen en la carrera porque han sido más discretos en sus robos a la
nación. Margarita Zavala puede aspirar, porque su marido robó pero supo hacerlo
con la suficiente discreción, aún así, espero que no sea la candidata de Acción
Nacional.
Ahora, cada vez que sale una noticia de Javier Duarte, trato de verla como un
fenómeno de manipulación de masas, a lo cual él más que nadie se presta. La
paráfrasis de la frase de Santiago Montoto causó fiebre en las redes sociales de México
y del mundo. ¿De que nos distrajeron? ¿Por qué desviar la atención de la opinión
pública y de las redes?
Las razones pueden ser muchas. Tener al pueblo de México distraído, permite que no
se exija paz y seguridad, ante un número tal de muertos que en cualquier otro país ya
hubiera hecho caer al gobierno en turno (al de Calderón y al de Peña). Desvía la
atención de la ausencia de justicia. Distrae para no reparar en los pésimos servicios
públicos. Elimina la angustia de pensar que ni en tu casa ni fuera de ella estás seguro.
Evita pensar en un futuro de mayores desgracias para las siguientes generaciones. En
fin, razones para distraer hay muchas, pero casi siempre se refiere a asuntos de corto
plazo, que en menos de una semana se le olvidan a las audiencias.
Pan y circo es la máxima para mantenerse en el poder. A falta de pan, entonces más
circo para los mexicanos.
www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Lunes, 10 Julio 2017 09:54

El Baldón: ¿Terrorismo fiscal?

52,839 descripciones para tu nueva factura electrónica

Por: José Miguel Cobián

En mi calidad de contador público, con algo de sentido común, no he salido de mi
sorpresa al conocer el mecanismo que pretende establecer el SAT a partir del 1 de
diciembre 2017 de manera obligatoria, y a partir del 1 de julio 2017 de manera
opcional. Considerando sobre todo, que vivimos en un país con un nivel educativo
que no supera el segundo de secundaria, y con un desconocimiento tecnológico brutal
a nivel de las mayorías.
Resulta que el SAT pretende llevar el registro de cada tipo de producto o servicio
que se comercialice en el país, por cada contribuyente. El equivalente a llevar la
contabilidad de cada uno de nosotros en sus propias computadoras, incluido el
inventario. Así, decidieron que las facturas electrónicas van a contener una serie de
datos que permitan darle seguimiento a cada producto desde que sale de la fábrica, a
cada cultivo desde que es semilla, y a cada servicio. Incluidos los importados. Para
ello diseñaron el nuevo formato de factura electrónica que tendrá en lugar de
conceptos, claves. Así, mediante números podrán llevar toda la estadística (o cuando
menos eso piensan ellos).
80 claves para definir la aduana por la cual ha sido importado o exportado el bien.
52,839 descripciones de lo que se comercializa. 2,418 claves para definir la unidad de
lo que se comercializa. 95,737 códigos postales, porque ahora no vendrá la ciudad
sino el código postal en las facturas. 21 opciones de forma de pago. 3 opciones en el
campo referente a catálogo de impuestos. 2 opciones en cuanto a método de pago.
178 opciones para la moneda con la que se paga. 27,305 opciones en el catálogo de
agentes aduanales. 250 claves para país de origen o destino. 3,134 opciones en el
catálogo de patentes aduanales. 21 opciones para el régimen fiscal. 18 opciones en el
catálogo de tasas o cuotas de impuestos. 5 opciones para tipo de comprobante. 3
opciones para el tipo de factor. 7 opciones para el tipo de relación con el CFDI. 22
opciones para el catálogo de uso de comprobantes.
Apuesto a que terminará el próximo sexenio y no habrá congruencia en la
información que se expida en comprobantes respecto a la realidad del país. El sistema
es tan complicado que a pesar de multar y sancionar los errores que cometan los
contribuyentes, jamás va a proporcionar información completa, si acaso ligeramente
aproximada a lo que la autoridad pretende controlar. Habrá sectores dónde sea fácil
controlar las operaciones y otros dónde será literalmente imposible. Sin embargo, las
pérdidas para el país serán de miles de millones de dólares, ya que al hacer cada día
más complicada la administración de las actividades productivas, los ciudadanos
perderán más tiempo dedicado a cumplir con sus obligaciones fiscales que a producir
riqueza para el país.
El objetivo principal es controlar los ingresos de los súbditos, pues al parecer, a los
gobernantes ya no les alcanza el dinero que nos quitan para continuar con sus robos y
saqueos multimillonarios. Se les olvida que complicar tanto la vida de los gobernados
siempre termina en revoluciones. No recuerdan la historia de los resultados de gravar
con impuestos la ventanas y las mascotas. O simplemente estiran la liga hasta que
ésta se rompa.
Cualquier mexicano entiende que el gobierno promueve las actividades ilegales e
ilícitas al complicar a grados inverosímiles el permanecer dentro de la legalidad.
Cualquier comerciante o industrial entiende lo que ya entendieron los campesinos de
Puebla, que hay menos riesgo, más ganancia y menos trabajo en lo ilegal. Ellos saben
que han robado miles de millones de dólares en combustible y sin embargo, sólo 17
huachicoleros han sido presentados ante las autoridades competentes.
Aquél que paga impuestos, sabe que las carreteras son inseguras e intransitables.
Que la obra pública es mala y lleva siempre un moche. Que la justicia y la seguridad
son inventos que no existen en la realidad cotidiana de México. Que los gobernantes y
funcionarios llegan a robar y enriquecerse (salvo honrosas excepciones), y que el más
pequeño burócrata obtiene recursos mediante moches y mordidas. En México todos
entendemos que el gobierno no sirve, sino que se sirve. De allí partimos a
preguntarnos la razón por la cual quieren más y mayor recaudación, sin no la usan
para lo que se debe, que es para el bien de los propios mexicanos.
Ante esta realidad, cada mexicano que hoy tiene un negocio, un cultivo, o que vende
un servicio, enfrenta la duda de seguir en la formalidad o mejor irse a la informalidad,
dónde sabe que estará seguro, protegido y que si acaso, pagará los impuestos
indirectos que todos pagamos, sin pagar un solo impuesto directo. La informalidad se
convierte así en un refugio ante un gobierno exactor y abusivo.
No sé cuánto aguante más la liga sin romperse. Ya hay ingobernabilidad en muchas
pequeñas porciones del país. El gobierno no es visto como garante de paz y seguridad,
sino como uno más de los enemigos del país. El pueblo tiene un límite, marcado por
el hambre y la desesperación. Cada día nos acercamos más a ese límite. A pesar de
que quien posee las armas y con ellas el control del poder es el propio gobierno.
Porque sabemos que no es el único que las posee.
¿Terrorismo fiscal? ¡Claro que sí!... ¿Exceso de fiscalización cuando no hay
correspondencia en el uso de los recursos públicos? ¡Definitivamente! No cabe otra
definición a lo que busca el SAT. Son tan eficientes que ni los recaudadores de
impuestos de los señores feudales se les comparan. ¡Felicitaciones por ser excelentes
en su trabajo de despedazar a México! Sólo les informo que no va a funcionar. No hay
capacidad técnica para cumplir con lo que piden. No van a obtener la información que
desean. No van a poder eliminar la evasión fiscal, al contrario, con esto, la estimulan.
Nadie querrá ser formal gracias a estas medidas.
www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por: José Miguel Cobián

Siempre que se critica el mal actuar de nuestros gobernantes, (no escribo ineptoclepto-narco-gobernantes
porque tengo la esperanza de que algunos se salven de tal
apelativo), sale alguien a decir que tenemos el gobierno que merecemos porque el
pueblo vota y elige, como si en México hubiera una verdadera democracia. Sin
embargo, como en México no existe la democracia, esa afirmación es falsa, y por lo
tanto, el pueblo de México no tiene el gobierno que se merece, sino el que le imponen.
Vea usted: En principio, muchos mexicanos no tienen ni la más remota idea de por
quien votan, lo hacen por necesidad, ya que sus líderes les indican por quien votar, y
ellos, (los mexicanos que votan en este caso), simplemente cumplen la orden del líder,
con el fin de conservar un mínimo de privilegios o una mínima seguridad en caso de
que el promovido por el líder resulte electo. En este caso no se selecciona,
simplemente se obedece.
Hay otro sector de mexicanos que simplemente elige en función del partido que
decidió quien será su candidato, sin analizar si el candidato es bueno o malo. La
pertenencia a un partido político, los estimula a votar por tal o cual color. Ahí no hay
análisis de candidatos.
Otro sector vende su credencial de elector para que no se use el día de la elección, y
otros más venden su voto al mejor postor. Saben perfectamente que gane quien gane
su situación será la misma, pero cuando menos, se benefician económicamente el día
de la elección, con dinero, con una despensa o con cualquier otro tipo de beneficio en
especie. Ellos tampoco deciden quien es el mejor candidato.
Hay un sector adicional, que supone que escoge al mejor candidato, sin darse cuenda
de que en realidad no elige a nadie, únicamente valida la elección que otros hicieron
anticipadamente. Recordemos que sólo en algunos casos de candidatos
independientes, el resto de los candidatos, incluidos la mayoría de los autollamados
independientes son elegidos por un grupo de notables en sus grupos políticos. Los
partidos pequeños y los independientes con el fin de llevar a alguien a un puesto
menor o cuando menos para continuar mamando de las prerrogativas, gracias al
esfuerzo de sus candidatos, y los partidos grandes, buscando ganar la elección, pero
con personajes escogidos de espaldas a la voluntad popular. Así, el que supone que
analiza y vota, en realidad valida la elección de otros. En este caso tampoco hay
democracia.
Como el pueblo no cree en los independientes, y hay mil maneras de dividir el voto,
como ya se vió en las elecciones recientes en Veracruz o en el estado de México, a fin
de cuentas, gana la elección supuestamente democrática quien había sido elegido
desde las alturas del poder para ganar. Incluso cuando no gana, como fue el caso de
Salinas en el 88, siempre habrá un Manuel Bartlet que maneje una caída del sistema,
un relleno de urnas, la no presencia de sus defensores de voto en casillas y con eso no
poseer actas completas para impugnar una elección (táctica de AMLO para perder
según las instrucciones recibidas), así que incluso cuando el pueblo se expresa, gana
quien tiene que ganar. Así ganó Salinas por encima de Maquío y Temo, así ganó
Zedillo, así ganó Fox, así ganó Calderón, y eso sólo hablando de presidentes de la
República.
En resumen, en México la clase gobernante, que dispone del dinero del erario público
para hacer y deshacer, y sobre todo para enriquecerse más aún, es la que decide quien
gana y quien no gana en cualquier elección. La aparente alternancia entre los distintos
partidos políticos no deja de ser un gran show, tanto para consumo interno como para
simulación ante el resto de los países del mundo, mostrando un México demócrata,
cuando en realidad es un México autócrata.
No deja de ser cierto, que a veces, los poderosos juegan con sus peones, a ver quien
gana tal o cual elección, sin embargo, los peones jamás son seleccionados por el
pueblo, éste sólo valida su elección en las urnas, pero quien decidió que uno y otro
fuera candidato fue el poderoso en turno.
Así que, la próxima vez que te digan que tienes el gobierno que mereces siendo
mexicano, recuérdale al sujeto que hable, que tu juegas un papel secundario en las
elecciones, y que jamás has elegido quien podría ser candidato, por lo tanto, quien te
gobierna no es en base a tu elección, sino a la elección de los intereses de otros, no del
pueblo de México.
Por lo tanto, el gobierno de México en todos los niveles es un gobierno usurpador, y
los hechos lo demuestran. Tal parece que cualquier alcalde, cualquier regidor o
síndico, cualquier funcionario de medio pelo, cualquier secretario de estado, diputado,
senador, gobernador (con todo su séquito incluído) y presidente de la República,
además de las cúpulas de todos (TODOS) los partidos políticos, llegaron a México a
saquearlo, como si fuera un país invadido por potencias externas.
Cuando llegas a gobernar en un país extranjero, no hay patriotismo en tus actos, no te
interesan las vidas y haciendas de los pobladores locales, sólo te interesa hacerte rico
a sus costillas, saqueando sus riquezas naturales y artificiales. Esta definición aplica a
la mayoría de los gobernantes y funcionarios públicos, líderes sindicales, líderes
partidistas, líderes cupulares de la Iniciativa Privada, líderes religiosos, etc. En un
país invadido lo único que importa es el dinero y el poder que obtengas. Y así nos trata
a los mexicanos la clase gobernante. Salvo prueba en contrario, estamos invadidos de
corruptos, que jamás escogimos ni elegimos. La inepto-clepto-narco-cracia nos
invadió, y cuando un país es invadido, lo único que queda a los patriotas es buscar por
cualquier medio la independencia de las potencias invasoras. Con una revolución de
terciopelo con el la antigua Checoslovaquia, o por cualquier otro medio.
www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Jueves, 29 Junio 2017 21:14

El Baldón. ¿Nostalgia por el pasado?

Por José Miguel Cobián

¿Qué pasa con el actual gobierno de Veracruz? La pregunta surge, porque en muchos lugares escucho que estábamos mejor cuando estábamos peor. ¿Cuál es el motivo de que las cosas no funcionen en la administración de Miguel Ángel Yunes? ¿Hay un motivo oculto?

Hoy muchos veracruzanos extrañan la cercanía del gobernador Fidel Herrera a la población. Era relativamente fácil acercarse a Fidel y resolver cualquier problema o cuando menos ser escuchados. Ya con la administración de Javier Duarte, se volvió más complicado verse en persona con el gobernador, pero cuando menos, sus secretarios de despacho estaban muy cercanos a la población.

Era común ver largas filas de personas que al final eran atendidas, lo mismo en las oficinas de Gerardo Buganza, que en las de Erick Lagos, en Sefiplan, en la SSP. Por el contrario los burros que tenía de secretarios en otras áreas como Sedarpa no rebuznaban porque no se sabían la tonada.

Hoy es muy difícil que cualquier secretario atienda al pueblo bueno. (Título cortesía de AMLO). Y ver al gobernador para plantearle cualquier asunto se vuelve misión imposible, como también es misión imposible resolver cualquier asunto en gobierno del estado.

Si había un problema de seguridad en alguna zona, los ciudadanos podían acercarse a algunos funcionarios, y al final acababa resolviéndose. Podías ir con Bermúdez, con sus subsecretarios o incluso a palacio de gobierno y hasta un particular del gobernador intervenía y se resolvía el problema. Hoy resulta muy difícil ser atendido, y más difícil aún que te resuelvan el problema, pues con el pretexto de que no hay dinero para nada, ni siquiera los asuntos que no se resuelven con dinero son atendidos. Los veracruzanos se sienten ajenos a la administración estatal, salvo que pertenezcan al círculo privilegiado de amigos de la familia gobernante.

Si a esto le aunamos la manifiesta incapacidad de algunos secretarios de despacho, en áreas claves y sensibles, la situación se torna más difícil, y si todavía llegamos a un funcionario menor y nos encontramos con jovencitos, amigos de los hijos del mandatario, que llegaron al puesto por amistad y no por conocimiento, y por lo tanto no tienen la menor idea de cómo atender en un puesto público y mucho menos cómo resolver cualquier problema que el ciudadano les presente, la situación para los veracruzanos se torna insostenible.

A ojos de la población se percibe que el gobernador mantiene encerrados y con bozal a todos sus secretarios, el único que aparece y declara es el propio gobernador. Eso le dice al veracruzano promedio que el propio gobernador no confía en sus secretarios, y por ello quiere resolver todos los asuntos personalmente, o que quizá existe una intención electoral, y se impide que cualquiera brille, para que no aspire a suceder a

Miguel Ángel. En ambos casos, el gobernador se convierte en un embudo dónde los asuntos se detienen. El otro embudo es la Sefiplan, que controla la vida financiera del gobierno estatal, convirtiendo a Tula en la vicegobernadora y en el otro gran embudo.

La secretaría de gobierno atiende a quien se acerca, pero su capacidad de acción está minimizada. En la Secretaría de Seguridad Pública se rumora que el secretario Téllez ha presentado su renuncia infinidad de veces, pero por así convenir a los intereses el mandatario, no ha sido cambiado por un marino o un militar que sepan como controlar la situación que cada día es más caótica e incontrolable. Lo más grave es que el mantener al Lic. Téllez da al traste con la versión de que el estado se recibió muy mal, y la culpa de todo es de los anteriores. Pues si no se notan esfuerzos reales en la actual administración por mejorar la seguridad pública, y todo se intenta resolver con conferencias de prensa y con videos en periscope, el pretexto de los anteriores se diluye ante la percepción de incompetencia y desinterés de los actuales.

Se sabe que hay escases de policías acreditados, y a los que están no los tratan muy bien, les reducen sueldos y prestaciones. Para agravar la situación, se despide a casi una generación completa de la academia de policía justificando la actuación con la falta de recursos económicos.

Ese alegato de déficit en el presupuesto público también es mal visto por los veracruzanos. Poco a poco trasciende que muchos de los recomendados se dan vida de reyes, utilizando los presupuestos de las dependencias, sin el mínimo recato, pese a los decretos de austeridad. Incluso trasciende también que se les otorgan excelentes salarios y prestaciones, tan solo porque la instrucción de contratarlos viene de alguno de los hijos de la familia gobernante. Es típico enterarse de que contrataron a fulanita o a fulanito, con un sueldo de $20,000.00 al mes, pero cuando se verifica la contratación se gira la instrucción de pagar el doble, por instrucciones superiores.

Mientras tanto, cualquiera que administre su casa o su salario sabe que si no alcanza el dinero, por las razones que sean, se debe de gastar menos. El gobierno de Yunes corrió a muchos funcionarios de niveles altos, pero no lo hizo para ahorrar dinero, sino para que llegaran sus allegados al reparto del presupuesto de Veracruz. Tan fácil que sería eliminar en cada dependencia y secretaría estatal a todos aquéllos que simplemente no hacen nada, salvo cobrar un salario, a todos aquéllos que llegaron a puestos de confianza cuyas funciones pueden ser desempeñadas por los sindicalizados; y sobre todo poner a trabajar a todos esos empleados que no hacen absolutamente nada, sean sindicalizados o de confianza. Reducir efectivamente el gasto, y no permitir que los recién llegados coman diariamente con vino y en lugares caros a cargo del erario público. Pero nada de esto se ha hecho. No se han reducido los gastos reales de todas las dependencias, en áreas que no son necesarias. Sólo el gobernador viaja ahora en línea c
omercial, pero ya no sabemos si es por conciencia o por imagen pública.

Recupera dinero desviado de la administración pasada (me refiero al que entra a las arcas públicas), y en lugar de comenzar a reducir la deuda atrasada, tal como

prometió en campaña, se utiliza para nuevos programas de gasto. Así, todos aquéllos que poseen cuentas por cobrar al gobierno actual, pueden estar seguros de que no serán liquidadas jamás, a pesar del compromiso del actual gobernador. Lo más grave es que incluso las deudas contraídas en este gobierno, tampoco se liquidan, ni se renuevan contratos, pero se siguen utilizando los bienes.

La percepción es que hay desorden en la administración pública, y en particular en el área de seguridad falta disciplina y verdadero compromiso en beneficio de la población veracruzana.

Y no, no se trata de regresar a un mal gobierno, simplemente la sensación que queda en lo profundo de la conciencia, sensación que no se atreve uno a mencionar ante el temor a ser quemado en leña verde, y sobre todo, sensación que cada día más y más veracruzanos tienen, es que estábamos mejor cuando estábamos peor… Eso no está bien, Veracruz tiene que avanzar, mejorar cada día, en lugar de ir como los cangrejos. No debe haber nostalgia por el pasado, sino esperanza por un futuro mucho más brillante, un futuro que nos merecemos todos, y que parece más arisco que una quinceañera creída frente al nerd de lentes de su clase.

Miguel Ángel está a tiempo todavía de revertir el desencanto que su administración está dejando en los veracruzanos. ¿Tiene el carácter para lograr una mejoría? Estoy seguro de que sí. Necesita un poco de humildad (difícil en su puesto con tanto lamebotas) y regresar a sus inicios, porque de que sabe, sabe. Solo requiere establecer como prioridad uno a Veracruz y a los veracruzanos.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por: José Miguel Cobián

Me enteré de que vino usted a Veracruz para encabezar la mesa de alto nivel para definir acciones contra la violencia de género en Veracruz. Quizá para usted esto sea un acto de precampaña política, y para nuestro gobernador el orgullo de recibirlo una vez más en nuestro estado, pero ¿se da cuenta usted del mensaje que manda a la población?.

En mi calidad de ciudadano veracruzano, yo esperaría de las autoridades federales, estatales y locales la garantía de que no habrá más muertos en mi estado. No me importa si quien muere es hombre, mujer, niño, niña, periodista o simple ciudadano. SIMPLEMENTE NO DEBE DE HABER MAS MUERTOS EN EL ESTADO.

El establecer la mesa a la que usted vino a Veracruz, no me resuelve nada, simplemente me suena a una distracción más, para ese universo de ciudadanos dolidos e impotentes que no tenemos ninguna posibilidad de defendernos, y mucho menos, ante la impunidad vigente, tampoco tenemos la mínima posibilidad de esperar justicia, ya que la incapacidad del estado es manifiesta en todas las estadísticas de criminalidad en el país.

Sabe usted que el Sr. Mireles es un héroe para muchos mexicanos, porque a pesar de las leyes que nos obligan a estar inermes esperando el abuso o la muerte, en total indefensión, él y muchos como él optaron por defenderse a sí mismos. Ya que sabemos todos los mexicanos, que no se combate el delito, que la impunidad reina y no sólo eso, que los funcionarios públicos buscan una y otra vez distraer a la opinión pública, con renovaciones del sistema penal, y con mesas de trabajo. Lo único que no hacen es cumplir con su deber. Lo único que esperamos los veracruzanos es que las autoridades funcionen. Que intenten por primera vez en la historia ser eficientes.

Todos sabemos de la incapacidad e ineptitud de los ministerios públicos y de sus grupos de investigación, además de sus precios en el mercado mexicano. Sabemos también que los jueces son mercancía que se puede adquirir también. Vemos con mucha tristeza que el enorme presupuesto de la Secretaría de Seguridad Pública estatal no se utiliza para proteger a los ciudadanos. Estamos hartos de la violación sistemática de nuestros derechos humanos. Estamos hartos de que nos digan, nos platiquen, nos cuenten, y al final del día no vemos un solo resultado tangible.

Quienes tenemos conocidos en las áreas de seguridad pública, conocemos las carencias con las que trabajan los responsables de la seguridad ciudadana. No me refiero a la nula labor de inteligencia, a la nula investigación, a la nula prevención del delito, porque eso, que serían los mínimos requerimientos para una institución como la SSP de Veracruz, sabemos que es demasiado pedir.

La atención de la autoridad está en otro lado. En la elección del 2018, en la que usted mismo señor secretario está involucrado. Los negocios a la sombra del presupuesto

federal, estatal, municipal. El ejercicio del poder y los placeres que conlleva. Fuera de eso, esperar que el futuro de Veracruz como estado, la perspectiva de un mejor nivel de vida para la población, eso, esto está fuera del radar de nuestras autoridades, eso parece que no es importante para nadie.

A usted le compete la seguridad interna de México. El nuevo sistema penal acusatorio, surge porque el ministerio público no sabe investigar y los policías son torturadores. Entendemos que es mejor que haya delincuentes en las calles, a que haya inocentes detenidos. Pero también a usted le compete luchar en el escaso tiempo que le queda en su puesto por mejorar lo que el pueblo de México exige a gritos. Sobre todo si se considera como posible presidenciable. Ya que las estadísticas jugarán en su contra en la próxima elección de presidente de la República. Y le menciono las estadísticas de criminalidad, porque quizá eso si le interese, ya que lleva varios años en el puesto y no hemos visto mejoría simple y llanamente por el interés de cumplir correctamente con su función.

Quizá a muchos ciudadanos se les puede engañar durante un tiempo, pero no será para siempre. Si el gobierno federal, si los gobernadores, y si los alcaldes no cumplen su función, tarde o temprano serán rechazados en el juicio popular el día de la elección.

A usted y a todos los servidores públicos les digo que ya es tiempo de que dejen de pensar en sí mismos y en sus propios intereses. Ya es tiempo de que hagan una limpia y sacudan el polvo de los ineptos, los recomendados y los mediocres en sus oficinas. Ya es momento de comenzar a pensar en México, aunque suene a algo raro y extraño, pues todavía habemos mexicanos que consideramos que la Patria es Primero. Y por ende, todos y cada uno de los habitantes de nuestra nación son primero, antes de los intereses mezquinos y espurios de quienes ostentan el poder para aprovecharse del poder para su propio beneficio.

México no aguanta más simulación. México no aguanta más engaños. No jalen tanto la liga, recuerden que se puede romper y si se rompe, perdemos todos.

Como ciudadano mexicano, le ruego ya no presidir mesas que busquen evitar un tipo de asesinato, mejor dedique su tiempo y el de sus subalternos para evitar TODO tipo de asesinato. Para evitar que el abuso y el crimen sean tan rentables en nuestro país. Y aproveche su amistad con el nuestro gobernador, para que tenga estas mismas metas para Veracruz.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Jueves, 08 Junio 2017 13:46

El Baldón: Háganle como quieran

Por: José Miguel Cobián Elías 

Mi querido amigo Antonio Remes Ojeda me manda el siguiente comentario: ¨Me piden mis alumnos que te siguen...Si pudieras explicar Hasta donde te sea posible...El extraño caso de votos de más en EdoMex..o la filosofía. ..."háganle como quieran"¨ 

En México no ha habido una elección importante que haya sido limpia. Invariablemente se viola la ley electoral. Ley construida a modo y conveniencia de los partidos grandes, que al elaborarla, establecen la regla y ya tienen en mente la forma de violar la norma que ellos mismos establecen. 

Respecto al edomex hemos visto videos en redes sociales que denuncian un fraude, algunos se atreven a detallar errores en el PREP, como si el PREP fuera la instancia definitiva y no sólo una instancia informativa, sin validez legal. 

Desde antes de llegar a la elección en edomex se sabía el desenlace. El PAN pondría a una candidata débil, para no quitar muchos votos al PRI, el PRD por el contrario, vio subir mucho a su candidato, para quitarle votos a MORENA. En ambos casos mencionados la mano que decide y financia viene de los Pinos o de quien manda sobre Peña. 

En el caso de Morena, vimos una repetición de la elección de 2011. En aquéllas épocas, era necesario que el sucesor de Peña Nieto ganara el estado de México con el fin de facilitar la llegada de Peña a la presidencia de la República. Así, AMLO cumplió con su papel a la perfección, impidiendo la unión del PRD y el PAN en una coalición abanderada por Alejandro Encinas, quien seguramente se hubiera llevado el triunfo, y con ello, tirado la candidatura de Peña Nieto. AMLO impidió a toda costa cualquier tipo de coalición en contra del PRI y logró que ganara Eruviel Ávila. En esta elección, AMLO repitió personaje, y se encargó de dinamitar cualquier posibilidad de coalición en contra del PRI. Ofendió y despreció a cualquier partido de izquierda para evitar (por el costo ante la opinión pública de una sumisión absoluta) se aliara con Morena. Sólo el PT que tenía el riesgo de perder el registro en edomex, y con ello el negocio que representan las participaciones, en una actitud abyecta y humillante tuvo que rendirse sin condiciones a lo que AMLO consideraba imposible de aceptar por cualquier partido político. 

Al final de la campaña, AMLO entendió que seria señalado como el artífice de la victoria de Alfredo del Mazo, y eso no conviene a los planes que hay ya establecidos para el 2018. Tenía que recuperar una credibilidad que todavía no perdía, pero que podía reducir su base de simpatizantes, y es sabido que es mejor tener a AMLO controlándolos que permitir que cada uno piense y actúe por su cuenta. Así, aprovechando la desmemoria de sus seguidores, comenzó a invitar a los partidos de izquierda a unirse a Delfina, pero siempre exigiendo una rendición incondicional, y no lo que sería algo normal que es una negociación política, no sólo de ideales, sino incluso de reparto de puestos y cotos de poder. 

Mientras tanto, el PRD continuaba subiendo, con un candidato que resultó una sorpresa, y gracias a ello, y a los acuerdos previos incluso a la selección de candidatos, ya no tuvo posibilidad de sumarse a AMLO, pues no había necesidad, incluso hubiera sido mal visto por los pocos simpatizantes que le quedan en edomex. 

El día de la elección, AMLO repitió otro guión que ya le conocemos, el no tener representantes en todas las casillas, con lo cual permite la operación política (compra de representantes, relleno de urnas, y falsificación de actas) para que gane quien estaba destinado a ganar, que es Alfredo del Mazo. 

Lo más interesante, es que para consumo de sus huestes, exigirá voto por voto, conteo de todos los votos, etc., y además alegará fraude electoral, y mantendrá a sus hordas unidas e indignadas... Incluso cabe la posibilidad de una protesta electoral, causando tanto daño como causan los naranjazos a una foto, hasta que sus huestes se cansen de la protesta, y se diluya el malestar por el supuesto triunfo robado. Digo supuesto triunfo robado, porque en realidad es un triunfo pactado por todas las fuerzas políticas. 

Se pacta porque el edomex con su enorme tamaño y presupuesto, siempre ha sido refugio de priístas distinguidos cuando les va mal en las elecciones federales. Hoy todos sabemos que es muy difícil que el PRI continúe gobernando México el próximo sexenio, así que tendrán su presupuesto millonario, su coto de poder, y la posibilidad de reconstruir al PRI para una elección posterior. Aunque siempre cabe la posibilidad de que en sus análisis consideren que pueden dividir de manera adecuada el voto en todo el país, de tal forma que con un candidato fuerte del PRD, uno no tan fuerte en PAN, y AMLO cometiendo errores (a propósito) en su campaña, el PRI pueda repetir en los pinos... A fin de cuentas, el edomex fue un experimento en este sentido. 

Todas las elecciones son elecciones de estado. Federación, gobernadores y alcaldes, desvían fondos para apoyar a sus favoritos. Sin excepción, se violan topes de campaña y se cometen delitos electorales, el problema es poder demostrarlo a ojos de los ciudadanos, y también a ojos de los tribunales. Nosotros en Veracruz hemos visto como se movieron los hilos desde el gobierno del estado para apoyar a ciertos candidatos de acción nacional. Lo mismo sucede donde gobierna Morena, o el PRD o MC o cualquier otro partido político. Así es la lucha electoral en México. 

En resumen, la posición de ¨háganle como quieran¨ se debe a la prepotencia de saber que todo ya está acordado con todas las fuerzas políticas, los tribunales electorales sometidos y los consejos electorales comprados. Así que hagan lo que quieran, que el triunfo es del PRI en el estado de México ya es un hecho. –De común acuerdo-. 

Es una opinión muy personal, y dirigida a ustedes alumnos de mi querido amigo Antonio Remes Ojeda. 

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por: José Miguel Cobián 

Omar Osorio es campeón paralímpico de nado, ha participado representando a México en competencias internacionales y ha obtenido muy buenos lugares. Además de ello, ha impuestos distintos recórds para un deportista paralímpico, como es el caso de nadar durante 27 horas seguidas y siempre lo ha hecho, con el fin de recaudar donativos para causas sociales. Es un hombre comprometido con las personas con discapacidad y con el deporte en general. Me ha pedido transmitir su mensaje lo cual me honra. He aquí sus comentarios: 

¨A lo largo de mi vida (tengo cuarenta años) he observado que el tema de discapacidad se toma a la ligera, y sobre todo, en los municipios hay una absoluta falta de seriedad cuando de deporte para discapacitados se refiere. Ustedes, hoy alcaldes electos serán quienes decidan el futuro del deporte adaptado en sus municipios. Les ruego escoger personajes para sus COMUDES Coordinación Municipal del Deporte a personas que realmente quieran promover las diferentes disciplinas deportivas. Que realmente se aprovechen las áreas deportivas de cada municipio, localidad y congregación, que son propiedad de los ayuntamientos. Busquen una persona con una visión más allá de eventos locales, que impulse todas las disciplinas, que de verdad quiera formar atletas de talla mundial en la pista, en el campo, en la alberca, en el tatami, en el cuadrilátero, y en cualquier espacio deportivo. Aprovechen que el Instituto Veracruzano del Deporte hoy tiene personas interesadas en cumplir bien su trabajo, como su propia directora. Todos los municipios pueden sacar campeones, posicionarse a través de sus deportistas a nivel estatal, nacional e internacional. Tenemos potencial humano, tenemos las áreas necesarias, sólo falta el impulso de una persona con visión. 

Generalmente los COMUDE no poseen presupuesto real, reciben migajas de la oficina de atención ciudadana. Sugiero que se le asigne un presupuesto propio cada año, e incluso me atrevo a sugerir la creación de la dirección deportiva en los municipios que puedan sostenerla. 

Adicionalmente me queda claro que el DIF y en algunos casos, diversas asociaciones atienden a la sociedad adaptada, pero se requiere mucho más. Se requiere integrar a la sociedad y a sus actividades a todos los que padecemos alguna discapacidad. Se requiere crear clubes con niños y jóvenes con discapacidad, como es el caso de ciegos, sordos, silla de ruedas, parálisis cerebral o deportistas especiales. Las actividades en estos clubes permitirán integrarse a los distintos grupos de discapacitados, compartir experiencias e incluso, hasta practicar deporte, hasta soñar con más deportistas de alto rendimiento. Es vergonzoso que cada municipio tenga discapacitados y no tenga una participación contundente y relevante en la Paralimpiada Estatal y Nacional. Tan solo porque a este sector de la sociedad se le tiene ¨escondido¨ y por ende, desatendido, en lugar de integrado a nuestra vida cotidiana. 

Les ruego considerar que hay obras arquitectónicas en muchos municipios cuya conservación y vigilancia le compete al INAH. En mi ciudad que es Córdoba está el 

teatro Pedro Díaz, La capilla, Los portales, El museo del Café, etc., que no están adaptadas ni cuentan con los accesos adecuados para personas con discapacidad. Supuestamente no se pueden tocar por ser monumentos históricos, sin embargo, al no adaptarse se convierten en símbolos de discriminación para un servidor y para quienes como yo, nos tenemos que mover en silla de ruedas. Nos privan de un esparcimiento, separan a la sociedad adaptada, y violan las leyes que obligan a poner rampas y pasa manos para facilitar la movilidad urbana de personas como yo. Recuerda estimado alcalde electo, no todo es entregar sillas de ruedas o aparatos auditivos, va más allá de eso, y si quieres que tu ciudad sea realmente una ciudad civilizada, tienes que otorgarle los mismos derechos a todos los ciudadanos. Incluso a los discapacitados. 

En estos días estoy entrenando en la ciudad de México, en el Centro Paralímpico Mexicano y en el Centro Nacional de Alto Rendimiento, por ello pedí al columnista que fuera mi medio para comunicarme con cada uno de ustedes, para que la voz de los discapacitados se escuche en todo Veracruz, o cuando menos dónde es leída su columna. 

Señoras y Señores Alcaldes Electos: Les ruego considerar la posición de un Veracruzano que también es deportista, me consideran atleta paralímpico, y no soy quien para representar a mi gremio, simplemente soy una voz que espera ser escuchada por el bien del 2.5 de la población veracruzana. 

Sin más que agregar les envío un cordial abrazo afectuoso 

Omar Osorio Salazar.- Nadador Paralímpico Cordobés ¨ 

Hasta aquí e mensaje de Omar, quien con toda razón hace notar a los alcaldes electos la necesidad de integrar a sus sociedades a un sector que ha sido olvidado. Coincido con él, urge convertir nuestras ciudades en áreas más tolerantes, más integradas y conscientes de que somos diferentes, pero nuestras diferencias nos pueden unir en lugar de separarnos. 

Alcaldes electos, la política incluye la atención a las demandas ciudadanas, implica que los ciudadanos sean felices por las políticas públicas que cada uno de ustedes va a aplicar. Estas sugerencias en caso de que las lleven a cabo, harán felices a muchos veracruzanos, y también a sus familias. Por favor tómenlas en cuenta. 

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por: José Miguel Cobián

Los funcionarios públicos, de todos los niveles y de todos los partidos políticos rechazan la crítica, y rechazan aún más la investigación y el señalamiento que los pocos periodistas independientes realizan y publican, acerca de las tropelías que realizan esos mismos funcionarios públicos.

Cierto es que muchos periodistas que apenas sobreviven, se ven obligados a aceptar gratificaciones por publicar tal o cual asunto que beneficia a su benefactor o perjudica a los enemigos de quien hace el donativo. Pero también es cierto que hay muchos periodistas que disfrutan de informar la verdad, o cuando menos la parte de verdad que ellos perciben sobre los asuntos públicos. Y es a esos en particular a quienes los funcionarios les tienen más horror.

Esto sucede en todos los niveles de gobierno. Desde un humilde y soberbio secretario de un ayuntamiento panista como es el de Córdoba, pasando por un gobernador que no quiere escuchar lo que está haciendo mal como el de Veracruz, o un candidato a la presidencia como AMLO que no acepta la mínima objeción a su verdad alternativa. En México hay un ataque masivo a la libertad de expresión. Con el fin de lograr que la realidad no sea percibida como es, sino como los políticos y funcionarios desean que se vea.

Comencemos con el más pequeño, para explicar con el ejemplo: En Córdoba desde que inició la comuna actual se han señalado una y otra vez los efectos de una mala administración. Resulta que el secretario del ayuntamiento, recibe la encomienda (más allá de sus capacidades) de controlar políticamente la ciudad y decide afirmar que quien señala y critica lo realizado por su comuna, lo hace porque aspira a una gratificación para quedarse callado. Lo asume a tal grado, que se torna política del municipio otorgar a miembros prominentes de alguna cámara o de la opinión pública, contratos de obra pública y asignarles compras de bienes y servicios sin mediar licitación alguna. Se trata de comprar con dinero la opinión de quien debe señalar lo que está mal. Y así, los convierte en focas aplaudidoras (término muy panista). Licitaciones amañadas, obras carísimas, corrupción que no puede ocultarse aunque resulta más difícil de probar y sobre todo, promesas incumplidas, cuando son señaladas resultan en ataques a la persona, en lugar de modificar la conducta y hacer lo correcto….

En el caso estatal, vemos a un gobernador que no acepta la mínima crítica en reuniones dónde se presenta. Que evita invitar a quien pueda cuestionarle, y que si ya fue invitado, evita darle la palabra. Un gobernador que no quiere explicar porque su gobierno está paralizado, y asume que sus gobernados aceptarán una y otra vez el pretexto de que recibió la casa en ruinas. Ruinas que no se percibe cuándo comenzarán a levantarse. El rechazo a los periodistas en su gobierno es generalizado, le tienen asco los funcionarios mayores y los menores, cualquier señalamiento se percibe como agresión, y jamás existe la mínima posibilidad de autocrítica. La

política de estas conmigo o estás contra mi, ya se refleja de una manera más dura en el ambiente de los medios de comunicación. Se añoran los tiempos en que el medio de comunicación reflejaba la opinión de la sociedad, y el gobernante en turno, tomaba decisiones para atender lo que el ciudadano requiere o solicita.

A nivel de Andrés Manuel la situación se torna peligrosa. Peligrosa porque las hordas de seguidores no analizan lo que algún medio señala. Si el mensajero transmite un señalamiento en contra de los inmaculados. Si el periodista descubre un mal manejo de dinero público o síntomas de corrupción. Si el editorialista analiza un comportamiento o actitud y ésta resulta francamente reprobable. En todos los casos surge el fantasma del autoritarismo, el linchamiento público, los ataques en redes sociales e incluso el propio Andrés Manuel acusa sin fundamento. El extremo se acaba de dar en la entrevista con Pepe Cárdenas, en la cual, cuando carece de argumentos don Andrés, en lugar de tratar de responder una pregunta directa, se le va a la yugular al entrevistador y lo acusa de parecerse al INE o a la FEPADE. Para Andrés Manuel la única realidad es la suya, la única verdad es la suya, y si alguien trata de entablar un diálogo, si trata de preguntar para conocer su opinión sobre un asunto espinoso, si simplemente cumple su labor de tratar de saber el criterio de su entrevistado. Inmediatamente sufrirá el ataque de ira, los señalamientos que no vienen al caso, la desviación del tema, la salida por la tangente, y la descalificación. Todo antes de expresar la opinión sobre un asunto delicado, pues la opinión de Andrés podría perjudicar a sus candidatos y a su proyecto. Con Andrés Manuel se trata de creerle todo, aunque no presente pruebas. De aceptar todo lo que diga, aunque vaya en contra de la razón. De someterse a los designios del candidato muy parecido a un tirano, aunque sus propuestas no superen el mínimo análisis. Y si la realidad dice algo diferente a lo que dice Andrés Manuel, entonces la realidad está mal, y asunto arreglado.

Estos actos autoritarios son los que hacen temer a la población y desconfiar a aquéllos que tienen cinco centímetros de frente. Si a nivel municipal la actitud prepotente y ridícula de un secretario de ayuntamiento soberbio en su pequeñez resulta anecdótica. Y si a nivel estatal la negación de una realidad, o el interés de mantener a la población distraída ante la imposibilidad de resolver lo que se prometió en campaña, no resulta tan grave porque hablamos de dos años de gobierno nada más. A nivel federal la situación se torna grave. El ataque sistemático y repetido contra de quien disiente, contra de quien tiene una opinión diferente, nos muestra un camino hacia la absoluta intolerancia, hacia la polarización del país y hacia un sendero mucho más peligroso que en el que hoy la ineptitud y cleptomanía del Presidente Peña y su círculo cercano nos llevan.

¿Será acaso que México no puede ser plural y democrático? ¿Será que no hay capacidad de autocrítica, de mejoría en el mexicano ocupando un puesto público? ¿Será que no entendemos todavía que los puestos públicos son para servir a los demás y no para convertirnos en reyezuelos de zarzuela? ¿Será que no podemos entender la posición del otro, y dialogar para encontrar puntos en común y soluciones? ¿Siempre trataremos de imponer nuestra verdad a los demás?

Por: José Miguel Cobián

Ingenuamente pensamos que lo que está en juego en las próximas elecciones es exclusivamente quienes serán los pequeños reyezuelos que harán lo que ellos quieran con los recursos de los ayuntamientos del estado. Pero no, hay otras cosas de política nacional que también están en juego. A saber:

Miguel Ángel el actual gobernador de Veracruz ha actuado como el ariete que combate realmente a la corrupción en contra de Andrés Manuel que nada más predica contra de ella, pero que no ha presentado denuncias en ningún lado. También ha dicho una y otra vez, que Morena fue financiado en la última elección desde palacio de gobierno. Y se posiciona para tener un cargo a nivel federal en caso de que Acción Nacional sea quien gobierne México los próximos seis años.

¿Qué pasaría si durante el virreinato de Miguel Ángel acción nacional se vuelve minoría en los ayuntamientos? ¿Cuál sería la percepción a nivel nacional del actual gobernador de Veracruz en esas circunstancias? Y también, ¿Cómo se posicionaría Miguel Ángel si gana la mayoría de las alcaldías para la coalición azul-amarillenta?

Pero no sólo eso. También que pasaría si resulta que Morena gana suficientes alcaldías como para decirle a Veracruz que ellos son fuerza electoral sin necesidad de apoyos de nadie, y con ello intentar desmentir la especie de que fueron financiados por Duarte.

¿Por qué el columnista en la ecuación no mete al PRI? Por una simple razón, está tan golpeado el partido político, que difícilmente será un jugador significativo el próximo 4 de junio.

Si resulta que el PRI mueve sus escasos recursos y militantes puede convertirse en la bisagra que decida la elección, sin importar quienes sean los dos finalistas en cada municipio. En muchos, Morena se ha convertido en actor relevante, a pesar de no llevar grandes figuras en sus fórmulas. Al contrario, parece que el llevar gente del pueblo llano le ha servido para posicionarse en contra de los intereses e intenciones de una dirigencia estatal que parecía buscar un fracaso electoral. Pero los militantes y los seguidores de morena se mantienen firmes y quizá logren algunos resultados espectaculares.

Sí así fuera el resultado, los enemigos de Miguel Ángel estarían de fiesta, pues lo habrían dejado en ridículo a nivel nacional y lo sacarían de cualquier jugada para el 18, a pesar de que el estado de Veracruz sea un granero de votos, muy interesante para cualquier partido político, y a pesar de sus logros para acción nacional, no sólo ganando la gubernatura, sino también siendo de los pocos operadores que ganaron su estado en beneficio de la candidata de acción nacional en la última elección por la presidencia.

La guerra aunque parece estar supeditada al ámbito municipal, se convierte en una guerra nacional, en la cual, lo único que no importa es el destino de cada municipio veracruzano. Si quien lo va a gobernar será bueno o malo, si tiene experiencia o no, si ha sabido cumplir en otro puesto público o si es conocido por su altruismo. De entrada el desprecio por los veracruzanos lo han mostrado todos los partidos políticos al integrar cada planilla de cada municipio. Son muy pocas (si es que ha alguna) las que despiertan la pasión y el interés de los votantes en algún olvidado municipio del estado. La mayoría han sufrido el rechazo inmediato de la población, al grado de que algunos partidos políticos y la mayoría de los candidatos, una vez que han visto la reacción del elector, ocultan quienes son sus colaboradores más cercanos, sobre todo quienes son los regidores que van en primer lugar en su fórmula, pues son ellos, lo que tengan más posibilidades de llegar a un puesto en la próxima comuna. Para muestra un botón, en muchos municipios la coalición PAN-PRD tiene una planilla para el PAN y una distinta para el PRD, pero el partido minoritario en cada municipio ni promueve ni informa de la opción de votar por cualquiera de los partidos y por ende, por cualquiera de las planillas. Y no se explica, porque puede darse la paradoja de que un candidato a alcalde de esta coalición gane la elección, pero por la división del voto entre los dos partidos, no tenga ediles de su coalición en su cabildo.

En resumen, lo que está en juego es mucho más que las alcaldías, o que el futuro de los municipios de Veracruz. Los enemigos de siempre, Miguel Ángel y sus contrarios, dentro y fuera de su partido, se verán las caras de aquí a la fecha de la elección y el día de la final, será en las urnas donde diriman sus diferencias.

www.josecobian.blogspot.mx Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Por: José Miguel Cobián

A raíz de la discusión en el CEN del PAN entre Felipe y Rodríguez Pratts se ha generado una gran hola de especulación sobre si sería capaz de renunciar Felipe al partido de sus amores o no.

Las razones que aduce, a oídos del panista suenan convincentes. En un partido acostumbrado a procesos que parecen ser democráticos, el que uno de los posibles contendientes a la candidatura a la presidencia de la República sea el único que tiene acceso a la propaganda institucional y con ello posiciona su imagen para resulta electo en una contienda interna en el partido.

Tanto Margarita como Moreno Valle sienten que no tienen el piso parejo (ya sabe usted que en al PAN los dichos pululan todo el tiempo). (Quien no recuerda aquél dicho de ¨caballo que alcanza gana¨ y otros más que siempre utilizan como mantras en sus campañas internas y externas). Ambos contendientes realizaron una unión impensable en contra del joven maravilla y actual dirigente de acción nacional, para buscar evitar de alguna manera que siga usando los spots institucionales para promover su imagen, tanto al interior como al exterior del partido.

Ninguno de los precandidatos se ha puesto a analizar sus fortalezas y debilidades, ni las propias ni las ajenas. Anaya tiene en su contra el haber tenido a su familia fuera de México un par de años. El gasto mensual que tiene, que ya ha aclarado, es algo que ofende a la mayoría de los mexicanos, pues es muchísimo dinero el que ingresa y el que gasta, es un brutal tiradero de dinero. Y eso es un enorme punto en contra del pequeño Robin.

Seguramente quien dirige los destinos de México, tomará la decisión más acertada en cuanto a quien deberá de ser el candidato ganador en la próxima contienda presidencial. Y la posible renuncia de Felipe Calderón al PAN tendría que ser aprobada por él. Por lo tanto, si renunciara Felipe al PAN esto significaría que se aprobó la división interna del partido y por lo tanto, el candidato de acción nacional, no será el próximo presidente de México.

El estado de México y su elección se está convirtiendo en un laboratorio electoral, pues el PRI a pesar de el rechazo de la mayoría de la población de México, sabe que con una cierta combinación electoral, podría conservar la presidencia de la República. O en su defecto, decidir si ganaría el PAN o ganaría un independiente. Entendemos que AMLO sólo en una circunstancia muy especial sería el elegido por el gran elector de México.

Y no me diga que el pueblo de México es quien decide quien será su próximo gobernante. El pueblo es exageradamente manipulable, y mediante estrategias electorales se puede lograr un voto a conveniencia.

Mientras Felipe siga en el PAN los momios seguirán a su favor. Si se sale, entonces será una señal clara de que el próximo presidente de México no será panista.

Ahora hay que considerar los escenarios si Felipe no se sale. ¿quién será el próximo presidente de México? ¿Moreno Valle? ¿Anaya? ¿Margarita? ¿Algún otro? ¿Irán PRI y PAN con un independiente?

Las opciones son muchas. Peña ha demostrado ser muy pragmático, por lo tanto, si le tocara decidir a él, seguramente la amistad que lo liga con Moreno Valle y la afinidad que han demostrado, no será factor suficiente para decidirse por él. Los estrategas tendrán que definir si su imagen de constructor de la Puebla moderna es suficiente, a pesar de los ataques que ha sufrido por una deuda que no acaba de confirmarse. En el caso de Margarita, la idea a favor es su simpatía con un gran sector de la población y su gran enemigo se llama Felipe Calderón y el rechazo a los errores cometidos en su gobierno. En el caso de Anaya, tiene un discurso más fresco que atrae a los jóvenes, con los contras ya comentados.

La posibilidad de que el PRI y el PAN-PRD se unieran con un solo candidato, parece no viable, pues en un tête a tête no sería fácil ganarle al peje, ni con todas las estrategias electorales. Por eso el experimento en el edomex es valioso. Candidatos fuertes en el resto de los partidos de izquierda, errores del candidato de morena (ya sabemos que son buenísimos para meterse zancadillas a sí mismos), y un candidato fuerte en el partido que se haya decidido ganará, más un candidato relativamente débil en el partido que deba perder, con la opción de promover al candidato perdedor hacia un segundo lugar en el resultado final.

Cualquiera que lea esta columna dirá que quien la escribe está loco. Sin embargo, los resultados electorales en diferentes municipios y estados han demostrado que en México pasa lo que tiene que pasar, según los planes de unos cuantos. Por ejemplo el triunfo de Layin en San Blas a pesar de haber reconocido que robó poquito. El triunfo de Armel Cid con el PRI en Fortín después de venir de una administración muy cuestionada pues su antecesor también alcalde priísta ya era buscado por la justicia por peculado. El doble triunfo de los Moreira en Coahuila, después de que uno sale de la gubernatura muy cuestionado, su hermano triunfa y se convierte en su sucesor. En fin, hasta el inesperado triunfo de Pedro Kumamoto, como independiente en un distrito de Jalisco en su calidad de diputado local independiente. O el triunfo de el hijo de Maquío como candidato independiente a la diputación federal, e incluso el triunfo del Bronco como candidato independiente en Nuevo León… Estos tres últimos, ejemplos únicos para darse cuenta de que cuando el sistema quiere, hasta un independiente gana… considerando que el Bronco era priísta de hueso colorado, el hijo de Maquío panista, y el único y verdadero independiente Kumamoto.

www.josecobian.blogspot.com Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. @jmcmex

Página 1 de 9